Baja California‎ > ‎

Ecología y geografía

Las ballenas del Golfo de California

publicado a la‎(s)‎ 16 jul. 2017 14:13 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar   [ actualizado el 16 jul. 2017 14:16 ]


http://www.inecc.gob.mx/descargas/publicaciones/487.pdf
ÍNDICE

Presentación 
Introducción 
Antecedentes 
Abstract 
La zona de estudio 

Capítulo 1. Las interacciones de los cetáceos con las actividades humanas
El aprovechamiento
La caza comercial 
EL turismo de observación 
Las amenazas 
La contaminación 

Capítulo 2. Esfuerzos, acciones e instrumentos de manejo y conservación de los cetáceos
Esfuerzos de conservación multilaterales 
Esfuerzos de conservación nacionales

Capítulo 3. La investigación para la conservación de las grandes ballenas en el Golfo de California
Programas gubernamentales 
Sociedad Mexicana de Mastozoología Marina 

Capítulo 4. Conocimiento biológico de los cetáceos del Golfo de California
Ballena franca (Eubalaena japonica
Ballena gris (Eschrichtius robustus)
Ballena jorobada (Megaptera novaeangliae
Rorcual de Minke (Balaenoptera acutorostrata)
Rorcual tropical (Balaenoptera edeni
Rorcual de Sei (Balaenoptera borealis)
Rorcual común (Balaenoptera physalus
Ballena azul (Balaenoptera musculus
Cachalote (Physeter macrocephalus)
Cachalote pigmeo (Kogia breviceps)
Cachalote enano (Kogia simus
Zífido de Cuvier (Ziphius cavirostris)
Zífido de Baird (Berardius bairdii)
Mesoplodonte pigmeo (Mesoplodon peruvianus)
Calderón pigmeo (Peponocephala electra)
Orca falsa (Pseudorca crassidens
Orca (Orcinus orca
Calderón de aletas cortas (Globicephala macrorhynchus)

Capítulo 5. Consideraciones finales

Anexo 1. Clasificación taxonómica de los cetáceos presentes en el Golfo de California

Anexo 2. Acuerdo por el que se establece como área de refugio para proteger a las especies de grandes ballenas

Anexo 3. Esfuerzos internacionales en materia ambiental a los que está adscrito México

Anexo 4. Organizaciones no gubernamentales relacionadas directa o indirectamente con la conservación de los mamíferos marinos

Anexo 5. Marco constitucional relacionado con los cetáceos

Anexo 6. Normatividad relacionada con los cetáceos 

Anexo 7. Decretos y acuerdos nacionales que involucran a los cetáceos

Anexo 8. Consideraciones sobre los criterios del Método de evaluación del riesgo de extinción de las especies silvestres en México

Anexo 9. Resultados del MER

Bibliografía

Álbum de fotos de las ballenas del Golfo de California


Valle de los Cirios, tesoro de Baja California

publicado a la‎(s)‎ 28 mar. 2011 23:29 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar   [ actualizado el 16 jul. 2017 23:56 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar ]



Existen lugares idílicos, avasallantes. Aunque no es fácil llegar hasta aquí, cualquier esfuerzo vale la pena. Para vivir esta experiencia necesita un equipo completo de campismo, víveres y conciencia ecológica desarrollada.

El Valle de los Cirios. (Foto: http://www.revistaforward.com.mx)
La vida vale la pena vivirse. Meditaba en esto mientras los primeros rayos del amanecer levantaban la niebla que cada mañana inunda la parte central de la península de Baja California. Recostado dentro de mi bolsa de dormir, al aire libre, observaba como las siluetas de lo que parecían fantasmas se iban definiendo: cirios, cardones, pitayas, agaves, garambullos, choyas, yucas, ocotillos y muchas otras plantas con espinas me rodeaban.

Cuando desperté y me levanté para caminar un poco cerca del campamento, me di cuenta que no sólo había cactáceas, había flores, muchas de todo tipo. Todo lucía esplendoroso y lleno de colorido. Parecía una revolución y es que hacía más de diez años que no veía nada igual en toda la península. Y eso que la recorro con frecuencia. Las espinas se llenaron de colorido, las piedras secas resplandecían, los campos se veían llenos de amarillo, blanco, violetas, naranja, rojo y otros colores. ¡Todo estaba tan hermoso! Y es que me encontraba en un pequeño llano, lejos de los poblados, en medio de un área natural protegida llamada El Valle de los Cirios.

