Un cuento para cada edad

Cuando se trata de incentivar la imaginación en nuestros hijos, los cuentos son un pilar fundamental para apoyarnos en esta tarea. Sin embargo dependiendo de la temática  o bien de como sean presentados gráficamente, serán o no apropiados dependiendo de la edad de nuestro hijo o hija.

Cuando hablamos de cuentos nos referimos tanto a aquellos de autores famosos (cuentos tradicionales) como aquellos que podemos crear para nuestros hijos o inventar junto a ellos.

A continucación una serie de recomendaciones por edad.


Cuentos para niños y niñas de 1 a 2 años

Disfrutan tanto escuchando cuentos como observando las imágenes del libro. Se les debe ofrecer historias que puedan ilustrarse con dibujos familiares y cotidianos.


Presentarles historias simples de niños como ellos, de argumento tan sencillo como ir al parque, tirarse por el tobogán, jugar con los amigos, ensuciarse las manos con barro o historias de animales a los que él pueden cuidar y abrazar. 

Se recomienda ser exigente con las imágenes del libro y con la calidad de la fotografía. Deben ser fácilmente identificables y que den impresión de realidad.

Es recomendable evitar:

  • la ilustración al estilo de las películas de dibujos animados, ya que está dirigida a un público de recepción pasiva. 
  • la ilustración basada en la caricatura únicamente burlesca, por su falta de afecto y porque el niño todavía no comprende la ironía. 
  • la ilustración excesivamente realista y elaborada, ya que resulta demasiado compleja para el niño. 
  • la ilustración de determinados "dibujos de moda", porque repiten unas mismas características en personas u objetos y resaltan siempre los mismos valores.
A los niños y niñas de esta edad les gusta "leer" en todas partes y a todas horas: en el baño, entre cucharada y cucharada de sopa... Para estas edades, los libros son adaptados a las peculiares condiciones de los pequeños lectores, hechos con materiales resistentes como cartón, plástico, tela Les muestran texturas variadas y les permite reconocer en los libros el terciopelo, la lana, la arena. Otros proporcionan pequeñas marionetas para representar las historias o animales de peluche protagonistas del cuento.


Cuentos para niños y niñas de 3 a 4 años

Los niños y niñas comienzan a ser exigentes con los cuentos, con los argumentos y explicaciones. Quieren comprender y no perderse nada. Se les debe proporcionar historias sencillas, afectivas y de acción lineal, que no sean complejas ni excesivamente largas.

Las primeras historias a contar son aquellas en las que aparecen elementos que le son familiares y que encuentra en su vida habitualmente: los padres, el perro, el gato, la hormiga, etc. Le interesan los relatos formados por episodios similares a los de su vida cotidiana: levantarse, desayunar, lavarse los dientes, etc.

Los cuentos de animales les fascinan. Estos personajes pueden estar humanizados o no y ser los protagonistas de narraciones reales o ficticias. De todas formas, les encantarán.

Las repeticiones rimadas son ideales porque la capacidad de imitación a esta edad es extraordinario. El pequeño aprende las rimas y es capaz de repetirlas imitando incluso la voz y los gestos de quien se las enseña. De hecho, a estas edades, está aprendiendo a expresar con palabras muchas de las realidades que hasta ahora no podía ni siquiera nombrar. En ocasiones lo hace arriesgándose porque su conocimiento de la lengua todavía es limitado ("se ha rompido"), en otras lo hace como parte de un juego en el que resulta gracioso pronunciar cosas que no tienen mucho sentido para los adultos que las oímos ("malulo, malulo"). Aquellos cuentos que tengan juegos de palabras, aunque sólo sea en el nombre de los personajes o lugares que aparecen en la historia, les parecerán muy divertidos.


Repitiendo rimas y nombres formados a partir de juegos de palabras perfeccionará su pronunciación.

Además de los cuentos, les fascinará escuchar una versión sobre alguna historia real protagonizada por él mismo en su infancia o por algún miembro de su familia. Contarle qué sucedió aquel día que tiró el chupete a la basura o cuando su hermano se cayó a un charco lleno de barro… ¡La atención está asegurada!


Algunos ejemplos de cuentos para esta edad son: La ratita presumida o Los tres osos.


Cuentos para niños y niñas de 5 a 7 años


Ahora quieren gigantes, enanos, sirenas, dragones. Ahora castillos, príncipes y princesas, habichuelas mágicas y hadas complacientes. Quieren fantasía y creatividad. Su expresión oral y su comprensión les permiten exigir calidad en sus cuentos, emoción e imaginación. Es el momento de contarle los cuentos de hadas con argumentos sencillos como Blancanieves, Pulgarcito, La reina mora y Las Hadas."

