Quiero ser GC

Academias Recomendadas:
 
Antes de comenzar con el proceso debes saber que en la Guardia Civil
 
 la mas principal hazaña es obedecer,
 y el modo cómo ha de ser es ni pedir ni rehusar.
Aquí, en fin, la cortesía, el buen trato,
la verdad, la firmeza, la lealtad, el honor, la bizarría,
el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia,
 la humildad y la obediencia, fama,
honor y vida son caudal de pobres soldados;
que en buena o mala fortuna la milicia
no es mas que una religión de hombres honrados.
 
 
 
Artículo primero de la Cartilla del Guardia Civil: Capítulo I (Obtenido de Wikipedia "http://es.wikipedia.org/wiki/Cartilla_del_Guardia_Civil")
 
El HONOR ha de ser la principal divisa del Guardia Civil; debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás.
 

2.° El mayor prestigio y fuerza moral del Cuerpo es su primer elemento; y asegurar la moralidad de sus individuos la base fundamental de la existencia de esta institución.

3.° El Guardia Civil por su compostura, aseo, circunspección, buenos modales y reconocida honradez, ha de ser siempre un dechado de moralidad.

4.° Las vejaciones, las malas palabras, los malos modos y acciones bruscas, jamás deberá usarlas ningún individuo que vista el honroso uniforme de este Cuerpo.

5.° Siempre fiel a su deber, sereno en el peligro y desempeñando sus funciones con dignidad, prudencia y firmeza, el Guardia Civil, será más respetado que el que con amenazas sólo consigue malquistarse con todos.

6.° El Guardia Civil debe ser prudente sin debilidad, firme sin violencia y político sin bajeza. No debe ser temido sino de los malhechores, ni temible sino a los enemigos del orden.

7.° Sus primeras armas deben ser la persuasión y la fuerza moral, recurriendo a las que lleve consigo, sólo cuando se vea ofendido con otras ó sus palabras no hayan bastado. En este caso dejará siempre bien puesto el honor de las armas que la Reina le ha confiado.

8.° Será siempre un pronóstico feliz para el afligido, infundiendo la confianza de que a su presentación, el que se vea cercado de asesinos, se crea libre de ellos; el que tenga su casa presa de las llamas considere el incendio apagado; el que vea su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea salvado; y por último, siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos.

9.° Cuando tenga la suerte de prestar algún servicio importante, si el agradecimiento le ofrece alguna retribución, nunca debe admitirla. El Guardia Civil no hace más que cumplir con su deber, y si algo le es permitido esperar de aquel á quien ha favorecido, es sólo un recuerdo de gratitud. Este noble desinterés le llenará de orgullo, pues su fin no ha de ser otro que captarse el aprecio de todos, y en especial la estimación de sus jefes, allanándole el camino para sus ascensos tan digno proceder.

10.° Deberá estar muy engreído de su posición, y aunque no esté de servicio jamás debe reunirse con malas compañías, ni entregarse á diversión es impropias de la gravedad que debe caracterizar al Cuerpo.

11. El Guardia Civil, lo mismo en la capital de Monarquía que en el despoblado más solitario, no deberá salir nunca de la casa-cuartel sin haberse afeitado, lo cual hará lo menos tres veces por semana; llevará siempre el pelo corto, la cara y las manos lavadas, las uñas bien cortadas y limpias, el vestuario muy aseado y el calzado perfectamente lustroso.

12. Lo bien colocado de sus prendas y el aseo en el todo su persona, han de contribuir en gran parte á granjearle consideración pública.

13. El decoro del Cuerpo exige que no se usen otras prendas que las de uniforme, sin la menor falta de botones ó corchetes; pues cada Guardia ha de ser un tipo de compostura y aseo. El desaliño en el vestir infunde desprecio.

14. Al encontrarse el Guardia Civil algún amigo o camarada a quien haya de saludar, lo hará cortésmente, sin gritos ni ademanes descompuestos; siempre se valdrá para ello sus propios nombres ó apellidos, no usando jamás de apodos ó motes, que tan poco favor hacen a quien los emplea.

15. Nunca se entregará por los caminos a cantares ni a distracciones impropias del carácter y posición que ocupa; su silencio y seriedad deben imponer más que sus armas.

16. Será muy atento con todos; en la calle cederá la derecha, no sólo a los jefes militares, sino también a las Justicias de los pueblos donde esté, a todas las Autoridades en cualquiera carrera del Estado, y por lo general a toda persona portada, y en especial a las señoras; lo que será una muestra de subordinación para unos, de atención para otros y de buena crianza para todos.

18. Ha de procurar juntarse generalmente con sus compañeros, y fomentar la estrecha amistad y unión que debe haber entre los individuos del Cuerpo, aunque también podrá hacerlo con aquellos vecinos de los pueblos que por su moral y buenas costumbres deben ser apreciados y considerados en el que estuvieren.

19. No entrará en ninguna habitación sin llamar anticipadamente a la puerta y pedir la venia para entrar, valiéndose para ello de las voces ¿da V., permiso? u otras equivalentes; olvidándose absolutamente de la denominación de patrón o patrona, que comúnmente suelen usar todos los soldados. Cuando le concedan entrar, lo hará con el sombrero en la mano y lo tendrá en ella hasta después de salir.

20. Cuando tenga que cumplir con las obligaciones que le impone el servicio peculiar del instituto al que pertenece y sus Reglamentos, de exigir la presentación de pasaportes, disipar algún grupo, hacer despejar algún establecimiento, o impedir la entrada en él, lo hará siempre anteponiendo las expresiones de «haga V., el favor o tenga V., la bondad.» Cuando sean oficiales o jefes del Ejército, u otras personas de categoría, lo verificará además dándoles el tratamiento y haciéndoles el saludo que les corresponda por sus insignias.

23. Para llenar cumplidamente su deber, procurará conocer muy á fondo y tener anotados los nombres de aquellas personas que por su modo de vivir en la holganza, por presentarse con lujo sin que se les conozcan bienes de fortuna, y por sus vicios, causen sospechas en las poblaciones.

25. Observará a los que sin motivo conocido hacen frecuentes salidas de su domicilio, y vigilará á los sujetos que se hallen en este caso, reconociendo sus pasaportes, para cerciorarse de su autenticidad; y en el caso de tener noticia de la perpetración de algún delito, tratará de averiguar por todos los medios posibles dónde estuvieron dichos personas en el día y hora en que se cometió. Practicando estas indagaciones con el detenimiento y minucioso examen que tan delicado asunto requiere, tal vez no se cometerá un crimen cuyos autores no sean descubiertos.

26. Por ningún caso allanará la casa de ningún particular sin su previo permiso. Si no lo diese para reconocerla, el Guardia Civil enviará á pedir al Alcalde su beneplácito para verificarlo, manteniendo en tanto la debida vigilancia á las puertas, ventanas y tejados por donde pueda escaparse la persona que se persiga.

27. Se abstendrá cuidadosamente de acercarse nunca á escuchar las conversaciones de las personas que estén hablando en las calles, plazas, tiendas o casas particulares, porque esto sería un servicio de espionaje, ajeno de su instituto; sin que por ello deje de procurar adquirirse noticias, y de hacer uso de lo que pueda serle útil para el mejor desempeño de las obligaciones que el servicio del Cuerpo le impone.

28. Será siempre obligación del Guardia Civil perseguir y capturar a todos los infractores de las leyes, y en especial a los asesinos, ladrones, a cualquiera que hiriese a otro, y evitar las riñas.

