SLTA

Grave atentado contra la seguridad aérea por parte de Inaer Helicópteros

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2015 14:22 por Comunicación Cspa   [ actualizado el 7 dic. 2015 14:52 ]







· Despiden a la representante de seguridad aérea de la CSPA y SLTA por reportar a la AESA irregularidades en la gestión de la compañía durante un foro profesional.

· El sistema de gestión de la seguridad aérea, el cual está directamente basado en las notificación de irregularidades o sucesos, queda con ello herido de muerte. 


NOTA DE PRENSA: 


En un atentado sin precedentes contra  la seguridad aérea, la compañía aérea Inaer, el mayor operador de helicópteros de emergencia de España y propiedad del grupo Babcock International, ha despedido de manera fulminante a la responsable de Normativa y Seguridad Aérea de la Confederación de Sindicatos Profesionales Aéreos (CSPA) y miembro de la junta directiva del Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos (SLTA).

El pasado martes, durante el transcurso del foro profesional “V JORNADAS TÉCNICAS DE HELICÓPTEROS Y SEGURIDAD OPERACIONAL” organizado por el Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (COPAC), en el que era ponente, y ante la presencia de distintas organizaciones, incluida la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), la representante de Seguridad Aérea del SLTA, Silvia Figuerola, con su ponenciaFactores de riesgo y SOLUCIONES en operaciones con helicópteros”, exponía de forma brillante, públicamente y con transparencia absoluta, varios de los graves problemas que atañen a la seguridad de las operaciones con helicópteros en España.

Uno de los mencionados en su presentación, era relativo al que afecta a los mecánicos de la flota Kamov de la compañía Inaer, obligados hasta ese mismo día a volar durante las operaciones de lucha contra incendios forestales, a pesar de contravenir la normativa vigente, y con el riesgo que ello supone.

Tan sólo 72 horas después de que a través de la denuncia de Silvia se consiguiera hacer efectiva la prohibición de que los mecánicos permanecieran en la aeronave durante ese tipo de operaciones, la “solución” para Inaer, que tanto presume del estricto cumplimiento de la filosofía "just culture" y de la "safety", ha sido clara: despedir a Silvia y con ello a quien defiende la seguridad aérea notificando sus puntos débiles. 




Se trata, sin duda, de un ataque directo a la seguridad en vuelo y una amenaza intolerable a todos y cada una de los profesionales que trabajan con el único compromiso e interés de generar un entorno operativo más seguro.

Precisamente, durante la celebración de las V Jornadas, los organismos oficiales expresaron su decepción por las escasas notificaciones que reciben en materia de seguridad, pensando que las represalias eran cosa del pasado. Lamentablemente, como puede comprobarse, el carácter punitivo cuando se informa es algo presente a día de hoy.

Los profesionales, cumpliendo con la normativa nacional y europea, tienen la obligación de alertar a las compañías de cualquier anomalía y, si procede, informar a las autoridades sobre cualquier hecho irregular. Lo punible no es denunciar sino callar; lo punible es obstruir en lugar de cooperar para mejorar la seguridad, más aún en un sector tan sensible y con elevada siniestralidad como el de los helicópteros.

Atendiendo estos hechos, el SLTA insta a Inaer y sus responsables a reconsiderar la decisión y deshacer esta inmensa equivocación a la mayor brevedad posible. Es de valientes reconocer errores.

En segundo lugar, este sindicato quiere hacer un llamamiento público a autoridades aeronáuticas, Colegio de Pilotos, Sindicatos, Comité de Empresa y a todos los profesionales: está en nuestras manos revertir esta situación a la mayor brevedad posible.

La seguridad es cosa de todos, no se puede permitir, NO VAMOS a permitir, retroceder 15 años de avances en una cultura justa de seguridad en tan sólo una semana.



Gabinete de prensa SLTA
Travesía de San Andrés nº2. Alcobendas (Madrid). 
Fono.-  916588255 

FIN DE LOS ABUSOS EN LOS CAMBIOS DE LAS PROGRAMACIONES

publicado a la‎(s)‎ 7 nov. 2015 15:29 por Comunicación Cspa


El SLTA logra sanciones para las compañías que abusan de las tripulaciones en sus días libres

El cambio sistemático de turnos y horarios de trabajo de los operadores aéreos a sus tripulaciones es ilegal y acarrea sanciones graves. Así lo dicta la Inspección de Trabajo en una ejemplar resolución contra la compañía Inaer por requerir de forma habitual a sus trabajadores en sus días de descanso.

