Cambio climático y salud en Buenos Aires


Lutgarde Creemers - Berlín, Noviembre 2007

 Delante de la entrada natural a Buenos Aires y a Argentina, fueron construidos entre 1900 y 1905 nuevos docks para transformar este lugar en uno de los más importantes puertos del subcontinente. En poco tiempo, la parte Este sufrió enarenamiento y perdió su valor. Hace unos 15 años, "se tomó la decisión histórica de cambiarle (otra vez) la cara a Buenos Aires", como se formula en el folleto de la Corporación Antiguo Puerto Madera S.A., devolviéndole a la ciudad su mirada al Río. Reciclaron los docks y se emprendió la urbanización del sector Este. Un parque de 32 hectáreas fue desarrollado en la actual orilla del río.

 

 

Foto 1: Costanera Sur, vista hacia la ciudad (L. Creemers)

 

¿Protegerá quizás el parque esta parte de la ciudad contra las inundaciones si –

debido al cambio climático - sube el nivel del río?

Cambio climático

Hace un año, en noviembre 2006, hubo en Nairobi (Kenia) un encuentro global sobre el clima. Las capas de hielo en los polos se están fundiendo, el nivel de los mares y las temperaturas subiendo. Existe peligro de inundaciones en ciertos lugares, así como de sequía y falta de agua potable en otros.

Con relación a Buenos Aires fue calculado que el nivel del mar subirá entre 9 y 80 cm.

Fuente: Frers, 2005: El cambio climático y su influencia sobre Argentina, en: Ecoportal.net.

Abundancia de, igual que Falta de Agua

Si hay abundancia de agua, habrá inundaciones durante las cuales las personas y los animales perderán la vida y son inminentes enfermedades como tifus y cólera. Si la humedad y las temperaturas suben de manera duradera, se difunden eventualmente enfermedades tropicales como la malaria y el dengue.

Durante las sequías, el suelo y la vegetación se desecan y la fertilidad del suelo disminuye. La falta de agua puede traer catástrofes de hambre y enfermedades.

El clima en Buenos Aires

Masas de aire subtropical, procedentes del Atlántico Sur, determinan el clima en la región.

Se intercambian vientos secos y frescos del Suroeste (Pampero) con vientos calientes y húmedos del Sureste (Sudestada).

Las Sudestadas traen fuertes lluvias, tormentas de viento, nieblas, temperaturas bajas y una alta humedad del aire.

Revuelven el Río La Plata y estorban el desagüe de sus afluentes. Se producen fuertes lluvias orográficas y frontales y el agua genera como consecuencia inundaciones y agua estancada en diversas cuencas.

A través de la historia, la región sufrió tanto de falta de agua (a sus principios) como de abundancia de agua o de variaciones anuales, como se puede ver en la tabla siguiente:

Tabla 1: variaciones de precipitaciones en el tiempo

 

 

1830

1831

1832

1833

1834

1861

1862

Medio

Primavera

16,63

2,98

15,19

13,16

14,03

9,40

12,80

12,00

Verano

8,55

4,40

2,42

8,82

8,22

6,50

11,50

7,00

Otoño

5,46

7,73

8,26

20,75

7,12

4,50

10,90

9,20

Invierno

4,72

1,77

10,06

8,80

2,98

3,80

8,90

5,90

TOTAL

35,36

16,88

35,93

51,53

32,45

24,20

43,60

34,10

Burmeister, Hermann (1864): Die Regenverhältnisse der Argentinischen Republik im Allgemeinen und der ungewöhnlich starken Regenfall in Tucuman zu Anfang des Jahres 1863 im Besonderen. En: Petermann's Mitteilungen, 1: 9-14.

Amenazas para Buenos Aires

Delante de la "puerta" de la ciudad corre el Río La Plata con 20.000 m3/s en

dirección del Atlántico.

Modificaciones hidrométricas de la cuenca, como cambios de uso de suelo (deforestación) y la construcción de reservorios (en el Brasil) en la cuenca del Río Paraná (2,6 Mio. km2) para el aprovechamiento energético y el aumento de la lluvia en la estación húmeda contribuyen a un escurrimiento regulado, pero más rápido.

En la ciudad, los ríos entubados son utilizados por parte para la canalización de aguas sucias. Su retención por el Río de La Plata causa las inundaciones en el terreno urbano.

 

 

 

Fig. 1: Las crecidas en la cuenca del Plata

Fuente: Foto satelital durante las inundaciones de mayo de 2003.

http://www.arikah.net/enciclopedia-espanola/Entre_R%C3%ADos

Impactos económicos y sociales

En la cuenca del Planta se produce cerca de 60% de los productos exportados.

·        Los daños económicos para las crecidas de 1982-83 y 1991-92 son evaluados en 2.614 y 513 millones de dólares respectivamente,

·        Se definen 2.350.000 y 3.126.000 ha inundadas, respectivamente,

·        Son 234.685 y 122.503 las personas evacuadas, respectivamente.

