CONFERENCIA 1: EL LENGUAJE

 

EL LENGUAJE

 

Conceptos Generales

 

El ser humano y sólo el posee una maravillosa facultad, la del lenguaje, que es a la vez el "instrumento de la vida mental y de la comunicación"

Usamos el lenguaje para:

·         Comunicarnos con los demás.

·         Para hablar con nosotros mismos.

·         Para persuadir.

·         Para crear poesía.

·         Para reflexionar sobre el mismo lenguaje.

 

El lenguaje como elemento fundamental, lo entenderemos no como un mero transmisor de información lineal sino como  un proceso complejo que tiene un contexto social sin el cual no podría tener su incidencia, el papel simbólico del lenguaje dentro de la conformación, especialmente, del campo periodístico y el campo político, toma importancia en la medida que a través de este se generan los espacios de legitimación de quienes hablan.

 

EL ORIGEN DEL LENGUAJE

 

A pesar de las innumerables investigaciones realizadas, no se sabe con certeza cuándo y cómo nació el lenguaje, esa facultad que el hombre tiene para comunicarse con sus semejantes, valiéndose de un sistema formado por el conjunto de signos lingüísticos y sus relaciones. Aunque muchos investigadores tratan de echar luces sobre este misterio, sus resultados no pasan de ser más que meras especulaciones. No obstante, por la observación de los gritos de ciertos animales superiores, algunos creen que tales gritos fueron los cimientos del lenguaje hablado.

 

Desde el punto de vista antropológico y etnológico, es indudable que el lenguaje articulado constituye una de las manifestaciones características que separan al hombre de los seres irracionales. Éstos últimos expresan y comunican sus sensaciones por medios instintivos, pero no hablan, a diferencia de los seres dotados de conciencia. Por lo tanto, si tuviésemos que añadir un sexto sentido a los cinco tradicionales, sin duda alguna ésta sería el habla, ya que la lengua, además de servir para el sentido del gusto y otras funciones cotidianas, tiene la aplicación de emitir sonidos articulados, una particularidad que, como ya dijimos, nos diferencia de los animales inferiores con los que compartimos: vista, oído, tacto, olfato y gusto.

 

De otro lado, el animal no es capaz de planificar sus acciones, puesto que toda su conducta instintiva está determinada por su sistema de reflejos condicionados e incondicionados. La conducta humana, en cambio, se define de forma absolutamente diferente. La situación típica del individuo es el proceso de planteamiento y solución de tal tarea por medio de la actividad intelectual, que se vale no sólo de la experiencia individual, sino también de la experiencia colectiva. Consiguientemente, el hombre, a diferencia de los animales inferiores, sabe planificar sus acciones, y el instrumento fundamental para tal planificación y solución de las tareas mentales es el lenguaje. Aquí nos encontramos con una de sus funciones más elementales: la función de instrumento del acto intelectual, que se expresa en la percepción, memoria, razonamiento, imaginación, etc.

 

Los primeros signos articulados por los pitecántropos, que habitaron en Asia y Africa, data de hace unos 600.000 a. de J.C. Después vinieron otros homínidos cuya capacidad craneal, superior al "Homo erectus", les permitió fabricar utensilios rudimentarios y descubrir el fuego, pero también idear un código de signos lingüísticos que les permitiera comunicar sus sentimientos y pensamientos. Durante el paleolítico (aproximadamente 35.000 a. de J.C.), tanto el "Hombre de Neandertal" como el "Hombre de Cro-Magnon" dan señales de que poseían un idioma comunicativo y una anatomía equiparable a la del hombre moderno. Quizás éstos sean algunos posibles "momentos" en la evolución del lenguaje humano, desde la remota época en que el "Homo sapiens" hacía simples gestos acompañados de gritos o interjecciones -a la manera de ciertos animales-, hasta la descripción oral de los objetos que le rodeaban y la designación de ideas mediante sonidos que suponían el aumento de la capacidad de abstracción; un periodo en el que nacen las primeras lenguas, coincidiendo con el desplazamiento de los hombres primitivos.