Gracias a una denuncia interpuesta por el Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos (SLTA), y tras meses de lucha en los que ha sido necesario aportar abundante documentación ante las autoridades, se ha conseguido marcar un punto de inflexión contra quienes practican tales abusos.

Tal y como dicta el documento oficial, “ durante los días libres, que serán notificados por adelantado, el personal de vuelo no podrá ser requerido para ninguna actividad"

Este hecho ha sido sistemáticamente violado en el caso de Inaer, compañía cuya forma de proceder es cambiar a su conveniencia las programaciones a lo largo del mes en curso, ocasionando con ello un grave perjuicio a sus empleados, e impidiendo la conciliación de su vida laboral y familiar.

Se trata de una práctica habitual y grave por parte de la empresa, no sólo por el abuso y la falta de empatía hacia sus trabajadores, sino porqué cabe recordar que la fatiga es un factor desencadenante de gran parte de los accidentes aéreos.


Resulta, cuanto menos, sorprendente que una empresa que tanto la presume de “safety” cambie durante el transcurso del mes la programación de sus tripulaciones hasta siete (7) veces, impidiendo con ello su correcto descanso.

Estos hechos, tal y como afirma la Inspección de Trabajo de Alicante, suponen una violación de las normas tipificada como GRAVE y acarrean importantes cuantías económicas a las que Inaer tendrá que hacer frente.


Falta de apoyo y testimonios en contra de otros sindicatos

Durante todo el período de tramitación de la denuncia, no sólo no se ha recibido ayuda alguna por parte de otros sindicatos, sino que, además, éstos han actuado a favor de Inaer. Destacados miembros del Comité On-Shore testificaron ante la inspección siempre a favor de la empresa denunciada, en contra del SLTA y, por ende, de todos los trabajadores afectados.

Todos los falsos testimonios y la connivencia de otros sindicatos con la empresa quedan perfectamente reflejados en el informe final firmado por la inspectora de trabajo encargada del caso y que ha sido entregado al SLTA.

Asimismo, es ciertamente sorprendente la total inacción de un Comité de Empresa frente a este tema, el cual se ha reunido una vez en año y medio, y que afirma “no tener constancia de conflictos en los cambios de las programaciones”, mientras que al buzón de notificaciones del SLTA las irregularidades llegaban por decenas.

Ha costado mucho esfuerzo tirar por tierra la versión de la operadora sumada a los testimonios de sindicalistas de dudosa moralidad, pero finalmente la verdad y las pruebas prevalecieron, logrando una resolución favorable.

Desde este sindicato se quiere agradecer a todos y cada uno de los trabajadores que han colaborado en la buena resolución de esta denuncia, aportando las pruebas y documentación necesarias para demostrar la realidad de los hechos.


COMUNICADO DE PRENSA SLTA

publicado a la‎(s)‎ 18 ago. 2015 13:48 por Comunicación Cspa   [ actualizado el 18 ago. 2015 14:23 ]



RECIBIDAS DENUNCIAS ACERCA DE QUE ALGUNOS MEDIOS AÉREOS NO RESPETAN LAS NORMAS BÁSICAS DE SEGURIDAD DURANTE LAS OPERACIONES CONTRA INCENDIOS. 


· El SLTA ha recibido denuncias por la falta de profesionalidad de algunos pilotos que han puesto en riesgo al resto del personal aéreo y de tierra durante las labores de extinción de incendios forestales.

· La ausencia de control por parte de AESA propicia este tipo de casos.




Madrid, 17 de Agosto de 2015.

El Departamento de Seguridad del Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos (SLTA), ha recibido reiteradas notificaciones alertando del incumplimiento de las normas básicas por parte de algunos pilotos de helicópteros de lucha contra incendios, los cuales suponen un serio riesgo para la seguridad del resto de aeronaves y la población.

