Argus C3

cámara Argus C3
tipo telemétrica
formato 35 mm, 24x36 mm
fabricante Argus
lugar Ann Arbor, Michigan, EEUU
fecha 1939-1966
unidades +2.200.000
obturador central
tiempos 10, 25, 50, 100, 300, B
objetivo Argus Coated Cintar 3.5/50
montura Argus
telémetro acoplado, no integrado


This text is available in English.

La Argus C3 o Argus C-3 es una cámara telemétrica de 35 mm fabricada entre 1939 y 1966 por la compañía estadounidense Argus en Ann Arbor, Michigan. Tiene telémetro incorporado, varias velocidades de obturación y se vendía con un objetivo intercambiable Argus Cintar 50 mm. La Argus C3 es una versión mejorada de la Argus C (1938-1939) y de la Argus C2 (1938-1942). Debido a su similitud de diseño y funcionamiento, la mayor parte de las indicaciones y características de la C3 son igualmente aplicables a la C y a la C2.

Por su bajo precio y buenas prestaciones, la Argus C3 fue un gran éxito de ventas y una dura competencia a cámaras americanas de similares características, como la Kodak 35 RF, cuyo precio era casi el doble, Perfex 44 o Mercury. Las mejores cámaras en aquella época eran las alemanas, que también se exportaban a Estados Unidos. Los precios de las alemanas eran elevadísimos, así que la C3, como producto destinado a un consumo de masas, era una alternativa muy atractiva, más aún cuando una C3 tenía unas prestaciones similares, o incluso superiores, a las de cualquier telemétrica de la época. Por ejemplo, este excelente blog chino señala que los conectores de sincronización del flash eran algo reciente y poco común en las cámaras de la época. Ihagee los había introducido en sus Exakta en los años 30, Argus lo hizo en la C3 en 1939 y hasta los años 50 no sería algo corriente en todas las cámaras.

Para hacernos una idea de los precios en dos momentos históricos distintos, una Argus C se vendía en 1938 por $25 (aprox. $387 de 2010), que es un precio bajo comparado con los $170 ($2,632 de 2010) que podía costar una Contax. En 1956, una Argus C3 con flash se vendía por $66.50 ($533 de 2010).

A pesar de ser, en palabras del experto en coleccionismo de cámaras Ivor Matanle, una cámara “notable por su feo diseño”, el hecho es que su bajo precio y la creciente popularidad del formato de 35 mm hicieron de esta cámara un éxito de ventas en el mercado americano de los fotógrafos amateur. Prueba de ello es que se fabricó durante casi tres décadas, con una pausa durante la II Guerra Mundial. No hay duda de que lo que más llama la atención de esta cámara es su diseño. Matanle no duda en calificar su diseño como “tan tosco y robusto como el de una carretilla de albañil”. Lejos de parecerme feo, el diseño de la Argus C3 me cautiva por sus líneas y formas. Es una cámara atractiva, con engranajes y diales que la hacen casi un producto anacrónico de fantasía. Me parece que es un diseño representativo del más puro mecanicismo. Es, a la vez, un aparato muy compacto, cuyos preciosos bordes cromados acentúan su forma rectangular y angulosa.

El diseño de la cámara se lo debemos a Gustave Fassin, un ingeniero óptico de origen belga que emigró a EE.UU. en los años 20. Había sido profesor en la Escuela Técnica de Gante y responsable de los talleres de la Société Belge d’Optique. En EE.UU., Fassin trabajó en Rochester para Kodak y Bausch & Lomb. En los años 30 había patentado numerosos diseños de artilugios ópticos. Trabajando para Argus, Gustave Fassin diseñó en 1936 la Argus A, que se convirtió en un éxito de ventas inmediato. Posteriormente, Gustave Fassin diseñó la Argus C, la cámara en la que se basan los posteriores modelos C2 y C3. En Google Books pueden verse las patentes de la Argus C de 1938 y 1939.

¿Cuántas Argus C3 se vendieron? La publicidad de Argus de los años 60 presumía de haberse vendido más de dos millones y medio de Argus C3. Sin embargo, el investigador Phillip G. Sterrit calcula que se habrán construido entre 2.220.500 y 2.296.000 ejemplares, incluyendo los modelos C, C2, Match-Matic y Golden Shield. Sterrit calcula que sólo del modelo C3 se fabricaron más de 1.829.000 de unidades entre 1939 y 1966, de los cuales más de 1.600.000 se fabricaron entre 1945 y 1957.

