El deporte en mesoamerica

Civilizaciones y culturas precolombinas

Inicio

La autora

Correspondencia

 

Agradecimiento
Introducción
Un viaje al pasado
Presentación


Islandia
Groenlandia
America
Inuits o esquimales
Estados Unidos de Norteamerica
Mexico
Los Aztecas
Centroamerica
El Caribe
Colombia
Venezuela
Ecuador
Peru
Chile
Brasil
Guyanas
Uruguay
Paraguay
Argentina

 

La palabra, los idiomas y las escrituras

 

Los defensores de los nativos

 

Las armas de nuestros nativos

 

El deporte en Mesoamérica

 

Geografía humana de la Sierra Nevada de San Marta

 

Frutas

 

Plantas medicinales en América

 

¿Es posible que fumar tenga su historia?

 

Bibliografía

El arte precolombino recogió distintas manifestaciones deportivas en diferentes figurillas de cerámica, anteriores al ‘descubrimiento’. Se sabe que en el territorio Mesoamericano se desarrollaron los deportes como parte de la educación física en forma de juegos, además como demostración de destreza, agilidad y resistencia en las actividades corporales.

El más importante de los considerados ‘deportes’ fue el juego de la pelota, que se cree que se remonta unos 1 500 años antes de Cristo. La pelota era fabricada con ‘hule’, una resina extraída de un árbol del país, como guantes usaban tiras de cuero debidamente entrelazadas para proteger la mano. Al iniciarse nuestra Era ya se habían construído algunos de los que hoy designamos como estadios, con dimensiones y límites establecidos y reglamentados, en los que rayas, marcadores, discos de piedra esculpidos o estelas con relieves, señalaban los límites del ‘campo’ o juego de pelota, para llevar a cabo la realización de la actividad deportiva o el juego establecido.

En Teotihuacán y la Costa del Pacífico además de la mano hacían uso de un primitivo bate de madera; otros pueblos usaban las rodillas, muslos o cadera para impulsar la pelota, en ágiles movimientos que demostraban la pericia del jugador.

Estos juegos se llevaban a cabo en recintos que llenaban todos los requisitos necesarios para realizarlos, ya que también se consideraban como un rito a diferentes dioses.

En muchas ciudades del antiguo México se usaron estructuras especiales para este deporte precolombino, algunas situadas en centros ceremoniales como Monte Albán, Chichén-Itzá, Copán, Xachicalco, Tula.

Como era de esperar, existen algunas diferencias en las construcciones debido a las distintas culturas que las idearon, pero aparecen galerías, pasillos y en algunos los anillos de piedra a modo de la cesta del basketball.

El ‘uniforme’ de los jugadores estaba compuesto por petos para proteger el tórax, cinturones gruesos, faldellines de cuero, guanteletes y rodilleras.

Entre los juegos de entretenimiento estaban las acrobacias y los malabares, ‘el volador’, las carreras, cacerías en grupos, la lucha, el salto, y el ‘patolli’ en el que utilizaban frijoles marcados –como los dados-, el molino giratorio...

Todo lo expuesto demuestra como el hombre ha ideado, en todos los tiempos, entretenimientos o pasatiempos con el intento de llenar su tiempo e invertir las horas de ocio que le dejaban las de producción en su etapa ya civilizada.