PATRIMONIO‎ > ‎Patrimonio Militar‎ > ‎

- Cuarteles

CUARTEL DE ARTILLERÍA (de Diego de León).

Aquel gran cuartel construido en piedra fue estrenado el 28 de octubre de 1930 por el Regimiento de Caballería de Almansa, trasladado desde el viejo Cuartel de Caballería. Los primeros años se le denominó Cuartel Nuevo de Caballería. Su título oficial  era el de Cuartel de Diego de León. Después de Almansa estuvo una Unidad de Ingenieros Zapadores (por eso durante varios años se le llamó Cuartel de Ingenieros) con una sección montada. Más tarde, estuvieron instaladas varias unidades de Infantería y finalmente el Regimiento de Artillería que se trasladó a los cuarteles de Aizoáin. Fue derribado en 1971.

CUARTEL DE CABALLERÍA (de San Nicolás).

Hasta la segunda mitad del siglo XVI, la actual Plaza del Vínculo estaba situada “fuera-puertas”, en la Taconera. Al construirse la Ciudadela, se convirtió en los glacis de la misma, como hoy la Vuelta del Castillo, pero en la zona urbana, dentro del cerco amurallado. En los comienzos del siglo XVIII, como en la actualidad ocurre con la Taconera, existía un frondoso y agradable bosquecillo. Fue en aquella época cuando en su parte sur, paralelo a la muralla (que corría aproximadamente por donde hoy la calle de García Ximénez), se construyó un tinglado o cobertizo para almacenar la madera de las fortificaciones. Este gran barracón ocupaba, poco más o menos, la parte de la calle Estella actual, desde sus comienzos hasta la zona frontera del antiguo Cine Alcázar (anteriormente Frontón Percáin). En 1764 se edificó el Vínculo en su lado este, iniciándose así en aquella centuria, dos de los límites de la futura plaza.

El almacén de madera que he citado, se utilizó posteriormente como depósito de balas que se traían a la ciudad desde la fundición de Eugui, transformándose en 1787 en cuartel para la caballería. Aquel cuartel de larga fachada a la entonces calle de San Ignacio (actual calle de Estella), tenía su entrada principal en la parte estrecha que accedía a las inmediaciones del Portal de San Nicolás. Al construirse en 1882 la Comandancia de Ingenieros, quedó entre ambos edificios una calleja inmunda y maloliente, paso de comunicación durante algunos años entre el primero y el último tramo de la calle de García Castañón cuando estaba en construcción. Aquel cuartel fue habilitado para hospital militar en febrero de 1793, en previsión de una guerra con Francia. Aquel cuartel se llamó siempre, oficialmente, Cuartel de San Nicolás. Su derribo se efectuó en 1934.

Durante los años 1850 y 1851, las corridas de toros se celebraron en la hoy Plaza del Vínculo, en un coso de madera habilitado al efecto (plaza de toros portátil).

Asca de caballería. Hay datos de mediados del siglo XIX de la existencia en el centro de la plaza de dos abrevaderos. Hay que tener en cuenta que el Cuartel de Caballería se habilitó para 400 caballos a los que había que abrevar dos veces al día. El auténtico abrevadero, el que se conservaba hasta la década de 1930, el “asca” (del vasco “aska”, artesón, gamella, cuezo o pesebre), era lugar de reunión de mocetes para limpiarse los embarrados zapatos después de los disputados partidos de fútbol en la Vuelta del Castillo. El asca de caballería se construyó en 1870, y tenía 25 metros de largo por 1,20 de ancho. En él podían abrevar simultáneamente hasta 80 caballos. En el extremo más próximo al Paseo de Sarasate disponía de un grifo y una pequeña pila.

COMANDANCIA DE INGENIEROS

Construida en 1882 en donde hasta hace pocos años ha estado la pequeña manzana del Cine Avenida. Aquel insulso edificio fue demolido en 1936. La larga fachada de aquel Cuartel llamado oficialmente de San Nicolás, llegaba hasta el arranque de la calle Tudela. Aquel vetusto cuartel fue derribado en 1934.

CUARTEL DE CARABINEROS

En la casa número 30 de la calle Nueva, en agosto de 1974 se derribó un caserón en el que había vivido Pío Baroja entre 1881 y 1886 (la casa de Baroja). Aquel edificio era una casa vulgar. Accedía a San Francisco en donde ostentaba el número 1 de la calle, en donde durante muchos años estuvo el Cuartel y viviendas del Cuerpo de Carabineros, con fachada noble de arcos ojivales y en donde sobre la parte conservada destaca el escudo de los Cruzat.

Por el Padrón Municipal de 1862, sabemos que el Cuartel de Carabineros se encontraba en aquella fecha en la actual calle Salsipuedes.