La C3 también presumió de ser la única cámara americana de su época con objetivos intercambiables, una evidente ventaja sobre la competencia. Además del Cintar 50 mm incluido con la cámara, Argus vendía objetivos Sandmar de 35 y 100 mm. Otras compañías, como Bausch & Lomb, Soligor, Fujitar o Zeika, también fabricaron algunos objetivos gran angulares o teleobjetivos para rosca Argus.

El dial de tiempos de exposición puede cambiar entre los distintos modelos, los hay que tienen diez (5, 10, 20, 30, 50, 75, 100, 150, 200, 300), siete (10, 20, 30, 50, 100, 200, 300) o cinco (10, 25, 50, 100, 300) tiempos distintos, sin que ninguno de ellos sea más rápido que 1/300s. El obturador es de tipo central, constituido por tres laminillas metálicas. El diafragma, de diez láminas, está delante de las láminas del obturador, con aperturas de entre 3.5 y 16 para el Cintar de 50 mm que venía de serie con la cámara.

Alrededor de 1955 se añadió el sistema Color-Matic, que no era nada más que una manera de facilitar la elección del tiempo, diafragma y distancia mediante colores. De esta manera, se recomendaba el uso de los valores amarillos (1/50s, f/6.7 y <15 pies) para película en color, los rojos (1/100s, f/8 y >15 pies) para película en blanco y negro y el valor verde (1/25s) para sincronizar con el flash.

Al objetivo se podían enroscar filtros y parasoles. En la zapata de accesorios incluida a partir de 1957 se podía poner un fotómetro o un visor alternativo. Además, si se usaba un objetivo distinto, podía ponerse un adaptador en el visor correspondiente a la longitud focal o al recorte del objetivo añadido. También se fabricaron muchos más accesorios para Argus, de los que el Argus Collector’s Group tiene una extensa lista.

En el tercer episodio de los documentales de la BBC The Genius of Photography, Right Time, Right Place, el fotógrafo americano Tony Vaccaro cuenta su experiencia como soldado y fotógrafo durante la Segunda Guerra Mundial. Vaccaro usó una C3 cuando estaba en Europa como soldado, y señala las ventajas que tenía una pequeña cámara de 35 mm frente a las engorrosas Speed Graphic de placas que se usaban habitualmente en prensa: una cámara de 35 mm estaba siempre cargada con una película de 36 exposiciones, podía llevarla en la mano mientras llevaba su arma en la otra y podía enfocar rápidamente sin perder tiempo ni ponerse en peligro. Como curiosidad, Vaccaro llegó a revelar sus películas usando líquidos de una tienda de fotografía destruida en Francia, con cascos de soldados como tanques de revelado y evidentemente esperando hasta que anocheciera completamente.

El significado de Argus se remonta a la antigua Grecia. La raíz griega arg- significa brillante o resplandeciente, de donde viene ἄργυρος (plata). Argos, Άργος, además de ser una ciudad del Peloponeso, también es el nombre de varios personajes mitológicos, entre ellos el gigante Argos Panoptes, que con cien ojos servía a la diosa Hera. Este eficaz vigilante es el que define el sustantivo inglés argus: persona observadora. Otros de los posibles usos en inglés son atento, sagaz, despierto, vista aguda y en alerta. El adjetivo argus-eyed también tiene que ver con tener una buena vista, lo que en español diríamos vista de lince. Casualmente, la marca soviética Zorki también tiene el mismo significado.

Con el epíteto de the brick (el ladrillo) debido a su forma marcadamente rectangular y su peso (750 g), se podría decir que fue y es la cámara americana más famosa, más popular y con más encanto de todas, una cámara con un singular diseño que nos transporta a una época en la que la baquelita y la despreocupación por la ergonomía eran de lo más corriente.


Cómo funciona

En los enlaces sobre esta cámara hay varios sitios donde se pueden consultar manuales de instrucciones.