30. No tiene la Guardia Civil inmediata dependencia de las Justicias de los pueblos en que hay puestos establecidos; mas si por los Alcaldes o cualquiera Juez de primera instancia se requiriese su auxilio para cualquiera función del servicio, se lo prestarán con sujeción al Reglamento.

3l. La Guardia Civil no tiene autoridad para llamar a su presencia ni reprender a las Justicias de los pueblos; pero si los guardias observasen alguna falta en su comportamiento, o conociesen que los Alcaldes, desentendiéndose de su sagrada obligación, son causa de experimentarse en el país o en el servicio de S.M., males que pudieran evitarse, sin perder momento lo pondrán en conocimiento de sus respectivos jefes, para que llegado por su conducto a noticia del Gobernador de la Provincia, adopte las medidas que crea convenientes; y cuando la urgencia del caso lo requiera, lo harán directamente á dicho Gobernador.

32. Los individuos de la Guardia Civil, considerados siempre de servicio, para el mejor desempeño de éste, sabrán de memoria los Reglamentos y Cartilla, que llevarán constantemente consigo, así como la credencial expedida por el Gobernador de la Provincia para acreditar la identidad de su persona y en los casos convenientes mostrarla.

33. Irán también provistos siempre de tintero y papel para hacer sus apuntaciones, y de los cuadernos de requisitorias y señas de los criminales á quienes se persiga por la ley, para procurar su captura.

34. La reserva y el secreto en las confidencias que reciba, debe ser profunda en el Guardia Civil; de este modo se conseguirá la confianza y el descanso de las personas que las hagan, cuyos nombres nunca podrá revelar. Las faltas de sigilo que se cometan en este particular, serán castigadas con todo rigor.

Capítulo II

  • La Cartilla contiene las siguientes instrucciones acerca de cómo deben prestar los guardias el servicio en los caminos.

1.° El Guardia Civil, cuando se halle destinado al servicio de los caminos reales ó carreteras, los recorrerá frecuentemente y con mucha detención, reconociendo á derecha é izquierda de los parajes que ofrezcan facilidad de ocultar alguna gente sospechosa.

2.º Las parejas que hayan de prestar este servicio, caminarán á diez ó doce pasos de distancia un hombre de otro, para evitar ser ambos en ningún caso sorprendidos á la vez, y á fin de que puedan protegerse mutuamente.

3.° Procurarán informarse de los labradores, transeúntes, y muy particularmente de los pastores, si han visto ó llegado á sus hatos alguien, que por su persona ó mala traza inspire desconfianza.

4.º Cuando haya indicios de que en el término de la demarcación de un puesto se abrigan algunos malhechores, se harán frecuentes salidas por parejas, especialmente por las noches, reconociendo los hatos, ganaderías, casas de campo y ventorrillos, si los hubiese; verificándolo siempre con la debida precaución, y marchando siempre con la mayor vigilancia.

5.° Debe tenerse siempre presente que desde las dos ó las tres de la madrugada, hasta la salida del sol, y desde las cinco ó las seis de la tarde hasta dos horas después de anochecido, es cuando se cometen la mayor parte de los crímenes; por consiguiente, á estas horas deben procurar aparecer las parejas del Cuerpo en los sitios sospechosos.

6.° La experiencia ha demostrado que desde la instalación de la Guardia Civil, cuando los criminales tratan de hacer robo se ponen de acuerdo varios de distintos domicilios. Por esto debe redoblarse la vigilancia sobre ellos y las pesquisas para la averiguación de su paradero, procurando á toda costa descubrimiento y captura.

7.° No sólo debe la Guardia Civil averiguar el paradero los ladrones que hubiesen cometido un robo, sino también el los efectos robados, así como las personas que los pudiesen haber adquirido, bien sean alhajas, ropas, productos del campo, caballerías ó ganado de otra especie.

8.° Procurarán no guardar nunca las parejas un orden periódico en sus salidas y movimientos, para de este modo tener en continua alarma á los criminales.

9.° A las horas que los correos y las diligencias acostumbran á cruzar por el terreno de su demarcación, deberán estar sobre el camino, especialmente por la noche, pues con esta precaución se contrarían los planes de los criminales, sin que el Guardia Civil de caballería tenga que correr escoltando los carruajes, lo que estropearía é inutilizaría sin ventaja su caballo.

13. El Guardia Civil, en sus correrías y patrullas por los pueblos ó término de la demarcación de su Puesto, deberá cuidar por regla general, de volver por distinto camino del que llevó á su salida, á fin de examinar más extensión de terreno.

14. Siempre que en el curso de sus patrullas encontrare algún carruaje ó carro volcado, ó caballería caída, como no vaya á un servicio determinado en el que por la detención resulte perjuicio, ayudará á los dueños á levantarlos; lo mismo que en cualquiera otra necesidad que observase en los viajeros, les prestará cuantos auxilios necesiten y estén á su alcance.

15. Igualmente cuando el Guardia Civil en el curso de su servicio encontrare algún viajero perdido, le enseñará el camino del punto á que se dirija, en especial si fuese de noche ó en días de nieve ó tormenta, en que es más fatal á los caminantes su extravío.

16. Siempre que en los caminos y campos hallase alguna caballería suelta ó ganado descarriado, ó cualquiera efecto perdido, procurará recogerlo, presentándolo á la autoridad local del pueblo más inmediato, y si tuviese indicios de la persona á quien pudiese pertenecer, se lo entregará directamente.


Por estas instrucciones y otras del mismo capítulo que omitimos, se ve que al mismo tiempo que el Jefe organizador del Cuerpo procuró aconsejar á los individuos del mismo las precauciones más oportunas para que desempeñaran mejor el servicio, no omitió los menores detalles para que prestaran toda la protección y auxilios imaginables á los viajeros á quienes sucediese algún conflicto. Notables y dignas de que el público las conozca son también las instrucciones que contiene el capítulo III, que lleva por epígrafe: Protección á las personas y propiedades. Dicen así los artículos del citado capítulo:


1.° Además de los auxilios que quedan expresados en el capítulo precedente, y que debe prestar el Guardia Civil en los caminos, campos y despoblados, es obligación suya contribuir á cortar los incendios y velar en todas partes por la seguridad de las personas y conservación de las propiedades.

2.° Cuando en las poblaciones ocurra algún incendio, principalmente en las de corto vecindario, ó en las casas de campo, en que generalmente se carece de los recursos que el arte proporciona en las capitales, hay por lo común un aturdimiento general, que exige muy particularmente que la Guardia Civil se presente al momento en el sitio de la desgracia, y por lo tanto debe hacerlo tan pronto como tenga noticia de ella.

3.° Su primer deber en estos casos es prestar cuantos auxilios estén á su alcance, protegiendo á las personas y propiedades, asegurando los intereses de aquellas, para lo que evitará se introduzcan en la casa ó edificio incendiado, otras personas que las que los dueños y autoridades designen, ya como operarios, ya para extraer efectos en caso de necesidad.

4.º Cuidará especialmente de evitar toda confusión y desorden muy propios en estos casos, á cuya sombra se cometen no pocos excesos, por sujetos de mala intención, que con pretexto de auxiliar y ayudar á cortar el incendio, se presentan con el sólo el fin de robar, aprovechándose del aturdimiento general, y esto es lo que debe impedir el Guardia Civil á toda costa.

5.° Cooperará en cuanto sea posible, en unión de los operarios y demás personas que acudan, á sofocar el incendio, principalmente en las poblaciones de poco vecindario y en casas de campo; procurando siempre dar ejemplo con su arrojo, serenidad y buenas disposiciones.

