3429 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

- El Camino de Santiago en Pamplona





ALBERGUE DE PREREGRINOS EN PAMPLONA - JESÚS Y MARÍA.

Dirección:   C/ COMPAÑIA 4, PLANTA BAJA.  31001 - PAMPLONA

Teléfonos 948-222644     948-222274

Dirección en internet:   http://www.caminodesantiagoennavarra.es

Horario:   de lunes a domingo de 12:00 h. a 23:00 h. CERRADO: de 5 al 14 de julio y del 24 de diciembre al 15 de enero.

Más información:   RESPONSABLE: Fundación ASPACE Navarra para el Empleo. PLAZAS: 114 camas.

ASPACE (Asociación Navarra de Ayuda a la Parálisis Cerebral)

COCINA: sí.   ASEOS Y DUCHAS CON AGUA CALIENTE: sí.   ADMITE BICICLETAS: sí.   ADMITE CABALLOS: no.

OTROS SERVICIOS: sala de estar, lavadoras, secadoras, vitrocerámica, microondas, horno, frigorífico, secador de pelo, tendedero y ordenadores con conexión a internet.   Camino francés.   INAUGURACIÓN: 27 de marzo del 2010.

NOTA: si se completa, los peregrinos serán dirigidos al Albergue del Chalet de Iráizoz (Casa del Veterinario).

Vigente:   hasta 30/06/2012.

Información relacionada:

    * Albergue de Peregrinos del Camino de Santiago en Pamplona Casa Paderborn (Chalet de Iráizoz - Casa del Veterinario)

    * Camino de Santiago - Camino Francés - Etapa 3 - Larrasoaña - Pamplona

    * Normas de uso de los Albergues del Camino de Santiago

    * Asociación Navarra de Ayuda a la Parálisis Cerebral - ASPACE

    * Credencial del peregrino.







RECORRIDO DEL CAMINO EN LA CIUDAD

                El Camino de Santiago hace su entrada en el municipio pamplonés tras haber recorrido la vecina localidad de Burlada, y lo hace como final de la segunda etapa del Camino Francés, el mismo camino que atraviesa el Pirineo por Roncesvalles. Vamos a ir descubriendo, cual peregrinos recién llegados a nuestra ciudad, las calles y los lugares más significativos que encontraremos a nuestro paso a lo largo de esta ruta jacobea que atraviesa la ciudad.

                CARRETERA DE BURLADA

              Se trata del antiguo camino que conducía a Burlada, nuestro próximo vecino del que tenemos noticias por lo menos desde 1138, cuando por aquel entonces todavía pertenecía al Valle de Egüés. Tenemos que tener presente el hecho de que la actual carretera hacia Burlada por Beloso es del siglo XIX. A esta carretera se le conoce popularmente con el nombre de Carretera de las Moscas. Ese antiguo camino se anchó y se asfaltó en la calle o carretera que hoy en día es. Todavía sigue habiendo muy pocas casas, casi todas ellas modestas. Entre ellas destaca una llamada Casa de las Conchas por la decoración exterior que luce en la fachada a base de conchas. Un motivo, como puede apreciarse, muy peregrino.

                LA MAGDALENA

               Es una antigua zona de huertas que ya existía en la Edad Media desde el s. XV. La “Magdalena” era un antiguo hospital de leprosos, situada cerca del puente del mismo nombre, cerca de las puertas y de la muralla de la ciudad.

                PUENTE DE LA MAGDALENA

                Es el primero que cruza el Arga al entrar en el término de Pamplona, tras atravesar Burlada. A su vera existe un moderno viaducto que comunica el centro urbano y el barrio de la Chantrea. Este es el puente medieval  más importante y popular. Fue reformado en el s. XIX. Consta de 3 grandes arcos ligeramente apuntados, tajamares triangulares y arcos de descarga de ½ punto en los apoyos. Se relaciona con el de Puente la Reina. Un crucero (posiblemente del s. XVI) situado junto al puente indica al viajero que se encuentra a la entrada del Camino de Santiago a la ciudad. Miles de peregrinos accedían y aún acceden a través de él a Pamplona. Como curiosidad diremos que el nombre del puente proviene de la antigua leprosería o "magdalena", situada en los terrenos que hoy ocupa el convento de las Josefinas, justo en frente del puente.

                EL VERGEL

                BALUARTE DEL REDÍN

                Punto mejor defendido por la alta muralla y el río Arga. Hasta el s. XVI hubo en él un gran torreón llamado Torre del Tesorero (próxima a la Tesorería). El baluarte actual se levantó en 1540 y su nombre procede del pamplonés Martín Redín y Cruzat (de familia noble, militar, Gran Prior de la Orden de Caballeros de San Juan, Gobernador y Capitán General de Galicia, que tuvo altos cargos también en Cataluña y Navarra).