Siempre que se conserve en buenas condiciones, la Argus C3 es una cámara robusta, fiable y de muy fácil uso. Hoy en día su mecanismo nos puede parecer totalmente arcaico, pero creo que eso es precisamente lo más divertido de usar una cámara antigua en el siglo XXI. El arrastre de la película es completamente manual y no es raro terminar haciendo, por descuido, dobles exposiciones o exposiciones en blanco. Además, la distancia entre un fotograma y el siguiente puede ser diminuta o enorme según tu destreza a la hora de girar el avance de la película (winding knob). De hecho yo tengo algunas fotos que se superponen una a otra por los bordes… en fin, sigo diciendo que forma parte del encanto de usar un aparato completamente manual.

El carrete de 35 mm se carga como en cualquier otra cámara, aunque en esta se pone en el hueco de la derecha, no en el de la izquierda, como es habitual. Hay que abrir la parte trasera, tirar del rebobinador (rewind knob, en la parte inferior de la cámara, no se ve en la imagen), introducir el carrete, meter de nuevo el rewind knob e introducir el extremo de la película por la ranura del take-up spindle. Luego hay que girar el winding knob para ver si la película está bien sujeta y cerrar la tapa trasera. A continuación, hay que seguir girando el winding knob para que la parte expuesta de la película pase al take-up spindle. Para que la película siga girando, hay que mantener pulsado el bloqueador de película (film catch). Por último, hay que girar el contador de exposiciones (counter dial) hasta que marque cero. Como hemos visto, no es necesario ninguna bobina especial para la película, cualquier carrete de 35 mm se puede introducir tal cual en la cámara.

Antes de hacer una foto, hay que elegir el diafragma, el tiempo de exposición y la distancia de enfoque. El diafragma se ajusta en el dial del objetivo; el tiempo de exposición, en el dial correspondiente (speed dial); y la distancia de enfoque, con ayuda del telémetro (rangefinder). El visor del telémetro tiene una imagen partida (la inferior es amarilla, aunque los modelos más antiguos es de color turquesa) que hay que hacer coincidir para ajustar el foco correctamente. A medida que giramos el dial del telémetro, se mueve un espejito interno, a la vez que el engranaje (gear) gira el enfoque del objetivo. La distancia mínima de enfoque suele ser de 3 pies (aprox. 0,9 m). En mi opinión, se trata de un sistema de telémetro bastante robusto y fiable. A veces es difícil mover el dial con el dedo, con los años suele endurecerse y es más cómodo mover el objetivo con la mano directamente. Rick Oleson demuestra en un vídeo que si se lubrica el mecanismo de la rueda del telémetro, puede llegar a girar con una suavidad increíble.

Para hacer la foto, hay que pulsar la palanca del cargador del obturador (shutter cocking lever). En las instrucciones no especifica que sea necesario cargar primero y elegir el tiempo después, así que intuyo que puede hacerse en el orden que se desee.

Con el obturador cargado, el diafragma y tiempo escogidos y el enfoque ajustado, sólo queda pulsar el disparador (shutter release). Hay que tener en cuenta que el disparador tiene dos modos: I (instantaneous) y B (bulb). En la posición B, el obturador se quedará abierto el tiempo que dejemos pulsado el botón. En la posición I, el obturador se abrirá y cerrará según el tiempo de exposición escogido. Lo más normal es dejarlo siempre en la posición I.

Ya tenemos la foto hecha, ahora viene lo divertido: hay que pulsar el bloqueador de película (film catch) y girar un cuarto de vuelta el avance de la película. Luego hay que soltar el bloqueador de película y seguir girando el avance hasta que no pueda girar más. Podremos comprobar que el contador de exposiciones marca un número más. Dependiendo de nuestra destreza para calcular un cuarto de vuelta, la distancia entre un fotograma y otro será distinta. Cargando el obturador, la cámara puede usarse de nuevo para hacer otra foto.

Me imagino a Tony Vaccaro en el frente, con balas silbando a su alrededor y él girando el winding knob de su Argus un cuarto de vuelta...


Variantes

De todas las variaciones que sufrió la Argus C3, la cámara siguió siendo, en esencia, la misma. Mientras Argus diseñaba nuevos modelos con evidentes mejoras, la C3 se seguía fabricando prácticamente sin ninguna alteración significativa. Por ejemplo, la Argus 21, introducida en 1947, tenía un visor con líneas de paralaje y un nuevo sistema de arrastre de película; el visor de la Argus C4 (1951) superponía la imagen del telémetro, tenía un nuevo sistema de carga de película y la zapata de accesorios tenía contacto para flash, pero ninguna de estas mejoras se aplicó a la C3. Los cambios que sufriría la C3 fueron sólo pequeños detalles en el acabado de algunas piezas.