6.° Si á su presentación en el sitio de la desgracia, entrase en él alguna autoridad, se pondrá desde luego á sus órdenes, y si ésta aún no hubiese llegado, deberá darla el oportuno aviso, tomando entretanto las medidas necesarias para evitar la confusión y desorden, y poner en seguridad los efectos se puedan libertar de ser presa de las llamas, y conseguir la extinción del incendio.

7.° En las inundaciones, terremotos, huracanes, temblores de tierra y tempestades, deberá la Guardia Civil proceder con igual celo, para prestar los auxilios que quedan prevenidos para los incendios, cuidando de recoger los efectos que arrastren las aguas para presentarlos á la autoridad del pueblo más inmediato, por cuyo conducto los recogerán sus dueños.

8.° Como una de sus principales obligaciones considerará siempre el Guardia Civil, la conservación de los montes y arbolados, así como la de los bosques del Estado y de particulares, que tan recomendada está por repetidas Reales órdenes, y cuidará por consiguiente con el mayor esmero, de evitar los cortes, descepes y mutilación de los árboles, como igualmente que no se extraigan furtivamente los caídos ó detenidos, por haber sido cortados sin autorización.

9.° Es asimismo obligación del Guardia Civil, vigilar que los árboles que se hallan en los caminos se respeten y no se toquen ni maltraten por los transeúntes, ni otra persona alguna, sin la debida autorización para ello de los Ayuntamientos ó personas á quienes pertenezcan.

10. Es costumbre, por desgracia introducida, que árboles frutales y viñedos, en especial los que se encuentran en las inmediaciones de los caminos, sean asaltados por los que pasan junto á ellos, y cuidará el Guardia Civil muy particularmente de evitar estos daños, haciendo que se respete la propiedad.

11. A cualquiera persona que se encontrase haciendo el menor daño en objetos tan interesantes, en lo que más atacada se encuentra la propiedad, se le detendrá y denunciará á la autoridad competente, así como lo serán también los dueños de las caballerías sueltas y ganados que se encuentren causando daño en los campos y sembrados.

12. Asimismo celará el Guardia Civil que en los olivares y viñedos, so pretexto de rebusca del fruto ó de extraer yerbas ó leñas, no se introduzca persona alguna que no vaya autorizada por sus dueños, cuya prevención se tendrá muy presente también para las rastrojeras, á fin de que no paste en ellas ningún ganado sin tener dicha autorización. El abuso ó libertad que observe en esta parte lo denunciará á la autoridad, con la presentación de personas ó caballerías, para que corrija, por medio de sus providencias, tan graves perjuicios á los propietarios.

13. Igualmente cuidará el Guardia Civil que los dueños de los palomares cumplan la obligación que tienen de cerrarlos en octubre y noviembre para evitar el daño que las palomas causarían á las sementeras, y por la misma causa respecto á la recolección desde el 15 de junio al 15 de agosto deben también cerrarse, si bien estas épocas sufren alteración según los climas, á juicio de las autoridades.

Desde la creación del cuerpo de la Guardia Civil se establecieron las reglas necesarias para la organización militar y sus servicios como institución civil. Dichas reglas se encuentran reunidas en un pequeño panfleto, aprobado por Real orden de 29 de julio de 1852, que se intitula Cartilla del Guardia Civil, redactada por la Inspección General del Cuerpo. Este precioso cuaderno, que forma un volumen de 210 páginas, muy cómodo para llevarlo siempre consigo, y que todos los guardias poseen, la materia que contiene se halla dividida en cuatro partes.

La primera parte, que lleva por epígrafe Cartilla del Guardia Civil, abraza las materias siguientes divididas en 15 capítulos:

  • I. Prevenciones generales para la obligación del Guardia Civil.— II. Servicio en los caminos.— III. Protección á las personas y propiedades.— IV. Pasaportes.— V. Uso de armas.— VI. Caza y pesca.— VII. Desertores y prófugos.— VIII. Juegos prohibidos.— IX. Contrabando.— X. Conducción de presos.— XI. Obligaciones de los comandantes de Puesto.— XII. De los comandantes de Línea.— XIII. de los comandantes de Sección .— XIV. De los comandantes de Provincia.— XV. Servicio de campaña. En esta parte se encuentran también modelos de las licencias de armas, de caza, de pesca pasaportes etc.
  • La segunda parte contiene los formularios sobre el modo de instruir sumarias informaciones, y los modelos de comunicaciones oficiales, instancias, recibos de raciones, plantilla de sueldos de las clases del Cuerpo, y los tratamientos que deben darse á las autoridades y personas de distinción.
  • La tercera parte, el reglamento militar y el reglamento para el servicio; y la cuarta, las obligaciones militares del soldado y del cabo de infantería y de caballería; la explicación del sistema decimal, y un tratadito sobre las enfermedades del caballo y el modo de curarlas.

Cuan precioso es, y qué acertada ha sido la idea de su formación para uso é instrucción de los guardias. No vamos á ocuparnos extensamente de esta Cartilla y reglamentos, por que el hacerlo así, sería contrario á la concisión y brevedad de la historia; pero sí vamos á dar á conocer los principales puntos que abrazan, para que el público en general y los profanos á la institución, formen de ella con cabal conocimiento, el alto concepto que se merece, y conozcan también las causas de haberse captado el aprecio general del país.

LA GUARDIA CIVIL  Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Guardia_Civil"

Emblemas

Su emblema principal está formado por una espada desnuda en banda y haz de lictores con hoja de segur al flanco diestro, pasantes en aspa, sumados de una corona real. El haz de lictores (fasces lictoriae) en el emblema de la Guardia Civil representa la autoridad. La espada con la punta hacia abajo representa la fuerza sometida al imperio de la Ley.

También se utiliza como logotipo el formado por las letras G y C, entrelazadas, sumadas de la corona real.[nota 1]

Emblemas y signos distintivos

Emblema vigente hasta 1943 y que hoy sigue formando parte de la identidad corporativa del Cuerpo.

Uniformidad

El color característico del uniforme es el verde, desde la reforma de uniformidad realizada en el año 1943. Anteriormente, desde la época fundacional el color principal fue el azul. En algunas especialidades, como las de la Agrupación de Reserva y Seguridad se utiliza un verde muy oscuro, que aparenta ser negro.

El elemento de la uniformidad que ha caracterizado a la Guardia Civil es el tricornio, si bien actualmente se usan, además de éste, otros tipos de prendas de cabeza: teresianas, boinas, o gorros cuarteleros.

 
La imagen más característica de la Guardia Civil: una pareja de guardias con el tradicional tricornio.

Casas cuartel

Los acuartelamientos de la Guardia Civil, disponen también, en la mayoría de los casos, viviendas para sus componentes y familias. Por éste motivo se denominan casas cuartel, cumpliendo esta peculiaridad como parte de la seguridad del acuartelamiento, y residiendo su razón de ser en la alta disponibilidad de los componentes del Cuerpo ante eventuales necesidades de la sociedad, que requieran de sus servicios con prontitud. Estas instalaciones han sido tradicionalmente objetivos de la organización terrorista ETA, principalmente, que ha atentado contra ellas en 89 ocasiones, causando 33 muertos, así como de otras organizaciones (GRAPOEGPGCTerra Lliure). Los atentados más graves fueron el de la casa-cuartel de Zaragoza, en 1987, y el de la casa-cuartel de Vic, en 1991, que causaron 11 y 10 muertos respectivamente.[1]

 
Casa cuartel de la Guardia Civil en Baracaldo.

Tablilla

En la entrada de estas casas cuartel se puede encontrar la tablilla, grabada en ella o sobre la pared, con la leyenda "Todo por la Patria".

