Un breve Inspiracionario
para el


 El agua, sagrada madre de la integración y la desintegración de las formas. Todo fluye mediante el agua, se detiene, solamente un momento, para transformar y celebrar el mundo, expresar materialmente la mente divina y seguir construyendo el camino de la evolución...
 Las plantas, esos seres prodigiosos que pueden transformar la luz en alimento y medicina para sí mismos y para las demás creaturas del mundo.  Hermosos seres verdes que nos guían y nos dan el ejemplo mediante su facilidad para generar simbiosis (convivencia vital  y equilibrada entre los seres de un medio).

El mundo vegetal es el protagnista principal de esta aventura alquímica...

 
 ¿Qué sucede cuando fusionamos mediante el omnipresente poder natural, el poder disolutor del agua y el poder integrador de las plantas?
Emerge el sujeto de nuestro arte... 
un
Corazón Hechicero


El ser humano no inventa, no crea, solamente descubre el misterio y la grandeza del mundo... su mayor osadía es la contemplación y reconocimiento del kosmos y sus maravillas...
Una parte importante de la integración conceptual involucra el desarrollo de imaginería e ilustraciones. El Corazón del Hechicero ha contado con el talento, la creatividad y la pasión de J-ART Domínguez.


Otra poderosa fuente de inspiración surge de mis andanzas místicas y filosóficas junto con varios cómplices y especialmente con el Doctor Mario Alberto Castillo, amigo, maestro y compañero en las sierras profundas de México, desde hace más de quince años, tiempo que me han permitido conocer gente extraordinaria, seres humanos cuya humildad y sabio amor al anima mundi e iluminación personal se equipara a la de los grandes espíritus de todos los tiempos. 
Algunas de las fotos más hermosas del Inspiracionario son de Mario, quien a lo largo del tiempo ha colec
cionado amigos, palabras, paisajes, vientos, nieblas y corazones de los poderosos hechiceros verdes...

¿Hay algo más importante en la vida que el vivir simplemente?