Zeiss Ikon Contina Ia

La Zeiss Ikon Contina Ia es una cámara rígida de visor fabricada en Stuttgart entre 1954 y 1958 por Zeiss Ikon. Su código es 526/24, donde 24 indica que es una cámara para película de 35 mm.

Objetivo
Su objetivo es fijo, con distancia focal de 45 mm y construcción de tres elementos en tres grupos. Según la versión, puede ser un Novar 3.5/45 (1954-1955), Novicar 2.8/45 (1956-1957) o Pantar 2.8/45 (1958), fabricados por Carl Zeiss. El enfoque mínimo del Novar 3.5/45 es de 1 metro.

Obturador
El obturador, de tipo central y compuesto por cinco láminas, es un Prontor SVS con tiempos de exposición B, 1, 2, 4, 8, 15, 30, 60, 125 y 300. Este obturador, introducido en 1954 por el fabricante Gauthier también está presente en otras Contina y, en general, en varias cámaras alemanas de la época.
Detrás del obturador está el diafragma, también de cinco láminas, con aperturas desde 2.8 o 3.5 hasta 22.

Flash
Mediante una palanca se puede seleccionar la sincronización del flash o el autodisparador. La posición M (medium sync), indicada para flashes de bombilla, activa un mecanismo que retrasa el obturador para que esté completamente abierto coincidiendo con el máximo destello de luz de la bombilla. La posición X (xenon sync) es para flashes electrónicos o para flashes de bombilla a un tiempo de exposición igual o más largo que 1/25s. Al no introducir ningún retraso, es la posición en la que debe estar la cámara aunque no se use con flash. La posición V activa un autodisparador de unos ocho segundos. Cualquiera de las posiciones puede seleccionarse antes o después de cargar el obturador.

El flash se conecta a la cámara mediante un enganche de tipo PC. La zapata de accesorios no tiene contacto flash, sólo sirve para poner telémetros, exposímetros o cualquier otro accesorio.

Enfoque
La Contina Ia, como otras Contina, tiene un sencillo sistema para facilitar el enfoque y el diafragma: la distancia se ajusta en el punto rojo y el diafragma se pone en 8, coloreado de rojo. Este sistema simplemente ayuda a no perder tiempo y garantiza que la cámara esté casi lista para usarse, obteniendo una profundidad de campo entre los 2,7 m e infinito. Eso sí, el tiempo de exposición deberá ser calculado por nuestra cuenta.

Otros datos y opiniones
Las cámaras de la familia Contina se fabricaron entre 1951 y 1961 y son una típica muestra de cómo algunos fabricantes alemanes abandonaron el diseño de cámaras plegables para hacer cámaras rígidas de muy buena calidad y fáciles de usar.

El experto en coleccionismo de cámaras Ivor Matanle, autor de Cómo coleccionar y usar las cámaras clásicas, destaca la calidad y fiabilidad de las cámaras rígidas a pesar de ser las menos valoradas: "Estas cámaras, por regla general, no padecen de la mayoría de los achaques que aquejan a las cámaras antiguas, y usualmente mantienen una buena precisión de enfoque y un buen paralelismo de los elementos a pesar de los años, garantizando así una buena definición en toda la superficie de los negativos" (pág. 44).

Después de la II Guerra Mundial las cámaras plegables dejaron de estar de moda y, en los años 50, algunos fabricantes alemanes empezaron a transformar sus modelos plegables en modelos rígidos. Así lo hizo Zeiss Ikon con las Contina y las Contessa, Kodak con las Retina y Voigtländer con las Vito, originalmente cámaras plegables que luego se desarrollaron como cámaras rígidas. Otros fabricantes alemanes, como Agfa, Aka, Balda, Braun, Diax o Wirgin también dejaron de lado las cámaras plegables y se dedicaron a hacer modelos rígidos.

De todas las cámaras rígidas de esta época, Matanle saca a relucir la buena calidad de las primeras Contina: "No hay duda de que las cámaras de frontal rígido Zeiss Contina fueron las mejores de su clase por su calidad de diseño y fabricación, aunque su nivel de calidad cayó en cierta medida en los años sesenta y principios de los setenta, cuando la Zeiss Ikon luchaba por mantener su producción de cámaras frente a la competencia japonesa" (p. 188).