Ante estos hechos, el SLTA considera imperativo que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) se haga responsable de la vigilancia de estas operaciones, dotándose cuanto antes del personal y los medios necesarios para ejercer las labores que le corresponden en materia de inspección, supervisión y ordenación de trabajos aéreos, entre otros, así como de su potestad sancionadora ante infracciones de las normas de Aviación Civil, tal y como viene reflejado en el RD 184/2008 de creación de dicha Agencia.



Contexto operativo

La operación de lucha contra los incendios forestales obliga a las tripulaciones a trabajar en un entorno hostil que, como es lógico, no está preparado aeronáuticamente como puede estarlo un aeropuerto. Los helicópteros y los pilotos se exponen a altas temperaturas, baja visibilidad, cables de alta tensión, aerogeneradores, humo, ausencia de radioayudas y cartas precisas de navegación visual, todo ello con condiciones ambientales constantemente cambiantes y con una gran cantidad de aeronaves operando en un espacio muy reducido.

Es por ello que la profesionalidad debe de ser extrema para realizar el desempeño de esta labor en unas condiciones óptimas de seguridad. Coordinación y comunicación son dos pilares básicos de esta operación. La ausencia de cualquiera de éstas en los incendios forestales, especialmente en un GIF (Gran Incendio Forestal) en el que trabajan un gran número de aeronaves, puede tener trágicas consecuencias a la par que una ineficiente labor de extinción.

Los pilotos al mando tienen la responsabilidad de notificar tanto su posición como intenciones. A su vez, los helicópteros de coordinación, a modo de controladores aéreos, son los encargados de efectuar una correcta sincronización entre los medios, trazando rutas y entradas tanto a los puntos de agua como al incendio.

Por desgracia, a pesar de las correctas labores de coordinación efectuadas por los helicópteros correspondientes, y a pesar de que la profesionalidad de la mayoría de pilotos contraincendios es realmente encomiable, son ya varias las notificaciones que han llegado hasta el departamento de seguridad del SLTA.



Sucesos

Los reportes se refieren, sobretodo, a la ausencia de comunicación por parte de algunas aeronaves, las cuales se introducen en los espacios aéreos congestionados sin someterse a coordinación previa, provocando con ello situaciones de enorme riesgo.

Uno de los sucesos reportados afecta a varios hidroaviones Canadair (los más grandes que trabajan en un incendio), que en un vuelo en formación para la descarga de agua, se vieron forzados a abortar la maniobra en corta final para evitar una colisión con dos helicópteros (pertenecientes a una BRIF), que no habían ni comunicado por radio sus intenciones ni notificado su posición.

El SLTA también ha sido informado de hechos como la caída reiterativa de cestas de agua (bambi) en cortos períodos de tiempo por parte una misma aeronave, o el sobrevuelo de núcleos urbanos o personal con el mismo desplegado, a pesar de estar expresamente prohibido.

Todos estos hechos preocupan seriamente al personal de extinción, tanto aéreo como terrestre, así como a parte de la población, tal y como se ha visto ya reflejado en algunos medios de información locales, pues han generado alarma social y un riesgo innecesario.

En el desarrollo de la investigación, el SLTA ha comprobado que estos hechos han sucedido en aeronaves muy concretas, tripuladas por pilotos con un perfil muy similar, la mayoría procedentes de servicios completamente distintos al de la operación de incendios forestales, en el cual solo permanecen unos pocos meses, o incluso días, en verano.

La normativa reflejada en el RD 750/2014 que regula la lucha contra incendios forestales, establece para esta operación unos requisitos mínimos de experiencia previa para comandar estas aeronaves.

La conjunción de todos estos sucesos denota una total falta de experiencia y/o formación, así como un desprecio por los procedimientos establecidos, surgiendo a la vez muchas dudas de que este personal cumpla dichos requisitos.



Ausencia de control


La falta de supervisión por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) es realmente alarmante, ya que no existen mecanismos ni personal destinados a la vigilancia y supervisión de las operaciones aéreas sobre el terreno durante el transcurso de las mismas.

¿Se imaginan una “operación salida” de verano, sin Guardia Civil en las carreteras, con ausencia total de controles, los radares apagados o sin helicópteros de la DGT vigilando?