Parece que, del éxito que tuvo la C3, los dueños de Argus se negaron a cambiar su fórmula, creyendo que alterar la receta mágica espantaría a los fieles consumidores. Gustave Fassin debió de hacer un diseño tan bueno que nadie se atrevió a modificarlo en toda la vida de producción de la C3.

De todos los modelos C de Argus podemos encontrar seis grandes grupos: Argus C, Argus C2, Argus C3, Argus C3 Standard, Argus C3 Match-Matic y Argus C3 Golden Shield. A simple vista no es difícil distinguir qué modelo es cada una: la C no tiene engranaje entre el telémetro y el objetivo, la C2 sí tiene engranaje, pero no tiene los conectores del flash, la C3 sí los tiene, la C3 Standard usa un objetivo distinto (fácil de reconocer porque no tiene los números del diafragma en la parte frontal), la C3 Match-Matic es beige y negra y la Golden Shield es metálica.

Pero, para complicarlo, de la Argus C existen dos tipos distintos, de la C2 hay otros dos y de la C3 existen siete tipos que se diferencian por pequeños detalles. En un excelente blog chino, la autora ha recopilado imágenes y descripciones de cada uno de esos tipos, basándose en la clasificación que hace Henry J. Gambino.

A continuación se puede ver una tabla que muestra las diferencias básicas entre cada modelo y cada tipo, según los datos del blog chino y los resultados de la investigación de Phillip G. Sterrit. Es importante advertir que no es una tabla del todo fiable, los años de fabricación pueden no ser precisos y los números de serie (a los que se les han quitado las letras, si las hubiera) son orientativos. Los intervalos de los números de serie no tienen por qué ser completos. Algunos de los cambios se introdujeron progresivamente y existen cámaras “intermedias” que comparten características de varios tipos. Además, las cámaras que se enviaban a reparar podían ser devueltas con piezas más modernas. De todas maneras, mi ejemplar de la Argus C3 cumple escrupulosamente todas las características del tipo VII.

 Modelo Versión Fecha Nº serie Unidades Observaciones
 C tipo I 1938-1939 1.000-2.800 2.000 La primera C es reconocible por no tener el engranaje entre el telémetro y el objetivo. Tiene una palanca que cambia el modo de los diez tiempos de exposición: F (fast) para los rápidos y S (slow) para los lentos. Muy difícil de encontrar.
tipo II 2.800-19.077 16.000 Es igual que la anterior, pero ya no tiene palanca F-S.
 C2 tipo I 1938-1941 19.078-91.945 71.000 Se añade el engranaje entre el telémetro y el objetivo.
tipo II 1941-1942 En lugar de diez tiempos de exposición tiene siete. Se añade un indicador de película Weston en la parte trasera.
 C3 tipo I 1939-1940 10.001-90.000 79.000 Igual que la C2 tipo I (tiene diez tiempos de exposición), pero se añade el conector de flash en el lateral.
tipo II 1940-1942 También tiene conector de flash, pero al igual que la C2 tipo II, tiene siete tiempos de exposición en lugar de diez.
tipo III 1946-1948 00001-1.740.000 1.600.000 La numeración de los diafragmas se normaliza, la lente está ahora revestida (coated), el bloqueador de película cambia de forma redondeada a hexagonal y el cargador del obturador pasa a ser de plástico negro.
tipo IV 1948-1949 Es exactamente igual al modelo anterior, salvo que el indicador de tipo de película en la parte trasera cambia al sistema ASA.
tipo V 1950-1954 El contador de exposiciones es negro con números blancos y se añade la marca “Argus” en la esquina inferior izquierda.
tipo VI 1955-1956 Se añade el sistema Color-Matic, se reducen las velocidades a cinco distribuidas irregularmente, la parte trasera ya no tiene indicador de película y el telémetro pasa de 50 metros a infinito sin la marca de 100 metros.
tipo VII 1957-1958 Las cinco velocidades están espaciadas equidistantemente, se añade una zapata de accesorios (sin conexión flash) y cambia ligeramente el diseño del engranaje del telémetro.
Standard 1958-1966 >1921800000 150.000-175.000 Cambian los diseños del disparador, cargador del obturador, winding knob y de los diales del telémetro y de los tiempos de exposición. Lo más característico es el nuevo objetivo, con los números grabados en el cilindro, no en la parte frontal.
Match-Matic 1958-1966 >1821800000 300.000-350.000 Similar a la Standard, pero de color beige-negro y sistema de exposición por exposure values (sistema APEX). Se vendía con un fotómetro de selenio.
Golden Shield >1958 >1820000000 2.500-3.000 Se produjo para la Golden Shield Corporation para ser vendida en joyerías. Idéntica a la Match-Matic, pero con acabado plateado.


