IMPRESIONANTE LECCIÓN DE DIGNIDAD DEL PROFESORADO. AUTÉNTICO VARAPALO AL GOBIERNO DE COALICIÓN CANARIA Y A UNA MÁS QUE CUESTIONADA CONSEJERA

          El resultado de este referéndum y el rechazo unánime a este engañoso preacuerdo alcanzado entre unos sindicatos poco representativos y extrañamente colaboracionistas y un Gobierno de Canarias representado por una incendiaria consejera viene a constituir uno de los mayores ejemplos de dignidad en la realidad social canaria en los últimos tiempos.

         Y es que una consejera cuyas rastreras políticas consistentes primero en desprestigiar a los trabajadores de la enseñanza y, posteriormente, cuando fracasó en esa estrategia, dividir a los enseñantes a través de unos sindicatos cuya actuación dudosa y poco honesta negociando a espaldas del resto y del propio profesorado.

          Coalición Canaria debería replantearse seriamente las consecuencias de este duro varapalo, pues no sólo representan el fracaso de una política errónea en materia educativa y una actuación política más que desafortunada por parte de una consejera que ha fracasado estrepitosamente en todas y cada una de sus tentativas, dejando vendido a su propio partido, sino que también extrapola sus implicaciones al proceso electoral, pues dos sectores sociales básicos de amplia influencia social han desautorizado sus planteamientos.

           También deberían replantarse seriamente sus actuaciones los sindicatos fracasados y explicar al profesorado sus actuaciones de espaldas al conjunto de sindicatos y porqué convocaron a unas movilizaciones por la homologación sin contrapartidas y después firmaron otro acuerdo que nada tenía que ver con lo que habían solicitado previamente. Desde luego todo apunta a que las famosas contrapartidas las iban a recibir ellos, pues se mostraban realmente desesperados por llegar a cualquier acuerdo ya desde un principio.

             El profesorado no ha dejado lugar a ninguna duda sobre su posición, no creyendo las propuestas de la Consejería, rechazando promesas poco claras, difícilmente interpretables y que modificaban sustancialmente su marco laboral.

           A ver si se entera de una vez esta consejera: el profesorado no quiere un aumento salarial puramente, sino cobrar lo mismo que sus compañeros de igual titulación académica que desempeñan sus labores en otros sectores de la administración, y que si realmente tiene interés en mejorar la calidad de la educación canaria, cuestión que sinceramente dudamos, debería solicitar el apoyo de un profesorado que realmente es el más interesado en ello y no desprestigiarlo continuamente y mediante imposiciones propias de otra época.

            Y es que dos pilares básicos de cualquier sociedad que se precie, han desautorizado claramente a un gobierno canario y demandan una mayor y mejor atención a unos sistemas públicos canarios dejados de la mano y cuyas consecuencias afectan al conjunto de la ciudadanía, a su bienestar y a su desarrollo futuro.