Lema

El lema de la Guardia Civil es: «El Honor es mi Divisa», extraído del artículo 1º del Reglamento para el Servicio escrito por su fundador, que literalmente dice: "El Honor es la principal divisa del Guardia Civil. Debe, por consiguiente, conservarse sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás." y que refleja el espíritu que rige al Instituto y la cualidad más valorada por el mismo.

Patronazgo

El 8 de febrero de 1913, la Virgen del Pilar fue declarada mediante Real Decreto su excelsa Patrona.

Sobrenombre

Si bien ya desde sus principios la Guardia Civil fue conocida popularmente como "Benemérita", por sus servicios prestados a la sociedad, esta denominación se convirtió en oficial al otorgársele, por Real Orden de 4 de octubre de 1929, la Gran Cruz de la Beneficencia.

La Guardia Civil cierra por costumbre los desfiles del Día de las Fuerzas Armadas.[nota 2]

Historia

Fundación

Dado el grave problema de seguridad pública que existía en el ámbito rural de España tras finalizar la Guerra de la Independencia contra el invasor francés, el gobierno de Luis González Bravo, cuyo ministro de la Gobernación era el marqués de Peñaflorida, dispuso en el año 1844 que se creara una fuerza policial de doble dependencia, al estilo de la gendarmería europea, creándose ésta por decreto de seguridad pública de 26 de enero.[nota 3]

El 28 de marzo de 1844 se dictó por el Ministerio de la Gobernación el primer decreto que disponía la creación de un Cuerpo de Guardias Civiles que, sin embargo, no llegó a entrar en vigor, ya que adolecía de diversos defectos. No obstante, la idea no fue baldía, y cuando el 2 de mayo de ese mismo año el mariscal de campo Ramón María Narváez asumió el poder, retomó la idea, encargando su organización al de igual empleo Francisco Javier Girón y Ezpeleta Las Casas y Enrile, II Duque de Ahumada y V Marqués de Las Amarillas, quien entonces ostentaba el cargo de Inspector General Militar.

Fruto de ello vio la luz el 13 de mayo un nuevo decreto, el cual debe considerarse como el que verdaderamente dio nacimiento a la Guardia Civil. Conforme se detallaba en la norma fundacional, el nuevo cuerpo de naturaleza militar quedaba sujeto al Ministerio de la Guerra en lo concerniente a organización, personal, disciplina y percibo de haberes, y al de Gobernación en cuanto a servicio y movimientos.

Primigenia organización

Inicialmente se establecieron 14 Tercios, integrados a su vez por 39 Compañías de Infantería y 9 Escuadrones de Caballería, estando compuesta su primera plantilla por 14 jefes, 232 oficiales y 5.769 de tropa. En el mes de octubre de ese mismo año se aprobaron los reglamentos militar y de servicio, y el 20 de diciembre de 1845 la «Cartilla del Guardia Civil», definido como el auténtico código moral del Instituto, a cuyos preceptos se sigue aludiendo hoy día.

La organización centralista hizo que el recién creado Cuerpo se fuera desplegando por todo el territorio nacional, quedando estructurado por orden descendente desde la Dirección General o Inspección General -denominación según épocas- en Tercios, Comandancias, Compañías, Líneas y Puestos o Destacamentos, llegando así con el paso del tiempo a todos los puntos de soberanía española, incluidas las posesiones de África y de Ultramar.

Primeras apariciones públicas

La Guardia Civil en uniforme de gala.

La primera aparición pública de la Guardia Civil tuvo lugar el día 1 de septiembre de 1844, en las proximidades de la Plaza de Atocha (Madrid), y la formaban 1.500 hombres de Infantería y 370 de Caballería.

En presencia de todo el Gobierno, el Presidente del Gabinete y también Ministro de la Guerra, General Ramón María Narváez pasó revista ante el pueblo madrileño al contingente de guardias civiles. Ese mismo día, don Francisco Javier Girón y Ezpeleta de las Casas y Enrile dejaba de ser Director de la Organización de la Guardia Civil y era nombrado Inspector General del Cuerpo de la Guardia Civil. Es por lo tanto el primer Director del Cuerpo.

Nuevamente, el día 10 de octubre de 1844, la Guardia Civil apareció en las calles de Madrid, con motivo de la declaración de Isabel II, como mayor de edad (14 años).

Primeras intervenciones policiales

La primera intervención del recién creado Cuerpo de la Guardia Civil tuvo lugar en Navalcarnero, el 12 de septiembre de 1844, al evitar el asalto a la diligencia de Extremadura.

En octubre de 1903 se detiene en la feria de Baena (Córdoba), por parte de la Guardia Civil, al bandolero Manuel López Ramírez, Vizcaya, siendo este hecho diferente a las demás actuaciones contra el bandolerismo y un hito en la historia de la Seguridad en España, por ser la primera vez que se realizan acciones de seguridad por guardias civiles vestidos de paisano.

Creación de la Compañía de Guardias Jóvenes

Desde el momento en que cayó el primer Guardia en acto de servicio, el Duque de Ahumada centró su atención en crear una Compañía de Guardias Jóvenes, dando con ello amparo a los hijos huérfanos de todos los componentes del Instituto. Padre de 14 hijos, de los cuales sobrevivieron nueve, conocía perfectamente el problema. Por Decreto de 1 de abril de 1853, fue autorizado para crearla. La Compañía, con el paso de los años, se convirtió en lo que es hoy el Colegio de Guardias Jóvenes "Duque de Ahumada", ubicado en Valdemoro (Madrid).

Disciplina militar

Durante la Restauración borbónica se adscribe a la Guardia Civil y a los Carabineros al Ministerio de Guerra, "para los efectos de organización y disciplina", dándoles carácter militar mediante la Ley Adicional a la Constitutiva del Ejército el 19 de julio de 1889, que desarrollaba y modificaba aspectos de la Ley Constitutiva del Ejército de 1878 y que era una concreción de las funciones de las Fuerzas Armadas a realizar tras la Constitución de 1876.[2]

Creación de la Sección de Velocipedistas

Por Real Orden Circular de 7 de abril de 1902 se crea el germen de lo que posteriormente sería la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. La citada orden dice

"Se crea por vía de ensayo, una Sección de velocipedistas del Cuerpo de la Guardia Civil. El Inspector General dispondrá el servicio propio del Instituto que, una vez instruidos, hayan de prestar en esta Corte los guardias ciclistas".

Guerra Civil

Al estallar la Guerra Civil en 1936, la ya conocida como Benemérita, al igual que el resto de los españoles, se divide entre las fuerzas de uno y otro bando casi al 50%, si bien a partir de 1937 deja de existir en la zona republicana, pues por el Decreto de 30 de agosto de 1936 se dispuso el cambio de denominación por el de "Guardia Nacional Republicana".

La contribución en vidas humanas fue muy alta: una estimación aproximada es la de 2.714 muertos (7,83% de la plantilla) y 4.117 heridos. En un muestreo realizado por el Servicio de Estudios Históricos del propio Cuerpo, un 83% aproximadamente de la cifra de muertos corresponde a guardias civiles que fueron leales a la República.

En la guerra, el papel de la Guardia Civil se limitó a combatir en Columnas y en las grandes unidades que fueron apareciendo y a realizar en retaguardia una labor meramente policial, salvo excepciones en las que el Cuerpo tuvo acciones de campaña rememoradas como heroicas por ambos bandos: Barcelona, el Asedio del Alcázar en ToledoOviedo, cuartel de Tocina (Sevilla) y el Asedio del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza (Jaén), defendido heroicamente por el capitán Cortés. Estas últimas cuatro acciones valieron otras tantas Cruces laureadas de San Fernando (máxima condecoración militar española en tiempos de guerra) a título colectivo.