Mi Argus C3

En verano del año 2008 me hice una cuenta en eBay porque necesitaba comprar un router. No recuerdo cuál fue el desencadenante, pero unos meses más tarde empecé a buscar cámaras clásicas con la idea de decorar mi habitación. Por lo que recuerdo, siempre me han llamado la atención los cacharros antiguos pero nunca me había decidido a comprar ninguno: era una idea que terminaba aplazando para cuando “fuera más mayor”, cosas así.

Sin saber absolutamente nada sobre cámaras clásicas, sin saber ni siquiera qué era un telémetro o cuáles eran las marcas más conocidas, empecé a curiosear por el impresionante mercado que es eBay. Pronto me llamó la atención la Argus C3, que se vendía a un precio razonable comparado con el de otras cámaras. Algunos vendedores se tomaban la molestia de contar la historia de la C3, así que fueron las palabras “mítica”, “legendaria” o “más popular de América” las que me convencieron de que yo también quisiera tener una. Después de un par de subastas fallidas, opté por comprar una Argus C3 con bolsa original y flash Argus al vendedor Rustythebailiff el 1 de enero de 2009, lo que supuso mi primera cámara de colección. Costó 35 $ (25,71 €), más 27 $ (19,83 €) de gastos de envío desde Clearwater, Florida, a Madrid.

Actualmente no es difícil encontrar una C3 por 10 $ o menos, lo malo es que hay muchos vendedores americanos que no envían a Europa o ni siquiera saben si la cámara funciona o no.

Por el número de serie, 1596570, y las características de la cámara he podido averiguar que se fabricó en 1957. Es, por lo tanto, una C3 tipo VII, la última variante antes de la aparición de la C3 Standard.

La cámara está en buen estado, no tiene óxido y la cubierta de imitación de cuero está en perfecto estado. El visor del telémetro está muy turbio y sólo se ve bien con una buena fuente de luz. De las velocidades disponibles, las más lentas (1/10 y 1/25) no funcionan bien, el obturador se queda abierto, pero las demás sí lo hacen correctamente aunque me es imposible medir su velocidad real. Por lo demás, todo está en perfecto estado, el telémetro funciona (un poco duro, eso sí), la lente del objetivo está impecable, el disparador dispara, las láminas del obturador y del diafragma están limpias, la placa de presión del negativo está como nueva, los bordes cromados están relucientes… Nunca he usado la unidad de flash, aunque creo que sólo necesitaría unas baterías y unas bombillitas especiales para probarla.

Pero, como dije, en su día la compré para decorar, y no fue hasta octubre de 2009 cuando me decidí a usarla para un taller de revelado en blanco y negro, sin estar seguro de que la cámara funcionara o no.

Usar la Argus C3 es un divertido desafío, a lo que hay que añadir que cuando tiré el primer carrete no tenía ninguna confianza en que algo fuera a salir de ahí. Con el primer carrete me ayudé del exposímetro de una Nikon F50 para determinar el diafragma y tiempo de exposición de cada foto. Con el segundo carrete, ya más confiado, prescindí del exposímetro y puedo asegurar que usando la regla sunny 16 no es nada difícil acertar. Además, la amplia latitud de las películas en blanco y negro permite que las fotos salgan bien aunque te equivoques en unos cuantos diafragmas.
Aunque el visor del telémetro esté muy turbio, no me resultó difícil enfocar. Lo que más me costó fue encuadrar: el visor no es nada cómodo, es muy pequeño y hay que pegar mucho la cámara a la cara para verlo bien, pero al juzgar por los resultados es más fiable de lo que pensaba.
Mucha precaución con la posición del disparador en I o en B: sin darme cuenta estropeé muchas fotografías haciéndolas en el modo B, creyendo que estaba en el modo I.
Conviene acostumbrarse a arrastrar la película después de hacer una foto, tengo un par de fotos con dobles exposiciones o con exposiciones en blanco por culpa de no recordar si había arrastrado o no la película.
También aconsejo a quien vaya a usarla que apunte los valores de diafragma y exposición de cada foto.
Algunas descripciones de la Argus C3 suelen exagerar en cuanto al peso: no pesa 1 kg, sino 750 g, que es bastante, pero gracias a su compacto tamaño y pequeño objetivo se puede llevar en una riñonera o bolso de mano sin problemas.