Además, las epidemias causan costos materiales y sociales para los individuos tanto como para los países y las ciudades.

Riesgos sanitarios

·        "Enfermedades transmitidas por el agua": se originan por la contaminación del agua con orina o heces humanas o animales, y afectan personas con tifoidea, shigelosis, salmonelosis, amebiasis, poliomielitis, cólera, leptospirosis. Están relacionadas con la repartición del agua potable y la canalización (red cloacal).

·        "Enfermedades lavadas por el agua": La carencia de agua potable, la higiene personal deficiente y la falta de una adecuada eliminación de residuos contribuye a la aparición de enfermedades cutáneas, oculares, diarreicas. Ellas son: la sarna, la lepra, el tifus, la conjuntivitis, el tracoma, los piojos.

·        "Enfermedades basadas en el agua": La presencia de animales acuáticos capaces de actuar como huéspedes intermediarios puede generar enfermedades; se trata de infecciones urinarias e intestinales y la contaminación con parásitos del aparato digestivo (p.ej. la esquistosomiasis).

·        "Enfermedades relacionadas en el agua": Una serie de enfermedades son transmitidas por moscas, mosquitos y otros insectos que actúan como vectores y se reproducen en el agua o pican en sus inmediaciones. Por ejemplo, la fiebre amarilla, la malaria, la oncocercosis y otras fiebres virósicas infecciosas.

·        "Enfermedades dispersadas por el agua": Se trata de agentes que proliferan en el agua dulce pero penetran en el organismo humano a través de las vías respiratorias, llegando a éstas a través del aire condicionado y de aerosoles.

Fuente: Clasificación de la OMS 1993 (Organización Mundial de la Salud), citado en: Foguelman, D.; Brailowsky, A.E. 1999: Buenos Aires y sus ríos. El agua en el Area Metropolitana. Buenos Aires: Lugar.

Buenos Aires y el agua en el pasado

"(...) decía una crónica del 20 de octubre de 1887: 'Las lavanderas del costado norte han levantado sus reales, lavando en los charcos que allí existen. El agua que se estanca, mezclado con jabón y mil desperdicios, llega a impedir el tránsito por esas calles; tal el olor nauseabundo que despiden'" (Lagunas de Corrientes y Humahuaca).

Pino (del), Diego A. (1974): El barrio de Villa Crespo: 20-21. Buenos Aires: Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (Cuadernos de Buenos Aires, 44).

"Los pantanos se tapaban, hasta hace muy pocos años (1870), con las basuras que conducían los carros de la policía, que eran pequeños y tirados por una sola mula. Estos depósitos de inmundicias, estos verdaderos focos de infección, producían, particularmente en verano, un olor insoportable, y atraían millares de moscas que invadían a todas horas las casas inmediatas. Muchas veces se veían en los pantanos animales muertos, aun en nuestras calles más centrales, aumentando la corrupción".

Wilde, José Antonio (1944): Buenos Aires desde 70 años atrás (1819-1889): 16. Buenos Aires: Espasa-Calpe Argentina (Colección Austral).

"Aún en 1882, (...) se pude leer lo siguiente con referencia a la carencia de agua en los barrios de la capital: 'la Comisión de Aguas Corrientes ha comunicado a la Municipalidad que es imposible facilitar agua en la presente estación (verano) a los establecimientos de su dependencia. La situación se hace insostenible y es urgentísimo proceder a construir los pozos surgentes que se han contratado. En los Mataderos (entonces ubicados en el actual perímetro del Parque de los Patricios), hace 6 días que no se lavan los pisos por falta de agua' "

Llanes, Ricardo M. (1968): El barrio de Almagro: 20. Buenos Aires: Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (Cuadernos de Buenos Aires ,26).

"Si la lluvia era copiosa, y sobre todo si persistían los vientos del este, el arroyo (Maldonado) presentaba un panorama desolador. Primero, su cauce se cubría totalmente de agua, y luego, ya fuera de madre, se inundaba la zona, a veces hasta cinco cuadras a ambos lados de las orillas, sembrando la desesperación entre los pobladores de las sencillas casitas de los alrededores. Cuando crecía, el tránsito se cortaba, (...). El miedo se hacía presente porque (...) a veces la muerte brotaba del agua (...) salpicada por ratas despavoridas"

Pino (del), Diego A. (1974): El barrio de Villa Crespo: 22. Buenos Aires: Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (Cuadernos de Buenos Aires, 44).

 "Aun en la última fecha (1822-24), antes de ella y por mucho tiempo después, la ciudad (confiados, sin duda, sus habitantes en la buena salud que en ella reinaba) era sucia; en invierno, por el barro; en verano, por el polvo. Sus calles jamás se barrían, salvo el barrido impuesto en cierto radio a los tenderos, que lo efectuaban los sábados, por medio de sus dependientes, y sólo se limpiaban de tiempo en tiempo por los copiosos aguaceros que las convertían en vastos mares, rebalsando las aguas los terceros, derramándose luego por las calles en caudal hacia el río de la Plata, arrastrando la corriente cuanto hallaba en su curso".