El diseño de la Contina Ia estuvo influido por las aportaciones de Hubert Nerwin, uno de los diseñadores de cámaras clave en la historia de Zeiss Ikon. Su principal contribución fue la Contax II de 1935, una cámara de telémetro que solucionaba los fallos de la Contax I. Nerwin también fue el responsable del diseño de algunas Ikonta, entre las que encontramos a la Ikonta 35, una cámara plegable para película de 35 mm, innovadora por su pequeño tamaño.
A partir de 1951, la Ikonta 35 se vendió bajo el nombre de Contina I. En 1953 se abandonó el nombre de Ikonta 35 para seguir con el de Contina I. La Contina I y la Ikonta 35 son, por lo tanto, cámaras idénticas. Son plegables, no tienen telémetro y las ruedas de arrastre de película y rebobinado se encuentran en la parte inferior, no arriba. Destacan por su pequeño tamaño y simétrico diseño perfectamente equilibrado: el visor y el objetivo están en el centro de la cámara.

En 1954 se hizo una versión rígida de la Contina I, la Contina Ia. Exceptuando la rigidez, la Contina Ia guarda ciertas similitudes con la versión plegable. La Contina Ia también tiene un diseño simétrico que sitúa el objetivo en el centro de la cámara, enmarcado en una placa frontal metálica.
La Contina Ia tiene la cubierta superior metálica y la empuñadura de plástico. Las ruedas de avance y rebobinado pasan a estar en la cubierta superior, como es habitual en las cámaras fotográficas. A la rueda de avance se le añade una palanca que hace más rápido su manejo y es donde está situado el contador de exposiciones. Por lo demás, es una cámara con prestaciones similares a la Contina I.

La Contina Ia, con la Contina IIa, fueron las primeras cámaras rígidas de la familia Contina. En la siguiente década aparecieron nuevos modelos rígidos con la misma filosofía: cámaras rígidas de visor fiables, bien construidas y con una muy buena calidad óptica.


Cómo funciona

No he encontrado ningún manual de la Contina Ia, pero Michael Butkus tiene manuales de otras Contina que sirven de ayuda. Los modelos más parecidos, obviando el exposímetro, son la Contina II y la Contina IIa, que comparten el mismo obturador que la Contina Ia y muchas de sus características.
No es una cámara difícil de usar, cualquier chasis convencional de 35 mm se carga sin ninguna dificultad en el dorso.
En el objetivo figuran los controles del diafragma, tiempo de exposición y enfoque. El tiempo de exposición se puede seleccionar antes o después de cargar el obturador.
La manivela de avance de película es también la que carga el obturador, lo que evita dobles exposiciones. Cuando giremos la manivela, una porción de película no expuesta se desplazará al plano focal y el obturador se cargará, con lo que la cámara estará lista para usarse. Si la manivela no gira, significa que la cámara ya está cargada y lista para tomar una foto.

El contador de exposiciones está en el lugar del disparador y, en caso de que no marque "0", debe ser girado manualmente cuando carguemos la  película. El propio mecanismo de avance irá moviendo el contador de exposiciones.
Para rebobinar la película hay que mantener pulsado un botón que se encuentra en la parte inferior de la cámara mientras giramos la rueda de rebobinado. En esta rueda de rebobinado hay también un recordatorio de sensibilidad de película que se queda corto para los parámetros de hoy en día, ya que sólo llega hasta 200 ASA.

Como en cualquier cámara de visor, hay que tener en cuenta el error de paralaje, que se acentúa a distancias cortas, por el cual la imagen que registra el objetivo es distinta a la que se muestra por el visor.


La familia Contina

La familia Contina es un grupo de cámaras compactas de 35 mm, de las cuales sólo dos modelos son plegables y los demás son todos rígidos. En general comparten bastantes características, aunque hay modelos que difieren bastante de otros. Todas son cámaras de visor, excepto la Contina II plegable, que tiene telémetro. Algunas tienen exposímetro de selenio acoplado o no acoplado. La óptica es fija, excepto en la Contina III y matic III, y todos los obturadores son centrales de láminas, normalmente Prontor.

