EL AGUA Y LOS PROYECTOS DE EDUCACIÓN AMBIENTAL


Diana Durán

Como educadores ambientales conocemos los desequilibrios y disparidades cuantitativas y cualitativas acerca de la distribución geográfica, el consumo y los problemas ambientales relacionados con el agua. Baste con señalar, a modo de ejemplo, algunos contrastes tales como:

-      En nuestro planeta azul sólo el 2,5 % del agua es dulce y el 0,1 % apta para el consumo humano.

-      América del Sur está poblada por el 6 % de la población mundial mientras cuenta con ¼ de las reservas de agua y Asia mientras localiza el 60 % de la población posee 1/3 de las reservas.

-      En la Argentina, con el Acuífero Guaraní a su disposición, 6.000.000 de habitantes no cuentan con sistemas adecuados de abastecimiento de agua segura.

 

Entonces, debemos pensar que el acceso universal al agua es un derecho humano fundamental y un elemento clave para el desarrollo sustentable y que el uso apropiado del agua es un imperativo para la lucha contra la pobreza y la promoción de la sustentabilidad, tanto a nivel nacional como internacional. Deberíamos promover, entonces, una nueva cultura sobre el agua, basada en la responsabilidad compartida, especialmente en lo referido a los patrones de consumo y la solidaridad con las poblaciones en riesgo hídrico.

 

Lejos de adoptar posturas catastrofistas frente a problemas tan graves como el del agua pensamos en propuestas tales como:

¿Qué nos dice la Agenda XXI? y ¿Qué podemos hacer en la escuela a través de la educación ambiental, la sensibilización de la comunidad y la participación ciudadana?

 

Las grandes metas de la Agenda XXI,  vinculadas a la protección de la calidad y el suministro de los recursos de agua dulce, aplicación de criterios integrados para el aprovechamiento, ordenación y uso de los recursos de agua dulce, pueden llevarse a cabo mediante acciones locales, no por nada sigue vigente el axioma que dice “pensar globalmente y actuar localmente” –aún con las críticas que a esta postura se esgrimen-, o el libro de Schumacher “Lo pequeño es hermoso” y entonces aquí vale sustantivamente el protagonismo de las escuelas por ejemplo a través de proyectos de aprendizaje-servicio relacionados con el agua.

 

Una de las actividades destacables para realizar en las escuelas se relaciona con estos proyectos que se refieren a la actividad de los alumnos en relación con problemas ambientales comunitarios que promueven el trabajo solidario referido a tales problemas, reforzando el aprendizaje de calidad.

 

En relación con el agua debemos destacar muchos proyectos de escuelas solidarias de nuestro país referidos al aprovechamiento sustentable del agua.

 

Son experiencias que promueven actividades solidarias que se refieren no sólo a la toma de conciencia sino también a la utilización de tecnologías apropiadas en términos del déficit hídrico o la falta de agua potable en áreas rurales o urbano marginales. Por ejemplo:

 

-      Instalación de bomba de agua comunitaria

-      Provisión de agua potable a escuelas e instituciones públicas y familias de las cercanías en prevención de enfermedades hídricas

-      Riego por microaspersión y aspersión

-      Mejora de la sobreexplotación y contaminación de aguas termales

-      Protección de una laguna

-      Mejora de la salinización de aguas de riego

La escuela de Santa Fe distinguida con el Premio Presidencial “Escuelas Solidarias” fue la escuela privada N° 3023 San José de Calasanz, de la localidad de Ramona. A partir de investigar un tema tradicional como es el del agua, los alumnos de esta Escuela descubrieron que el agua que consumían en su pueblo contenía arsénico. Motivados por la iniciativa de la docente de Biología y por el apoyo de las autoridades escolares, asumieron como propio el tema e hicieron que la cuestión del agua saltara los límites de la hora de Biología. Integrando conocimiento de Informática, Ciencias Sociales y Matemáticas, los alumnos hicieron estadísticas, diseñaron encuestas de opinión, produjeron un video para TV y realizaron múltiples actividades de concientización en su comunidad. Mediante este proyecto se lograron, no sólo premios en varias Ferias de Ciencias, sino que el pueblo obtuviera una planta potabilizadora, el tendido de la red de agua corriente y que el hospital local, a partir de los datos obtenidos por los alumnos, inicie un plan de diagnóstico y prevención de los efectos del arsénico en la salud de la población.