CUARTEL DE INFANTERÍA

A la calle de la Merced, antiguo corazón de la Judería medieval pamplonesa, se traslada, tras varias vicisitudes, el Convento de la Merced, durante la segunda mitad del siglo XVI. En ese convento estuvieron enterrados algunos personajes famosos como don Pedro de Navarra, o el Marqués de Cortes. En 1836, cuando la Desamortización, se suprimió el convento destinándose el edificio a cuartel de tropa de Infantería hasta 1903 en que se hicieron los cuarteles en el Ensanche Viejo (Primer Ensanche). Aquel gran caserón lo utilizó después el Ayuntamiento de almacén, en donde guardaba los gallardetes de San Fermín, los gigantes y hasta los coches de muertos. Una parte se habilitó para ampliar el Seminario Cociliar, construyéndose un pasadizo aéreo. En 1936 fue cuartel de “Pelayos”. En la década de 1950 se derribó una parte del gran caserón, quedando en el lugar la Plaza de Santa María la Real.

En la calle Compañía, los jesuitas fundan el Seminario Episcopal donde hoy se halla el albergue de peregrinos de Jesús y María (antigua parroquia de San Juan Bautista o Iglesia de Jesús y María). En la fachada se puede leer el siguiente lema: “Seminario episcopal erigido de orden de su majestad el señor rey Don Carlos Tercero, año 1782”. Debajo está esculpido un báculo y una mitra. Aquel seminario se transformó en el siglo XIX en Cuartel de Infantería, llamado Cuartel de la Compañía. Más adelante se instalaron en él escuelas públicas, también llamadas Escuelas de la Compañía, que funcionaron en aquel viejo caserón hasta 1954. Posteriormente el antiguo edificio fue utilizado como almacén de gigantes y cabezudos, Laboratorio Municipal y “perrera”. En 1951, al trasladarse los Jesuitas a su nuevo colegio de San Ignacio en la calle Bergamín, esta iglesia del antiguo convento de la Compañía se transformó en Parroquia de San Juan Bautista, que desde tiempo inmemorial estuvo siempre en la Catedral. La fachada de esta iglesia fue restaurada en 1964.

Al pasar a propiedad del Ayuntamiento el cuartel de la Compañía, transformó la huerta y el patio en una plazuela. En 1911 se concluyó la reforma de esta plazuela levantando un estanque en su centro y rodeándola de dos filas de árboles. Esta plaza existió entre 1913 y 1953. En 1953 desapareció aquella plaza para construir en su solar el Grupo Escolar llamado de Martín Azpilcueta, el mismo lugar en donde hoy se halla ubicada la Escuela de Idiomas.

En la actual Plaza del Baluarte se ubicó en 1903 el nuevo Cuartel de Infantería, perpendicularmente al Palacio de Justicia (hoy Parlamento de Navarra).

Los dos cuarteles adjuntos de Infantería, el del General Moriones en la calle de Yanguas y Miranda y el del Marqués del Duero, en la del General Chinchilla, fueron construidos bajo proyecto aprobado en 1897, siendo el autor el entonces Teniente Coronel de Ingenieros don Antonio Los Arcos. Las obras comenzaron en 1898, terminándose en 1905. Por el ahorro que suponía con relación al presupuesto inicial, el Ministerio de la Guerra concedió  a don Antonio Los Arcos la Cruz de 2ª Clase del Mérito Militar con distintivo blanco.

En 1905 el Regimiento de Infantería de la Constitución se trasladó del Cuartel de la Compañía al del General Moriones. El Regimiento de Infantería de América pasó en 1912 del Cuartel de la Merced al del General Marqués del Duero. Desde aquellas lejanas fechas estuvieron las tropas de Infantería en aquellos cuarteles hasta 1968, en que tuvo lugar el traslado del Regimiento de Cazadores de Montaña “América n.º 66” a los nuevos cuarteles de Aizoáin, siendo Coronel Jefe del Regimiento don Luis Palacios Beltrán. El 27 de noviembre de 1968 fue arriada la bandera y tuvo lugar el último desfile del Regimiento. El 22 de diciembre se hizo la entrega de los cuarteles al Ayuntamiento y en su nombre a su alcalde don Ángel Goicoechea. El acto estuvo presidido por el Teniente General don Manuel Díez Alegría Jefe del Estado Mayor Central acompañado de su ayudante el Teniente Coronel don Fernando de Uriarte, el General Gobernador Militar de la Plaza don Joaquín Boch de la Barrera y el Coronel del Regimiento, don Luis Palacios Beltrán.

CUARTEL DE INTENDENCIA

Ocupaba la manzana en la que hoy se levanta el edificio de El Corte Inglés.

