3345 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

RECORRIDOS‎ > ‎

Ruta de los Parques y Jardines








    
            La Ruta de los Parques y Jardines se asoma a las amplias zonas verdes con que cuenta nuestra ciudad, que en algunos momentos llegan a convertirse en auténticas praderas.

                Pamplona puede presumir de sus más de 4 millones de m2 de parques y jardines, aproximadamente un 20% del término municipal. Pamplona cuenta con una enorme extensión de zonas verdes: Parque Fluvial del Arga (1.000.000 m2), Universidad de Navarra (800.000 m2), Universidad Pública de Navarra (700.000 m2), Murallas (400.000 m2), Ciudadela y Vuelta del Castillo (350.000 m2), Mendillorri (300.000 m2), Taconera-Vistabella (90.000 m2), Yamaguchi (85.000 m2), Media Luna (67.000 m2), etc.

                Si un color triunfa, se enseña y luce en Pamplona, si un color define a nuestra ciudad, no es otro que el verde (hasta la bandera municipal es de ese mismo color). El término municipal es de 2.378 Ha., de las que  1.896 Ha. son suelo urbano; de éstas, 450 Ha. pertenecen a la ciudad verde. Pamplona, proporcionalmente, es una de las primeras ciudades de España por la extensión de sus zonas ajardinadas, y, aguante cualquier comparación con las ciudades europeas. Hay 254 especies de árboles diferentes, adaptadas a la ciudad, libres de plagas y ajustadas en tamaño y formas al entorno urbano. Además hay muchas praderas utilizadas para el ocio (paseos y juegos).

                Pero, sin duda, el más hermoso y agradecido logro de la jardinería de Pamplona es su imbricación natural en los espacios fortificados. El jardín adosado a la muralla es como un paisaje para la ensoñación y para la historia.

                Ahora Pamplona mira hacia el río Arga. El proyectado Parque Fluvial del Arga está llamado a ser uno de los espacios verdes más emblemáticos de la ciudad. Este ambicioso plan, ha convertido sus orillas en paseos y espacios de recreo. El río se ha recuperado desde el punto de vista medioambiental tras una década de trabajos de depuración de sus aguas, aunque sus crecidas siguen provocando inundaciones.