TEMPERATURAS ELEVADAS EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
INFORME DEL SERVICIO METEOROLÓGICO NACIONAL

TEMPERATURAS ELEVADAS EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES EN LO QUE VA DE JULIO DE 2008

Luego de un otoño y comienzo de invierno (junio) con temperaturas promedios, en general, normales para la época, al iniciar el mes de julio se comenzó a evidenciar un cambio en el tipo de circulación atmosférica que afectó y continúa afectando a gran parte del centro y norte de Argentina, incluida la Ciudad de Buenos Aires. Este comportamiento climatológicamente singular se viene manifestando por los elevados registros de temperaturas tanto mínimas como máximas y se debe, principalmente, al ingreso de aire templado y húmedo desde el norte, el cual es persistente, mientras que las entradas de aire frío hasta el momento no están siendo lo suficientemente intensas para desplazar a esta masa de aire inusualmente cálida. El aire frío, por el momento, queda circunscripto al extremo sur del territorio, mientras que los frentes fríos llegan muy debilitados al centro del país, por lo que las temperaturas, en algunos sectores, no descienden ni siquiera a valores normales para el mes de julio. Por ejemplo en la Ciudad de Buenos Aires desde que comenzó julio las temperaturas mínimas se mantuvieron siempre por encima del valor promedio normal (7.6°C). 


Resulta a su vez llamativo que las tardes se presenten tan agradables con valores rondando y hasta superando los 20°C en la Capital del país. El sábado 5 la temperatura trepó hasta los 27.2°C siendo esta la décima temperatura más alta para julio desde 1906. También se observa que desde el viernes 11 la temperatura máxima iguala o supera los 20°C, y  previéndose que esta situación podría mantenerse por lo menos hasta el jueves 17, el Departamento Climatología hizo una revisión de los datos diarios registrados para julio en el

Observatorio Central Buenos Aires
, que se observan en forma ininterrumpida desde el año 1906, para analizar si esta situación reviste carácter extraordinario, o no, según el criterio a considerar.


Se analizaron los datos de temperatura máxima diaria iguales o superiores a 20°C para julio del período 1906-2007, y además se consideró que la persistencia de estos registros sea de al menos 4 días. El resultado obtenido se refleja en la siguiente tabla:

 

Año

Período

Temperatura máxima (°C)
alcanzada dentro
del período

1906

16 al 19 (4 días)

23.8

1918

27 al 30 (4 días)

28.9

1928

6 al 12 (7 días)

25.6

1932

8 al 14 (7 días)

26.2

1935

3 al 7 (5 días)

23.3

1939

9 al 12 (4 días)

23.3

1943

12 al 18 (7 días)

24.9

1944

26 al 30 (5 días)

23.1

1951

24 al 29 (6 días)

25.6

1952

6 al 9 (4 días)

23.4

1958

13 al 25* (13 días)

26.8

1965

23 al 26 (4 días)

24.5

1966

4 al 8 (5 días)

25.8

1968

27 al 30 (4 días)

22.5

1969

26 al 30 (5 días)

27.4

1971

15 al 21 (7 días)

23.8

1976

18 al 21 (4 días)

23.6

1979

27 al 31 (5 días)

30.2

1994

14 al 17 (4 días)

23.8

1997

25 al 30 (6 días)

29.4

(*) Se aclara que dentro de este  período tan extremo sólo el día 17 registró una temperatura menor a 20ºC.

Las conclusiones son las siguientes:

