3343 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

- Monumento a los Caídos


Se localiza en la Plaza del Conde de Rodezno. Ésta es la única plaza de espíritu barroco de Pamplona, aunque curiosamente se construyó en pleno siglo XX (entre 1942 y 1960). Su finalidad original era rematar la perspectiva de la Avenida de Carlos III. La plaza, rectangular, tiene en su centro un estanque y, delante del Monumento a los Caídos, un espacio con escaleras que ha sido utilizado en ocasiones como escenario para diversos actos.

El Monumento a los Caídos es un edificio dedicado a los navarros muertos (caídos) en la guerra civil 1936-1939 por el bando nacional. Diseñado en 1940 por Víctor Eúsa y José Yárnoz e inaugurado en 1952 por el general Franco, es un típico edificio de la posguerra española. Cierra uno de los extremos de la Avenida de Carlos III y, con ella, el Segundo Ensanche. Destaca sobre el perfil de la ciudad y domina claramente esta zona. La basílica ocupa 1500 m2, a los que hay que sumar 6774 metros más de parque, 954 de arquería y 3823 de escalinatas. Los nombres de los navarros muertos durante la contienda en el bando sublevado figuran en las paredes interiores del edificio. En la cripta están enterrados los generales franquistas Mola y Sanjurjo, y los de los combatientes más anciano y más joven que murieron en el mismo bando. La cúpula presenta unas pinturas del pintor valenciano Stolz y textos del que fuera Primado de España durante la guerra, el cardenal Gomá. En la actualidad se ha recuperado para la ciudad como sala de exposiciones artísticas y espacio cultural tras un acuerdo entre el Ayuntamiento y el Arzobispado. Un ala del complejo acoge la parroquia de Cristo Rey.