En la Escuela Agropecuaria Nº 1 de Arrecifes, Buenos Aires, un grupo de 12 docentes, graduados y estudiantes docentes de la Facultad de Veterinaria de la UBA desarrollaron en conjunto con el establecimiento, un proyecto vinculado a la calidad del agua. Los docentes y estudiantes universitarios capacitaron a los alumnos de la Escuela para que tomaran muestras de 84 molinos y bombas en funcionamiento en establecimientos agropecuarios. Los alumnos también completaron un formulario con todos los productores, para conocer datos sobre los usos del agua, la profundidad y caudal de la extracción y su manejo general. Se elaboraron pautas sencillas para la prevención de las contaminaciones en la región, y se preparó a los estudiantes secundarios para que pudieran entregarle el diagnóstico de las aguas de su zona a cada productor, indicándoles, en algunos casos, la necesidad de ulteriores análisis para relevar posibles contaminaciones. El impacto que la experiencia tuvo en los productores, y también en los medios de comunicación de Arrecifes, motivó la continuidad del proyecto, que ahora apunta a establecer un laboratorio en la escuela para que, con asesoramiento de la Facultad de Veterinaria, pueda ofrecer a la comunidad un servicio permanente de control de calidad del agua y prevención y tratamiento de la contaminación.

 

La escuela de capacitación Nº 34 “Amntena” de Fernández, Santiago del Estero encaró un proyecto denominado “Captación y reservorio de agua meteórica” en un área donde las condiciones de aridez constituyen una limitante para la calidad de vida. El proyecto se origina en la demanda de agua potable de los sectores urbanos y rurales. Los alumnos participan en talleres en los que se diseñan y ponen a prueba diversas alternativas para la captación y reserva del agua. Así introdujeron tecnologías sencillas pero eficaces que se encuentran al alcance de los pobladores del lugar. Por ejemplo, el proyecto incluye el transporte de agua desde zonas distantes.

 

La escuela Técnica Nº 33 Fundición Maestranza del Plumerillo, de Ciudad Autónoma de Buenos Aires realizó un proyecto titulado Calidad de agua – Calidad de vida”. Esta escuela tiene como zona de influencia los barrios Lugano I y II, Soldati, Barrio Gral. Paz, Barrio Illía, Villa Perito Moreno y los partidos de La Matanza, Lanús y Lomas de Zamora, que son zonas carenciadas. En el proyecto están incluidos contenidos de biología, higiene, química y geografía. En los barrios mencionados las aguas están contaminadas por lo cual se decidieron analizarlas para transferir información sobre posibles riesgos y estrategias de potabilización, a fin de evitar el consumo de agua contaminada. Se realizó un trabajo de campo para concretar el muestreo de agua del barrio y analizarla. A partir de los resultados del análisis se elaboraron estrategias de acción preventiva para cuando se detecta contaminación microbiana (limitación del uso del agua a la población más vulnerable: ancianos, lactantes y enfermos) y correctiva (incorporación de estrategias para potabilización, administración de recursos, etc.) Se realizó un taller multidisciplinario con médicos, biólogos, docentes, alumnos y representantes de la comunidad para tener una visión integral del problema. Los 45 alumnos de la escuela de 4to., 5to., y 6to., año fueron multiplicadores del trabajo realizado.

 

La escuela Arturo Jauretche de Ugarteche-Luján, provincia de Mendoza realizó un proyecto titulado “La comunidad en defensa del acuífero”. Frente al problema de la contaminación salina del agua de regadío en el departamento de Ugarteche, el laboratorio de Ciencias Experimentales de la escuela encaró un proyecto de investigación que reveló el aumento de la salinidad relacionándolo con la disminución de la productividad de los cultivos zonales y el riesgo sanitario para la población. Junto con la comunidad, la escuela logró que la Municipalidad de Luján dictara una resolución para la construcción de un canal que se usará mientras pueda sanearse el acuífero contaminado.  Por su parte, los alumnos continúan el monitoreo de las aguas para realizar un proyecto de control de la salud de la población involucrada.

 

Como se advierte, el papel de la Educación Ambiental, sólo en términos de proyectos relacionados con el aprendizaje-servicio en relación con el agua es sustantivo y destacable.