La primera vez que vi los negativos revelados bien enfocados y bien expuestos, me di cuenta del milagro al que estaba asistiendo: ¡una cámara con más de medio siglo de antigüedad seguía funcionando perfectamente! No había filtraciones de luz, ni perforaciones rotas, ni rayajos en la película, ni manchas, ni distorsiones. De hecho, la profesora del taller dijo: “¡Vaya con la camarita! ¡Menuda nitidez, parece una Leica!”, lo que evidentemente me llenó de orgullo. La profesora me dijo que antes hacían objetivos minerales, que eran de mejor calidad que los actuales, de ahí que tuviera una nitidez tan buena. Puedes juzgar tú mismo la calidad mirando algunas de las fotografías que hice.

Así que mi Argus C3 de 1957 puede seguir presumiendo de ser una buena cámara. No en vano, las C3 se entregaban con lifetime guarantee, garantía de por vida, con reparaciones gratuitas indefinidamente. Los chicos de Ann Arbor sabían hacer cámaras que funcionaran. Espero que la mía lo siga haciendo durante, al menos, medio siglo más.


Cómo comprar una Argus C3

Una cámara de la que se hicieron más de dos millones de ejemplares es barata y fácil de encontrar. Los vendedores americanos en eBay se deshacen de ellas a precios muy bajos, no es difícil encontrar una C3 por 10 $ o menos. La guía McKeown's de 2001-2002 sitúa el precio entre 12-20 $. La C2 y la C, al ser más escasas y más buscadas por los coleccionistas, pueden alcanzar precios más altos: según McKeown, 25-40 $ por la C2 y 30-45 $ por la C.
El principal problema, como siempre pasa con las cámaras americanas, es que hay muchos vendedores estadounidenses que no hacen envíos fuera de su país. Y los que sí hacen envíos a Europa tienen unos gastos de envío muy altos.
Otro de los principales problemas de los vendedores americanos es que no suelen saber en qué estado está la cámara, así que la venden "as is", como esté. El mecanismo de la Argus C3 suele aguantar muy bien el paso tiempo, es una cámara robusta y no es difícil encontrar ejemplares que funcionen, pero esto no garantiza que cualquier C3 "as is" vaya a funcionar. Ya que es una cámara divertida de usar, mi consejo es buscar una que funcione correctamente aunque haya que pagar más. Tampoco tiene que estar impecable, en mi C3 los tiempos de exposición lentos no funcionan en absoluto pero se puede usar perfectamente a 1/100 y 1/300.

En cuanto al aspecto estético, el principal inconveniente es la cubierta negra que se suele despegar por los bordes. Desgraciadamente, no es raro encontrar cámaras a las que les falten trozos enteros de esta cubierta. Para solucionarlo, CameraLeather vende cubiertas para la C3 y Rick Oleson tiene unas plantillas para hacerlas uno mismo.
La cubierta superior tiende a deslucirse, a veces dejando feas zonas de otro color. Los bordes cromados pueden perder brillo y también se puede acumular suciedad entre los diales y engranajes. El visor del telémetro puede estropearse con el tiempo, el mío está muy turbio pero se puede usar si hay mucha luz.