                PORTAL DE ZUMALACÁRREGUI O PORTAL DE FRANCIA

                Esta puerta, construida en 1553 es la que mejor se conserva  de todo el recinto amurallado. Permanece intacta con su puente levadizo y cadenas. Antiguamente se llamó puerta del Abrevador (desde el s. XIV iban los caballos a beber atravesando el portal). Desde el s. XVIII se llamó Portal de Francia. Desde 1939 se llamó portal de Zumalacárregui, en recuerdo del general carlista que el 29 de octubre  de 1833 huyó de Pamplona para ponerse al frente de los ejércitos carlistas. Hay una placa, muy posterior, que recuerda este episodio y lo relaciona con la sublevación franquista. Hoy todo el mundo le ha vuelto a llamar Portal de Francia.

                CARMEN

                Antiguamente se llamó calle de San Prudencio (por la iglesia de dicho santo situada en el "camino por el que van los caballos a beber". Luego se llamó calle de los Peregrinos (1321). En 1369 se construyó el Convento de Santa María del Carmen Calzado (hoy ya derribado), por lo que desde el s. XVIII se llama calle del Carmen. En la casa nº 25 vivió Zumalacárregui (la escalera interior tiene una barandilla construida con cañones de fusiles de las guerras carlistas). 

                NAVARRERÍA

                Es el corazón de Pamplona. Antes de 1276 se llamó calle de Santa Cecilia (Basílica de dicha santa en la plaza donde hoy está la Fuente de Santa Cecilia). Esta plaza también se llamó de “Zugarrondo” (olmo grande). El tramo situado entre la fuente y la catedral se le llamó calle de la Pitancería (luego de la Ración) porque era el lugar donde se distribuía diariamente la ración de comida a los pobres. Es aquí arriba, frente a la catedral, donde antiguamente se encontraba el “foro” romano, intersección del “cardo” (calle Dormitalería) y el “decumano” (calle Curia).

                MERCADERES

                LA CURVA DE LA ESTAFETA

               Justo en el cruce de ambas calles (Mercaderes y Estafeta). Es el lugar en el que cada mañana sanferminera se suele producir el choque y posterior caída de los toros que, a partir de ese momento, suelen descolgarse y dejar huecos entre ellos para el lucimiento de los mozos que corren en el encierro.

                PLAZA CONSISTORIAL                              

                En el s. XIV se llamó Rúa de Altalea. En el s. XVII se llamó calle de los Berceros, y, de 1671 a 1864 se llamó Plaza de la Fruta (en el suelo de la plaza hay una placa que recuerda el lugar donde Francisco Espoz y Mina vendía fruta). En esta plaza estuvo durante siglo y medio el patíbulo de los condenados a garrote. Desde 1866 se le llama Plaza Consistorial. La Casa Consistorial se llamó en el s. XV Casa de la Jurería (los jurados eran los hoy llamados concejales). Esta Casa de la Jurería duró hasta 1752 en que se declaró en ruinas y se trasladaron a la Calle Mayor nº 2. En 1760 se terminó de construir el edificio actual por don Juan Miguel de Goyeneta. La fachada (proyectada por don José de Zailorda) se hizo con piedras de las canteras que hay en Barasoain y Tafalla. José Ximénez fue el escultor que hizo las figuras de “La Prudencia”, “La Justicia” y “La Fama”. En 1951 se derribó el edificio y sólo se conservó la fachada. El reloj es de 1849 (Juan de Yeregui). Los rótulos de altitud se colocaron en 1844. En el suelo de la plaza hay otra placa que recuerda el lugar donde confluían los 3 burgos medievales.

                PLAZA DE LOS BURGOS

                Antiguamente, aquí se encontraba el Mercado (hoy vuelve a estar, pero en un edificio propio, el Mercado de Santo Domingo). Se le llamaba la Plaza de Abajo o de las Carnicerías, para distinguirla de la Plaza de Arriba o de la Fruta. En el suelo de la plaza hay un plano de los 3 burgos medievales, junto a las fuentes con los escudos de la Navarrería, San Cernin y San Nicolás.

                PLAZA DE SANTIAGO 

               Esta pequeña plaza se encuentra junto a la fachada trasera del Ayuntamiento pamplonés. En el suelo de esta plaza se puede ver una placa de la Vía Láctea (Camino de Santiago). La Vía Láctea, también llamada Camino de Santiago, puede observarse a simple vista como una banda de luz que recorre el firmamento nocturno, en dirección al oeste, que Demócrito ya atribuyó a un conjunto de estrellas innumerables tan cercanas entre sí que resultan indistinguibles. En 1610 Galileo, usando por primera vez el telescopio, confirmó la observación de Demócrito.

