CURIOSIDADES‎ > ‎

Santa María la Real


La imagen titular de la Catedral de Pamplona es una Virgen románica del siglo XII, también conocida como Virgen del Sagrario. Se trata de la más antigua de las imágenes marianas conservadas en Navarra. Está hecha en madera y se encuentra revestida de plata, siendo uno de los más antiguos trabajos en plata que se conocen. Ante ella se coronaban, bautizaban o bendecían los reyes navarros. De ahí le viene el sobrenombre de “la Real”. El Niño es un añadido del siglo XVII y el trono es del siglo XVIII.

El centro auténtico de la catedral de Pamplona es la imagen de Santa María, asentada en su trono de plata. Se trata de una talla románica de madera policromada del siglo XII. Se la puede llamar Reina de Navarra, Señora de nuestras Cortes, amparo de nuestros obispos, presidenta del cabildo metropolitano, Madre de su Corte y de cuantos ante ella se postran diciéndole “Salve Virgen Reina, Reina Virgen Salve” o de tantos “esclavos” suyos que a sus plantas desgranan el Rosario llamándole “Madre celestial, libra a tus esclavos de pena mortal”. Es imagen, ante todo histórica, si bien, como la gran mayoría, adornada con su leyenda, en este caso sobrecargada de fantasía. Nada menos que a San Pedro se atribuye su llegada a estas tierras.
De todos modos, aparte leyendas, la imagen de Santa María de la Catedral de Pamplona llena todos los hitos de nuestra historia y se ve adornada con los principales acontecimientos de la misma. Se la denomina con tres títulos: Santa María de Pamplona, Virgen del Sagrario y Santa María la Real. Además, esporádicamente, se le ha llamado “La Blanca”, y sabedores de que su fiesta se celebra el día de La Asunción, también ha sido llamada “Virgen del Medio Agosto” en los documentos de los reyes navarros, siendo el misterio de la Asunción al que se halla dedicada la catedral.

- Santa María de Pamplona.

Este es el título más antiguo de esta Virgen de la Catedral, desde la época en que el obispo Pedro de Roda inicia la construcción de la fábrica románica a comienzos del siglo XII. Pero un siglo antes, en documentos coetáneos a Sancho III el Mayor, cuando la sede episcopal retorna de Leyre, se habla de volver a “Sancta María de Pamplona”. Sería interminable la enumeración de documentos antiguos en los que Santa María aparece como Señora ciudadana. Baste aportar, a modo de síntesis, las páginas del Fuero cuando recuerda “todo rey de Navarra se debe levantar en Sancta María de Pamplona; se oviere de echar moneda dévela echar en ella”.

- Virgen del Sagrario.

Unos dicen que este segundo nombre se debe al hecho de tener en la parte superior de la cabeza una hendidura por detrás a modo de cajita con puerta en la que se guardaban reliquias y, a veces, la eucaristía. Otros apuntan motivos distintos. Lo cierto es que existe un documento ya en 1642 en el que a nuestra imagen se la denomina Virgen del Sagrario o Madre de Dios del Sagrario. Este cambio de nombre se debe, sin duda, a que la imagen era guardada en un tabernáculo o sagrario de plata, con sus puertas adornadas y su conopeo mariano, al gusto muy de la época según el uso de varias catedrales históricas, entre ellas la primada de Toledo.

- Santa María la Real.

El título de Santa María la Real se debe a que ante Santa María de Pamplona eran coronados y proclamados los reyes de Navarra. La proclamación consistió durante siglos en levantar a los reyes sobre un pavés, una vez jurados ante Santa María los fueros, usos y costumbres del reino. El acto era realizado en presencia del obispo por los nobles y ricohombres de Navarra en representación de las Cortes y en presencia del pueblo que aclamaba frenético ¡real, real, real! Mientras se aprestaba a recoger las monedas que arrojaba el nuevo monarca y que eran las primeras que en su reinado salían de los troqueles de la Real Casa de la Moneda de la Cámara de Comptos sita en las Tecenderías Viejas. Este tercer título, aunque se le ha dado siempre, lo ostenta de manera especial y casi exclusiva desde el año 1946, año en que la gloriosa imagen fue coronada como Reina de Navarra en un acto de esplendores únicos por el cardenal Arce, legado pontificio, y por el Conde de Rodezno, vicepresidente de la Diputación Foral.

(Ver también: PATRIMONIO RELIGIOSO – Leyendas y Tradiciones Marianas en Pamplona)