La siguiente clasificación es una clasificación personal que no tiene por qué coincidir con las ideas que tenían en mente los diseñadores de las Contina. Esta clasificación únicamente sirve para ordenar unas cámaras cuyos nombres dan lugar a confusión, especialmente cuando en algunas sólo figura el nombre "Contina" a secas. Las fechas de fabricación las he obtenido de la edición 2001-2002 de la guía McKeown's.
Las cámaras de Zeis Ikon se identifican por un código numérico. Hasta los años 60 se siguió la fórmula nnn/nn, donde las tres primeras cifras se refieren al modelo de la cámara y las dos siguientes se refieren al tipo de película. En la nomenclatura de Zeiss Ikon, el tamaño de película de 35 mm se codifica con el número 24. Algunas cámaras con distintas versiones pueden aparecer bajo el mismo código.
A finales de los años 50 se empleó otra fórmula: nn.nnnnnn, una especie de sistema decimal.

Para una mejor comprensión de la evolución de las Contina, he realizado un árbol genealógico que se puede ampliar haciendo clic en la imagen de la derecha.


Las Contina plegables (1948-1955)
El ancestro de las Contina es una cámara de la familia Ikonta, una amplia familia de cámaras plegables de película de rollo. Hubert Nerwin diseñó en 1948 una Ikonta para película de 35 mm, la Ikonta 35 o Ikonta B (522/24). Esta cámara también se comercializó con el nombre de Contina I, iniciando así el linaje de las Contina.
La Contina I y la Ikonta 35 son la misma cámara, una cámara plegable de visor, sin telémetro y con las ruedas de arrastre de película y rebobinado en la parte inferior de la cámara.
En 1952 apareció la Contina II (524/24), una cámara plegable muy similar a la Contina I pero con un telémetro no acoplado. La cámara tiene dos visores, uno para encuadrar y otro para el telémetro. La lectura del telémetro, al no estar acoplado, se tiene que transferir manualmente al anillo del enfoque.
En estas cámaras podemos encontrar un obturador Prontor SV o Synchro Compur. El tiempo de exposición más rápido puede ser 1/300s o 1/500s. Los objetivos, de 45 mm, pueden ser Novar, Tessar u Opton-Tessar, fabricados por Zeiss Ikon. Algunas versiones de 1949-1951 de la Ikonta 35 tienen un Xenar del fabricante Schneider porque Zeiss Ikon no podía abastecer con sus propios objetivos debido a los daños recibidos en la II Guerra Mundial.

 Cámara Código
Fecha
Objetivo
Obturador
Observaciones
 Ikonta 35
522/24 1948-1953
Novar 3.5/45
Tessar 2.8/45
Schneider Xenar
Prontor SV
Synchro Compur
Plegable.
 Contina I
522/24
1951-1955
Novar 3.5/45
Tessar 2.8 /45
Prontor SV
Synchro Compur
Plegable.
 Contina II
524/24
1952-1953
Novar 3.5/45
Opton-Tessar 2.8/45
Prontor SV
Syncro Compur
Plegable. Con telémetro.


A partir de las plegables Contina I y Contina II se empezaron a construir las Contina rígidas. Por el nombre que recibieron, se puede considerar que algunas son herederas de la Contina I y otras de la II. A continuación veremos, por lo tanto, dos ramificaciones: las Contina rígidas herederas de la Contina I plegable y las herederas de la Contina II plegable.