 

Con el transcurso del tiempo, los hombres primitivos empezaron a vivir en pequeños grupos familiares, usando un lenguaje que era de uso exclusivo del grupo, con palabras que expresaban una idea común para todos. Poco a poco se fueron reuniendo en comunidades más grandes, formando tribus y poblados. Algunos grupos se desplazaron a lugares más o menos lejanos buscando nuevos territorios donde se podía encontrar caza y pesca, mientras otros se trasladaron en busca de regiones más cálidas, generalmente junto a los ríos, donde construyeron sus chozas y consolidaron su lengua materna. Valga aclarar que si los habitantes de un lugar carecían de relaciones con los de otros, no es nada probable que usaran el mismo lenguaje para comunicarse entre sí, lo que hace suponer que desde el principio hubo varias lenguas, y no una sola "lengua madre" como generalmente creen los defensores del mito bíblico sobre "La Torre de Babel".

 

La filología comparada, en su estudio sobre las relaciones entre las diversas lenguas, no ha logrado encontrar ninguna esencialmente primitiva de la cual provengan todas las demás; ninguna "lengua madre" universal, y únicamente asigna la denominación de "lenguas madres" a aquellas de las cuales se han derivado algunos idiomas, como el latín, que es la "lengua madre" del francés, español, portugués, italiano y otras lenguas neolatinas.

 

Los antropólogos, etnólogos y lingüistas, desde Luis Heyre (1797-1855) hasta la fecha, han realizado profundas investigaciones en procura de averiguar la posible existencia de un primitivo origen del lenguaje, estableciéndose diferentes hipótesis encaminadas unas a las relaciones psicofísicas entre las sensaciones de la visualidad y las auditivas; otras, tomando como fundamento de la formación natural del lenguaje, la evolución progresiva impuesta por el entorno social, y motivado por las necesidades del ser humano. Se ha pensado en la onomatopeya, en la observación del lenguaje infantil, en la expresión de sentimientos, en las interjecciones, etc. Pero los más destacados psicólogos y lingüistas -a la cabeza de Antonio Meillet (1866-1936)-, han llegado al reconocimiento de que hallar un lenguaje primitivo único es un problema insoluble, por lo que se limitan a clasificar las lenguas y señalar las raíces de las que consideran más primitivas.

 

En cualquier caso, se debe añadir que la evolución del lenguaje ha sido paralela a la evolución del hombre desde la más remota antigüedad. Los idiomas que abundan en la actualidad, agrupadas en las ramas de un mismo tronco lingüístico, siguen causando controversias entre los investigadores, puesto que el estudio del origen del lenguaje es tan complejo como querer encontrar el "eslabón perdido" en el proceso de humanización de nuestros antepasados.

 

Una sociedad, por muy organizada que esté, es incapaz de fijar definitivamente el lenguaje, porque éste se forma progresiva y gradualmente, por lo que no existe ninguna lengua que pueda llamarse completa por no existir ninguna que exprese todas nuestras sensaciones y todas nuestras ideas. No obstante, el humano, como cualquier ser social por naturaleza, necesita relacionarse con sus semejantes, hablando y escuchando, y el principal instrumento de comunicación es el lenguaje, cuyo sistema, constituido por signos verbales o palabras, hace que los individuos se entiendan entre sí. De no existir el lenguaje, tanto en su forma oral como escrita, sería más difícil la convivencia social y más primitiva nuestra forma de vida. Además, gracias al lenguaje ha sido posible lograr grandes éxitos en el conocimiento y dominio de las fuerzas de la naturaleza.

  

 CUÁLES SON LAS FUNCIONES DEL LENGUAJE

Roman Jakobson, uno de los principales representantes del círculo lingüístico de Praga, considera que el lenguaje esta compuesto por un haz de funciones que se refieren a los distintos factores constitutivos de la comunicación.

 

A estos factores corresponden distintas funciones del lenguaje, que Jakobson resume en este segundo esquema:

 

Las Funciones de la comunicación según Jakobson son:

 

Emotiva

‘Está enfocada sobre el emisor y pone de relieve la actitud del sujeto con referencia a aquello de lo que se habla. En sentido amplio, la función emotiva abarca las connotaciones psicológicas y sentimentales del yo, por ejemplo en la poesía lírica, el monólogo interior, en el flujo de conciencia, etc”.

 

Ejemplo:

- Viajo porque soy feliz conociendo-y qué- ¡el dinero es mió!

- Señor dadme paciencia para soportar tanto dolor!          

Conativa

Está orientada hacia el destinatario y encuentra su expresión más pura en el imperativo y en el vocativo”.

Ejemplo:

- Vote: La constituyente es el canino!

