Carné de Comportamiento

 
Carné de comportamiento por puntos
 
Propuesta de mejora de la convivencia desde un enfoque preventivo
 
En octubre, una vez visto el comportamiento del alumnado durante el mes de septiembre, el profesorado del colegio reflexionamos sobre las situaciones de conflicto que se daban en el centro, a saber, desorden en la entrada, carreras por los pasillos, etc. Es decir, ocurría lo normal en cualquier “cole”, y ello conllevaba lo normal en cualquier docente, a saber, regañar, agobiarse, etc. En fin, lo esperado en los “profes”. Esto nos llevaba a la conclusión de que al término del día estábamos un poco cansados de tener que estar controlando aspectos que se supone ya tendrían que estar adquiridos al ser elementos básicos de educación, ya se sabe, no coger las cosas sin permiso, no insultar, no ensuciar el colegio, etc. Sin embargo, vimos que esto mismo ocurre en la sociedad, por ejemplo, normas que se suponen todos los conductores conocen no se cumplen, y por ello, la administración toma medidas como es la implantación del carné por puntos. ¿Y por qué no probamos?
 
El colegio de Alpartir cuenta con 4 aulas: Infantil, Primer Ciclo, Segundo Ciclo y Tercer Ciclo; con un total de 43 alumnos y 5 docentes. La situación actual de la convivencia en el centro no presenta gran problemática ni tampoco tenemos un alumnado especialmente conflictivo, sin embargo, desde el centro valoramos y trabajamos el tema de la convivencia, de hecho, durante este curso, estamos desarrollando distintas actividades dentro de las distintas convocatorias de formación y proyectos de convivencia del Gobierno de Aragón.
 
Así pues, partiendo del análisis y reflexión de los conflictos que surgen en clase entre compañeros, en el recreo y en las diversas situaciones cotidianas, nos planteamos la puesta en marcha de una serie de actuaciones que nos permitieran favorecer y mejorar el clima escolar evitando dichos conflictos mediante la utilización del carné de comportamiento. Para ello seguimos los siguientes pasos:
  1. Diseño y desarrollo del carné de comportamiento por puntos.
  2. Aprobación en el Consejo Escolar.
  3. Consenso de las normas con el alumnado.
  4. Información a las familias.
  5. Aplicación de la iniciativa.
 
 
Así, desde el Colegio “Ramón y Cajal”, creemos que la construcción de una convivencia en paz consiste en favorecer los valores, las actitudes y las conductas que manifiesten y susciten interacciones e intercambios sociales basados en los principios que fundamentan el derecho humano a la paz, síntesis de los derechos humanos y base esencial de la democracia; rechazando así la violencia y procurando prevenir los conflictos mediante el diálogo y la negociación, de manera que se garantice el pleno ejercicio de todos los derechos y se proporcionen los medios para participar plenamente en el proceso de desarrollo de la sociedad.
 
Para ello, entre otras medidas, se les informó a las familias del funcionamiento del CARNÉ DE COMPORTAMIENTO por puntos en el que el alumnado va perdiendo puntos si no cumple las normas de comportamiento establecidas y consensuadas por el propio alumnado; teniendo las siguientes características: 
  • Tienen 12 puntos y dependiendo de la norma incumplida pierden los puntos.
  • Si durante un mes no pierden ningún punto se les añade el punto correspondiente en la casilla en blanco.
  • Al perder punto se tacha la cifra mayor, al lado se anota la norma incumplida y abajo la fecha.
  • Los carnés se plastificarán y se anotará con rotulador permanente.
  • Los carnés se guardan en el aula.
  • En la parte posterior están las normas y los puntos que se pierden por su incumplimiento; además estarán expuestas en varios puntos del colegio.
  • Se informará a las familias del programa de puntos por comportamiento y se les avisará de la pérdida de puntos en la agenda escolar.
  • Al revisar mensualmente los puntos se anotarán en la hoja de control.
 
Respecto a las normas establecidas, fue el propio alumnado de Segundo y Tercer Ciclo, reunidos en asamblea, quienes pensaron y debatieron (moderados y orientados por el profesorado) sobre aquello que no se puede hacer y lo que sí se puede hacer en el colegio. Hablamos sobre el carné por puntos y comprendieron su funcionamiento y las consecuencias de un mal comportamiento. De cualquier manera, son normas que todos entienden, por lo que es cuestión de pensar un poco, reflexionar y antes de hacer nada decidir si está bien o no. Así que el lema de la campaña era el siguiente: “De nosotros depende, ¡no perdamos nuestros puntos!”.
 
Estas normas están expuestas en todo el centro y son conocidas por todo el alumnado. Así, si por ejemplo, estando en el recreo, algún alumno es “pillado” insultando a un compañero, el docente le pide el carné que está plastificado y lo tiene guardado el tutor, y anota con rotulador permanente la norma incumplida, la fecha y tacha los puntos más altos que tenga, así se va decreciendo desde el 12 al 1. Además, el tutor anota en la agenda la pérdida de los puntos para informar a la familia y el claustro decide la sanción, pues la pérdida de puntos siempre conlleva sanción. En el caso del alumnado que no pierde puntos durante el mes se les suma uno, de ahí las casillas en blanco, y aquellos que completen el carné tendrán una recompensa al final de curso, mientras que el que pierda todos los puntos no podrá asistir a las excursiones que se realizan. Para ello, en cada aula se exponen los puntos de cada uno para que haya un seguimiento y vean las consecuencias de sus actuaciones.
 
En definitiva se trata, con el apoyo de las familias, de fomentar en la comunidad escolar los valores, las actitudes y las prácticas que permitan mejorar el grado de aceptación y cumplimiento de las normas y avanzar en la prevención de conflictos. O para que quede mejor: favorecer propuestas educativas innovadoras que nos ayuden a conseguir la formación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y en el ejercicio de la tolerancia y la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, y a desarrollar la motivación del alumnado por el aprendizaje, mejorar la cohesión y las relaciones internas del grupo (Plan de Convivencia Escolar de Aragón). Y hemos de decir que nos está dando muy buen resultado, por lo que os animamos a ponerlo en práctica en la medida de lo posible.
 
Para nosotros ha sido un éxito. ¿Y por qué no probar?
 
Ċ
Colegio de Alpartir 'Ramón y Cajal',
14 abr. 2009 15:07
Ċ
Colegio de Alpartir 'Ramón y Cajal',
14 abr. 2009 15:08
Ċ
Colegio de Alpartir 'Ramón y Cajal',
14 abr. 2009 15:08
Ċ
Colegio de Alpartir 'Ramón y Cajal',
14 abr. 2009 15:08
Comments