FIESTAS‎ > ‎

Semana Santa




            No es tan vistosa como la andaluza ni tan sobrecogedora como la aragonesa. Sin embargo, en su brillante sobriedad, ofrece momentos de gran belleza y sentimiento. La Procesión del Viernes Santo es una de las manifestaciones populares más concurridas del año. Corre a cargo de la Hermandad de la Pasión del Señor, una cofradía constituida en 1887 precisamente con ese objetivo. Doce pasos portados a hombros, en su mayoría, y 1500 hermanos encapuchados vertebran la comitiva procesional, en la que destaca, sin duda, la Dolorosa.


ORDEN DE LA PROCESIÓN

            Hermano Guión (caperuza verde y túnica crema), tres caballos romanos, grupo del Antiguo Testamento, 100 niños y 10 adultos con palmas, Entrada en Jerusalén (1), comienzo de la larga fila de cereros (425 a cada lado hasta la Dolorosa), coro de niños de la Providencia, Última Cena (2), grupo de judíos, la Adoración del Huerto (3), judíos, El Prendimiento (4), manípulo romano, banda de música de Burlada, la Flagelación (5), segundo manípulo de romanos, auroras, Ecce Homo (6), grupo romano del Licto Vexil y cuatro trompeteros, tercer manípulo romano, grupo de Credos, Cruz a Cuestas (7), cuarto manípulo, hachones de la Caída, la Caída (8), hachones de la Caída, cuatro trompeteros, quinto manípulo romano, Las Siete Palabras, Centurión y Longinos a caballo, hachones del Cristo Alzado, Cristo Alzado (9), cuatro caballos romanos, hachones del Descendimiento, el Descendimiento (10), hachones del Descendimiento, siete magnates del Sepulcro, Santo Sepulcro (11), centurión con guardia pretoriana, bandera de la Hermandad de la Pasión y junta de gobierno, La Dolorosa (12), clero de San Agustín, representación de la Corporación Municipal, Policía Municipal de gala y banda de música La Pamplonesa.

CURIOSIDADES

           - El peso total de los 12 pasos es de 15.671 kg.

           - Los pasos a hombros son 9.

           - El paso más pesado es el de la Última Cena (sobre ruedas), con 2110 kg.

           - El paso más pesado a hombros es el Descendimiento (1172 kg), 71.3 kg por porteador.

           - El peso medio por porteador a hombros es de 52.54 kg.

           - El paso menos pesado es el del Santo Sepulcro (765 kg), 38.25 kg por porteador.

          - El paso más valioso es el del Santo Sepulcro, obra de Agapito Vallmitiana (1885), que es una copia del que se conserva en el Museo Nacional de Arte Moderno de Madrid. También se trata del paso de mayor valor artístico de cuantos conforman la comitiva pamplonesa. Es, a pesar de las apariencias, el paso más liviano (765 kilos, según pesaje realizado en 1989). Tocan pues a 38.25 kg para cada uno de sus 20 porteadores.

           - Otro de los doce pasos, el de la Caída del Señor, es obra del bilbaíno Manuel Caciedo. Se trata del paso más moderno de la Procesión. Costó 50.000 pesetas recaudadas en suscripción popular. Pesa 845 kilos y es llevado a hombros por dos turnos de 24 porteadores.

RECORRIDO

           La comitiva sale de la sede de la Hermandad, en la calle Dormitalería, y luego sigue por Bajada de Javier, Compañía, Curia, Navarrería, Mercaderes, Plaza Consistorial, San Saturnino, Mayor, Taconera, San Antón, Zapatería, Pozoblanco, Comedias, Paseo de Sarasate, Plaza del Castillo, Chapitela, Mercaderes, Estafeta, Bajada de Javier y regreso.

LA DOLOROSA

            Es el más popular y querido de todos los pasos procesionales de la Semana Santa pamplonesa, y también el más antiguo y el único de propiedad municipal. Los demás pertenecen a la Hermandad. Su autor, en 1883, fue Rosendo Nobas y Ballbé. Es una imagen “de vestir”, por lo que sólo tiene talladas las manos y la cara. El primer manto fue encargado a la casa Roca y Casadevall, pero el actual es obra de las Madres Adoratrices de Pamplona y fue estrenado en 1980, y ha sido restaurado recientemente. Pesa 980 kg y desfila en último lugar. Durante el resto del año la podemos encontrar en la parroquia de San Lorenzo.

            Este paso tiene como portadores a los miembros de la Hermandad de la Paz y Caridad, los cuales durante dos siglos (entre 1757 y 1957) se encargaban de asistir en Pamplona a los reos condenados a muerte en sus horas previas al ajusticiamiento y durante el entierro de sus restos. La última pena de muerte aplicada en Pamplona fue en 1957. En Pamplona, las sentencias a la pena de horca se ejecutaban en el prado de San Roque, mientras que las penas de garrote se ejecutaban en la plaza de la Fruta (hoy plaza Consistorial), delante del Ayuntamiento. El último ejecutado por horca fue en 1830. A menudo la sentencia mandaba descuartizar el cadáver del reo para exponer la cabeza y los “cuartos” en distintos lugares para mayor ejemplaridad. En Pamplona, el patíbulo se trasladó en 1840 a los glacis de la Ciudadela, a la salida del Portal de la Taconera. Desde 1894, las ejecuciones en España pasaron a efectuarse en el interior de las prisiones. Entre 1605 y 1885 hubo 182 ejecuciones en la ciudad de Pamplona: 80 en la horca, 89 en el garrote, 11 fusilados y 2 degollados.

DE VIERNES A VIERNES

            El viernes anterior a Viernes Santo (Viernes de Dolores), se celebra el Traslado de la Dolorosa desde San Lorenzo a la Catedral, en vistosa procesión presidida por una representación del Ayuntamiento. El Domingo de Ramos, la procesión de las palmas, con el paso de la entrada de Jesús en Jerusalén, precede a la bendición de los ramos desde el Palacio Episcopal. El Miércoles Santo, el monasterio de las Agustinas de Aranzadi celebra la función de las “Lágrimas de San Pedro”. El Jueves Santo, el Ayuntamiento acude a la Función de las Cinco Llagas que se celebra en San Agustín, y a los oficios de la Catedral y visita San Cernin. Todas las iglesias y conventos exponen ese día el Santísimo hasta avanzada la noche. En la noche del Viernes Santo, tras la procesión del ese día, la Dolorosa es trasladada de nuevo de San Agustín a San Lorenzo, poniendo punto final a las procesiones de la Semana Santa.