Las Contina rígidas sucesoras de la Contina I plegable (1954-1961)
Como heredera de la Contina I plegable tenemos a la Contina Ia (526/24), una cámara rígida que apareció en 1954. Similar a la Contina I, la Contina Ia tiene el objetivo rígido y las ruedas de avance y rebobinado en la cubierta superior. La rueda de avance es en realidad una palanca de avance, que comparte con otras Contina rígidas.
En 1956 apareció una versión de la Contina Ia, la Contina Ib (también con el código 526/24). Según McKeown, el sufijo "b" no se asignó oficialmente, aunque a las cámaras precedente y posterior sí se asignaran las letras "a" y "c". La Contina Ib es idéntica a la Contina Ia salvo por un pequeño detalle: la placa frontal donde va el objetivo es convexa, mientras que en la Contina Ia es completamente plana. Esta versión sólo se fabricó en el 1956, mientras que la Contina Ia se siguió fabricando hasta 1958, año en que es sustituida por la Contina Ic.
La Contina Ic (10.0603) tiene una cubierta mucho más grande para dar cabida al también agrandado visor, situado en un lado y no en el centro. Por lo demás, es muy parecida a la Contina Ia.
En 1960 se deja de fabricar la Contina Ic, dando paso a la Continette (10.0625). Aunque tenga otro nombre, esta prima de las Contina se puede considerar como un eslabón entre las Contina de los años 50 y las nuevas Contina de los 60. El visor, grande como el de la Contina Ic, está situado en el centro. La palanca de avance está disimulada bajo la cubierta superior. El objetivo sigue siendo rígido y la Continette tiene la particularidad de usar un Lucinar 45 2.8, no usado en otra cámara de Zeiss Ikon.
Todas las cámaras de esta serie, excepto la Continette, tienen obturador Prontor SVS con sincronización M y X, autodisparador, tiempo de exposición hasta 1/300s y objetivos de 45 mm Novar, Novicar o Pantar.

 Cámara Código
Fecha
Objetivo
Obturador
Observaciones
 Contina Ia
526/24 1954-1955
1956-1957
1958
Novar 3.5/45
Novicar 2.8/45
Pantar 2.8/45
Prontor SVS
Visor pequeño y centrado.
Frontal del objetivo plano.
 Contina Ib
526/24
1956
Novicar 2.8/45
Pantar 2.8/45
Prontor SVS
Igual que Contina Ia pero con frontal convexo.
 Contina Ic
10.0603
1958-1960
Pantar 2.8/45
Prontor SVS
Visor grande y en un lado.
 Contintette 10.0625
1960-1961
Lucinar 2.8/45
Pronto
Visor grande y centrado.


Las Contina rígidas sucesoras de la Contina II plegable (1954-1958)
Todas las cámaras sucesoras de la Contina II plegable tienen exposímetro de selenio no acoplado, obturador Prontor SVS y objetivos de 45 mm Novar, Novicar o Pantar.
La Contina II plegable se dejó de construir en 1954, año en que apareció la Contina IIa (527/24). Como vimos anteriormente, si la Contina Ia era una versión rígida de la Contina I, la Contina IIa viene a ser la versión rígida de la Contina II plegable. En realidad no se parece mucho a la Contina II plegable, ya que la Contina IIa no tiene telémetro y sí tiene un exposímetro de selenio no acoplado, cubierto por una tapa metálica con dos agujeros.
En 1955 aparece la Contina III, una cámara idéntica a la Contina IIa pero con objetivos convertibles, un visor más grande y la ausencia de agujeros en la tapa del exposímetro. El elemento frontal del objetivo Pantar de la Contina III se puede extraer y sustituir por otro para convertirlo en un gran angular (Pantar 30 mm), un teleobjetivo (Pantar 75 mm) o incluso en un objetivo estereoscópico, con el accesorio Steritar-D.
En 1956 aparece otra sucesora de la Contina IIa: la Contina II (no confundir con la Contina II plegable). Con el mismo código que su predecesora, 527/24, la Contina II tiene el mismo visor grande y la misma tapa del exposímetro que la Contina III. La Contina II, al igual que la Contina IIa, tiene el objetivo fijo.

 Cámara Código
Fecha
Objetivo
Obturador
Observaciones
 Contina IIa
527/24
1954-1956
Novar 3.5/45
Novicar 2.8/45
Prontor SVS
Exposímetro no acoplado. Tapa del exposímetro con dos pequeños agujeros.
 Contina III
529/24
1955-1958
Pantar 2.8/45
Prontor SVS Exposímetro no acoplado. Objetivo convertible. Tapa del exposímetro sin agujeros. Visor más grande.
 Contina II
527/24
1956-1958
Novar 3.5/45
Novicar 2.8/45
Prontor SVS Exposímetro no acoplado. Tapa del exposímetro sin agujeros. Visor más grande.


