3430 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

- Palacio Real

                   

                El Palacio Real de la Navarrería es también conocido por el nombre de  Palacio de San Pedro o de los Virreyes. Durante el s. XII estuvo aquí la mansión del linaje de los Almoravid. Hacia 1190, los de la Navarrería la donaron al rey Sancho el Sabio; su hijo, Sancho el Fuerte, dio el palacio con su capilla, hórreo y bodega al obispo de Pamplona en agradecimiento por su ayuda en la guerra con Castilla; pero, al morir, Teobaldo I reivindica el palacio. Esto trajo consigo la aparición de pleitos por la propiedad durante el s. XIV, por lo que la mitra cedía su derecho por no enemistarse con los reyes. Carlos II, en 1366 lo cede de nuevo al obispo don Bernardo de Folcaut, que caído en desgracia, huyó y por tanto pasa de nuevo al rey. En en este palacio murió Carlos II el Malo. En tiempos de Carlos III vivían él y el obispo bajo el mismo techo, por lo que en 1427, siendo administrador apostólico de la diócesis el patriarca don Lancelot, de sangre real, lo dona a la reina Doña Blanca. El Palacio tenía al menos 2 torres (Torre Chica y Torre Susana); los aposentos reales daban al río; había un amplio jardín o vergel hacia el río y otro más pequeño hasta la actual calle del Carmen. Muy cerca estaba en el s. XIII la iglesia de San Pedro (quizá donde hoy está la Capilla de San Fermín de Aldapa). Entre 1539 y 1841 pasaron a residir aquí los virreyes nombrados por el rey de Castilla. En 1592 se hospedó en él Felipe II y se colocó el escudo que hay sobre la puerta principal que se trajo del castillo viejo. José Bonaparte pasó su última noche como rey de España en este palacio. Tras 1841 sirvió de alojamiento a los capitanes generales y a las dependencias de la Capitanía, extinguida en 1880. Desde 1880 hasta 1972 lo habitaron los gobernadores militares.

    Hoy es la sede del Archivo General de Navarra., obra de Rafael Moneo (inaugurado por los reyes en  el año 2003). Rafael Moneo es el único arquitecto español que ha recibido en 1996 el Premio Pritzker (algo así como el Nóbel de la arquitectura). Además  tiene también la Medalla de Oro de la Academia de Arquitectura de Francia y la Medalla de Oro de la Unión Internacional de Arquitectos.

    Por otro lado, cuenta con una Sala de Exposiciones que lleva el nombre del rey que mandó construir el Palacio (Sancho VI el Sabio). Se trata de la mejor sala del edificio y que se halla cubierta por una bóveda protogótica muy peculiar. Esta sala, originariamente, tenía las funciones de bodega y cillería (almacen de los granos obtenidos por mediación de los impuestos).