Régimen de Franco

Tras el fin de la Guerra Civil y bajo la dictadura del general Francisco Franco Bahamonde se produjo una reorganización total del Estado, y la Guardia Civil no fue ajena a la misma, llegando a comentar algunos historiadores la pretensión oficial de hacer desaparecer el Cuerpo, que no llegó a confirmarse al asegurar la permanencia del Instituto, en la Ley de 15 de marzo de 1940.[nota 4] La citada Ley, además de confirmar la continuidad de la Guardia Civil como fuerza de orden público, unificaba el Real Cuerpo de Carabineros de Costas y Fronteras (fundado el 9 de marzo de 1829 y organizado por el mariscal de campo José Ramón Rodil) con aquélla, encomendándole, además de las que poseía, las misiones de vigilancia de costas y fronteras y la represión del fraude y el contrabando.

Tras la unificación de la Guardia Civil con el Cuerpo de Carabineros, se reconsideró redactar dos nuevos reglamentos, pues si bien los anteriores se complementaban, era necesario fundirlos en uno sólo que recogiese los aspectos fundamentales de cada uno. Así, el 23 de julio de 1942 se aprobó el Reglamento Militar, y el 14 de mayo de 1943, el Reglamento para el servicio, que, tras sufrir ligeras variaciones, son los que con los principios marcados por el duque de Ahumada señalan la pauta general del Cuerpo. En 1943, en septiembre, se creaban las academias de Úbeda y El Escorial, que, junto a la de Sabadell, perdurarían a través de los años.

Prácticamente, desde el fin de la Guerra Civil hasta 1952, el Cuerpo tuvo numerosos enfrentamientos (1.826) con los maquis.

En 1951 se crea el Servicio Cinológico (perros policía), que tan buen resultado da en la búsqueda de drogas y explosivos, así como en la localización de personas desaparecidas en catástrofes.

En 1959 se confía a la Guardia Civil la vigilancia y regulación del tráfico en las carreteras, creándose una Unidad especializada con el nombre de Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

El 7 de junio de 1968 es asesinado el guardia civil José Ángel Pardines Arcay, que se convierte en la primera víctima reivindicada de la banda terrorista ETA.

En 1969 se funda en Sevilla el Grupo de Escafandristas, que, posteriormente, y ya en 1981, se convertiría en el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, unidad de élite en la función de rescate de desaparecidos y muertos, así como en la localización de pruebas para la investigación policial en el medio acuático.

En enero de 1973 se crea el Servicio de Helicópteros, que se transformaría en 1981 en la Agrupación de Helicópteros, utilizada tanto en labores de Tráfico como en labores de Salvamento en Montaña, junto con la Unidad de Montaña, y en la regulación de contrabando de droga, operando conjuntamente, a partir de su puesta en marcha en 1992, con el Servicio Marítimo, además de funcionar con los planes de Protección Civil, a la hora de emergencias e incendios.

Monarquía Parlamentaria

Al final de 1981, por Real Decreto 3543/81 de 30 de octubre, se crea la figura del Guardia Civil Auxiliar, forma de voluntariado especial para la prestación en el Cuerpo del entonces obligatorio servicio militar.

En 1982 se crea el Servicio de Desactivación de Explosivos (SEDEX), la Unidad que se encarga de la desactivación de explosivos, a cuyos miembros se les conoce como TEDAX (técnicos en desactivación de explosivos);[3] así como la Unidad Especial de Intervención (UEI), para la lucha contra el terrorismo.

En el año 1986 es nombrado el primer Director General no militar del Cuerpo, Luís Roldán Ibáñez.

La mujer pudo ingresar en las filas de la Guardia Civil al amparo del marco legal ofrecido por el Real Decreto-ley 1/1988 de 22 de febrero, que regula la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas.

Ese mismo año 1988 se crea el SEPRONA, Servicio de Protección de la Naturaleza, que se encarga de la vigilancia de las leyes sobre el medio ambiente, con competencias sobre caza y pesca, y de proteger y prevenir desastres medioambientales.

En 1991 se crea el Servicio Marítimo (Guardia Civil del Mar) para la vigilancia de las costas españolas y para auxiliar a las personas en el mar.

Pronunciamientos en los que han tomado parte guardias civiles

Guardias civiles han participado en los siguientes pronunciamientos:

  • En el año en 1846 el capitán del Tercio de Pontevedra Manuel Buceta intentó arrastrar a sus hombres a una sublevación dirigida a derribar el moderantismo establecido en el poder. No prosperó y fue sometido a un consejo de guerra supervisado por el propio duque de Ahumada.
  • El día 3 de enero de 1874, el llamado Golpe de Pavía, y en el que tuvo intervención destacada el coronel José de la Iglesia Tompes. Ese día fue el final de la Primera República Federalista.
  • El último pronunciamiento fue el día 23 de febrero de 1981, al irrumpir en el Congreso de los Diputados el teniente coronel del Cuerpo Antonio Tejero Molina con un contingente de 200 guardias civiles bajo su mando. El Jefe del Estado, el rey Juan Carlos I, llamó al orden a las Fuerzas Armadas, en su calidad de Jefe del Ejército. Por este hecho, el teniente coronel Tejero fue separado (expulsado) del Cuerpo y condenado a 30 años de prisión.

Organización actual

La Dirección General (Dirección General de Policía y Guardia Civil) -que desde la creación del cuerpo hasta el nombramiento en 1986 del primer civil, Luis Roldán, ha sido ostentada por tenientes generales del Ejército de Tierra.[4] - se estructura a nivel central en tres órganos directivos, según Real Decreto 1181/2008 [1], de 11 de julio, por el que se modifica y desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio del Interior (BOE núm. 171, de 16 de julio):

Dirección Adjunta Operativa

  • Tiene este nombre desde la creación del mando único de CNP y Guardia Civil, se encuentra a cargo de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, es responsable, de acuerdo con las directrices emanadas del Director General, de la dirección, impulso y coordinación del servicio de las unidades de la Guardia Civil. Del Director Adjunto Operativo dependen las siguientes unidades:
    • El Estado Mayor, a cargo de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo. Es el principal órgano auxiliar de mando del Director Adjunto Operativo, responsable de proporcionar los elementos de juicio necesarios para fundamentar sus decisiones, traducirlas en órdenes y velar por su cumplimiento, centrando su actividad sobre la planificación operativa.
    • La Jefatura de Unidades Especiales y de Reserva, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde dirigir, coordinar y controlar las unidades y jefaturas de servicios de ella dependientes.
    • La Jefatura de Información, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde organizar, dirigir y gestionar la obtención, recepción, tratamiento, análisis y difusión de la información de interés para el orden y la seguridad pública en el ámbito de las funciones propias de la Guardia Civil y la utilización operativa de la información, especialmente en materia antiterrorista en el ámbito nacional e internacional.
    • La Jefatura de Policía Judicial, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde organizar y gestionar la investigación y persecución de los delitos y faltas y desarrollar los servicios de criminalística, identificación, analítica e investigación técnica llevando a cabo las funciones de Policía Judicial específica de la Guardia Civil.
      • La Jefatura Fiscal y de Fronteras, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde organizar y gestionar el resguardo fiscal del Estado, las actuaciones encaminadas a evitar y perseguir el contrabando, el narcotráfico y demás tráficos ilícitos en el ámbito de las funciones encomendadas a la Guardia Civil por la normativa vigente, así como la custodia y vigilancia de las costas, fronteras, puertos, aeropuertos y mar territorial y, en este ámbito, el control de la inmigración irregular.
      • La Jefatura de la Agrupación de Tráfico, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde, como unidad especializada en materia de tráfico, seguridad vial y transporte, organizar y gestionar todo lo relativo al ejercicio de las funciones encomendadas a la Guardia Civil por la normativa vigente.
      • La Jefatura del Servicio de Protección de la Naturaleza, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde organizar y gestionar todo lo relativo con el cumplimiento de las disposiciones relacionadas con la conservación de la naturaleza y medio ambiente, los espacios protegidos, los recursos hidráulicos, la caza y pesca, el patrimonio histórico y la ordenación del territorio.
       
