3348 días hasta
el VI Centenario del Privilegio de la Unión de Pamplona

GRACIAS POR TU VISITA

VISITANTES

CURIOSIDADES‎ > ‎

El Bosquecillo


    Desde muy antiguo se ha llamado “El Bosquecillo” al espacio triangular situado en la Taconera, cubierto de árboles y atravesados por un andén central. Donde en 1962 se construyó el Hotel de los Tres Reyes, existía un palomar y un estanque con patos y cisnes. Detrás del Hotel, en lo que hoy en día queda del Bosquecillo, está el llamado “Arbolico de San José”, por ser en marzo cuando brotan en él sus hojas anunciando la primavera al menos con 15 días de antelación sobre los demás árboles. El motivo es el siguiente: se trata de un castaño de Indias distinto al resto de los que se encuentran en el Bosquecillo, pues muy posiblemente sea de una variedad híbrida no registrada que no tiene flores blancas o rojas, sino de color rosado. Además sus hojas son más pequeñas, oscuras, de pedículo más corto, con más pelusa lanuda en el envés, y con la cubierta del fruto más gruesa. Merece la pena acercarse por ese lugar y en esas fechas para comprobarlo con nuestros propios ojos, ya que es el único árbol de esa área al que ya le empiezan a salir las hojas, mientras los demás castaños de Indias permanecen desnudos.

    Convento de San Francisco: Se construyó en 1247. En 1460 fue demolido por necesidades guerreras. Poco después de su destrucción, se levantó otro en el mismo lugar mayor y más suntuoso. En el sitio de Pamplona en 1512, el Duque de Alba se instaló en él y lo convirtió en el cuartel general de las tropas castellanas. En 1521, por orden del emperador Carlos I, se derribó.

    Adecentamiento del Bosquecillo: A principios del siglo XX, el Bosquecillo era un lugar medio salvaje, descuidado, de suelo irregular y pantanoso, con árboles jóvenes y cubierto de matas. Al desmontarse el Portal de la Taconera, se aprovechó la tierra sobrante para rellenar e igualar el suelo del Bosquecillo. A partir de 1906, los pamploneses pudieron disfrutar de esta zona de la ciudad.

    La llegada del Ángel de Aralar: El lunes siguiente a la Semana de Pascua se produce la llegada del Ángel de Aralar. En el Parque de Antoniutti le esperan muchas personas y el "Angelico" (San Gabriel) de la Casa de la Misericordia. Ambos ángeles se besan ante los aplausos de los congregados. La comitiva marcha al son de chistus. En 1797, siete bajo-navarros disfrazados de carboneros robaron la imagen del Ángel, la partieron en tres y huyeron. Tres de ellos fueron ahorcados en Pamplona y sus manos quedaron expuestas en Aralar. Cuando llega el ángel a Pamplona, en el bosquecillo, tras el Hotel Tres Reyes, se reza un responso por las almas de los 3 ladrones que allí fueron ajusticiados por haber robado la imagen del Arcángel. Luego van por San Antón (los años pares) o San Gregorio (los años impares) hasta la iglesia de San Nicolás, donde se da a besar el ángel y se le canta su himno. Días posteriores, visita muchas iglesias y centros oficiales hasta el domingo, en el cual, tras la misa en la iglesia de San Lorenzo, es despedido por los fieles. Se suele decir que siempre que llega el Ángel de Aralar a Pamplona suele llover, como si trajera la lluvia desde su sierra. Lo cierto es que en esas fechas primaverales el “tiempo” suele ser muy inestable y casi siempre suele llover.


(Ver Recorridos por la Ciudad - Ruta de los Parques y Jardines - La Tacionera)