Preferencias de los niños durante este periodo:

  • Cuentos con estructura repetitiva: cada repetición hace que el cuento sea más familiar y reduce en nuestro hijo el esfuerzo de atención. La repetición, además, le estimula intelectualmente para seguir sin perderse un encadenamiento de aventuras. Por ejemplo: Rizos de Oro, Cuentos de animales.
  • Cuentos con elementos familiares: a los niños les cuesta prestar atención durante mucho rato, por eso prefieren una historia que ya conocen antes que un cuento nuevo. Para crear un mundo nuevo la imaginación debe partir de material viejo.
  • Cuentos de acción rápida: cuanto más rápido se suceden los acontecimientos de la historia más atención nos prestará nuestro hijo al explicarle el cuento.

No hay que desanimarse si al principio el niño o niña se distrae. Empezará a prestar atención a medida que vaya comprendiendo e interesándose por la trama y las aventuras de los personajes.

De 6 a 7 años


Con 6 y 7 años los niños se sienten fascinados por los cuentos de aventuras en los que aparecen héroes. Buscan emoción tanto en el argumento como en la descripción de los personajes. Se aconsejan los cuentos de hadas de Grimm y Perrault y aquellos cuentos mágicos que tengan valor moral o que les enseñen los valores importantes de la vida. A esta edad, disfrutan con los relatos donde los protagonistas son humanos y donde aparecen personajes secundarios.

Los niños y niñas empezarán a descubrir que las inquietudes o pequeños problemas que puedan tener también le ocurren a sus personajes favoritos. Es el momento de introducir cuentos que aporten una enseñanza personalizada. Por ejemplo, si dice muchas palabrotas le pueden contar el cuento de un niño que se creía más importante que los demás por decir estas palabras… y así ir desarrollando la historia ejemplificando que, por decir palabrotas, no le prestarán más atención.

Se sugiere la siguiente tipología para niños de 6 a 7 años:

  • Cuentos de ambiente familiar: en casa, en la escuela, en el zoo.
  • Cuentos de folklore: fiestas populares de tu pueblo o ciudad.
  • Cuentos con humor o con cierta ironía: niños traviesos, despistados, atolondrados.
  • Fábulas: se recomienda actualizar las fábulas de siempre con personajes del momento.
  • Leyendas: preferiblemente las relacionadas con el entorno del niño o niña.
  • Cuentos fantásticos: esperará con atención el desenlace final.

Cuentos para niños y niñas de 8 a 12 años


A partir de los ocho años empieza a despertarse la emoción artística en los niños y niñas. Les interesa la descripción detallada del relato. Todas aquellas historias emocionantes o que les mantengan en vilo hasta el final les harán identificarse con los personajes y sentirse parte de la historia.

No olvidar que los padres juegan un papel muy importante. La forma de explicar la historia y de describir los personajes hará que les fascine más o menos el relato. 

A esta edad es frecuente que el niño o niña pregunte: "¿Esto pasó de verdad?" o "¿Esta historia es verdadera?". Para satisfacerle procura contarle narraciones históricas, científicas o personales (le encantarán las anécdotas de la infancia de sus padres). Tampoco hace falta abandonar la ficción del todo; no todos hemos viajado por los cinco continentes ni nos hemos bañado en los Mares del Sur, pero podemos poner un poco de salsa a la historia.

Si la anécdota no es del todo cierta debes decir la verdad al niño o niña: "Más o menos me ocurrió algo parecido pero he adornado un poco la historia para hacerla más divertida. ¿Te ha gustado?".

Algunos cuentos para esta franja de edad son los de autores como Andersen, Perrault, Grimm,Wilde, Kipling,Defoe, Dahl, Sand o los cuentos de Selma Lagerlof: El maravilloso viaje de Nils Holgersson.

La narración de cuentos no deja de ser una primera "lectura oral" que puede ayudar a que se despierte en el niño o niña el placer por la lectura.

A partir de los ocho años es muy probable que prefiera leer sus propios libros a que sus padres le cuenten historias. Sentirá predilección por algunos temas en especial: aventuras, poesía, historias de pandillas, libros de humor, libros informativos, países diversos, animales, ciencia, deportes, invención y juegos, etc… Alrededor de los 12 años comienzan a interesarse por libros de suspenso e intriga, aventuras peligrosas, novelas realistas, biografías…



Fuente: Artículo "Cuentos por edades", publicado en http://www.solohijos.com/cuentos/html/edad.php

 







































































Comments