Inicio


    El mundo obrero existe, y sigue existiendo en conflicto.
Los hombres y las mujeres del mundo del trabajo continuán sufriendo la injusticia y, en muchos lugares de la tierra, la explotación, que llevan a su empobrecimiento. Desempleo, precariedad laboral, siniestrabilidad, pobreza y marginación, ... son alguno de los elementos de la larga lista que hace visible el conflicto social.

    La Iglesia, el conjunto de los seguidores de Jesucristo, no permanecemos impasibles ante esta realidad
...el trabajo humano es una clave, quizá la clave esencial, de toda la cuestión social (...). Y si la solución gradual de la custión social (...) debe buscarse en la dirección de "hacer la vida humana más humana" entonces la clave, que es trabajo humano, adquiere una importancia fundamental y decisiva.
Juan Pablo II. Laborem Exercens  3.


    Esta página pretende ser una herramienta sencilla y humilde al servicio de la evangelización del mundo del trabajo.