Las Contina matic (1958-1960)
Las Contina matic se construyen a partir de las Contina II y III. El principal cambio es que el exposímetro de selenio pasa a estar acoplado. El nuevo obturador, Prontor SLK Spezial, permite unir la medición del exposímetro a los valores de exposición: cambiando el tiempo de exposición y el diafragma en el dial correspondiente, la aguja del exposímetro va cambiando; mientras que en las cámaras con exposímetro no acoplado la lectura del exposímetro es independiente de los valores de tiempo de exposición y diafragma.
En 1958 aparece la Contina matic II, similar a la Contina II rígida, pero con exposímetro acoplado y sin tapa y visor sin borde.
En 1959 surge la Contina matic III, idéntica a la anterior pero con objetivos convertibles, como los de la Contina III.

 Cámara Código
Fecha
Objetivo
Obturador
Observaciones
 Contina matic II
10.0613
1958-1959
Pantar 2.8/45
Prontor SLK Spezial
Exposímetro acoplado. Exposímetro sin tapa. Visor sin borde.
 Contina matic III
10.0622
1959-1960
Pantar 2.8/45
Prontor SLK Spezial
Exposímetro acoplado. Objetivo convertible. Exposímetro sin tapa. Visor sin borde.


Las nuevas Contina (1962-1965)
Después de la Continette, en 1962, aparece una nueva generación de Contina que, para aumentar la confusión de nombres, comienza por la Contina. Su diseño tiene unos bordes más redondeados que los de las series anteriores. En las nuevas Contina se abandona el obturador Prontor SVS para usar un Prontor 250 o 300. Todas pasan a tener objetivo Color-Pantar 2.8/45.
La cubierta superior de la Contina (10.0626) es grande y, al igual que en la Continette, la palanca de avance está disimulada dentro de la cubierta.
En 1963 aparece la Contina LK (10.0615), con un exposímetro de selenio acoplado.
En 1964 encontramos la Contina L (10.0605), igual que la LK pero con exposímetro no acoplado.
Por último, también en 1964, surge la Contina J (10.0604), un modelo sin exposímetro, parecido a la Contina pero sin placa frontal metálica.

 Cámara Código
Fecha
Objetivo
Obturador
Observaciones
 Contina
10.0626
1962-1965
Color Pantar 2.8/45
Prontor 250
Sin exposímetro.
 Contina LK
10.0615
1963-1965
Color Pantar 2.8/45 Prontor 250 LK
Exposímetro acoplado.
 Contina J
10.0604
1964-1965
Color Pantar 2.8/45 Prontor 300
Sin exposímetro.
 Contina L
10.0605
1964-1965
Color Pantar 2.8/45 Prontor 250
Exposímetro no acoplado.


Mi Contina Ia

El mismo vendedor de eBay que subastaba la Kodak Brownie Reflex, limeysteve, tenía también una Contina Ia al precio de salida, sin ninguna puja. La subasta iba a terminar en un pocos días y, aunque al principio pujé por probar suerte, sin esperanzas y sin tener pensado gastarme más de una cantidad mínima, luego pensé que sí merecía la pena gastar un poco más por una cámara de un legendario fabricante. Después de que me sobrepujaran, en una segunda puja en los últimos segundos conseguí la cámara por sólo £6,75 (7,61 €) más £7,60 (8,57 €) de gastos de envío compartidos con la Kodak, lo que no está nada mal teniendo en cuenta que está en un espléndido estado para los cincuenta y tantos años que tiene.
La subasta finalizó el 21 de octubre de 2010 y la cámara vino a Madrid desde Wroughton (Wiltshire, Inglaterra). Probablemente estuviera toda su vida en el Reino Unido, ya que el enfoque está en pies y no en metros, lo que indica que era una versión de exportación.

Como está equipada con el objetivo Novar podemos situar la fecha de fabricación entre 1954 y 1955. El nombre de Contina figura en el objetivo, debajo de la rueda de enfoque. En el dorso de la cámara está grabado sobre plástico el símbolo de Zeiss Ikon y la inscripción "MADE IN GERMANY STUTTGART".