Esa noche acampé a la orilla de un pequeño abrigo rocoso. La mayor parte del cielo se veía desde donde estaba acostado. Como no había luna se apreciaban todas las estrellas. Resplandecían entre las siluetas de los cirios y los cardones. Al fondo el aullido de los coyotes y el canto de los búhos me arrullaba. Como un pequeño toque de magia, de vez en cuando aparecía y desaparecía la estela misteriosa de algún aerolito. Todo me pareció un poema. Ciertamente la realidad supera con mucho a los más increíbles efectos especiales de cualquier película.


Algunos geosímbolos de Baja California

publicado a la‎(s)‎ 13 feb. 2011 11:53 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar   [ actualizado el 16 jul. 2017 13:33 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar ]


Identidad y memoria colectiva de la ruralidad

Universidad Autónoma de Baja California (revista Culturales)


Este documento presenta una descripción de algunos lugares de Baja California que históricamente han sido nombrados por el ser humano nativo y colono en virtud de su utilidad como orientadores al viajar, porque poseen agua, han sido testigos de algún hecho relevante, son mencionados por motivos religiosos, reconocidos en cultos indígenas, destacados por razones políticas y cualquier otra causa para asignarles un significado simbólico. 

El conocimiento de estos sitios se ha obtenido a través de investigación documental y registros orales, en visitas de campo y mediante entrevistas con la población del lugar. También acudiendo a la antropología, historia, geografía y biología, entre otras disciplinas. 

La descripción de estos geosímbolos se analiza a la luz de las llamadas “razones” de Jöel Bonnemaison, de quien se tomó la definición, así como la idea de “nombrar es conocer, es crear” de Guillermo Bonfil. Se localizan los sitios mediante sus coordenadas en un mapa del estado de Baja California y se discute su ubicación.

Descarga el documento aquí

Los sitios ("geosímbolos") mencionados en el documento son:
  • El río Colorado
  • El cerro Cuchumá
  • El cerro El Centinela
  • La cumbre Peña Blanca
  • La piedra Juntas de Nejí
  • Los cerros de Picachos
  • El cañón El Tajo
  • El volcán Cerro Prieto
  • La laguna Juárez (Hanson)
  • El Pico de Guadalupe
  • El cerro El Mayor
  • El cerro El Vigía
  • Punta Banda
  • El cerro El Capirote
  • El Pozo Coyote
  • Tres Pozos
  • La Mesa del Venado

La laguna Hanson.

  • El cerro El Witiñam
  • La sierra Las Pintas
  • El cerro El Borrego
  • El Pozo Salado
  • El cerro El Chinero
  • El Picacho del Diablo
  • La laguna Diablo
  • El cerro El Canelo
  • El cerro Los Heme
  • El cerro San Juan de Dios
  • La sierra El Mármol
  • La mesa de San Carlos
  • Cataviñá
  • El cerro Tomás
  • La laguna Chapala
  • La Mesa Colorada de La Asamblea
  • Yubai

Cataviñá.

¡Qué frío!

publicado a la‎(s)‎ 11 feb. 2011 11:05 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar   [ actualizado el 16 jul. 2017 13:33 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar ]

La mañana del jueves 3 de febrero pasado, me asomé por la ventana de casa y vi una escena que hacía mucho no veía. La pequeña bandeja de piedra en nuestro jardín, que es abrevadero de gorriones, palomas inca y chanates mexicanos, tenía su agua congelada, todavía a las siete de la mañana. Algunos gorriones asombrados picaban el hielo o se resbalaban en él.



Palmas de Baja California

publicado a la‎(s)‎ 24 ene. 2011 13:16 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar   [ actualizado el 16 jul. 2017 13:32 por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar ]

En muchas ocasiones he escuchado a personas decir que las palmas que habitan los cañones de nuestras sierras fueron plantadas por los misioneros. No es cierto. Esas palmas son naturales, nativas de la península. En el Estado 29 se trata de tres especies:

La palma de abanico (Washingtonia filífera), la palma robusta (Washingtonia robusta) y la palma azul o ceniza (Erythea armata). Éstas son las palmas de los cañones de Guadalupe, El Carrizo, El Tajo, El Palomar y Palmas de Cantú, entre otros muchos. Son endémicas de la península. En el Estado Sur hay una especie más, la palma colorada (Erythea brandegeei), e Isla de Guadalupe tiene su palma endémica de Guadalupe (Erythea edulis).


1-5 of 5