      Subdirección General de PERSONAL
      A cargo de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, es responsable, de acuerdo con las directrices emanadas del Director General, de la dirección y coordinación del desarrollo de la política de personal.Del Subdirector General de Personal dependen las siguientes unidades:
        • La Jefatura de Personal, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde la organización y gestión de todo lo relativo al régimen de ascensos, destinos, situaciones administrativas y régimen disciplinario del Cuerpo de la Guardia Civil.
        • La Jefatura de Enseñanza, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde la organización y gestión de la selección y capacitación del personal del Cuerpo de la Guardia Civil, así como del desarrollo de las actividades técnico-docentes de formación, perfeccionamiento y especialización de dicho personal.
        • La Jefatura de Asistencia al Personal, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil, a la que corresponde la organización y gestión de la acción social y la asistencia sanitaria y psicológica al personal de la Guardia Civil destinado en la Dirección General.
        • La Secretaría Permanente para la Clasificación y Evaluación, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil, que tiene por misión facilitar la labor de los órganos de evaluación, para lo cual aportará la documentación de los miembros a evaluar y adoptará las medidas necesarias para el buen fin de la evaluación, así como el mantenimiento, custodia y reserva de dichos documentos.

        Subdirección General de Apoyo

         
        • A cargo de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, es responsable, de acuerdo con las directrices emanadas del Director General, de la dirección, coordinación y gestión de los recursos financieros y del desarrollo de la política de recursos materiales. Del Subdirector General de Apoyo dependen las siguientes unidades:
          • La Jefatura de los Servicios de Apoyo, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde la gestión, control y mantenimiento de los medios materiales asignados al Cuerpo de la Guardia Civil para la realización del servicio, en particular, del material móvil, equipamiento policial, armamento e infraestructuras.
          • La Jefatura de Servicios Técnicos, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde la gestión, control y mantenimiento operativo de los equipos y sistemas informáticos, de telecomunicaciones y equipos especiales asignados a la Guardia Civil, así como la investigación y desarrollo tecnológico de recursos materiales de aplicación a la actividad de dicho cuerpo.
          • La Jefatura de Asuntos Económicos, al mando de un Oficial General de la Guardia Civil en situación de servicio activo, a la que corresponde la realización de las actividades relacionadas con la administración y coordinación de los recursos financieros y patrimoniales.

        La organización periférica de la Guardia Civil se divide por ZonasComandanciasCompañíasPuestos (Principales y Ordinarios) y Puestos Auxiliares, de menor entidad orgánica y de dependencia del Puesto; y Unidades Especiales.

        A su vez, la estructura orgánica de los Servicios Centrales de la Guardia Civil se regula por Orden de 29 de octubre de 2001 por la que se desarrolla la estructura orgánica de los servicios centrales de la Dirección General de la Guardia Civil [2] (BOE núm. 266, de 6 de noviembre).

        Misión y funciones

        Como parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Guardia Civil tiene la misión de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana. y la ejerce mediante el desempeño de las siguientes funciones:[5]

        • Velar por el cumplimiento de las Leyes y disposiciones generales ejecutando las órdenes que reciba de las autoridades competentes, en el ámbito de su competencia.
        • Auxiliar y proteger a las personas y asegurar la conservación y custodia de los bienes que se encuentren en situación de peligro por cualquier causa.
        • Vigilar y proteger los edificios e instalaciones públicas que lo requieran.
        • Velar por la protección y seguridad de altas personalidades.
        • Mantener y restablecer, en su caso, el orden y la seguridad ciudadana.
        • Prevenir la comisión de actos delictivos.
        • Investigar los delitos para descubrir y detener a los presuntos culpables, elaborando los informes técnicos y periciales necesarios.
        • Captar, recibir y analizar cuantos datos tengan interés para el orden y la seguridad ciudadana.
        • Colaborar con los Servicios de Protección Civil en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública.
        De acuerdo con lo dispuesto en la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad [3], la Guardia Civil ejerce estas funciones, conocidas desde siempre como servicio peculiar del Cuerpo, en el territorio que no corresponda a la Policía Nacional, así como en el mar territorial y dedica a ello un total de 46.000 agentes, lo que supone prácticamente el 62% de todo su personal.

        Competencias exclusivas

        De acuerdo a lo dispuesto en la mencionada Ley 2/86, la Guardia Civil ejerce, con carácter exclusivo, las siguientes competencias:[6]

        • Las derivadas de la legislación vigente sobre armas y explosivos.
        • El Resguardo Fiscal del Estado y las actuaciones encaminadas a evitar y perseguir el contrabando.
        • La vigilancia del tráfico, tránsito y transporte en las vías públicas interurbanas. Actualmente han sido transferidas estas competencias en algunas Comunidades Autónomas (CataluñaNavarra y País Vasco).
        • La custodia de vías de comunicación terrestre, costas, fronteras, puertos y aeropuertos, y centros e instalaciones que por su interés lo requieran.
        • Velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con la naturaleza.
        • La conducción interurbana de presos y detenidos.
        • Y aquellas otras que le atribuya la legislación vigente.

        A los servicios responsables del desarrollo de estas misiones exclusivas, conocidos como especialidades, se dedica un 34% del personal (25.000 agentes).

        Dependencias

        La Guardia civil tiene, básicamente, una doble dependencia:

        Además, en el cumplimiento de sus misiones, la Guardia Civil tiene una dependencia directa de diferentes ministerios y organismos:

        En general, la Guardia Civil vela por la aplicación de las leyes y reglamentos, denunciando cualquier infracción a la Administración correspondiente.

        Especialidades

         

        Con el fin de dar el mayor servicio a la sociedad, la Guardia Civil a lo largo de su dilatada historia ha ido creando especialidades que cubriesen de una manera más eficaz las competencias asignadas.

