Viaje a Jordania

Viaje del  2  al  11  de  Diciembre  de 2005

 

 

                            I T I N E R A R I O

 

Dia 1: BCN-Viena
Dia 2:
Viena-Frankfurt..
Dia 3:
Amman-Jerash-Amman-Petra
Dia 4:
Petra
Dia 5:
Petra
Dia 6:
Petra-Wadi Rum
Dia 7:
Wadi Rum-Aqaba
Dia 8:
Aqaba-Amman

Dia 9: Amman-Madaba-Mar Muerto-Madaba-Amman
Dia 10: Amman-Frankfurt-BCN

 

 

 

 

 

 

ALBUM DE FOTOS del Viaje
 

 

 

R E S U M E N  del   V I A J E

Jordania es un destino ideal para visitarlo en 9-10 días, al menos para conocer sus monumentos y paisajes más conocidos. Por temperatura, la primavera y el otoño parecen los mejores períodos para visitarla. En nuestra época de viaje tuvimos una temperatura ideal, un calor suave de día, y unas noches frescas –manga larga- pero no frías.

Sobre el recorrido, puede alterarse el orden, pero al final casi todos solemos visitar lo mismo. Nosotros, de hecho, tuvimos que improvisar cambios en el itinerario, por disponer finalmente de un día menos en Jordania: fue debido primero, al overbooking de nuestro vuelo con Lufthansa,  y, tras redireccionarnos con un vuelo de Iberia –vía Viena-; éste salió con 4 horas de retraso, y nuestro primer día de viaje fue para volver a ver Viena -15 años después- en lugar de empezar con Madaba, más cerca que Ammán del aeropuerto, y donde pensábamos dormir la primera noche, para al día siguiente visitar Madaba y el Mar Muerto al principio de nuestro viaje. Por tanto, finalmente, nuestro recorrido quedó así:

Llegada a Ammán sobre las 2’30 de la madrugada. Aparte del taxi, hay un express bus a horas intermitentes que lleva hasta la céntrica estación de Al Abdali, y que casualmente está a punto de salir, y nos subimos. En la misma plaza de la estación está el Al Monzer hotel, que está abierto las 24 horas. Curiosamente, tras aceptarle al conserje de noche la habitación que nos habían enseñado –a estas horas hay poca exigencia- y mostrarle nuestros pasaportes de España, nos dijo que tenía una habitación mejor.  Nos tomaría por israelitas ¡

 Visita de Jerash. Estas bonitas ruinas romanas quedan al norte de Ammán. Desde la misma estación de Al Abdali hay un bus que sale cuando se llena, pero ahorramos tiempo y pactamos con un taxista el viaje ida y vuelta más la espera.

 Al volver al hotel cogemos nuestras cosas y tomamos un autobús urbano –el personal del hotel nos informa cuál- que lleva a la  Wahedat station, desde donde salen los buses a Petra. Ya en la estación, el autobús parece que va a tardar mucho en salir –el último salió con mucho retraso- y cogemos un taxi compartido para Petra. Habíamos reservado por correo electrónico 3 noches en el Petra Moon hotel, muy cercano a la entrada de Petra. Realmente no tenían nuestra reserva, pero como había habitaciones libres no hubo problema.

Visita de Petra: !!! Qué decir de Petra !!!  El camino por el maravilloso desfiladero del Siq, la aparición finalmente del Tesoro (Al-Khazneh), las numerosas tumbas, la exquisitez de la Tumbas Reales, la subida y visión final del Monasterio (Al-Deir), los colores en las rocas, los paseos casi en solitario por el Altar de los Sacrificios y en solitario, sólo con una única visión de unos pastores locales durante todo el camino, para subir a la colina que está enfrente del Tesoro, y desde donde hay una visión de Al-Khazneh desde arriba.  !!! Petra hay que verla, y perderse por sus caminos, para sentirla !!!.

 

Nuestro próximo destino es el desierto del Wadi Rum. En Petra hay muchas agencias, y los mismos hoteles, para contratar su visita. Nosotros ya habíamos contactado previamente, por correo electrónico, con un guía local en Rum; por tanto, avisamos el día de antes en nuestro hotel que el autobús a Rum –sale a las 6 a.m.- nos pase a buscar al mismo hotel.

Visita de Wadi Rum: Este desierto de piedra y arena se caracteriza por sus bonitos paisajes. La excursión en 4x4 te lleva por diferentes partes de él, y realmente es muy fotogénico. Nosotros habíamos pactado pasar la noche y así experimentar la puesta y salida del sol.

 A la mañana siguiente, nuestro chófer –que ya sabía la hora que salía- nos deja en el bus que va a Aqaba, que ya estaba dando vueltas por Rum para salir.

Visita de Aqaba: Esta ciudad a orillas del Mar Rojo tiene un clima aún más suave que el resto de Jordania. Está a pocos kilómetros de la frontera con Israel y la ciudad israelí de Eliat está enfrente mismo.  Habíamos reservado en el Al Cazar hotel, muy cerca del centro. Desde aquí enseguida llegas a la parte central del Paseo Marítimo y a las calles comerciales. Además, si te hospedas en el hotel tienes libre acceso al Club Murjan, al que fuimos a la mañana siguiente –el hotel tiene 2 horas de salida y recogida-, desde donde, además de tomar el sol y bañarte, puedes hacer snorkel.

Por la tarde, cogimos el bus con Trust International Transport a Amman –horarios fijos- para volver al céntrico Al Monzer hotel.

Visita de Madaba, Mount Nebo y Mar Muerto: En la misma estación de Al Abdali tomamos el bus urbano a Madaba, donde visitaremos la Basilica of Saint George  para contemplar su famoso mosaico. Luego pactaremos con un taxista para que nos lleve y traiga al Mar Muerto, con parada en el Mount Nebo –con una bonita vista y otro precioso mosaico- y hora y media de espera en el Dead Sea, para experimentar la característica única de flotar en el mar y la obligada ducha posterior para quitarte la sal.

Desde Madaba volvemos a tomar el bus urbano para regresar a Ammán y damos un breve paseo por el Auditorio Romano, posiblemente la atracción principal de la ciudad.

El vuelo –como la gran mayoría- salía de madrugada  -el nuestro sobre las 3- y tomaremos sobre la medianoche el bus del aeropuerto en la estación Abdalí.