Como hemos visto anteriormente, hay varios tipos de la Argus C3, cada una con sus detalles característicos. Por ejemplo, la placa con la marca Argus se añadió en el tipo V, a partir de 1950. Personalmente, buscaría una con esta placa, ya que creo que la hace mucho más bonita. Otro elemento que me parece precioso es el indicador de película en el dorso de la cámara, en sistema Weston en los primeros modelos y en ASA a partir de 1948. Desgraciadamente, este indicador se retiró en el tipo VI, a partir de 1955.
Parece que los modelos que más abundan son los de los años 50: tipos V, VI y VII. La C3 Standard también es fácil de encontrar.
El coleccionista más exigente deberá tener claro qué es lo que realmente quiere, pero tampoco pasa nada por satisfacerse con cualquier C3 que se encuentre por ahí.
No es mala idea buscar una con algún flash, exposímetro, objetivo alternativo o cualquier otro accesorio. Una observación importante: la C3 Match-Matic (la beige-negro) tiene que venir siempre con su exposímetro de selenio, así es como se vendió la cámara en su época y así es como debería venderse hoy en día. McKeown la sitúa entre $20-30 y también indica que tiene que venir con exposímetro, si no, no es un objeto de colección.

En eBay hay un vendedor español, Tus cámaras de colección, que suele traer varias C3 para subastarlas. Alcanzan precios altísimos, con muchos pujadores. Aunque sea una tienda especializada en cámaras antiguas, nunca nombran correctamente a la C3. En muchísimos anuncios venden cualquier C3 como una C3 Match-Matic. La Match-Matic es de color beige y negro, pero a pesar de habérselo advertido, no han querido modificar su error. En mi opinión, se trata de una boba estrategia de mercado para encarecer la cámara: como bien observa Douglas St. Denny, desde que una C3 Match-Matic apareciera en una de las películas de Harry Potter, los anuncios que mencionan la película alcanzan más pujas y se venden más caras.

En cualquier caso, hay que fiarse poco de la validez de la información y fechas que dicen los vendedores, sean europeos o americanos: es cierto que el modelo original de la C3 data de 1939 pero la cámara que estén vendiendo bien puede ser de finales de los 50 o incluso de los 60. Tampoco sería raro ver una C o C2 vendida como si fuera una C3. Personalmente, no me importaría tener una C o C2, pero preferiría comprar una a sabiendas y no a causa de la ignorancia o falta de ética del vendedor.
En resumen: la descripción que haga el vendedor puede despistar mucho, es preferible observar las imágenes y deducir uno mismo qué cámara es.

Phillip G. Sterritt tiene una lista de versiones de cámaras Argus raras y difíciles de encontrar. En algunas cámaras que se exportaron al Reino Unido figura la marca Minca Cintar en el objetivo, en lugar de Argus Cintar. No tienen por qué tener más valor, pero los verdaderos especialistas en Argus pagarían mucho (o bastante) por ellas. Parece que hasta hace poco sólo estaban documentadas en anuncios de revistas, pero se tiene la constancia de la existencia de dos cámaras. (En este sentido me siento muy orgulloso, ya que fui yo quien encontró una de ellas en un anuncio en eBay y se lo comuniqué rápidamente a Sterrit).
La versión de la Argus C con una palanca F-S en el frontal es muy escasa, si se encuentra barata es sin duda una excelente inversión, ya que es muy apreciada por los coleccionistas. Según McKeown, puede costar $100-150.
La C3 Golden Shield es muy poco corriente, McKeown la tasa en $60-90. A mí me parece que el color plateado echa a perder el diseño de la cámara, pero he de reconocer que como objeto de colección tiene gran valor.
También he llegado a ver alguna cámara con el dial del telémetro en metros, en lugar de en pies, pero no sé si eran cámaras de exportación o una variación que hizo el dueño de la cámara.

Jim McKeown, editor de la famosa guía McKeown's, lleva varios años coleccionando Argus C3 para hacer un muro con ellas. Muchas son donaciones o compradas por un precio simbólico. En 1995, el presidente de la moderna Argus, Bill Pearson, ofreció a McKeown la compra de algunos centenares de estas cámaras, pero McKeown rechazó la oferta. Como cuenta el propio McKeown, Pearson terminó comprando varias Argus C3 por 25 $ y las mandó revisar y arreglar. Al parecer se terminaron vendiendo por catálogo en 1998 al abusivo precio de 275 $ cada una, con una caja y certificado de autenticidad. Nada de especial tienen, por tanto, estas Argus C3 Special Edition, así que recomiendo mucha precaución cuando veamos alguna oferta en eBay. Mucho más barato será buscar una C3 normal y corriente.


Reparación, desmontaje, limpieza

A Ivor Matanle no le gusta nada la Argus C3: además de denostar su diseño, Matanle afirma: “tenga cuidado, porque es muy raro que funcionen bien en la actualidad, y no son recomendables para hacer fotografías, aunque sí para ser utilizadas como calzo o pisapapeles. […] Eran unas cámaras notables por su feo diseño y no se les podía de ninguna manera calificar de piezas maestras de ingeniería.”