        Unidades operativas
        • Seguridad Ciudadana. Patrullas policiales en demarcaciones territoriales.
        • Servicio Aéreo.
        • Servicio Marítimo.
        • Unidad Especial de Intervención (UEI).
        • Grupo de Acción Rápida (GAR) (antiguo Grupo Antiterrorista Rural).[7]
        • Servicio de Información (SIGC).
        • Unidades de Actividades Subacuáticas (UAS). Integradas desde 1997 en el Servicio Marítimo.
        • Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA).
        • Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS), en la que se incluye el Escuadrón de Caballería y la Unidad de Reconocimiento de Subsuelo (URS), así como una compañía de Operaciones Internacionales.
        • Grupos de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM).
        • Policía Judicial, con grupos especializados dependiendo del tipo de delito o víctima (Protección de la Mujer y el Menor, (EMUME), Equipos de investigación delitos telemáticos (EDITE)
        • Agrupación de Tráfico. También con diferentes "subespecialidades": motoristas, equipos de atestados e investigación de accidentes, operadores de radar o investigación de otros delitos relacionados con el automóvil.
        • Intervención de Armas.
        • Servicio Cinológico y Remonta (Guías caninos).
        • Servicio de Asuntos Internos.
        • Servicio de Desactivación de Explosivos (SEDEX).[3]
        • Servicio Fiscal.
        • P.A.F.I.T.E. (Patrullas Fiscales Territoriales)
        • Servicio de Protección y Seguridad (SEPROSE).
        • Unidades de Seguridad Ciudadana de la Comandancia (USECIC).
        • Casa Real.
        Unidades de apoyo
        • Automovilismo.
        • G.A.T.I. (Grupo de Apoyo en Tecnologías de la Información). Especialidad desplegada en Unidades Territoriales tipo Comandancia que surgió de la unión de los Servicios de Informática y Transmisiones ante la creciente relación de los sistemas de telecomunicaciones con las nuevas tecnologías de la información.
        • Armamento.
        • Unidad de Música de la Dirección General. Es el resultado de la unificación de las dos unidades preexistentes, la del Primer Tercio Móvil, ubicada en Madrid y la del Colegio de Guardias Jóvenes, en Valdemoro (Comunidad de Madrid).[8]

        Personal

        Ingreso y formación

        El personal de la Guardia Civil, de acuerdo con la Ley 42/1999, de 25 de noviembre, de Régimen del Personal del Cuerpo de la Guardia Civil [4], se distribuye en seis escalas:
        • Superior de Oficiales: Titulación equivalente a la del sistema educativo general de Licenciado, Arquitecto o Ingeniero.
        • De Oficiales: Titulación equivalente a la del sistema educativo general de Diplomado Universitario, Arquitecto Técnico o Ingeniero Técnico.
        • De Suboficiales: Titulación equivalente a la del sistema educativo general de Técnico Superior.
        • De Cabos y Guardias: Titulación equivalente a la del sistema educativo general de Técnico.
        • Facultativa Superior: Cambio de escala o acceso directo por concurso-oposición, previa Titulación de: Licenciatura Universitaria, Ingeniería Superior o Arquitectura.
        • Facultativa Técnica: Cambio de escala o acceso directo por concurso-oposición, previa Titulación de: Diplomatura Universitaria, Arquiterctura Técnica o Ingeniería Técnica.

        La Escala Superior de Oficiales incluye los empleos de Teniente a General de División; la Escala de Oficiales, los de Alférez a Teniente Coronel; la de Suboficiales, los de Sargento a Suboficial Mayor; y la de Cabos y Guardias, los de Guardia Civil a Cabo Mayor, la Facultativa Superior, de Teniente a Coronel y la Facultativa Técnica, de Alférez a Teniente Coronel.

        El ingreso en la Guardia Civil se consigue al cumplir los requisitos y superar las pruebas de acceso a algunas de las citadas Escalas.

        Escalas y empleos

        Según la Ley 42/1999, de 25 de noviembre, y posteriores modificaciones a la misma (Real Decreto 1073/2006, de 22 de septiembre, y Real Decreto 1264/2007, de 21 de septiembre) el orden jerárquico de la Guardia Civil se estructurará de acuerdo a la siguiente plantilla:

        • OFICIALES GENERALES:
          • Teniente General (OF-8)
          • General de División (OF-7)
          • General de Brigada (OF-6)
          Código OTANOF-8OF-7OF-6
          Bandera de España España
          Teniente GeneralGeneral de DivisiónGeneral de Brigada
          • OFICIALES:
            • Coronel (OF-5)
            • Teniente Coronel (OF-4)
            • Comandante (OF-3)
            • Capitán (OF-2)
            • Teniente (OF-1a)
            • Alférez (OF-1b)
            Código OTANOF-5OF-4OF-3OF-2OF-1
            Bandera de España España
            CoronelTeniente CoronelComandanteCapitánTenienteAlférez
            • SUBOFICIALES:
              • Suboficial Mayor (OR-9a)
              • Subteniente (OR-9b)
              • Brigada (OR-8)
              • Sargento Primero (OR-7)
              • Sargento (OR-6)
              Código OTANOR-9OR-8OR-7OR-6
              Bandera de España EspañaInsignia de Suboficial MayorInsignia de SubtenienteInsignia de BrigadaInsignia de Sargento PrimeroInsignia de Sargento
              Suboficial mayorSubtenienteBrigadaSargento PrimeroSargento
              • CABOS Y GUARDIAS:
                • Cabo Mayor (OR-5)
                • Cabo Primero (OR-4)
                • Cabo (OR-3)
                • Guardia Civil Primero (OR-2) (Franja y medio rombo)
                • Guardia Civil (OR-1) (Este empleo no ostenta divisa)
                Código OTANOR-5OR-4OR-3OR-2OR-1
                Bandera de España EspañaInsignia de Cabo MayorInsignia de Cabo PrimeroInsignia de CaboInsignia de Soldado de primeraInsignia de Soldado
                Cabo mayorCabo PrimeroCaboGuardia Civil 1ºGuardia Civil

                Aun no teniendo la consideración de suboficial, en el empleo de Guardia Civil a los Guardias Civiles se le otorga el rango OR-6 provisionalmente en misiones internacionales y bajo ordenes exclusivas del Ministerio de Defensa.

                Asociaciones Profesionales

                Control de carretera.

                La legislación vigente prohíbe a los miembros de la Guardia Civil la formación de sindicatos, a semejanza de los existentes en el Cuerpo Nacional de Policía, las Policías Autonómicas o las Policías Municipales o Locales.

                Sin embargo, desde la aprobación de la Ley Orgánica 12/2007 de los derechos y deberes de los Guardias Civiles, tienen garantizado el derecho a la asociación profesional.

                En enero de 2009 se eligió por vez primera al Consejo de la Guardia Civil, en las que resultaron: para la Escala Superior de Oficiales, un consejero de la agrupación de electores creada a ese fin; para la Escala de Oficiales, un consejero de la Unión de Oficiales (UO); para la Escala de Suboficiales, dos consejeros de la Asociación de la Escala de Suboficiales (ASES-GC); y para la Escala de Cabos y Guardias, nueve vocales de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y dos de la Unión de Guardias Civiles (UniónGC).

                Medios

                Guardia Civil a caballo.

                Los principales medios con que cuenta la Guardia Civil se encuentran integrados en los siguientes servicios:

                • Servicio de Acuartelamiento.
                  • 2.691 cuarteles
                  • 35.983 pabellones:
                    • 32.264 propios
                    • 3.147 de entidades
                    • 571 de particulares
                • Servicio de Armamento y Equipamiento policial.
                • Servicio de Material Móvil.
                • Servicio Cinológico y de Remonta:
                  • Servicio de Informática.
                  • Servicio de Transmisiones.
                    • Nissan Terrano II largo de una de las USECIC.
                      Peugeot 307Renault MéganePeugeot 407-

