3432 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

- Basílica de San Fermín de Aldapa


           Se localiza en la explanada que se extiende frente al Palacio de los Virreyes (actual Archivo Real y general de Navarra), en el lugar donde según la tradición se encontraba la casa natal de San Fermín. Este lugar situado en cuesta (de ahí su nombre de Aldapa), constituyó el primer asentamiento de la civilización romana en Pamplona. Las excavaciones realizadas en el crucero y en la sacristía de la iglesia dieron como resultado la aparición de un mosaico romano y parte de unas termas, mientras que en el nivel superior se hallaron los cimientos de la primitiva ermita de San Pedro de los Reyes de Navarra. Por otro lado, bajo el jardín trasero de la basílica, lugar en el que se quiso construir un parking subterráneo para poder acercarse en coche hasta el Archivo, se hallaron restos de cimentaciones romanas e incluso apareció un sello con la inscripción de su propietario Cayo Celso ?, rico comerciante y mercader de la pamplona romana.

Allí hubo una capilla que en 1255 estaba bajo la advocación de San Pedro y que en 1531 aparece ya dedicada a San Fermín. Esa primitiva capilla desapareció y en 1701 se reconstruye de nuevo en estilo barroco, inaugurándose el 25 de septiembre (fecha del martirio del santo). En 1883 se hicieron cargo de la basílica los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (Padres Claretianos). Estos ampliaron la nave de la iglesia (Julián Arteaga), duplicando la capacidad del templo, aunque también realizaron una nueva fachada acorde con el gusto de la época y recrecieron la casa del convento con un piso más.

            RETABLOS

           El retablo mayor es obra de Fermín Istúriz, en el año 1922, de estilo ecléctico. En él se venera la imagen de San Fermín de medio cuerpo que podría ser del siglo XVI dados los rasgos físicos del rostro, con mentón redondeado y en general fina talla. A ambos lados del retablo mayor se disponen dos retablos historicistas dedicados a San José y al Sagrado Corazón. En el Lado del Evangelio se localiza el retablo del Crucificado que podría ser de los siglos XVII o XVIII.


            VIDA DE SAN FERMÍN 

           Vivió en el s. III y murió el 25 de Septiembre del año 303. Según la tradición, el presbítero Honesto llegó a la Pamplona romana enviado por San Saturnino para evangelizarla, convirtiendo al senador Firmo y a toda su familia. Su hijo, Fermín, educado por Honesto, recorrió los pueblos de Navarra predicando hasta que a los 24 años se ordenó como sacerdote. Volvió con Honesto a las Galias y, allí en Toulouse, se consagró como primer obispo de Pamplona. Tras un tiempo de apostolado en Navarra, fue a Francia y allí predicó el cristianismo; fue perseguido en Aquitania y Auvernia; fue a Amiens (de donde también era obispo) donde logró muchas conversiones y donde le encarcelaron y decapitaron. Su cuerpo fue sepultado en secreto y apareció siglos después prodigiosamente. En 1186, el obispo de Amiens envió al de Pamplona (don Pedro de París) la primera reliquia (un trozo de cráneo). Durante el s. XVI llegaron otras 3 reliquias en 1522, 1569 y 1597, que fueron colocadas en el óvalo del relicario situado en el pecho de la imagen conservada en San Lorenzo. Esta imagen es muy antigua, de madera guarnecida con chapas de plata imitando ropaje episcopal (1687); la peana es también de plata (1736). Hay también otras reliquias del Santo en la Catedral, en la Basílica de San Fermín de Aldapa, y, en la Capilla de la Casa Consistorial. San Fermín fue patrono del Reino de Navarra desde una época imprecisa. En 1624 las Cortes declaran por único patrón a San Francisco Javier, lo que trajo consigo una serie de pleitos eclesiásticos en los que el Ayuntamiento de Pamplona se opone a esta variación; de modo que el papa Alejandro VII, en 1657, dispone que ambos santos se veneren igualmente como copatronos de Navarra.