SERVICIOS‎ > ‎

Bares y Cafés



        En pocas ciudades españolas encontrará usted tantos bares por metro cuadrado como en la Vieja Iruña. Aquí cualquier hora del día es buena para salir con los amigos o comer unos “pinchos” o tomar una copa. En los bares se da una variadísima clientela que atiborra las barras repletas de exquisitas banderillas, fritos, canapés y bocaditos. Por las tardes es frecuente ver grupos de amigos jugando una partida de mus mientras saborean una copa de pacharán o un vino de la tierra. La densidad de bares, tabernas y pubs en Pamplona es altísima. Por este motivo, dada la imposibilidad de citar todos, he seleccionado los establecimientos más típicos e interesantes para el viajero.

 

        HORARIOS

        Los bares suelen abrir desde las nueve de la mañana hasta las once o doce de la noche, aunque muchos después de cerrar la cocina ofrecen música y copas hasta la madrugada.

        UNA COSTUMBRE SAGRADA

        Los sábados y domingos a mediodía, antes de comer, es tradición acudir al Casco Antiguo de la ciudad, especialmente a las terrazas de la Plaza del Castillo, para charlar con los amigos y tomar el aperitivo. Este consiste en una copa de vino de la tierra o un vermut acompañada por un “picoteo” a base de fritos, banderillas o rabas. El origen de esta costumbre se remonta al recorrido que las pandillas de amigos (cuadrillas) realizaban por los bares del Casco Viejo de la ciudad al caer la tarde o al mediodía. Para acompañar el “chiquito” de vino se impuso la práctica de picar algo. Así nacieron los famosos “pinchos”, pequeñas y variadísimas delicias culinarias elaboradas con materia prima autóctona.

        PARA JUGAR A CARTAS

        Además de lugar típico para el chiquiteo, los bares de las calles de San Nicolás y San Gregorio son populares por las frecuentes y animadas partidas de “mus” que reúnen a grupos de amigos por las tardes. Aunque de ambiente más joven, el Rosino, situado en Pío XII, congrega también a aficionados a las cartas. Además de los campeonatos de mus, en el Milton es típico ver fútbol y partidos de pelota vasca en un ambiente deportivo decorado con banderines, fotografías y hasta un maillot de Induráin. Este curioso local es propiedad de Martín Monreal, antiguo entrenador del Club Atlético Osasuna.

        SOCIEDADES Y PEÑAS

        Las peñas protagonizan la música callejera en San Fermín y el ambiente del tendido de sol en la Plaza de Toros. La mayoría de sus locales, frecuentados por gentes de Pamplona, se concentra en la calle Jarauta y forman parte de los establecimientos más animados y ambientados durante las fiestas. Otro elemento imprescindible son las sociedades gastronómicas, establecimientos donde los socios (normalmente sólo hombres) cocinan suculentas comidas que terminan frecuentemente con copas de pacharán y una partida de mus. Aunque el acceso está restringido a sus socios, en San Fermín algunas como la sociedad Gazteleku (Plaza del Castillo) permiten la entrada al público. También la Sociedad Napardi abre sus puertas el día de la procesión del Santo.

        DE “PINCHOS”

        Aunque en cualquier zona de la ciudad hay establecimientos donde saciar el apetito, es en el Casco Antiguo donde se concentran el mayor número de bares. Además de ser el centro neurálgico de las fiestas de San Fermín, en torno a sus calles se localizan los establecimientos de tapas de más solera y tradición de Pamplona. La Asociación de Hosteleros organiza todos los años un concurso de pinchos entre los distintos establecimientos, los cuales se esfuerzan por mejorar sus tradicionales especialidades e inventar otras nuevas. Uno de los bares más antiguos de Pamplona y famoso por sus pinchos de pimiento y roquefort es el pequeño café Roch que data de 1898. El antiguo café Niza es actualmente centro de reuniones y tertulias y reúne a los bohemios y artistas de la ciudad. Otro de los clásicos de Pamplona y lugar de parada obligada es el histórico café Iruña de la Plaza del Castillo, antaño visitado por personajes como Hemingway o Ava Gardner y local donde se han rodado numerosas películas. También en esta popular plaza, el bar Txoko es el principal punto de encuentro de pandillas de amigos antes de ir a cenar los viernes y los sábados por la noche. En San Fermín es típico acudir a la churrería la Mañueta después del encierro para desayunar un delicioso chocolate con churros. Otros bares muy frecuentados durante las fiestas son el Larumbe y el Leyre. En la zona nueva, Iturrama y la Avenida de Bayona son las principales calles de tapeo. La Champanería ofrece exquisitas tapas de marisco a un precio asequible y en la Taberna del Cuto se pueden degustar las mejores tostadas de jamón ibérico y pinchos de txistorra.