- Dese cuenta: en la democracia está el futuro

 

Fática

“La función fática concierne a la relación entre el emisor y el destinatario en a comunicación, a través del canal. Son ejemplos de función fática los que sirven para abrir o cerrar e contacto… para comprobar la continuidad de la comunicación…. para darla por concluída”.

Ejemplos:

- Aló - Me oyes?

- Como te estaba explicando…

 

Metalingüística

Para Jakobson, la función metalingüística es la que utiliza el código coma objeio del mensaje. Ejemplo: catear: significa suspender.

Pero como indica Ducrot-Todorv, casi todos los enunciados comportan, implícita o explícitamente, una referencia a su propio código o subcódigo’.

Ejemplo:

- El mapeo cromosómico estuvo mal hecho, por no haber realizado una reacción en cadena de la polimerasa.

¿Qué es el mapeo cromosómico?

Es la extracción de los genes que contienen el secuenciamiento de las bases de nucleótidos, que se encuentran en la cromatina del núcleo.

¿Qué es la cromatina?, preguntó el observador aislado del diálogo entre médico forense y abogado criminalista.

La cromatina es el ordenamiento de las bases que conforman el ácido dexosirribonucleico.

¿Qué es el ácido dexosirriborucleico?

Es donde está guardada toda la herencia genética de un organismo.

Poética

“La orientación del mensaje sobre sí mismo, en su organización interna, constituye la función poética del lenguaje”.

 

 

Referencial

Es necesario precisar que la función referencial coloca al signo no en relación directa con el universo de los objetos reales, sino con el mundo establecido, transformado, por el ámbito de las formas culturales e ideológicas de una sociedad determinada; ámbito muchas veces marcado por el sistema de la lengua.

 

Vale la pena anotar que el aporte de Jakobson es muy importante, pero debemos aclarar que las relaciones entre emisor y receptor no son rígidas, Sino por el contrario, asumen una serie de matices y representan comunicaciones de doble vía.

 

Lengua y Habla. La Norma.

 

La lengua es el código que usan los hablantes de una comunidad para interrelacionarse. Es un sistema de unidades y de reglas de combinación que permiten construir los más variados mensajes del habla.

 

    • El habla, pues, es el uso individual del código lingüístico.
    •  
    • La lengua es social. Está en la mente de todos los hablantes.
    • El habla es individual. Es una realización personal, original. Cada hablante puede elegir los elementos del código y cambiarlos para construir su mensaje verbal.

- Se dice por ello que la lengua es abstracta y el habla es concreta.

- La lengua es sistemática: los elementos se organizan en sistema. Un sistema es un conjunto de elementos interrelacionados de modo tal que el valor de uno resulta de la relación con los demás y con el todo del que forma parte.

- La lengua se compone de signos lingüísticos, y cada significante y significado.

- El significante se llama también expresión y el significado contenido.

- El signo es biplánico (2 planos, 2 caras, 2 partes).

- El habla es lineal: los morfemas, las palabras, se emiten unos a continuación de los otros. No pueden superponerse. El habla se da, pues, en la dimensión tiempo.

- En el lenguaje escrito se representa muy claramente esa linealidad.

- El habla se manifiesta en forma oral y en forma escrita.

La Norma.

Las formas lingüísticas aceptadas por la comunidad en un momento dado e un estado de tiempo, constituyen la norma. En el sistema pueden aparecer diversas formas para un mismo contenido.

La norma nos señalará cuál es la que debemos emplear, porque le ha impuesto el uso, hoy.

SIGNO, SIGNIFICADO Y SIGNIFICANTE

Para comprender el signo lingüístico es necesario remontarnos a los aportes del padre de la lingüística Ferdinand de Saussure.

1. Signo: Es la unidad mínima de la oración constituida por un significante y un significado. Es la unión de la realidad con el hombre.

2. Significado: Es el contenido semántico de cualquier tipo de signo, condicionado por el sistema y por el contexto. Es el concepto de las palabras.

3 Significante: Es un fonema o secuencia de fonemas que asociados con un significado, constituyen un signo lingüístico, es la imagen acústica.

El signo lingüístico consta de una parte material o significante y de otra inmaterial o significado, ambas están recíprocamente unidas. Se definía como una entidad psíquica de dos caras: el significante esta constituido por la sucesión inmutable de sonidos (fonemas) que lo constituyen (o de letras en la escritura ). El significado es lo que el significante evoca en nuestra mente (el concepto ) cuando lo oímos o leemos.  Ejemplo: "árbol"