3430 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

CURIOSIDADES‎ > ‎

El Irati y el Plazaola


La calle Yanguas y Miranda de Pamplona tiene carácter fronterizo. Separa el ensanche viejo del nuevo. Cuando éste comenzó a construirse en 1922, y hasta los años 60 del siglo XX, acogió numerosos edificios y cuarteles militares en torno a la Ciudadela. También es calle de aroma ferroviario, ya que hasta los años 50 albergaba la estación de los trenes Irati y Plazaola. En 1950 una única estación construida en la actual avenida del Conde de Oliveto, frente a la antigua estación de autobuses, reunió al Irati y al Plazaola. Se trataba de dos pequeños ferrocarriles navarros de vía estrecha. El Irati unía Pamplona, Aoiz y Sangüesa (58 km) y se inauguró el 23 de abril de 1911. Su nombre se debe a que en un momento de su trazado recorría el espectacular paisaje por el que el propio río Irati atraviesa la Foz de Lumbier. Fue uno de los pioneros de la tracción eléctrica en España. El Irati transportaba, sobre todo, madera de los bosques del pirineo que se dedicaba a la construcción en Pamplona, aunque también solía llevar pasajeros. El viaje a Sangüesa duraba 2 horas y 15 minutos, tras recorrer algunos paisajes tan sugerentes como el que existe en la Foz de Lumbier, con sus dos túneles y su trazado oculto por las paredes de la propia foz. El servicio, deficitario, se suspendió definitivamente en 1955. El Plazaola, a vapor, unía Pamplona y San Sebastián (95 km) y se inauguró el 19 de enero de 1914. Su nombre se debe a que en un principio era un tren minero que transportaba hierro de las minas de Plazaola hasta Andoáin, en Guipúzcoa. Luego se amplió la línea para unir ambas capitales. Alcanzaba una velocidad de 62 km/h y el viaje duraba 4 horas. Hubo que construir numerosos túneles y puentes en su trazado. Destacaba el túnel de Huici, de 2700 metros, uno de los más largos de España. Tras unas graves riadas, el servicio se suspendió en 1953. Túneles, estaciones, postes y hasta vías son vestigios de ambos trenes que todavía hoy se pueden ver en su antiguo recorrido. El Plazaola todavía conserva en Pamplona su puente por el que en el pasado atravesaba el río Arga.

 

EL PLAZAOLA

Este ferrocarril de vía estrecha fue construido por la Compañía Minera Guipuzcoana para trasportar el mineral de hierro desde las minas de Plazaola hasta la estación de Andoáin, con un recorrido de 22 kilómetros. Este primer tramo se inauguró en 1902. En 1910 se construye la continuación de aquella primera línea desde Andoáin hasta Pamplona. En 1911 se inauguró la continuación del trazado desde Andoáin a Lasarte y San Sebastián. Por fin, en 1914, se inauguró la línea entre San Sebastián y Pamplona. Al principio aquel ferrocarril tenía el nombre de “Leizarán”.

En Pamplona, dicho ferrocarril cruzaba un puente que se halla ubicado sobre el río Arga, en el barrio de la Rochapea, junto al túnel por encima del cual corre la avenida de Guipúzcoa. La primera estación del Plazaola estuvo en la avenida de Zaragoza, donde está la Casa Sindical. Desde ahí seguía por la plaza de los Fueros, por detrás de la Casa de Misericordia, avenida de Sancho el Fuerte, pasaba por debajo del Puente de los Suicidas (por los desgraciados que se quitaron la vida arrojándose al tren a su paso por aquel lugar), continuaba por la Biurdana, Trinitarios, cruzaba el puente del Plazaola sobre el Arga para entrar en la Rochapea y seguía el trazado de la actual calle Bernardino Tirapu hasta llegar a la estación del Empalme, en donde hacía transbordo de mercancías para la estación del Norte (hoy la RENFE). El puente sobre el Arga se lo llevó una riada en 1930, y en 1931 se construyó el actual. En 1948 la estación de la avenida de Zaragoza se trasladó a la nueva construida en la avenida del Conde Oliveto. En 1950, en la misma estación se instaló también el Irati, el cual cambió su recorrido hasta Villava por la vía del Plazaola hasta el Empalme, siguiendo después un nuevo trayecto por detrás del Manicomio para llegar a Villava y seguir el antiguo hasta Sangüesa. El Plazaola funcionó hasta 1954, mientras que el Irati dejó de funcionar en 1955, poniéndose fin a los ferrocarriles de vía estrecha en nuestra ciudad.

 

EL IRATI

En la avenida de Guipúzcoa, frente al arranque de la Cuesta de la Reina, la Sociedad de “El Irati” instaló un transformador para el servicio de su ferrocarril, ya que se trataba de un tranvía eléctrico. Este ferrocarril se inauguró en 1911 y cubría la línea desde Pamplona hasta Aoiz y Sangüesa. Aquel ferrocarril tenía la estación para viajeros y mercancías en el Rincón de la Aduana, pero también tenía una estación para viajeros en el Paseo de Sarasate, y las cocheras se encontraban en la actual avenida de la Baja Navarra (donde está el antiguo Ambulatorio General Solchaga, hoy llamado Doctor San Martín). De la Taconera salía un ramal hasta la Estación del Norte para hacer un empalme y transbordo de mercancías y viajeros con la red nacional. En los últimos años, aquel ferrocarril de vía estrecha compartió con el Plazaola la misma estación situada entre la avenida de Zaragoza, y las calles Tudela y Yanguas y Miranda, con fachada a Conde Oliveto. En 1955 dejó de funcionar aquel arcaico armatoste.



(Ver también: RECORRIDOS POR LA CIUDAD – Ruta Urbanística)

(Ver también: RECORRIDOS POR LA CIUDAD – Parques y Jardines – Río Arga)