6.3) La etapa de la capacitación

        En el momento en que logramos reconocer la limitación de nuestros recursos humanos y nuestra necesidad de un Salvador, entonces Dios nos perdona por el orgullo y la arrogancia que habíamos mostrado durante tantos años, al haber pretendido ser capaces de vivir en santidad por nuestras propias fuerzas. Cuando finalmente logramos vencer este obstáculo Dios empieza a revelarnos la siguiente etapa de su propósito para nuestra vida personal. Nos revela que Él desea empezar en nuestras vidas un proceso de capacitación con su poder espiritual para que podamos empezar a crecer hacia la vida limpia y recta que Él desea ver desarrollada en nosotros. Después de que hemos nacido espiritualmente necesitamos crecer espiritualmente. En esta etapa Dios se nos revela como “Dios, nuestro capacitador”, el cual nos capacita con el poder y con el amor del Espíritu Santo para que seamos edificados personalmente.

        Este proceso de capacitación requiere de dos elementos indispensables. Uno de estos elementos lo constituyen las herramientas de crecimiento espiritual, que solo Dios directamente puede proporcionar. Y el otro elemento lo constituye la participación activa dentro de una comunidad de creyentes en la cual participe un número considerable de creyentes que hayan pasado anteriormente por este proceso y que nos estén apoyando en nuestro crecimiento espiritual. De las herramientas hablaremos en la siguiente sección y de la comunidad de creyentes apropiada en el siguiente capítulo.
Comments