REPOSTERIA‎ > ‎

Bizcocho de Calabaza

INGREDIENTES

    • 500 gr de Calabaza (congelada) / 300 gr (cocida y escurrida)
    • 300 gr de Harina de Repostería
    • 4 Huevos Ecológicos
    • 125 ml de Aceite de Girasol
    • 130 gr de Azúcar Moreno
    • 130 gr de Azúcar Blanco
    • 1 sobre de Levadura Royal
    • Una pizca de Nuez Moscada, recién rallada
    • Una pizca de Sal fina
    • 1/4 c/p de Jengibre en polvo
    • 1 c/p de Canela molida
    • Margarina para engrasar el molde
    • 30 gr de Harina para espolvorear el molde
    • Un poco de Azúcar glasé y canela molida para espolvorear antes de servir.

ELABORACIÓN

    • Poner la calabaza congelada, en un recipiente apto para microondas y cocinar a máxima potencia 10 minutos. Sacar y retirar el agua que haya soltado. Volver a introducir en el microondas, cocinar 5 minutos a máxima potencia, sacar y retirar el agua que haya soltado. 
    • Triturar la calabaza una vez cocida. Reservar mientras se enfría.
    • Untar en molde corona de 24 cm de diámetro, con un poco de margarina. Espolvorear con un poco de harina, y sacudir el sobrante.
    • Precalentar el horno a 200 ºC. Calor arriba (bóveda) y abajo (solera)
    • Tamizar la harina y ponerla en un bol, con la levadura, la sal, el jengibre, la nuez moscada, y la canela. Mezclar con una cuchara.
    • Poner en un bol, el azúcar moreno y el blanco. Añadir los huevos y batir a mano con una varilla de repostero, hasta que adquiera un aspecto espumoso.
    • Añadir el aceite y la pulpa de calabaza. Mezclar.
    • Añadir la harina poco a poco, mezclando completamente deshaciendo los grumos, antes de añadir más harina.
    • Verter la mezcla en el molde, y girar un poco el molde para que quede uniformemente repartida.
    • Hornear 40 minutos a 155 ºC. Calor solo abajo (solera)
    • Pinchar con una aguja y si sale limpia y caliente, el bizcocho estará listo. Si sale manchada, reducir la temperatura del horno y dejar unos minutos más hasta que esté cocido por dentro (mi bizcocho no lo ha necesitado).
    • Dejar que el molde esté tibio, antes de desmoldarlo. Enfriar completamente sobre una rejilla antes de servir espolvoreado con un poco de azúcar glasé y canela molida.
by Concha Cabello