3347 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

- Río Arga


             El río Arga es para Pamplona, salvando las distancias, lo que el Sena para París o el Guadalquivir para Sevilla. Nace en Quinto Real, nutre el embalse de Eugui (del que bebe la capital) y desemboca en el Aragón, cerca de Funes, después de recorrer 145 km. A Pamplona entra por las parcelas de la Magdalena, cruza la Rochapea entre sotos y se marcha por San Jorge: en total son 11,5 km. de meandros, corrientes y badinas. El futuro parque fluvial de Arga está llamado a convertirse en el mayor pulmón verde de la ciudad.

      HUERTAS DE LA MAGDALENA

      Aranzadi, Rochapea, La Magdalena y Burlada conforman un complejo hortícola alrededor de los meandros del Arga que ocupa casi 100 Ha.  Lo cultivan pequeños agricultores que luego venden la verdura en los mercados municipales. La verdura de la Magdalena goza de una gran fama.

                LA VUELTA DE ARANZADI

                Es muy recomendable para sumergirse en este pequeño mundo de huertas, canales, invernaderos y árboles al pie de la ciudad. Dibuja una “U” muy cerrada y casi perfecta cuyos extremos son las piscinas de Aranzadi y la residencia de ancianos El Vergel. Se puede recorrer en 40 minutos, sin que el tráfico moleste. En este paseo se pueden encontrar las únicas especies de cedros de Líbano, kakis y olivos de la ciudad. Jalonan el camino antiguas y pintorescas villas y casas de recreo y un hórreo traído desde Asturias.

                LAS PASARELAS

                Es una hilera de bloques de cemento situados a un paso de separación entre sí que permitían cruzar el Arga casi al nivel de la corriente, cerca del Puente de la Magdalena. Muy populares entre los pamploneses, el cineasta pamplonés Montxo Armendáriz las recogió en su película “Secretos del Corazón”. Está prevista su próxima restauración.

                SOCIEDADES DEPORTIVAS

                Varias sociedades deportivas han crecido a orillas del río (Club Natación, Club de Remo, S.D. Amaya, Aranzadi, Lagún Artea) y es frecuente ver piraguas por su cauce. El Ayuntamiento organiza en los meses estivales travesías guiadas en piragua.

                ROMÁNTICOS PASEOS

                A la espera de que el parque fluvial del Arga sea una realidad, recorrer hoy sus riberas y parques en la zona del Club Natación y Puente de la Magdalena es una delicia para los sentidos y refugio habitual de enamorados, melancólicos, deportistas y pescadores. Los aficionados a pasear no deben perderse ni este rincón ni tranquilas travesías como la de Aranzadi y el Vergel.

    MOLINOS DE CAPARROSO Y CIGANDA

    El primero, junto a las pasarelas, está en desuso y se va a convertir en el futuro Centro de Interpretación del Río Arga. Su viejo embarcadero también va a recuperarse. El segundo, junto a Curtidores, es retratado habitualmente por pintores. Alberga hoy un colegio para discapacitados.

                LOS PUENTES MEDIEVALES SOBRE EL ARGA

                Pamplona presenta una curiosa dualidad de puentes. En muchos casos, junto al puente antiguo, se ha construido otro moderno de doble carril para acoger al creciente tráfico rodado. Los puentes medievales son, siguiendo el curso del río:

                - Puente de la Magdalena:   es el primero que cruza el Arga al entrar en el término de Pamplona, tras atravesar Burlada. A su vera existe un moderno viaducto que comunica el centro urbano y el barrio de la Chantrea. Este es el puente medieval  más importante y popular. Fue reformado en el s. XIX. Consta de 3 grandes arcos ligeramente apuntados, tajamares triangulares y arcos de descarga de ½ punto en los apoyos. Se relaciona con el de Puente la Reina. Un crucero (posiblemente del s. XVI) situado junto al puente indica al viajero que se encuentra a la entrada del Camino de Santiago a la ciudad. Miles de peregrinos accedían y aún acceden a través de él a Pamplona. Como curiosidad diremos que el nombre del puente proviene de la antigua leprosería o "magdalena", situada en los terrenos que hoy ocupa el convento de las Josefinas, justo en frente del puente.

                - Puente de San Pedro:   situado en la calle de El Vergel, se accede a él desde la Vuelta de Aranzadi o desde el Parque de Tejería. Muy coqueto, su origen parece remontarse a la ápoca romana y enlazaba con una vía que penetraba en el núcleo urbano por la calle del Carmen. Sin embargo, en la Edad Media sufrió fuertes transformaciones hasta adquirir su actual aspecto con tres ojos de ½ punto. También tiene su contrapunto moderno a pocos metros.

                - Puente de la Rochapea:   también llamado de “Curtidores” (antiguamente, los artesanos colgaban sus pieles a secar en este puente, de ahí su otra denominación). Se utiliza indistintamente para tráfico rodado y peatonal, aunque ocho noches al año tiene unos peculiares transeúntes: seis toros guiados por cabestros que partiendo de los llamados “Corrales del Gas”, son trasladados hasta los de Santo Domingo en la víspera de cada encierro (es el denominado “encierrillo”). Muy cerca se encuentra un embarcadero con un club de remo.

                - Puente de Santa Engracia:   es el más moderno de os puentes medievales. Situado cerca del antiguo Convento de las Clarisas de Santa Engracia, se accede tomando un desvío a la derecha antes del cruce de Cuatro Vientos. Conecta la Avenida de Guipúzcoa con el Paseo de los Enamorados.

                - Puente de Miluce:   situado en la carretera al cementerio, consta de tres arcos de ½ punto y es el escenario de varias leyendas. Se dice que en él, el rey Carlos II el Malo ahorcó (“mihiluze” = lengua larga) a los ciudadanos que se rebelaron contra su poder. Fue construido en el s. XIV. Comunicaba el barrio de San Jorge con los pueblos noroccidentales de la Cuenca. Tras él, el Arga dice adiós a Pamplona. También el Ángel de Aralar se despide de Pamplona cada año por aquí.

                PUENTE DEL PLAZAOLA

                Este antiguo ferrocarril cruzaba el río por esta pasarela metálica para, a continuación, atravesar la Avenida de Guipúzcoa por debajo de un túnel.

                EL PUENTE DE LAS OBLATAS

                Se inspira en el sevillano puente de la Barqueta, construido para la Expo 92, y va a tener un papel clave en la nueva ordenación urbana al abrir una nueva vía de conexión entre el Casco Viejo y la Rochapea y los barrios del oeste (San Juan, Mendebaldea).

                “LA REINA DEL ARGA”

                La reina del Arga, o también “la Agostini”, era el nombre por el que se le conocía a Remigia Echarren, una vendedora ambulante muy famosa por sus dotes funambulistas, en la Pamplona de finales del s. XIX. En 1883 esta mujer cruzó el río Arga sobre una maroma a diez metros de altura y con la cabeza cubierta por un saco. La exhibición fue seguida por miles de pamploneses y contó con el acompañamiento musical de la Banda de la Misericordia. La Remigia, que luego ingresó en la Compañía Acrobática Vasco Navarra, repitió días después su demostración de equilibrio atravesando por una maroma la Plaza del Castillo con los ojos vendados hasta cuatro veces.