CURIOSIDADES‎ > ‎

La Gamazada


En los últimos años del siglo XIX, la prensa navarra, con independencia de su ideología, hizo auténticas campañas en defensa de los Fueros de Navarra. En este ambiente estalló la “Gamazada”, movimiento antigubernamental surgido en Navarra contra los intentos antiforales del ministro de Hacienda, Germán Gamazo, y que consiguió encender el patriotismo de la población. El periódico de Tudela, “El Anunciador Ibérico”, lanzó desde sus páginas en junio de 1893 la idea de que cada pueblo diera el nombre de Plaza de los Fueros a la plaza mayor o calle de más importancia. La idea que fue trasladada a toda la provincia a través de las páginas de “El Eco de Navarra”, diario de Pamplona, tuvo una gran acogida a la vista del actual nomenclátor de plazas de Navarra.

El 4 de junio de 1893, al estallar la “Gamazada” o gran manifestación provincial que tuvo lugar en Pamplona y que convulsionó a Navarra, “El Anunciador Ibérico” llevó un estandarte propio en el que se leía la inscripción “Viva Navarra-Vivan sus Fueros”, justo una semana antes de lanzar la propuesta de dedicar a los Fueros la plaza o calle más importante de cada población.

Durante 1894, “El Anunciador Ibérico” prosiguió con su campaña en defensa de los Fueros y contra la política centralista de Gamazo, hasta que éste fue cesado en el Gobierno, momento en que publicó en su primera página (12 de marzo de 1894) una gran esquela funeraria anunciando el fallecimiento (políticamente hablando) del odiado ministro. El primer éxito de la propuesta le llegó a dicho periódico en su propia ciudad. El 1 de septiembre de 1893, el Ayuntamiento de Tudela rebautizó a la Plaza Nueva con el nombre de Plaza de los Fueros.

El Monumento a los Fueros, ubicado en el Paseo de Sarasate de Pamplona, mide alrededor de 25 metros de altura. Fue proyectado por Manuel Martínez Ubago y fue erigido en 1903 por suscripción popular para conmemorar la defensa del régimen foral navarro frente al frustrado proyecto del ministro de Hacienda, Germán Gamazo, que en 1893 pretendió suprimir los privilegios fiscales de Navarra, en lo que se conoce popularmente como la Gamazada. Nunca ha sido inaugurado oficialmente. El monumento muestra los escudos de los pueblos que tenían asiento en las Cortes del Reino y esculturas alegóricas del Trabajo, la Paz, la Justicia, la Autonomía y la Historia. Está rematado por una matrona de bronce que simboliza a Navarra, con las cadenas en su mano derecha y la Ley Foral en la izquierda. Cinco placas recuerdan el motivo de su construcción y el sentido de los fueros: “Se erigió este monumento para simbolizar la unión de los navarros en la defensa de sus libertades, libertades aún más dignas de amor que la propia vida”, dice una de ellas. “Juraban nuestros reyes guardar a la corona y hacer guardar los Fueros, sin quebrantamiento alguno, mejorándolos siempre y nunca empeorándolos, y que toda transgresión a este juramento sería nula, de ninguna eficacia y valor”, añade otra. En la actualidad, es un punto de encuentro.

(Ver también: RECORRIDOS POR LA CIUDAD – Ruta Urbanística)

(Ver también: MAPA INTERACTIVO – Monumento a los Fueros)