CURIOSIDADES‎ > ‎

La Virgen del Camino


Esta pequeña imagen románica, fechada en la segunda mitad del siglo XII, asocia a su extendida devoción una entrañable narración barroca que precisa las circunstancias de su aparición. Corría el año 1487, cuando una mañana ocurrió en Pamplona un hecho insólito. Cuando los madrugadores entraron para oír la primera misa en la parroquia de San Cernin, quedáronse admirados al ver sobre una viga (la misma que hoy existe encima del altar mayor) una pequeña imagen de la Virgen. La alegría fue grande y nadie supo dar una explicación de aquella prodigiosa aparición. La voz corrió por todos los rincones de Navarra y llegó hasta los oídos de los vecinos de Alfaro, en La Rioja, que  más o menos por entonces habían sufrido el robo de su “Virgen del Camino Real”. Estos vinieron a Pamplona a reconocer la imagen, pues sospechaban que podía ser la misma que les habían robado. Exigieron su inmediata devolución, pero tuvieron que esperar a que los tribunales les dieran la razón. Así pues, se volvieron a su ciudad llevando consigo la imagen. Pero a los pocos días volvió a desaparecer de su ermita y, misteriosamente, volvió a situarse en Pamplona, en la misma iglesia y sobre la misma viga que la primera vez. Los de Alfaro, en vista de este segundo prodigio cedieron en su pretensión, quedando la imagen definitivamente en Pamplona.

Hasta finales del siglo XVI, la imagen de la Virgen permaneció sobre la viga de la aparición protegida por una urna, pero los fieles y el Cabildo de San Cernin, deseosos de tenerla más cerca para honrarla, la bajaron y la colocaron en la capilla del Cristo. La viga, sin embargo, permaneció a pesar de las reformas posteriores. Es la viga que hoy podemos observar encima del presbiterio; la misma en la que hoy podemos leer la siguiente inscripción en letras doradas: “Apareció aquí nuestra Señora del Camino, año 1487”.

Desde el primer momento fue tan grande la devoción a esta imagen que la capilla se les quedaba pequeña. A mediados del siglo XVIII se construyó la actual capilla, cuya primera piedra se puso el 10 de junio de 1758. Las obras concluyeron en 1776. Esta capilla, en el corazón mismo del burgo de San Cernin, ha sido y es el corazón mariano de los pamploneses. Las fiestas históricas en su honor figuran en los anales de la ciudad. Por sus idas y venidas de Alfaro, por las innumerables veces que sus devotos la han sacado de su trono para pasearla por la ciudad en rogativas penitenciales en petición de lluvia o de bonanza, de ayuda contra pestes o malas fiebres, la Virgen del Camino ha sido apellidada la “farandurela”, apelativo cariñoso del hijo que confía en la Madre.

Es conocida popularmente como Patrona de Pamplona. No lo es canónicamente. En la celebración de su V Centenario (24 de mayo de 1987), sí fue proclamada solemnemente “Reina y Señora de Pamplona”.


(Ver también: RECORRIDOS POR LA CIUDAD – Ruta de los Edificios de Interés - Iglesia de San Saturnino)

(Ver también: PATRIMONIO RELIGIOSO – Leyendas y Tradiciones Marianas en Pamplona)