CUARTEL DE LA GUARDIA CIVIL

Durante el siglo XIX y primeras décadas del XX, se llamó plazuela del Arriasco o Arrasco, a la que posteriormente se llamó de la Guardia Civil, en el barrio de la Rochapea. Hasta hace poco tiempo, sin título oficial, venía llamándose como plaza de Errotazar. Dicha plazoleta irregular, de suelo pedregoso hoy ha desaparecido. Junto a él se encontraba la popularmente llamada “Calleja de los Toros”, por la que salen los toros del “Encierrillo”. En esta plaza estuvo ubicado el matadero de carnes desde 1588 y hasta los siglos XVIII – XIX. A partir de entonces se le empieza a llamar plazuela del Arriasco (del vasco “arri”= piedra, y “asko” = mucho). Con este nombre se le conoció a este lugar hasta la década de 1930, y en ella se encontraba, desde 1640, un lavadero de lana (prado de la lana). Este prado fue convertido en cementerio provisional entre 1823 y 1828, para luego construirse la casa de los pastores. Posteriormente, en 1861, se instaló la fábrica de gas y en 1882 una parte se dedicó a vivero municipal. Desde finales del siglo XIX, los solares de la antigua fábrica de gas se convirtieron en corrales de toros (corrales del gas) y desde 1899 se inició el nuevo espectáculo presanferminero de los desencajonamientos. Las fiestas barriales de la Rochapea se celebraban en esta plazoleta. El 18 de junio de 1920, se instaló en la casa de los pastores el cuartelillo y viviendas de la Guardia Civil de la Rochapea. En aquella casa estuvo la benemérita prestando sus servicios hasta las 12 horas del 22 de agosto de 1975. Durante aquellos 55 años que persistió aquel cuartelillo en la casa de los pastores, los vecinos del barrio denominaron a la plazuela con el título de la Guardia Civil.

La minúscula, pero encantadora plaza de Comptos Reales, ocupa una pequeña parte del solar de un antiguo y destartalado caserón que se usó como cuartel de la Guardia Civil. En 1953, se construyeron unos pabellones militares en la Avenida de Galicia. Entre las dos filas de pabellones se dejaron dos calles cuyos nombres son: Virgen de la Cabeza y Virgen del Pilar. En 1969 se celebró un homenaje al Duque de Ahumada en el centenario de su muerte. Con este motivo se descubrió una placa conmemorativa en la fachada del Gobierno Militar, antiguo palacio virreinal, en donde había nacido el Duque. El mismo día (17 de diciembre), se inauguró un monumento en la Avenida de Galicia, frente al cuartel de la Guardia Civil, por ser el Duque de Ahumada el fundador de esta benemérita institución. En la madrugada del 7 de marzo de 1972 este monumento fue en parte destruido por la explosión de una bomba. El 16 de abril del mismo año, una vez restaurado, se volvió a colocar el pedestal y busto del Duque de Ahumada. El busto del monumento es obra del escultor roncalés Fructuoso Orduna y en su pedestal tiene la siguiente dedicatoria: “Navarra al Duque de Ahumada, 1803-1869”.

HOSPITAL MILITAR

El antiguo Hospital Militar (hoy Departamento de Educación del Gobierno de Navarra), establecido en el antiguo convento de Santiago de la calle de Santo Domingo desde el siglo XIX, puede presumir de ser el primer hospital fundado en España para el cuidado y asistencia de los soldados de la guarnición. No se conoce con exactitud el año de su fundación, pero sabemos que lo instituyó el virrey Vespasiano Gonzaga y Coloma que gobernó entre 1571 y 1574. La instalación de aquel modesto hospital de ocho camas alegró tanto a la tropa de la Plaza que todos, sin distinción, se ofrecieron para colaborar en su mantenimiento, los soldados con medio real al mes, y los oficiales con lo que les correspondiese al respecto. Aquel primitivo hospital se denominaba “Hospital de la gente de guerra”, “hospital de los soldados”, “hospital de Santiago de la gente de guerra” y “Hospital de San Nicolás de los soldados”, por estar ubicado primeramente en la Trigueta, título que se daba a los terrenos existentes frente a la iglesia de San Nicolás, fuera de las murallas medievales (en el último tercio del siglo XVI en vías de extinción) y dentro del nuevo recinto amurallado, que con la Ciudadela o Castillo Nuevo, se estaban construyendo. En la actualidad aquella zona correspondería a la parte central del Paseo de Sarasate frontera a la iglesia de San Nicolás. Hay datos de que aquel primitivo hospital estaba junto a casas de labranza con huertos e incluso con norias para su riego. Al final de la Bajada o Cuesta de Santo Domingo se instaló, por acuerdo municipal de 1877, debajo del Hospital General (hoy Museo de Navarra), un abrevadero que persistió hasta 1954.