Precisamente esto ocurre durante estas operaciones de extinción: no existe una policía aérea que vigile las posibles infracciones, ni nadie que supervise el correcto funcionamiento de los procedimientos establecidos.

Todo ello, además, propicia y alimenta prácticas de oscurantismo empresarial de muchos operadores más preocupados de maximizar beneficios que de operar con unos estándares mínimos de calidad o incluso acorde a la ley.

La consecuencia es que a día de hoy aún hay pilotos que no se atrevan a realizar notificaciones de seguridad ante la sensación de desamparo de una autoridad que deja campar a sus anchas a las empresas.

El SLTA exige, una vez más, el compromiso de la Administración para acabar con estas prácticas fraudulentas que atentan contra la seguridad, ponen en riesgo a las personas y machan el buen nombre del resto del colectivo de pilotos, altamente profesional, responsable y comprometido con su compleja labor.





Gabinete de prensa SLTA 

 Travesía de San Andrés nº2. Alcobendas (Madrid). 

 916588255 

COMUNICADO DE PRENSA SLTA: SEGURIDAD AÉREA COMPROMETIDA EN LA BASE DE ALCOBA (CIUDAD REAL)

publicado a la‎(s)‎ 17 jul. 2015 3:32 por Comunicación Cspa   [ actualizado el 17 jul. 2015 3:32 ]

 


Un helicóptero de la empresa Inaer puso en peligro a toda su tripulación en Ciudad Real, al ser totalmente inadecuado su uso para la función de extinción de incendios. 



· Los responsables de la compañía han puesto en riesgo a la tripulación y a los bomberos forestales, al proporcionar un helicóptero que, al parecer, superaba los límites de distribución de peso al despegue establecidos por el fabricante, si se configuraba para la labor de extinción de incendios.



· El contrato con la adjudicataria ha sido rescindido por la administración.



· En EE.UU. un caso similar, que terminó en tragedia, acabó con parte de los directivos de la empresa adjudicataria en prisión.



Madrid, 15 de julio de 2015.- El Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos (SLTA), tras la noticia destapada ayer por la Plataforma Asociativa y Sindical de Bomberos Forestales (PASBF), quiere denunciar públicamente el grave incidente ocurrido la semana pasada que afecta a la compañía Inaer y que atentaría contra los principios más básicos de la seguridad aérea y la legalidad.

El pasado 8 de julio, Inaer, empresa adjudicataria de parte de los helicópteros de lucha contra incendios forestales en Castilla-la Mancha, inició el servicio en la base de Alcoba (Ciudad Real) con un helicóptero AB-412. La aeronave, alquilada en Alemania, llegó -según dichas fuentes- configurada para transporte VIP, con asientos especiales y otros sistemas que incrementan considerablemente su peso, y que son innecesarios para las labores de extinción. 



Esto, sumado al peso de los dos tripulantes y los siete miembros de las brigadas forestales, llevaba el helicóptero a superar los límites de peso máximo al despegue marcados por el fabricante. Se trata de un hecho no permitido por la normativa de Seguridad Aérea, y que es gravemente peligroso, dado que al rebasar los límites no se garantiza el control de la aeronave y se pone en grave riesgo a todos sus ocupantes. No tenemos más que recordar el accidente sufrido por el actual Presidente de Gobierno y la entonces Presidenta de la Comunidad de Madrid, amén de otras autoridades, cuando pretendieron despegar en helicóptero desde la plaza de toros de la localidad madrileña de Móstoles. La AESA concluyó en su investigación que uno de los principales factores contribuyentes al accidente fue el exceso de peso máximo al despegue de la citada aeronave. 



El incremento de peso, además, implica que se tiene que cargar mucho menos combustible y, en consecuencia, reducir la autonomía, pasando de las dos horas que exige el contrato a menos de hora y media, con todo lo que esto conlleva. 



Por otro lado, el helicóptero, alquilado en Alemania, llegó a su base el día 8 sin disponer de los permisos necesarios de la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) para operaciones contra incendios. Este documento no estuvo disponible hasta el día 9 al mediodía.