                      Proyección internacional

                      • El nombre "Guardia Civil" salió ya a relucir en un frustrado intento de crear un cuerpo policial en El Salvador en 1867, en Colombia en 1902 o en el Perú, en 1855 donde crearon un cuerpo de gendarmería regida por un reglamento inspirado en "los severos postulados de la Guardia Civil española", llamándolos "Guardias Civiles" o "Gendarmes" indistintamente y con su reglamento copiado totalmente del de la Guardia Civil española.
                      • Fue también a Perú donde llegaron en 1921 un Teniente Coronel con tres Oficiales más y un Suboficial para asesorar en lo que daría como resultado la creación de tres cuerpos policiales: la Guardia Civil, similar a la española, un Cuerpo de Orden Público, llamado Guardia Republicana, y un Cuerpo de Investigación, la Policía de Investigaciones del Perú, con una escuela común para los tres Cuerpos que sería dirigida por los Oficiales españoles. Es de destacar que los mismos se encargaron de formar un Batallón de Tráfico, treinta años antes incluso de la creación de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en España. La misión terminó en 1936 con los inicios de la guerra civil española, reiniciándose en 1949 con un Coronel y dos Comandantes.
                      • Los archivos históricos de la Guardia Civil revelan que en 1894 el gobierno de Guatemala pidió a España el envío de una misión de dos Sargentos o Cabos, cosa que no llegó a materializarse.
                      • Posteriormente, en 1912, dos Capitanes y un Sargento asesoraron a las autoridades de El Salvador para formar su Guardia Nacional, cuyo primer reglamento está totalmente inspirado en el de la Guardia Civil española. Uno de los Capitanes, ascendido en Centroamérica al grado de Coronel, llegó en 1921 a ser Inspector General de Seguridad en El Salvador. Posteriormente un Comandante y otros dos Capitanes llegaron a dicho país y consiguieron que se aprobara la ley orgánica de la Guardia Nacional en 1924 ostentando el lema "el honor es su divisa" al que se añadió "como en la madre Patria".
                      • Finalmente, otras cooperaciones sin la entidad ni profundidad con la que se abordaron los proyectos en El Salvador y Perú, fueron diversas expediciones a Colombia entre 1916 y 1919, Costa Rica en 1920 y Venezuela entre 1936 y 1940.
                      • En 1960 España por fin atendió las reiteradas peticiones del gobierno de Guatemala enviando a dos Oficiales y dos Suboficiales.

                      Segunda Guerra Mundial

                      La participación de más de 300 Guardias Civiles como policía militar de campaña encuadrados en la División Azul, vistiendo el uniforme del Ejército alemán, en el Frente del Este durante la Segunda Guerra Mundial, es posiblemente uno de los hechos históricos más desconocidos de la Guardia Civil.

                      El 14 de julio de 1941 salieron de Madrid una una Sección de Gendarmería de Campaña o Feldgendarmerie compuesta por Guardias Civiles. Orgánicamente la Sección de la Guardia Civil quedó adscrita a las Tropas del Cuartel General de la División y concretamente a la 4ª Sección de Estado Mayor (Servicios), ejerciendo misiones propias de policía militar tales como control de la circulación rodada o hipomóvil; auxilio a soldados desorientados en búsqueda del emplazamiento de sus unidades; vigilancia de sospechosos, tanto soldados propios como personal civil de la zona; escolta a expediciones que por diversos motivos regresaban a España; prevención de operaciones partisanas; y censura de correspondencia y paquetería del correo de campaña. Aunque no eran sus misiones específicas, los guardias civiles fueron empleados puntualmente para combatir como fuerza de infantería, tal y como ocurrió en en la posición de Schewelewo; o para la limpieza de francotiradores en la zona de Osnia.

                      Guardia Civil con uniforme de la Feldgendarmerie alemana durante la Segunda Guerra Mundial

                      En total en la División Española de Voluntarios, entre el 14 de julio de 1941 y el 16 de noviembre de 1943, y en la Legión Española de Voluntarios, entre el 17 de noviembre de 1943 y el 12 de abril de 1944, sirvieron un total de 5 capitanes, 16 tenientes y 320 suboficiales y guardias civiles, independientemente de un número indeterminado que desde España y regreso, vistiendo el uniforme verde del Cuerpo y portando el tradicional tricornio negro, escoltó ocasionalmente por toda Europa diversos trenes que transportaban mercancías y efectos nacionales para los divisionarios.[9]

                      Época actual

                      Recientemente la Guardia Civil inició una etapa de andadura por los diversos escenarios internacionales donde se han dado cita las organizaciones internacionales tratando de llevar la paz:

                    • 2004.- Misión de Policía de la Unión Europea en la Antigua República Yugoslava de Macedonia (EUPOL-Próxima).
                    • 2004.- Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití.[22]
                    • 2006.- Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad ISAF en Afganistán.
                    • 2006.- Misión de la Unión Europea para la Asistencia Fronteriza en Rafah.[23]
                    • 2008.- Misión de la Unión Europea en Georgia.
                      • Desde 2005, junto con los otros cuatro Cuerpos policiales con naturaleza militar de la Unión Europea (Arma dei Carabinieri italianaGendarmerie Nationale francesaGuarda Nacional Republicana portuguesa y Koninklijke Marechaussee neerlandesa), forma la Fuerza de Gendarmería Europea o Eurogendfor.[24]

                        Referencias

                        Notas

                        1.  Ambos emblemas pueden verse en la página web oficial de la Guardia Civil.
                        2.  Se achaca la costumbre a una frase atribuida al General Franco: "Y tú, Guardia Civil, por ser la más querida, serás siempre la última".
                        3.  La idea del nombre se debe a Isabel II. Al exponer González Bravo en el preámbulo del Decreto las muchas razones que exigían la creación de una fuerza civil pública, como ya la poseían algunas naciones de Europa, pues el "orden social reclama este auxilio y el Gobierno ha menester una fuerza siempre disponible para proteger a las personas y propiedades; y en España, donde la necesidad es mayor por efecto de su guerras y disturbios civiles, no tiene la sociedad más apoyo que la milicia o el Ejército, inadecuados para llenar este objeto", inquirió Isabel II que no comprendía muy bien "como unas guardias armadas podían estar al servicio y bajo la obediencia de los poderes civiles, pues de ser así ella les llamaría Guardias Civiles".
                        4.  Sobre este hecho, el historiador Ricardo de la Cierva asegura que Franco tuvo sobre su mesa el decreto de disolución de la Guardia Civil, que no llegó a firmar al ser convencido por el General Camilo Alonso Vega, a la sazón Director General del Cuerpo, de las bondades de la Guardia Civil en la lucha contra el bandolerismo y el maquis.

                        Citas

                        1.  EFE (29-7-2009). «Las casas cuartel de la Guardia Civil, objetivo de ETA en los últimos 30 años». ABC.es. Consultado el 30-7-2009.
                        2.  Ramón Gomez Martínez. El Estatuto Jurídico-Constitucional del militar de carrera en España. Antecedentes, fundamento y situación actual. Tesis doctoral. Universidad de Granada. Facultad de Derecho. Año 2008. Pág 111-114
                        3. ↑ a b «SERVICIO DE DESACTIVACIÓN DE EXPLOSIVOS (SEDEX).». Guardia Civil.. Consultado el 10-8-2009.
                        4.  Varios autores (1997). Historia de España (vol. 16). Editorial Espasa Calpe. ISBN 8423989488.
                        5.  Ley 55/78
                        6.  Ley Orgánica 2/1986
                        7.  25 Aniversario de la Unidad de Acción Rural de la Guardia Civil
                        8.  «Unidad de Música de la Dirección General de la Guardia Civil» (en español). Guardia Civil (2004). Consultado el 24-8-2009.
                        9.  HISTORIA Y MILICIA
                        10.  ONUSAL
                        11.  ONUMOZ
                        12.  (UNAMIR).
                        13.  MINUGUA
                        14.  IFOR (OTAN)
                        15.  ONU
                        16.  MONUA
                        17.  UNAMET
                        18.  UNTAET
                        19.  UNMIK
                        20.  UNMISET.
                        21.  EUPM.
                        22.  MINUSTAH.
                        23.  EUBAN RAFAH.
                        24.  Eurogendfor

                        Véase también

                        Enlaces externos

                         

                         

                        Comments