Wilde, José Antonio (1944): Buenos Aires desde 70 años atrás (1819-1889): 15. Buenos Aires: Espasa-Calpe Argentina (Colección austral).

 

 

Fig. 2: Transporte (cerca de 1820) e inundaciones

 

González Garaño, Alejo B. (1943): Iconografía Argentina, anterior a 1820. Con una noticia de la vida y obra de E.E. Vidal (Apéndice). Buenos Aires: Emecé.

Buenos Aires antes y hoy: densidad de la población

 

 

Fig. 3: Antes: la casa chorizo

 

Bordegaray, Dora; Ferrera, Carlos; Martino, Laura, Sánchez, José; Vega, Susana; Vilela, Marcela (1999): El siglo de la gente. Sus voces recobradas. In: Voces recobradas, Revista de historia oral, 6: 10-55.

 

Foto 2: Hoy: densidad en la altura (L. Creemers)

 

Buenos Aires hoy: llegada del Aedes Aegypti

 

Fig. 4: Aedes Aegypti

 

·        Considerado como erradicado desde 1963, actualmente la distribución geográfica de este mosquito, el vector del dengue, es más amplia que la previa a la erradicación.

·        En la ciudad existe el riesgo de transmisión del virus dengue debido a que ingresan personas con dengue, que lo llevan en su sangre.

·        Las condiciones climáticas son apropiadas para la concreción del ciclo extrínseco del virus.

·        Los huevos de los mosquitos sobrevive en recipientes con agua y en la vegetación, como p.ej. en el cimetero Chacarita, donde 5,5% de los recipientes están infestados.

Fuente: Carbajo, A.E., Vezzani, D., Curto, Susana I. (2004): Asociación entre los niveles de infestación del mosquito Aedes Aegypti y las categorías de edificación según el código de planeamiento urbano en Buenos Aires. Buenos Aires: Centro de Investigaciones Epidemiológicas, Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires.

 

Fig. 5: Mapa de la Ciudad de Buenos Aires representando los tres grupos de categorías del Código de Planeamiento Urbano, obtenidos a partir del análisis de la proporción de semanas infestadas por Ae. Aegypti.

 

Buenos Aires en un SIG (sistema de información geográfica)

Un SIG nos hace posible presentar los problemas de un lugar en mapas, en los que se advierte dónde se ubican los problemas:

 

Fig. 6: Ciudad de Buenos Aires: clasificación por tipo de habitación por sector (%)

 

Fig. 7: Ciudad de Buenos Aires: la densidad por sector (%)

 

Fig. 8: Ciudad de Buenos Aires: el peso de los recién nacidos (% por sector)

Fig. 9: Ciudad de Buenos Aires: la mortalidad infantil (% por sector)

 

Fig. 10: Ciudad de Buenos Aires: las casas sin instalaciones sanitarias (% por sector)

 

Fig. 11: Ciudad de Buenos Aires: la suma de aspectos problemáticos por sector + la zona abajo de las isolínea de altura de 10 m, e.d. en peligro de inundación.

 

Fuente: estadísticas nacionales argentinas, adaptadas y aplicadas por L. Creemers

Sectores problemáticos en Buenos Aires

Se presentan como barrios problemáticos: p.ej. La Boca y San Telmo. Pero también lo son las villas y otras zonas en la periferia.

 

Foto 3: Buenos Aires: La Boca (parte renovada) (L. Creemers)

 

 

Foto 4: Buenos Aires: San Telmo (vetustas edificaciones) (L. Creemers)

 

 

Fig. 12: Periferia de Buenos Aires: "de profesión: cartonero" (Fuente: http://www.umbruch-bildarchiv.de)

A manera de conclusión: Reflexiones sobre el agua en ciudades

La mayoría de los habitantes del mundo viven en ciudades.

Cada año, 11 millones de personas mueren debido a falta de agua o por enfermedades, transmitidas por el agua,

80% de las enfermedades y 33% de los muertes son causados por la falta de agua potable (http://cepis.ops-oms.org),

3,3 mil millones de personas solamente disponen de agua contaminada; 300 millones caen enfermos de malaria, fiebre amarilla, diarrea, disentería, amebiasis, dengue, tifoidea, cólera, etc.

Delante de la tendencia creciente de privatizar el agua, se da por lo menos el peligro de pecados de omisión, porque la prevención sanitaria no es el primer principio de actuación del mercado.

Hoy, es reconocido que el cambio climático es un hecho. Sus consecuencias pueden alcanzar a todos los países en forma de inundaciones, tormentas, sequías o enfermedades infecciosas – como ya se sabe a través de las noticias.

 

Foto 5: Bogotá (Colombia): Histórica granizada del 3 de noviembre 2007

 

Berlín, Noviembre 2007