Toda esta información, conseguida a través de la PASBF, fue transmitida al GEACAM de Castilla-la Mancha, que solicitó de inmediato a otra empresa que se hiciera cargo de la base de Alcoba y dio por suspendido el contrato con Inaer. 



A la vista de todos estos hechos, el SLTA quiere, en primer lugar, defender la profesionalidad y compromiso de los pilotos y trabajadores que forman la plantilla de Inaer. Una vez más, queda demostrado que la falta de profesionalidad y el ocultismo imperante en los puestos de responsabilidad de esta compañía, han llevado a la pérdida de un contrato y, lo que es más importante, una pérdida de confianza con los clientes que puede tener todavía peores repercusiones. 



Hay responsables

El SLTA se pregunta, ¿cómo es posible que los responsables de dicha empresa autoricen la entrada en servicio de un helicóptero a sabiendas de que no dispone de la documentación legal necesaria para operar? ¿Cómo es posible que la compañía no controle los documentos de Peso y Centrado cuando es su responsabilidad? ¿Quién ha decidido engañar de esta manera al cliente y poner en riesgo a las 9 personas que estaban de servicio en este helicóptero? 



La legislación es muy clara, tanto que en otros países los responsables, haciendo honor a su nombre, tienen que responder de sus actos. Hace tan sólo un mes, en Estados Unidos, un directivo fue condenado a 13 años de cárcel después de que un helicóptero de su empresa sufriera un accidente en el que murieron siete bomberos y dos pilotos. Durante el juicio se demostró que la empresa había presentado datos falsos acerca del peso y centrado, y la performance de la aeronave, y todo para ganar un concurso público, ¿les suena? 



Trabajar en una empresa que es capaz de todo lo descrito anteriormente preocupa a los profesionales que día a día trabajan en ella. Este tipo de prácticas son inadmisibles y punibles. 



¿Hasta cuándo las autoridades españolas van a permitir que las empresas adjudicatarias sigan primando, -de forma palmaria- el ahorro en costes frente a la seguridad?




Gabinete de prensa SLTA

Travesía de San Andrés nº2. Alcobendas (Madrid). 

 916588255 

slta@slta.es

El Ministerio de Empleo suspende la tramitación del I Convenio Colectivo de Inaer

publicado a la‎(s)‎ 18 jun. 2015 12:12 por Comunicación Cspa

Comunicado de prensa



Madrid, 17 de Junio de 2015.


El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, por medio de la Subdirección General de Relaciones Laborales, ha paralizado la tramitación del I Convenio colectivo de empresa de Inaer. 


La empresa, propiedad de Babcock International, no ha superado el primer filtro que establece la administración para controlar y supervisar los artículos firmados en los convenios empresariales.

Tras el depósito del texto ante el regulador para su revisión y admisión, el citado organismo, a la vista de los incumplimientos detectados, tomó la decisión el pasado viernes 12 de junio de suspender su tramitación de oficio por encontrar en él artículos que no cumplen con la legalidad vigente.

El SLTA, una vez conocida la paralización, ha remitido a la Subdirección de Relaciones Laborales una relación de los artículos que, a su entender, violan de algún modo la legalidad vigente, en especial las normas que garantizan los derechos mínimos de los trabajadores y por tanto deben ser anulados.

Irregularidades como las detectadas en las adjudicaciones de vacaciones, la realización de horas extra, las condiciones de jubilación o los cambios de programación sin el preaviso necesario, entre otros, están ahora en conocimiento de la administración para que sea ella misma la que decida si impugna esos artículos o no.

Esperamos que sea la propia Administración la que, como ha hecho hasta ahora, utilice los medios legales a su disposición para anular los artículos “tóxicos” que perjudican los derechos de los trabajadores. Una vez la administración se pronuncie sobre estos aspectos que afectan al I convenio de Inaer, el SLTA estudiará si continua con la posterior denuncia e impugnación de algunos de los artículos ante el Juzgado de lo Social.


