Organización temporal

Un acto cualquiera se constituye a través de una sucesión de movimientos, y estos movimientos están organizados secuencialmente. La secuencia es lo que caracteriza la temporalidad.

El espacio y el tiempo son indisociables en el acto: todo acto se desarrolla en un espacio, y ocupa un tiempo.

Cuando hablamos de espacio hablamos en términos de posición, cuando hablamos de tiempo hablamos en términos de coordinación.

En términos cognitivos, el tiempo (o la temporalidad) es la coordinación operatoria de los propios movimientos.