                MERCADO MUNICIPAL DE SANTO DOMINGO

                Es el mercado más antiguo de Pamplona. En él se alternan puestos de alimentos y flores de todo tipo a precios más asequibles. Se construyó en 1876, siguiendo el proyecto del arquitecto José María Villanueva, en el mismo solar que ya ocupara otro mercado destruido por un incendio, y en el punto donde los hortelanos de la Rochapea vendían sus frutos a los habitantes de la ciudad. Su última remodelación tuvo lugar en 1986, cuando se cubrió el patio respetando el esquema propio de los mercados del XIX, organizados en dos niveles en torno al citado patio central.

                SAN SATURNINO

                Hasta el s. XIX se llamó calle de las Bolserías, ya que desde el s. XVI estuvo el gremio de guanteros y bolseros creado al abrigo de la parroquia de San Saturnino.

                MAYOR

                Es la calle más larga y significativa del Casco Antiguo pamplonés. Nace a los pies de la Iglesia de San Cernin y acoge importantes palacios barrocos. Por ella se atravesaba el viejo Burgo de San Cernin, dejando atrás el corazón de la parte vieja, camino de la Taconera. La calle Mayor, arteria principal del Casco Antiguo, es una calle de gran ajetreo comercial durante toda la jornada.

                PALACIO DEL CONDESTABLE

                En la calle Mayor nº 2. Es el mejor edificio civil del siglo XVI que conserva la ciudad de Pamplona. La rehabilitación se ha efectuado para dotarlo como centro cívico del Casco Antiguo (Civivox), aunque piensan también en otras posibles funciones del edificio. La historia del edificio comienza a mediados del siglo XVI. En 1548, el IV Conde de Lerín y Condestable del Reino, que era el dueño de la esquina entre las calles Mayor y Jarauta, compra otras 4 casas colindantes y levanta un palacio renacentista, con un gran patio central para acceder a las estancias y otro patio más interior y más pequeño usado como zona de descanso. Por herencia, pasa al Duque de Alba, quien lo usa muy pocas veces. En 1590 lo cede al Arzobispado durante 150 años hasta que se construye la nueva residencia arzobispal, y, en 1572, el Ayuntamiento lo usa como sede provisional durante 8 años mientras se reconstruye la Casa Consistorial.  En 1889, el Duque de Alba (el bisabuelo de la actual Duquesa de Alba) lo vendió y pasó a manos del nuevo propietario (Juan Seminario). Éste transformó el edificio por dentro y por fuera, desapareciendo la esquina y su balcón a favor de un chaflán y un mirador, surgiendo en el piso bajo locales comerciales (Tejidos Górriz, Almacenes Aldapa, Elósegui y Almacenes Pamplona), y convirtiéndose la planta principal del edificio en sede de algunas instituciones como el Centro Aragonés, el Hogar del Productor o Los Amigos del Arte. En 1997 fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento. Al año siguiente casi llega a ser derribado por estar en estado de ruina, por lo que el Ayuntamiento lo compra en el año 2000 y en 2002 adjudica su rehabilitación a Tabuenca y Leache (las obras duran entre 2005 y 2008). Durante estas obras de rehabilitación se han encontrado restos arqueológicos de un cementerio visigodo (siglos VI-VIII). Los techos de la planta principal poseen un artesonado de madera muy bello que en algunos tramos conserva la policromía original. La Sala Gótica es la dependencia más antigua del edificio (fines del s. XIV o principios del s. XV) y con anterioridad fue usada por una carpintería (hoy se piensa usar como sala de danza). En algunas paredes han aparecido Pinturas Modernistas.

                CASA ATÁUN

                En la calle Mayor nº 32. Este pequeño establecimiento es uno de los comercios con más solera de la ciudad. Data de finales del s. XIX. Desde entonces se han elaborado allí chocolates, tortas de chanchigorri, regalices, merengues, pastas y una larga lista de sabrosas sugerencias. Desde 1985 es propiedad del Ayuntamiento, que saca a concurso su explotación.

                PALACIO DE REDÍN Y CRUZAT

                En la calle Mayor nº 31. Se trata de un antiguo caserón renacentista reformado y reconvertido en la Escuela de Música Elemental Joaquín Maya, donde cursan sus estudios más de 1000 alumnos. Perteneció a los Redín y Cruzat. Restaurado en el s. XVII. Tiene una placa en la fachada dedicada a Martín Redín Cruzat, que fue Gobernador y Capitán General de Galicia y alcanzó la dignidad de Gran Prior de la Orden de Caballeros de San Juan. Este ilustre personaje murió en la Guayra en 1651.