Gabinete de prensa SLTA 
 Travesía de San Andrés nº2. Alcobendas (Madrid).
 916588255 

Más sombras que luces en el I convenio de empresa de Inaer

publicado a la‎(s)‎ 6 jun. 2015 14:54 por Comunicación Cspa   [ actualizado el 6 jun. 2015 15:04 ]



Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos


Comunicado de prensa


· La temporalidad laboral amenaza a toda la plantilla de pilotos que no cumpla con el 85% de su “potencial”



· Se empeoran algunas condiciones laborales, ya de por si lamentables, establecidas en el II convenio de sector



· El SLTA impugnará todos los artículos en los que se detecten irregularidades 




Madrid, 3 de junio de 2015.  

Después de meses y meses de negociaciones, durante la madrugada del 21 al 22 de junio –algunos dirían que con nocturnidad y alevosía y quizás no les falte razón– se firmaba el I convenio de Inaer. Las expectativas eran altas, tanto tiempo esperando debería ser un motivo para la esperanza o para presumir que hay mejoras a la vista. 


Desgraciadamente, a día de hoy el SLTA no puede hacer todas las valoraciones positivas que le gustaría. A pesar de que hay que reconocer mejoras en algunos terrenos, especialmente en el económico para algunos colectivos muy concretos, otras partes substanciales del texto son simplemente un “corta y pega” del II convenio sectorial y, lo que es peor, algunos artículos han sido empeorados en lo que a derechos laborales del trabajador se refiere, lo cual representa un verdadero insulto para el personal aeronáutico que ya tenía que convivir con un convenio sectorial de mínimos. Asimismo, muchas otras partes del convenio rezuman ambigüedad y eso es, presumiblemente, una puerta abierta a la arbitrariedad empresarial y futura fuente de conflictos. 


Por si todo esto no fuera poco, además, estas negociaciones se han llevado con especial hermetismo y el acuerdo no se ha sometido a votación previa ni a consulta de los representados, como si entre algunos de los sindicatos negociadores (hay que recordar que el SLTA fue excluido de la mesa) se trabajara con intereses distintos que los de servir a los trabajadores y mejorar sus condiciones; como si prefirieran esconder que consultar; como si buscaran el apretón de manos nocturno en lugar de la luz y los taquígrafos.


La peor parte se la lleva el personal que se dedica a la operación de lucha contra incendios, que se queda relegado fuera de las tablas salariales por no cumplir con el 85% de su potencial anual de horas de trabajo. 


Lo que no se dice, pero se deduce, es que indirectamente esto es una puerta abierta a la temporalidad de la totalidad de los pilotos en plantilla ya que, la empresa, puede asignar arbitrariamente a los trabajadores en los distintos servicios. 


Esto significa que un piloto puede estar asignado a un servicio que cumpla con el 100% de la jornada, pero si surge “algún problema” quizá dicho trabajador acabe destinado en un servicio que no cumpla con el 85% y, por tanto, quede fuera de las tablas salariales negociadas. 


Los efectos que esto pueda tener en la seguridad también preocupa –y mucho– al SLTA. Si durante varios meses al año no se programa al personal y simplemente se les desvincula de la actividad, sin un plan de carrera profesional o de refresco, como es lógico sus capacidades se ven mermadas. En aviación, aunque a algunos les cueste entenderlo, la pericia en vuelo no puede obtenerse con cursos on-line. 


Otros artículos ciertamente impactantes y que suponen un empeoramiento evidente de las condiciones previas son los siguientes:

- En cuanto a un derecho básico del trabajador como son las vacaciones, aparecen unas exigencias empresariales que rozan el esperpento: el propio trabajador debe primero coordinarse con su compañero para que le cubra, el propio trabajador debe comprobar que no interfiere en las programaciones y, además, se le descontarán 8 días libres por cada 15 días de vacaciones.

- Al personal sanitario no se le asigna un sueldo base, este hecho ya fue previamente denunciado por este sindicato en la inspección de trabajo y se encuentra actualmente bajo investigación.

- Las notificaciones del calendario de trabajo mensual de los trabajadores se recibirán el día 25 de cada mes anterior, es decir, con 5 días de antelación. ¿Es esto lo que entienden por la conciliación de vida laboral y familiar? Este hecho también se encuentra ya denunciado ante la inspección.