Es cierto que una Argus no se puede comparar con una cámara clásica alemana, pero si se ha conservado bien, no hay motivos por los que no siga funcionando. Contrariamente a Matanle, Rick Oleson, experto en reparación de cámaras, defiende la calidad de las Argus: “Bien, nada de bromas de ‘si funciona’. De hecho, la Argus C3 es una cámara de fiar y creo que es bastante bonita con su estilo único, aunque realmente no sea una obra maestra ergonómica”.

El principal inconveniente para reparar una Argus C3 es que hay que despegar la cubierta de imitación de cuero para acceder a los tornillos. Si la cubierta se estropea al despegarla, será necesario buscar otra y pegarla. A quien le interese, CameraLeather.com vende de este tipo de cubiertas y Rick Oleson tiene unas plantillas para hacerlas uno mismo. Rick Oleson también tiene un vídeo en el que se ve lo bien que funciona la rueda del telémetro una vez engrasada.

Al margen de este inconveniente, no es difícil encontrar guías de reparación de la Argus C3. Muchos suelen incidir en que es una cámara fácil de reparar. Yo nunca he abierto la mía, y espero no hacerlo nunca, así que no puedo opinar.


Fotografías

Ver más fotos hechas con esta Argus C3


Enlaces


Manuales de instrucciones


Reparación, desmontaje, limpieza

Historia



Bibliografía

DESCHIN, Jacob. Picture making with the Argus C3, C4, A4: A working manual. Camera Craft Pub. Co., San Francisco, 1954. Library of Congress 54012589.

GAMBINO, Henry. Argomania: A look at Argus cameras and the company that made them. Aeone Communications, Doylestown (Pennsylvania), 2005. ISBN 0-9770507-0-X.

GAMBINO, Henry. The Argus Museum: Ann Arbor's Hidden Treasure. Disponible en http://jsurp.tripod.com/Argus_Museum.pdf

KUZYK, Hrad. 35mm for the proletariat: A modern user's guide to the Argus A/A2 camera. Hrad Kuzyk, 2007. ISBN 0615144888. Disponible en http://theargusa.com/Book.htm

LAHUE, Kalton C. y BAILEY, Joseph. Collecting vintage cameras, vol. 1: The American 35mm. American Photographic Book Publishing Company, New York, 1972. ISBN 081740547X.

LAHUE, Kalton C. y BAILEY, Joseph. Glass, brass, & chrome. University of Oklahoma Press, Oklahoma, 1972. ISBN 0-8061-0968-8. Reimpresión, 2002. ISBN 0-8061-3434-8.

McKEOWN, James M. y Joan C. McKeown's price guide to antique and classic cameras. Centennial Photo Service, Grantsburg (Wisconsin), 2001. ISBN 0-931838-34-7.

MATANLE, Ivor. Cómo coleccionar y usar las cámaras clásicas. Omnicón, Madrid, 1995. ISBN 84-88914-01-6.

MURPHY, Burt. Argus 35mm photography. Verlan Books, New York, 1959. Library of Congress 59015881.

TYDINGS, Kenneth. The Argus 35mm guide and reference book. Greenburg, New York, 1952. Library of Congress 52008125.


Patentes

FASSIN, Gustave. Design for a photographic camera. US Patent 110516. 2 Jun. 1938. Disponible en http://books.google.com/patents/about?id=01kCAAAAEBAJ

FASSIN, Gustave. Camera. US Patent 2298787. 6 Dec. 1939. Disponible en http://books.google.com/patents/about?id=eo5tAAAAEBAJ

FASSIN, Gustave. Design for a camera. US Patent 148983. 14 Feb. 1947. Disponible en http://books.google.com/patents/about?id=eFdvAAAAEBAJ

VERSCHOOR, Charles A., Photographic camera. US Patent 2052261. 12 Mar. 1936. Disponible en http://books.google.es/patents/about?id=yPVZAAAAEBAJ


Textos e imágenes realizados por Daniel Jiménez Chocrón.

Primera publicación: 27 de septiembre de 2010. Última revisión: 30 de enero de 2013.

Subpáginas (1): Enlaces Argus C3
Comments