La Fuente


El principio de nuestra aventura

  Entramos en aquel lugar de donde provenía la luz y nos dimos cuenta que era una gran habitación que tenía una fuente justo en medio de ella. Este lugar parecía vacío y la luz provenía de un resplandor en el techo de la pieza. Todo en este lugar era de color blanco y en el fondo habían unos jeroglíficos escritos con un color reluciente y fácil de observar a una larga distancia. Nos acercamos para ver si había una puerta secreta y nos decepcionamos al no encontrar ninguna.

  De pronto sentimos unos extraños ruidos detrás de nosotros, unos ruidos de conversación entre una multitud, eso parecía. Nos dimos vuelta y vimos que eran muchas personas, parecían indígenas porque todos estaban vestidos con taparrabos y unas descomunales mascaras. La mayoría eran delgados y pequeños, y uno llevaba una especie de estandarte que decía “Capi-Cachi” y los demás llevaban unas lanzas de un tamaño impresionantemente grande para ellos, ya  que debían medir aproximadamente el doble de su  cuerpo.