- Los agravios comparativos entre trabajadores son más que evidentes, mientras que a algunos colectivos les compensan los festivos, a otros no; mientras que a algunos colectivos se les retribuyen los cambios imprevistos de programación, a otros no. Son algunos ejemplos de cómo se crean puestos de segunda y de tercera, intentando así conseguir la desunión de la plantilla tan buscada por el empresario.

- Sobre las horas extra, el nuevo convenio establece mecanismos para rebasar el límite legal de 2.000 horas anuales a pesar de que el año pasado el mismo comité de empresa remitió un escrito a toda la plantilla de vuelo reseñando la prohibición total de rebasar dicho límite. ¿Ha cambiado la normativa desde entonces y ahora ya si se puede rebasar?, ¿los trabajadores que se negaron por escrito a la empresa a rebasar ese límite a instancias del comité en qué situación quedan ahora?

- El sueldo base para los copilotos de incendios, por increíble que parezca, se establece en 600 euros, por debajo del mínimo interprofesional legal.

- Se observa que hay demasiados pluses arbitrarios a designación de la empresa. 


Por todo ello y debido tanto a estas deficiencias explicadas como por otras detectadas, el SLTA ya está estudiando la impugnación ante el Ministerio de Trabajo de numerosos artículos que componen el I Convenio de Inaer.



Gabinete de prensa SLTA

LA DIGNIFICACIÓN PROFESIONAL DEL PILOTO DE HELICÓPTEROS

publicado a la‎(s)‎ 24 abr. 2015 15:00 por Comunicación Cspa   [ actualizado el 24 abr. 2015 15:03 ]


Tras el buen sabor de boca dejado con las IV Jornadas Técnicas de Helicópteros sobre actividades aéreas de lucha contra incendios que organizó el COPAC, y como continuación a los temas allí expuestos, el 14 de abril tuvo lugar en la sede del COPAC una reunión de estas dos organizaciones, con el fin de acercar posturas y buscar puntos de encuentro en los que poder colaborar mutuamente. La reunión se desarrolló en un excelente clima de cordialidad y entendimiento mutuos, asimismo, se contó con la presencia del presidente de la Confederación de Sindicatos Profesionales Aéreos,CSPA, D. Carlos Barone, que reiteró el total apoyo de la organización que preside a este grupo de trabajo, el cual entiende “es fundamental como un primer paso para el avance de este colectivo tan históricamente maltratado del sector aéreo”.

Una vez analizada la actual coyuntura general de los pilotos y sus precarias condiciones laborales, se informó al Colegio de la labor que el SLTA está desarrollando a diversos niveles.

Analizamos el tema del intrusismo y los avances que se han ido consiguiendo en este campo, así como los medios de las dos organizaciones para combatirlo más eficazmente.

También se debatió ámpliamente la aplicación del RD de TTAA y examinamos las condiciones con las que están trabajando los profesionales en LCI, que son los que sostienen además los mayores índices de siniestralidad.

Tras la entrada de este nuevo RD, todos somos conscientes de la complicada situación en la que quedan los copilotos debido a la dificultad de éstos para poder demostrar su experiencia real de vuelo en logbook. Por lo que, de seguir así las cosas, la falta de pilotos con experiencia de la que se quejan actualmente las empresas, será aún mayor en años venideros.

En cuanto a la seguridad operacional, se llegó a la conclusión de que sería conveniente elaborar un protocolo para notificar las posibles irregularidades que los profesionales puedan detectar, en todo tipo de misiones y trabajos aéreos. Todos somos plenamente conscientes de la importancia de notificar incidentes, pues es una herramienta clave a la hora de gestionar y mejorar en los problemas de seguridad del sector.


Tanto éstos, como los demás temas tratados, no han sido más que un primer avance, sobre una gran cantidad de problemas a solucionar, concluyendo por ambas partes que son claramente los intereses comunes en defensa de la profesión que estas dos organizaciones persiguen.

La conclusión final es que ambas organizaciones pueden, cada una en sus respectivos ámbitos competenciales, establecer acuerdos de colaboración institucional y cauces de comunicación permanentes, acuerdos que se materializaran en próximas fechas al objeto de facilitar la consecución del objetivo común de todos los asistentes:

Hacer de la profesión de Piloto de Helicópteros una profesión digna.
SLTA
 

1-7 of 7