                SOCIEDAD NAPARDI

                En la calle Mayor nº 35. Es la más conocida de las muchas sociedades gastronómicas que existen en la ciudad. Concede cada año, en plenas fiestas de San Fermín, el “Gallico de Oro” al pamplonés más destacado en los campos del arte, la ciencia, las letras o las humanidades. Lo han recibido Alfredo Landa, actor; Miguel de la Cuadra Salcedo, reportero; José Joaquín Arazuri, historiador; Francis Bartolozzi, pintora; Julián Retegui, pelotari; Manuel Turrillas, músico y compositor; José María Pérez de Salazar, periodista; Mariano Carlón, escritor; Los Iruñako, músicos; Don Goyo, locutor de radio; Montxo Armendáriz, director de cine; etc. Esta sociedad es de acceso exclusivo para socios. El 7 de julio, después de la procesión de San Fermín, está abierta al público y hay un aperitivo gratuito.

                LA PRIMERA RADIO DE NAVARRA

                En la calle Mayor nº 43. El 27 de mayo de 1933, a las siete de la tarde, se inauguraba la emisora de Radio Navarra con el distintivo de EAJ 6. Su sede era un edificio pequeño de don Enrique Sanz. En esa primera emisión, la Orquesta Santa Cecilia (hoy Pablo Sarasate), interpretó obras de Beethoven y Sarasate. Actuaron el Orfeón Pamplonés y la Banda de Música de Pamplona. Su primer locutor fue José María Pérez de Salazar, coinventor del Chupinazo.

                PALACIO DE EZPELETA

                Construido en la 1ª mitad del s. XVIII. Portal y escalinata. Vivió en él don José Ezpeleta y Galdeano, nombrado conde en 1797 por Carlos IV, y que llegó a ser Capitán General, Virrey de Nueva Granada, Cataluña y Navarra y abuelo del Duque de Ahumada (el fundador de la Guardia Civil). Es el edificio más barroco de la ciudad.

                IGLESIA DE SAN LORENZO

               El Burgo de San Cernin tenía dos parroquias (San Saturnino y San Lorenzo) debido a la dualidad de pobladores (francos y labradores). Se construyó en 1230; tenía un imponente torreón defensivo de más de 40 metros para proteger el Portal de San Lorente (salida del Burgo hacia Puente la Reina y Estella); esta iglesia fue dañada en 1276, por lo que se produce su reconstrucción en el último tercio del s. XIV con estilo gótico, cuya entrada principal daba a la calle Mayor y cuyo cementerio y claustro daba al Rincón de la Aduana. Tras 1512, quisieron derribar la torre, pero no lo hicieron. Desde 1696 se edifica la Capilla barroca de San Fermín, para lo cual derriban el claustro y el cementerio además de otras 3 capillas de la iglesia. A mediados del s. XVIII se construye una puerta inscrita en el lienzo del campanario ("puerta del campo") hecha en mármol, que subsistió hasta la demolición de la torre en 1901. En 1841, tras el bombardeo del general O'Donell, la torre quedó dañada y se rebajó su altura en más de un tercio; pero la torre amenaza ruina, y, entre 1901 y 1903, se realiza la nueva fachada.

              - Capilla de San Fermín: Se levantó entre 1696 y 1717 con piedras de las canteras de Badostáin. De 1800 a 1805 se reedifica la capilla con decoración neoclásica (lo hizo Santos de Ochandátegui). Las bóvedas son de medio punto con casetones hexagonales en los que se inscriben florones dorados, y, sobre el tramo central voltea una cúpula sobre pechinas con 4 medallones enmarcados por una guirnalda que representan a San Fermín, San Francisco Javier, San Saturnino y San Honesto. Las vidrieras con escenas de la vida y martirio de San Fermín fueron hechas por la casa Mayer de Londres y las colocaron en 1886. En esta capilla tienen lugar todos los actos oficiales sanfermineros de carácter religioso. Además es uno de los templos más solicitados por los novios de Pamplona para casarse.

                - Imagen de San Fermín: Es de fines del s. XV; es una imagen relicario, pues en su pecho se guardan algunas reliquias del santo llegadas de Amiens; en su mano izquierda lleva un báculo de plata parcialmente dorada; la mitra es de latón dorado; en 1687, la imagen fue recubierta por una capa pluvial de plata decorada con motivos florales que le regaló el Ayuntamiento (no se le puede ver, porque lleva por encima varias capas bordadas).