Una de las características que más me llamó la atención de esta cámara es la extrema suavidad del mecanismo de avance de película, que gira con un sonido que sugiere una precisión en plena forma. El obturador funciona a todas las velocidades, así como la palanca de sincronización. El objetivo está muy limpio y las láminas del diafragma están en buen estado. El único punto negativo es que huele un poco a humedad.


Cómo comprar una Contina

Ya hemos visto que la familia de las Contina tiene varias cámaras muy distintas entre sí, de las cuales algunas son más fáciles de encontrar, mientras que otras son más valoradas y codiciadas por los coleccionistas. La edición 2001-2002 de la guía McKeown's indica los precios aproximados de todas las Contina. Hay que tener en cuenta que están expresados en dólares y desde hace diez años los precios habrán cambiado bastante, para bien o para mal.
Al ser cámaras alemanas, lo más normal es que abunden entre los vendedores alemanes, pero debemos recordar que las Contina se distribuyeron por todo el mundo.
Las plegables son una opción muy buena, ya que quedan muy bien para exponer y, si funcionan, deben de ser unas cámaras muy cómodas de usar por su reducido tamaño, plegadas caben en un bolsillo. La Contina I o Ikonta 35 oscila en $45-60 y la II en $50-75.
Las rígidas sucesoras de la Contina I son tasadas en $30-45 (Contina Ia), $40-60 (Ib) y $35-50 (Ic y Continette). Mi propia experiencia demuestra que se pueden conseguir por muchísimo menos dinero. La Contina Ib no debería ser más cara que la Ia, ya que es la misma cámara, así que no merece la pena pagar más.
Las rígidas sucesoras de la Contina II son más caras por el añadido del exposímetro de selenio, que probablemente haya dejado de funcionar. Personalmente, son las que más me atraen y las que más bonitas me parecen. McKeown sitúa el precio de todas ellas (IIa, III, II, matic II y matic III) en $45-60. Para la Contina III y la matic III se pueden encontrar objetivos alternativos, que desgraciadamente pueden salir más caros que la propia cámara.
Por último, las nuevas Contina son las menos valoradas. En mi opinión, tienen un diseño mucho más moderno que las aleja de las otras Contina. Las Contina, Contina J y L están tasadas en $25-35, mientras que la Contina LK puede salir algo más cara, $35-50.
Una familia muy parecida a la Contina es la Contessa, que tiene un modelo plegable y varios modelos rígidos.


Reparación, desmontaje, limpieza

Dada la sencillez de la cámara, los fallos sólo pueden localizarse en dos lugares: en el obturador o en el sistema de arrastre.
Como el obturador, Prontor SVS, es un modelo muy común, no es difícil encontrar información sobre su reparación en páginas web o foros. Daniel R. Mitchell tiene una guía muy buena sobre su desmontaje.
En cuanto al sistema de arrastre, Robert Ian Axford tiene una guía de reparación para el de la Contina IIa, que puede servir de ayuda.


Enlaces


Manuales de instrucciones


Reparación, desmontaje, limpieza


Bibliografía

Blue Book, The (12th edition). Hove Collectors Books, 1996. ISBN 1-874707-30-8.

BARRINGER, Charles M. y SMALL, Mark James. Zeiss Compendium. Hove Books, 1995. ISBN 1874707243.

MATANLE, Ivor. Cómo coleccionar y usar las cámaras clásicas. Omnicón, Madrid, 1995. ISBN 84-88914-01-6.

McKEOWN, James M. & Joan C. McKeown's price guide to antique and classic cameras. Centennial Photo Service, Grantsburg (Wisconsin), 2001. ISBN 0-931838-34-7.

TUBBS, D.B. Zeiss Ikon Cameras 1926-39. Hove Collectors Books, 1993. ISBN 1874707014.


Textos redactados por Daniel Jiménez Chocrón.

Primera publicación: 7 de enero de 2011. Última revisión: 14 de agosto de 2011.


Subpáginas (1): Enlaces Contina
Comments