HISTORIA‎ > ‎

2 - Edad Antigua


 

PRE-ROMANA

                Existen herramientas de piedra que prueban la presencia humana en los alrededores de la ciudad (75.000 - 35.000 a.C.).

    Hubo 3 asentamientos: 1) Iruña (de "iru" = tres, o de "iri" =  población; en la zona de la catedral; 800 - 335 a.C.; desde la primera edad del hierro; no quedan restos constructivos, pero sí enseres domésticos); 2) Soto de Lezcairu (700 - 500 a.C.); y, 3) Santa Lucía (900 - I  a.C.).

ROMANA

               Cneo Pompeyo el "Magno", en el invierno del 75 - 74 a.C., establece su campamento al lado de una población indígena vascona (Iruña, la ciudad principal de los vascones, según Estrabón), mientras luchaba en la guerra contra Sertorio. La Pompaelo romana habría ocupado un rectángulo de 980 x 470 m., o sea, unas 46 ha. (dimensiones parecidas a las de Cesaraugusta y casi 3 veces superior a las de Calahorra); ello se debe a que Pamplona (

según Estrabón) era el cruce de dos rutas capitales: Tarraco – Oiasso, y, Burdingala – Astorga. Esto  da una idea de la importancia estratégica de una ciudad con entradas desde los 4 puntos cardinales en pleno centro del territorio vascón, no lejos de un paso pirenaico que permite la comunicación con Aquitania y la Galia, y con posibilidad de atender tanto al Atlántico como al Mediterráneo. Desde el s. I d.C., la ciudad de Pompaelo tiene configuración urbana: Kardo Maximus (Dormitalería - Portal de Francia); Decumanus Maximus (Curia); Foro (aproximadamente donde hoy está el atrio o plaza de la catedral); Mercado o macellum (patio del Arcedianato); Cloacas (vertían los deshechos hacia el sur, y dejaron de usarse a fines del s. I d.C.); Murallas (restos arqueológicos de una fuerte muralla con torres cúbicas almenadas y puerta en arco sobre el lomo  del montículo catedralicio sobre el Arga). Pompaelo o Pompeiopolis o Pompailon, no sabemos si estuvo habitada por indígenas o gentes de fuera, pero probablemente estuvo emparentada con la Cilicia Solis (también llamada ciudad de Pompeyo) o con otras de Asia Menor de las que pudo ser hermana gemela. El máximo apogeo de la ciudad se da en el s. II. En el s. III hubo un incendio que arrasó toda la ciudad, quizá debido a la invasión de los  francos y alamanes hacia el 275. En el s. IV se reconstruye, pero sin mantener los modelos y estructuras urbanas anteriores (donde  estuvo  el mercado construyeron otro edificio y una plaza con fuentes o ninfeos que ocupó parte de la actual Catedral); también se levantan las murallas de la ciudad en el s. IV (restos en el claustro).

VISIGODA

                Pamplona fue arrasada por los germanos a principios del s. V; la ciudad fue tomada por Eurico en el 466 y desde el 472 pasa a manos visigodas (según San Isidoro). Childeberto I y Clotario I se apoderan de ella entre 511 y 561 (según San Gregorio de Tours). La ciudad y la región estaban en zona de tensión entre visigodos y francos. El obispo Liliolo asiste al III Concilio de Toledo (589) y al II de Zaragoza (592), durante el reinado de Recaredo; también hay noticias de un obispo llamado Juan (610); el obispo Atilano, en 683, envía a su representante al XIII de Toledo. Quizá Wamba (672 - 680) restauró los muros de Pamplona. Los visigodos no incidieron en el desarrollo urbano. En esta época había una pequeña población cristiana de ascendencia latina y muy mezclada con los indígenas vascones. Hubo un cementerio o necrópolis visigodo en las proximidades o bajo la actual plaza de toros, lo que implica un crecimiento hacia el sur. En el 711, el rey Rodrigo estaba sofocando una rebelión en Pamplona cuando le llegan noticias de la invasión árabe por el sur de la Península.

ÁRABE

                Antes del 718, la pequeña guarnición visigoda capitula y pacta con los musulmanes ante el avance de Abd al-Aziz ibn Musa, lo que implica la soberanía musulmana, pero con el gobierno en manos de un jefe vasco. Por aquí pasó Abd al-Rahman al Gafiqui hacia su derrota en Poitiers (732). Abd al-Malik (732 - 743) intentó, sin conseguirlo, dominar a las gentes del Pirineo. El sentido independentista de la población provoca la reacción del emir Uqba (734 - 741), quien somete de nuevo a Pamplona y establece una  fuerte guarnición (esto provoca un levantamiento en 755). En 778, Carlomagno destruye las murallas tras el regreso de su fracasada expedición a Zaragoza en 778. En el 781, Abd al-Rahman I saquea Pamplona, lo que supone la existencia de luchas internas entre los partidarios del protectorado carolingio y los del emir. En el s. IX, Pamplona mantiene su independencia a pesar de las frecuentes incursiones devastadoras. En el 859 los normandos (vikingos) saquean la costa mediterránea y suben por el Ebro hasta Pamplona, haciendo prisionero a García Íñiguez y cobrando por él un rescate de 70.000 monedas de oro.