                - Vida de San Fermín: Vivió en el s. III y murió el 25 de Septiembre del año 303. Según la tradición, el presbítero Honesto llegó a la Pamplona romana enviado por San Saturnino para evangelizarla, convirtiendo al senador Firmo y a toda su familia. Su hijo, Fermín, educado por Honesto, recorrió los pueblos de Navarra predicando hasta que a los 24 años se ordenó como sacerdote. Volvió con Honesto a las Galias y, allí en Toulouse, se consagró como primer obispo de Pamplona. Tras un tiempo de apostolado en Navarra, fue a Francia y allí predicó el cristianismo; fue perseguido en Aquitania y Auvernia; fue a Amiens (de donde también era obispo) donde logró muchas conversiones y donde le encarcelaron y decapitaron. Su cuerpo fue sepultado en secreto y apareció siglos después prodigiosamente. En 1186, el obispo de Amiens envió al de Pamplona (don Pedro de París) la primera reliquia (un trozo de cráneo). Durante el s. XVI llegaron otras 3 reliquias en 1522, 1569 y 1597, que fueron colocadas en el óvalo del relicario situado en el pecho de la imagen conservada en San Lorenzo. Esta imagen es muy antigua, de madera guarnecida con chapas de plata imitando ropaje episcopal (1687); la peana es también de plata (1736). Hay también otras reliquias del Santo en la Catedral, en la Basílica de San Fermín de Aldapa, y, en la Capilla de la Casa Consistorial. San Fermín fue patrono del Reino de Navarra desde una época imprecisa. En 1624 las Cortes declaran por único patrón a San Francisco Javier, lo que trajo consigo una serie de pleitos eclesiásticos en los que el Ayuntamiento de Pamplona se opone a esta variación; de modo que el papa Alejandro VII, en 1657, dispone que ambos santos se veneren igualmente como copatronos de Navarra.

                RINCÓN DE LA ADUANA

                Situado justo detrás de la Capilla de San Fermín, en la Iglesia de San Lorenzo. Este lugar era el punto en el que se revisaban todos los géneros que llegaban a la ciudad y en el que se encontraba la estación de viajeros y mercancías del tren Irati. Lo más atractivo de la plaza es una bella imagen de la Inmaculada, la más popular de las imágenes marianas de la ciudad. Se inauguró en 1954 y es obra del escultor Manuel Álvarez Laviado. Hace pocos años se construiyó ahí un aparcamiento subterráneo de uso público.

                - Monumento a José Joaquín Arazuri: (1918-2000). Estudió la carrera de medicina en la Universidad de Zaragoza finalizando en 1944. Ejerció de médico puericultor. Fue historiador de temas pamploneses logrando un archivo de 7.000 fotografías antiguas. Su primer ensayo con el título "Archivo iluminado. La cuesta de la Estación" fue publicado en marzo de 1961 en la revista Pregón.

                Publicaciones:


  • Artículos diversos en la revista Pregón.
  • En la Revista Príncipe de Viana en 1962 el artículo "Pamplona hace noventa años".
  • Pamplona antaño ilustrado con 93 fotografías, en 1965, por el que recibió el Premio Olave.
  • Pamplona estrena siglo, en 1971
  • El Municipio pamplonés en tiempos de Felipe II, en 1973.
  • Pamplona belle époque, en 1974.
  • En la Revista Príncipe de Viana: "La peste en Pamplona en tiempos de Felipe II", "Viejas rúas pamplonesas" y "Calles pamplonesas"
  • Pamplona. Calles y barrios tres tomos editados entre 1979 y 1980. Con 1.168 fotografías antiguas de sus calles.
  • Calles pamplonesas en 1979.
  • Historia de los Sanfermines, 1983-1993.
  • Historias, fotos y "joyas" de Pamplona en 1995.

                Homenajes:
  • Recibió el "Gallico de oro" en 1988 por parte de la Sociedad Napardi.
  • el Ayuntamiento de Pamplona en 1992 le da la Medalla de Oro de la ciudad.
  • En Pamplona desde junio de 2001 existe un paseo con su nombre.
  • El Colegio de Médicos de Pamplona realiza una exposición con 50 fotografías sobre motivos sanitarios, en el año 2001.
  • En julio de 2003 se inauguró un monumento en su honor en el paseo que lleva su nombre, obra del escultor Rafael Huerta.

                PLAZA DE LAS RECOLETAS

                Presidida por el convento de clausura de las Agustinas Recoletas, es conocida popularmente como Plaza de los Ajos porque en ella se instalan desde hace décadas vendedores ambulantes con sus ristras de ajos durante los Sanfermines. Antiguamente se vendía allí el carbón vegetal de las carboneras del norte de Navarra. Justo en el centro de la plaza está enclavada una de las cinco fuentes que Luis Paret diseñó para Pamplona, una pieza con forma de obelisco, con cuatro paredes, cada una con un caño de agua, jalonada por un florero. El suelo de la plaza está algo levantado por la fuerza de las raíces de uno de los árboles más importantes de la ciudad, un ejemplar catalogado como Sófora o árbol de las pagodas, que llegó a Pamplona procedente de China en el siglo XVIII.

