3431 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

- Museo de Navarra


            Decir Museo de Navarra es hablar del más valioso museo de Pamplona. Instalado en el antiguo Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia, frente al Palacio Real y presidiendo el arranque de la cuesta de Santo Domingo, alberga colecciones arqueológicas y artísticas relacionadas directamente con Navarra a lo largo de su historia.

            SEDE MUSEÍSTICA DESDE 1956

            La creación de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra en 1860, con el objetivo de salvaguardar el disperso patrimonio Mueble navarro, supuso el origen de lo que el 28 de junio de 1910 se inaugura como Museo Artístico-Arqueológico de Navarra. Su primera sede fue el edificio de la actual Cámara de Comptos. Tras la creación de la Institución Príncipe de Viana en 1940, la creciente amplitud de los fondos exige en 1956 el traslado a su sede actual.

            LA FACHADA DEL ANTIGUO HOSPITAL

            Del primitivo hospital de Nuestra Señora de la Misericordia sólo sobreviven la fachada plateresca de Juan  de Villarreal y la capilla anexa. En ella figura la fecha de ejecución: 1556. El edificio fue hospital civil hasta 1925.

            LA CAPILLA DEL HOSPITAL

            La iglesia del antiguo hospital (1547) es obra de Remiro de Goñi, arcediano de la Catedral. Es uno de los tres ejemplos del denominado estilo gótico-renacimiento que hay en Pamplona. Otros dos son las iglesias de Santo Domingo y San Agustín. Acaba de ser rehabilitada como sala permanente de arte sacro renacentista y barroco (1997). Su portada barroca (1773) procede de la iglesia de la Soledad, de Puente la Reina, y fue colocada aquí en 1934. En los primeros tiempos del Museo, tras su apertura en 1956, la iglesia del antiguo Hospital General de Nuestra Señora de la Misericordia se convirtió en capilla universitaria. En la década de los ochenta dejó de ser un lugar para el culto y pasó al recinto museístico como sala de exposiciones temporales y almacén.

            LA GALERÍA AZUL

            La galería azul separa el vestíbulo de las oficinas. Ocasionalmente, sirve para alojar exposiciones temporales de pequeño formato.

            LA COLECCIÓN DE LA CRUJÍA OESTE

            En 1990 la reina Doña Sofía inauguró el “nuevo” Museo de Navarra, según el proyecto de Jordi Garcés y Enric Soria, que sitúa la colección permanente en las cuatro plantas de la crujía oeste del edificio, ordenadas cronológicamente de abajo a arriba.

            PATIO ACRISTALADO

            Tras la última reforma, el patio central fue cubierto y convertido en vestíbulo. En él destacan una estatua del roncalés Fructuoso Orduna (“Pureza”, 1920) y un mosaico romano (siglo IV) de la villa de Ramalete (Tudela). Desde el vestíbulo, que hace de distribuidor, se accede al salón de actos.

            TRACERÍAS GÓTICAS DEL JARDÍN

            La planta baja está dedicada a exposiciones temporales y conferencias. En el jardín que da a las murallas se exponen al aire libre algunos mosaicos y restos arqueológicos. Destacan, a modo de mirador, unas tracerías góticas procedentes del Monasterio de Iranzu.

            MOSAICO DE DULCITIUS (RAMALETE)

            En el sótano del Museo, rodeado de vitrinas con restos de joyas, utensilios y armas, entre otros objetos, sobresale el mosaico romano de Ramalete (Tudela) de forma octogonal, que representa al cazador Dulcitius a punto de capturar a una cierva.

            LA COLECCIÓN

            - Planta 1: Prehistoria (sótano), Arte romano (sótano y planta 1) y Arte medieval (románico, musulmán y mural gótica).

Destaca la Arqueta de Leyre, ejemplo excepcional de marfil hispano-árabe procedente del monasterio de Leire y realizado en el año 1005 en el taller de Medina Zahara para el hijo de Almanzor. Muestra escenas de la vida cortesana.

            - Planta 2: Arte medieval (tablas góticas, mural gótica y orfebrería) y Renacimiento.

También destaca el Cáliz de Carlos III, regalo de dicho rey a Santa María de Ujué con motivo de su peregrinación a pie hasta el santuario acompañado de su mujer y sus hijas. Es una pieza de gran calidad que fue realizada por Fernando de Sepúlveda en 1394. En el nudo lleva en esmalte traslúcido las cadenas de Navarra y los lises de Evreux, y en el pie un Cristo sedente también en esmalte. El Museo alberga un auténtico tesoro de orfebrería medieval.

Por otro lado, también destaca el Mural de Óriz. Se trata de unas grisallas realizadas al temple que narran pasajes de la guerra de Sajonia y de la victoria de Carlos V en Mühlberg. Este mural del siglo XVI está inspirado en grabados y tiene el valor de ser uno de los dos conjuntos sobre esta batalla que se conservan en España. El otro está en Alba de Tormes.

            - Planta 3: Barroco (cobres y pintura española de los siglos XVII y XVIII), Siglo XIX (Goya y pintura navarra del siglo XIX).

            “El Marqués de San Adrián” (1804) es la obra cumbre del Museo y lleva la firma de Goya. Se trata de uno de los mejores retratos del pintor aragonés, amigo personal del marqués, de nombre José María de Magallón y Armendáriz. El noble, un afrancesado que aparece vestido para montar a caballo, llegó a ser chambelán de José Bonaparte, rey títere de Napoleón en España.

            - Planta 4: Siglo XX (pintura navarra del siglo XX).