Georgina Beatriz Perez Rojas

Civilizaciones y culturas precolombinas

Georgina Beatriz Pérez Rojas

Georgina Beatriz Pérez Rojas

 

Juana Rojas y Americo Pérez

A la zquierda, Juana Rojas y Americo Pérez

 

De izquierda a derecha: Enedina, Aurora, Argelia, Georgina y alguno de sus sobrinos

De izquierda a derecha: Enedina, Aurora, Argelia, Georgina y alguno de sus sobrinos

 

Casa actual de Georgina

 

Georgina Beatriz Pérez Rojas nació en Iberia pueblito de Gibara, Holguín, Cuba, el 29 de Julio de 1921.

Hija de Juana y Américo y hermana mayor de 11 hermanos (9 hombres y dos mujeres). Su padre Américo la enseño a leer y a escribir. Estudió en la escuela hasta el 4to. grado en un pueblito llamado Redención entre Chaparra y Velasco. La familia, en especial, su padre siempre se ocupó de comprar numerosos libros y revistas. A través de ellos Georgina y sus hermanos estudiaron de manera autodidacta.  Entre los libros más importantes que recuerdan está la Enciclopedia el Tesoro de la Juventud, en su edición de 1920. Así logró obtener conocimientos equivalentes al Universitario en disciplinas Humanísticas.

En 1945 cuando vivía en las Arenas se reeditó la campaña de Invasión de Oriente a Occidente del General Mambí Antonio Maceo (1895 – 1896) y como homenaje le levantaron un Obelisco frente a su casa en el lugar donde Antonio Maceo ató su hamaca en unas Guásimas.

Tuvo conocimientos de música clásica por los libros y se interesó por Mozart pero curiosamente nunca había escuchado su música. Años más tarde mientras escuchaba una emisora local, solicitó una pieza de Mozart y otras piezas clásicas, aun sin conocerlas y fue en ese momento, inolvidable para ella, donde por primera vez escuchó música clásica y quedó atada a ella de por vida.

La familia se estableció en Victoria de La Tunas (actualmente Las Tunas), a principios de la década de los años 50.

Ha mantenido correspondencia con escritores cubanos reconocidos mundialmente: Dora Alonso, María Álvarez Ríos, Dr. Horacio Ferrer (médico que combatió en las Guerras de Independencia) y diversas personalidades de la cultura y literatura de su época. Fue citada por la escritora Adriana Loredo en su libro de cocina “Arroz con Mango” por una receta de cocina para preparar el Ajiaco Criollo.

En la década de los años 60 mantuvo correspondencia con la Embajada del Japón, de Finlandia, Reino Unido, Consejo de Ministros de Italia, el Vaticano, Noruega y con el Principado de Mónaco solicitando un medicamento Europeo para evitar los coágulos cerebrales para su hermano Mario que sufrió una trombosis cerebral, que le impedía hablar y mover el brazo y la pierna derecha. Al cabo de los años, con masajes y ejercicios mejoró algo, pero nunca recuperó el habla.

En 1961 se formó en la Biblioteca Nacional como Bibliotecóloga. De 1963-1969 trabajó en la Biblioteca Provincial de Las Tunas José Martí.

Fundó la Biblioteca de la Escuela Mercedes Varona en 1973 donde trabajó hasta 1980.

Georgina vive en Las Tunas, mantiene vivo su amor por la lectura, por los nuevos descubrimientos, por la actualidad. Sigue rodeada de sus libros, escribiendo diariamente y leyendo aún a sus 86 años. Es amada, respetada y admirada por todos sus hermanos, sobrinos, sobrino-nietos y sobrino-bisnietos. Aún se mantiene activa, con una alegría en sus ojos, que recuerda a la chiquilla que fue cuando jugaba en las tierras de sus padres allá en Las Arenas, rodeada de sus hermanos, buscando tesoros escondidos por piratas imaginarios, o construyendo “hornitos de fango” que más tarde se convertiría en la Fábrica de Fideos y Galleticas de Las Tunas.

Siempre soñó con publicar este libro, pero nunca hubo recursos ni institución que decidiera financiar esta edición, que cuenta con imágenes que no hemos podido adjuntar porque es trabajo de héroes recopilar la información fotográfica extraída de revistas antiguas.

A este libro ella dedicó toda su vida, recolectando, recopilando información, como fiel investigadora… primero escribiendo a mano, luego mecanografiando, en una vieja máquina de escribir, una y otra vez las páginas hasta que salieran perfectas…

Querida Tía Niña… llegue a ti nuestro homenaje EN VIDA de tus hijas-sobrinas que te queremos. A tus 86 años ESTÁS EN INTERNET y tu libro podrá ser leído por todo el mundo, un público millones de veces más amplio del que hubiese podido leer tu libro si hubiera sido impreso….

Desde los cielos…. te llegue el amor de tu hermanos Enedina, Luis, Rodolfo, Mario y Jorge... y de mis abuelos Juana y Américo… todos ellos están muy orgullosos de ti…

New York, abril 23, 2008

 

Si desea contactar con la autora, favor escribirnos a: cusy80@gmail.com

El Anillo