                CONVENTO DE LAS AGUSTINAS RECOLETAS 

               Fue construido por el madrileño Juan Gómez de Mora en 1624 y es uno de los dos ejemplos de arquitectura barroca conventual que se conservan en la ciudad. El otro es el de los Carmelitas Descalzos, situado muy cerca. Su fachada rectangular se construyó en piedra y ladrillo. Del interior cabe destacar los magníficos retablos, obra del artista tudelano Francisco de Gurrea, y la imagen de la Virgen de las Maravillas, de veneración popular. El convento, al que no se puede acceder por ser de clausura, mantiene hoy su arquitectura original y las distintas dependencias se distribuyen en torno a un claustro o patio. La orden posee un rico ajuar artístico. Por su ubicación en las murallas, ha sido empleado como cárcel de mujeres en numerosas ocasiones. Según varios testimonios, la esposa y las hijas del general Zumalacárregui estuvieron presas entre sus paredes. Hoy es escenario habitual de las bodas pamplonesas, ya que la contigua Capilla de San Fermín (en la Iglesia de San Lorenzo) suele tener una larguísima lista de espera y resulta casi imposible encontrar la iglesia disponible para tal ocasión. De hecho, son muchos los pamploneses que quieren casarse cerca de su querido santo (San Fermín) y ya resulta dificultoso conseguir hueco hasta en la iglesia del Convento de las Agustinas Recoletas.

                BOSQUECILLO

                JARDINES DEL BOSQUECILLO

               Desde muy antiguo se ha llamado “El Bosquecillo” al espacio triangular situado en la Taconera, cubierto de árboles y atravesados por un andén central.

                - El Árbol de San José: Detrás del Hotel, en lo que hoy en día queda del Bosquecillo, está el llamado “Arbolico de San José”, por ser en marzo cuando brotan en él sus hojas anunciando la primavera al menos con 15 días de antelación sobre los demás árboles. El motivo es el siguiente: se trata de un castaño de Indias distinto al resto de los que se encuentran en el Bosquecillo, pues muy posiblemente sea de una variedad híbrida no registrada que no tiene flores blancas o rojas, sino de color rosado.              

                - La Cruz del Bosquecillo: En el remate aparece la cruz con Cristo crucificado, y, la Virgen rezando y mirando al cielo, y debajo un ángel; en el capitel hay ocho figuras (entre ellas San Lorenzo con la parrilla, San Sebastián y dos obispos); en la columna hay una inscripción gótica y un escudo y unas flores de lis invertidas. La cruz está situada frente al Bosquecillo. La mandó construir el carnicero Martín de Espinal y fue colocada en su lugar el día 12 de abril de 1521.    

                - El Hotel Tres Reyes: Donde en 1963 se inauguró el Hotel de los Tres Reyes (cuatro estrellas), existía un palomar y un estanque con patos y cisnes.

               - Monumento a Navarro Villoslada: Se halla enclavado frente a la fachada principal del Hotel Tres Reyes, quedando englobado en la rotonda que se construyó al reordenar el tráfio de esta zona. La escultura es obra de Collaut Valero y el arquitecto Muguruza. Se inauguró en 1918, coincidiendo con el primer centenario de su nacimiento. El escritor Francisco Navarro Villoslada (Viana 1818-1895) es autor, entre otras novelas históricas, de "Amaya". Navarro Villoslada defendió el regionalismo frente a las corrientes uniformadoras del centralismo liberal, y por ello su literatura adquirió pronto el adjetivo de comprometida. Fue periodista, poeta, autor de textos teatrales, secretario de Carlos VII, historiador y novelista.


    PARQUE DE LA TACONERA

               El topónimo “Taconera” aparece por primera vez en el Poema de Aneliers (1276), el cual trata a cerca de la guerra de la Navarrería. Arazuri lo interpreta como una palabra de origen vascuence a la que le da el significado “de puertas afuera”, es decir, los campos situados al sur y oeste del recinto amurallado en la Edad Media. Martinena limita el topónimo al actual Paseo de Sarasate y a la calle Navas de Tolosa; por el contrario, el Bosquecillo lo considera como mercado del burgo de San Cernin, y, la zona del borde de la meseta sobre el río la identifica como el Campo del Arenal. Para Martín Ugarte, la palabra se compone de “ateak” (puerta), “eri” (de) y “arat” (hacia allí, fuera de). En la 1ª mitad del s. XIX se inició la construcción de los jardines actuales. La Taconera, situada junto al Casco Viejo de la ciudad, es el más antiguo y hermoso de todos los parques pamploneses. Recorrerlo es un placer para los sentidos. Distintas especies de flores y árboles, un pequeño y particular zoo, un tranquilo café, senderos, bancos y fuentes hacen de este enorme jardín, de inspiración versallesca (obra de Víctor Eusa), una de las zonas más románticas y exóticas de la ciudad. En los antiguos jardines, lo fundamental son los paseos, bordeados por grandes olmos (hoy ya no están); lo importante es el ir y venir, el ver y ser visto. El trazado básico desde el s. XVIII resistió todos los intentos de transformación. Los parterres, definidos por setos, son herencia quizá del jardín árabe. El trazado lleno de sinuosidades presenta pequeñas sendas entre la vegetación y rincones recoletos. Hay especies autóctonas y exóticas. Existen rincones con una leve influencia del jardín francés (arbustos convertidos en formas geométricas, plazoletas ocultas detrás de setos recortados que sin ser laberintos sirven para ocultarse de los que pasan).  El sector más cercano a la muralla es quizá propio del jardín latino (los olmos pierden importancia en favor de enormes coníferas y el trazado se pierde en múltiples espacios encerrados en sí mismos que, en conjunto, son el laberinto que falta en el jardín; también está aquí el emparrado y una pérgola de ladrillos con su fuente.

