CANTORAL

El Tocho 8 contiene canciones para la misa y campamentos, taller de guitarra y hasta 5 índices distintos para buscar canciones.

       
Descargar


UNA HERRAMIENTA UNIVERSAL

 

Hay canciones que tienen letra. Muchas veces cantamos canciones sin realmente saber lo que dicen. Quizás haya frases que las hagan importantes, o quizás toda la canción o sólo la melodía. El caso es que nos atraen, y en ellas se puede ver el sentimiento, el amor, la intensidad de las personas que las cantan o las interpretan.

Este es un libro universal, realizados para todos, incluso si son cristianos como si no. Es la base para realizar cantos y así las personas poder expresar su amor con cantos.

Comenzó siendo una ayuda para los que no sabían cantar, ni tocar instrumentos, pero necesitaban una base para orar juntos. O más bien dicho: una herramienta común, fácil de usar, para que no se gastara tiempo en ella en virtud de expresar el amor, dedicarle tiempo a expresar lo que se siente con el canto. Pues llegar a expresarlo incluso sin necesidad de entender la letra: lo importante es intentarlo, el vivirlo, en querer mejorar y no tanto en ser exactos… no somos ordenadores.

A lo largo de años, cada vez que una canción gustaba, que hacía sentir a alguien algo especial, que ponía la piel de gallina, hacia llorar de ternura o sonreír de felicidad, se ha metido en este libro. ¿Y de dónde proceden estas canciones? De la experiencia: pueden ser misiones, misas, encuentros, intercambios , pueden ser católicos, cristianos, laicos, no creyentes.

Los que han ayudado en este libro son personas en apariencia normal, que no están intentando destacar o no son directamente los que ves en una celebración. Son personas que dedican su amor, su tiempo libre y sus ganas de hacer un mundo mejor trabajando sin recibir nada a cambio… no… más bien reciben todo: el amor de las personas que no les conocen.

Compartir esta prueba de amor, este  “TOCHO”. Aprended de la música y expresad vuestro amor a través de ella. Rezad  con ella porque os ayudará: el que canta, reza dos veces. No hace falta que sepáis sus autores, ni quien trabajó para hacerlo. Simplemente pensad que se hizo por amor y que podemos ser todos, porque todos somos uno.

Mantenedlo universal, sin apellidos, hecho y vinculado por todos y para todos.