  • En 102 años la ocurrencia de estos períodos singulares se dieron en 20 oportunidades (cada caso en un año diferente) por lo que la probabilidad histórica de tener este tipo de situación en el mes de julio en la Ciudad de Buenos Aires es casi del 20%. Por lo tanto, si bien no es de esperarse tener temperaturas templadas en invierno por varios días consecutivos, su ocurrencia no llega a ser un evento excepcional.
  • En todas las décadas se dio al menos 1 caso, excepto en la del ’80 (1981-1990) en que no se presentó  ningún julio con esta situación.
  • Las décadas con mayor frecuencia de estos episodios fueron la del ’60 (4 casos), y las del ’30, ’50 y ’70 (3 casos en cada una).
  • Julio de 1958 experimentó el período más prolongado con temperaturas iguales o superiores a 20°C, convirtiéndose también en el julio más cálido de la historia (15.9°C de temperatura media).
  • En 1979 dentro del período anormalmente cálido tuvo lugar la temperatura más alta registrada alguna vez en el mes de julio (30.2°C el día 29).
  • En el período 1951-1980 (30 años) se registró la mayor frecuencia de estos episodios (10 casos en total, o sea una frecuencia del 33.3%).
  • Por otro lado en los últimos 27 años (1981-2007) se dio la menor frecuencia de estos episodios (sólo 2 casos, julio de 1994 y 1997, o sea una frecuencia del 7.4%)
  • Si bien julio de 1922, 1998 y 2006 están dentro de los julios más cálidos de la historia, en ellos no tuvo lugar ningún período con el  criterio considerado. En cambio sí los hubo en julio de 1932, 1958 y 1997, también dentro de los más cálidos registrados para la ciudad.
  • La persistencia más probable de estos períodos es entre 4 y 5 días (13 casos de los 20 totales). Por lo tanto de mantenerse temperaturas superiores a 20°C en los próximos 3 días (hoy inclusive) tendremos un período de 7 días, el cual su probabilidad de ocurrencia es mucho menor (4 casos en 20, según lo analizado en la tabla).

¿Este comportamiento anómalo en las temperaturas afecta a todo el territorio Argentino?

De acuerdo a los campos de desvío de la temperatura máxima media (Figura 1), y desvío de la temperatura mínima media (Figura 2), ambos calculado respecto a la normal (1961-1990) correspondiente a la primera quincena de julio, claramente todo el centro y norte del país presentó anomalías positivas de ambas temperaturas, siendo más significativas en la porción norte y noreste del mismo, con desvíos que superan  +4ºC. Esto significa que en varias localidades de esta extensa región, las temperaturas máximas y mínimas promedio se apartaron en más de 4ºC por sobre el valor medio para la época. Sólo el centro y oeste de Santa Cruz estuvo afectado por temperaturas más bajas que lo normal, correspondiéndose al sector reducido del país donde se observaron entradas importantes de aire frío. Como se mencionó anteriormente, esta singular situación se debe,  a la persistente e intensa circulación atmosférica más bien típica de verano que de invierno,  que provoca en gran parte del país valores muy altos de temperaturas, que a nivel diario por ahora no han superado los valores históricos extremos, teniendo en cuenta la época del año. Cabe aclarar que ésta es una situación particular, y no implica que el resto del invierno y comienzo de la primavera se mantenga dentro de condiciones mucho más templadas que lo normal, debiéndose esperar en lo que resta del invierno, irrupciones de aire frío que pueden hacer descender en forma marcada las temperaturas, e incluso no se puede descartar la ocurrencia de alguna ola de frío similar a la ocurrida entre fines de mayo y principio de junio pasado.

 

 

 

Teniendo en cuenta los datos preliminares de temperatura máxima alcanzados, las siguientes localidades fueron las más afectadas por este período tan caluroso en pleno invierno:

Localidad

Temperatura máxima media (°C)
1 al 14 de julio de 2008

Desvío (°C)

Valor máximo alcanzado en julio 2008(°C)

Récord anterior para julio
1961-2007(°C)

Pcia. Roque S. Peña (Chaco)

28.9

+6.8

34.2 (día 14)

36.6 (1979)

Resistencia (Chaco)

27.7

+6.5

30.9 (días 5 y 13)

35.5 (2003)

Formosa

28.7

+6.4

31.3 (día 3)

34.1 (1976)

Reconquista (Santa Fe)

25.7

+6.2

31.6 (día 14)

34.2 (1979)

Las Lomitas (Formosa)

29.6

+6.2

33.1 (día 14)

37.2 (1979)

Corrientes

26.9

+5.7

29.7 (día 4)

33.0 (2003)

Santiago del Estero

25.7

+5.6

31.7 (día 11)

37.3 (1979)

Ceres (Santa Fe)

24.2

+5.5

32.0 (día 5)

34.9 (1979)

Tartagal (Salta)

27.3

+5.3

31.0 (día 12)

37.7 (1987)

Oberá (Misiones)

26.1

+5.2

28.5 (día 14)

31.1 (1977)

Orán (Salta)

27.0

+5.2

30.0 (día 11)

35.4 (1968)

 

DEPARTAMENTO CLIMATOLOGÍA

15 de julio de 2008