                - Portal de San Nicolás: Erigido en 1666, reinando Carlos II y siendo virrey el duque de San Germán. Tiene una vistosa fachada barroca de sillares almohadillados con tres escudos labrados y una lápida con su inscripción. Se trata de una recreación barroca de un arco del triunfo. Fue en el pasado uno de los seis puntos de entrada a la ciudad amurallada y estuvo colocado, hasta 1915, en las proximidades de la actual iglesia de San Ignacio.  Fue trasladado al inicio del andén central de los jardines de la Taconera, a los cuales sirve de entrada, en 1929, tras el derribo de las murallas de la ciudad.

                - Portal de Taconera: Era gemelo del de San Nicolás y fue desmontado en 1906 para facilitar el paso de vehículos. Sufrió una reforma total en 1954 para ensanchar la calzada. La lápida que tenía se conserva en los jardines de Antoniutti colocada a modo de monumento. Está rodeado de fosos y antiguos baluartes. El Ángel de Aralar, en primavera, abandona su sede y recorre los pueblos bendiciendo los campos en flor. A Pamplona entra por la Taconera (aquí donde estuvo el Portal de Taconera), donde es recibido por miles de personas, y sale días después por el puente de Miluce.

                - La llegada del Ángel de Aralar: El lunes siguiente a la Semana de Pascua se produce la llegada del Ángel de Aralar. En el Parque de Antoniutti le esperan muchas personas y el "Angelico" (San Gabriel) de la Casa de la Misericordia. Ambos ángeles se besan ante los aplausos de los congregados. La comitiva marcha al son de txistus. En 1797, siete bajonavarros disfrazados de carboneros robaron la imagen del Ángel, la partieron en tres y huyeron. Tres de ellos fueron ahorcados en Pamplona y sus manos quedaron expuestas en Aralar. Cuando llega el ángel a Pamplona, en el bosquecillo, tras el Hotel Tres Reyes, se reza un responso por las almas de los 3 ladrones que allí fueron ajusticiados por haber robado la imagen del Arcángel. Luego van por San Antón (los años pares) o San Gregorio (los años impares) hasta la iglesia de San Nicolás, donde se da a besar el ángel y se le canta su himno. Días posteriores, visita muchas iglesias y centros oficiales hasta el domingo, en el cual, tras la misa en la iglesia de San Lorenzo, es despedido por los fieles. Se suele decir que siempre que llega el Ángel de Aralar a Pamplona suele llover, como si trajera la lluvia desde su sierra. Lo cierto es que en esas fechas primaverales el “tiempo” suele ser muy inestable y casi siempre suele llover.                  

                NAVAS DE TOLOSA

     PARQUE DE ANTONIUTTI

    El Parque de Antoniutti se creó en los años 60 sobre los antiguos fosos del Portal de Taconera. Éste se situaba en los actuales W.C. El jardín está bordeado por almez. En su interior hay una gran diversidad de árboles de hoja perenne y caduca. En la zona próxima al escudo procedente del Portal de Taconera, dominan los tilos, alerces y arces a los que les acompaña la secuoya, magnolio, secuoya gigante, álamo blanco y cedro. La pista de patinaje está enmarcada por almez.   

                EDIFICIO SINGULAR

                Situado en la confluencia entre las avenidas de Pío XII y del Ejército, es el edificio de viviendas más alto de Pamplona, con 514,7 metros sobre el nivel del mar (65 metros de altura y 17 pisos). Fue construido en 1976 y aprovecha la línea diagonal de uno de los baluartes derribados de la Ciudadela para la construcción a partir de 1971 de la avenida del Ejército, arteria clave de la ciudad que une el Segundo Ensanche y el barrio de San Juan.

                VUELTA DEL CASTILLO

                PARQUE DE LA VUELTA DEL CASTILLO Y CIUDADELA 

                El Parque de la Vuelta del Castillo está compuesto por extensas praderías sombreadas que rodean la Ciudadela y se halla recorrido por dos caminos. Los árboles forman bosques ajardinados de agradable sombra en verano. Abundan el álamo blanco, el castaño de Indias, el plátano de paseo y el almez. Hacia el puente que da acceso al interior de la Ciudadela hay grupos de cedros junto a una secuoya gigante. Más adelante, vemos cerezos del Japón y tilos. En el frente del rebellín y del puente observamos cipreses, ailanto, arce y abeto rojo.

    Todo este parque no es otra cosa que los antiguos “glacis” de la fortificación que, a principios del s. XVII, contaron con una estacada de madera de haya rodeando el foso. La razón de la conservación de la Vuelta del Castillo es militar, ya que es una zona en ligero desnivel hacia los fosos y las murallas de la Ciudadela en la que no se ha permitido construir. Desde el s. XVII, uno de los paseos predilectos de los pamploneses ha sido “dar la vuelta del Castillo”, es decir, circundar el Castillo Nuevo o Ciudadela por sus glacis. Actualmente es una amplia y cuidada zona verde en la que los paseantes se cruzan con deportistas aficionados al fútbol o al “jogging”. Dispone de bancos, fuentes y caminos empedrados que hacen agradable su tránsito.

    Desde las murallas de la Ciudadela se queman todas las noches de San Fermín las colecciones de fuegos artificiales que reúnen a miles de personas en torno a la propia Ciudadela y a la Vuelta del Castillo en el que, sin duda, se ha convertido en el acto más multitudinario de las fiestas.

                FUENTE DEL HIERRO

                EL BARRIO DE ITURRAMA 

                Significa “madre de la fuente”. Es uno de los barrios más modernos de Pamplona. Antes, todo eran huertas, como San Juan, Mendebaldea y el Mochuelo, y por aquí también pasaba el Plazaola. Todavía quedan algunos edificios de aquella época, entre ellos el antiguo frontón López, que se ha conseguido conservar. Este frontón es de uso gratuito y público, y simboliza el pasado reciente de esa zona, pues pertenecía a una de las antiguas fincas privadas. El barrio de Iturrama surgió en los años 70 en pleno “boom” demográfico y especulativo del terreno en donde hasta entonces sólo había casas de campo en torno al camino de la Fuente del Hierro. Los bloques más o menos uniformes con pocos espacios verdes acogen hoy a familias de clase media acomodada de la ciudad. Al ser uno de los barrios más modernos, también está mucho más ordenado y planificado que los demás. También es agradable que hayan dejado amplios espacios abiertos entre los bloques de viviendas con zonas verdes. La floración de bares y “pubs” de marcha nocturna y la cercanía de la Universidad de Navarra han configurado también su carácter de barrio entre universitario y familiar. En este barrio abundan las calles con nombres de reyes y pintores navarros.

                LA FUENTE DEL HIERRO 

                Es el antiguo Camino de Santiago, que también baja a la Universidad de Navarra. La fuente del hierro es un viejo manantial de aguas con alto contenido en hierro al que tradicionalmente acudían enfermas pamplonesas para fortalecerse. En 1870, el Ayuntamiento adecentó el lugar y construyó una escalera y un pequeño muro de contención. Esa fuente es la que da nombre desde 1968 a una calle que va desde la Vuelta del Castillo hasta la carretera del Sadar. La ampliación de la carretera y el crecimiento del campus universitario le han restado presencia, hasta el punto de que hoy pasa casi desapercibida. Desde hace algunos años, además, se advierte al visitante de que su agua ya no es potable.

                CAMPUS DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA 

                La Universidad de Navarra, obra corporativa del Opus Dei fundada en 1952, reúne cada año en Pamplona a 15.000 estudiantes de toda España repartidos en casi 30 especialidades. Goza de un enorme prestigio entre la comunidad académica de todo el país por su labor pedagógica e investigadora. Además de su fama como centro educativo, uno de los mayores atractivos es su magnífico campus de más de un millón de metros cuadrados abierto a la ciudad (400.000 m2 de pradera y 43.000 árboles). El Edificio Central es de 1960.

                PUENTE DE ACELLA-LANDA

                La traducción es la de "prado de Acella". En el s. XIV aparece el topónimo

Acella referido a un antiguo poblado y a un lugar de horcas en el que fueron ajusticiadas varias personas. Acella quedó despoblado para el siglo XV. Su ubicación aproximada correspondería con los actuales comedores universitarios. El camino de Acella no era otro que el de Santiago, el mismo que en parte hemos conocido hasta los años 1970 con el nombre de "Camino de la Longaniza". Aquel camino, al llegar a Irunlarrea (hoy Clínica Universitaria) descendía bruscamente hacia el río Sadar por el mismo camino en que hoy se halla la capilla de la Virgen del campus universitario, cruzaba el puente llamado de Cizur y alcanzaba Acella, continuando después hacia Cizur Menor. Como puede apreciarse, hoy en día el recorrido original ha sido desviado en gran parte con respecto al original, aunque este puente sigue siendo la salida del Camino de Santiago desde la ciudad de Pamplona.
Comments