Factores de Riesgo

Los factores de riesgo o los comportamientos de riesgo en adolescentes son: adicciones, la exposición a ambientes peligrosos y violentos, las relaciones sexuales sin protección y los malos hábitos alimenticios que pueden conducir a una desnutrición o la obesidad, igualmente está la presión del grupo y la presión de los medios de comunicación (publicidad). Un factor de riesgo importante es que si al menos uno o más miembros de la familia consumen o abusan de alcohol, hay más posibilidades de que el adolescente desarrolle un problema con el alcohol ya que estos miembros familiares se presentan como el modelo a imitar. (Clavijo, 2010).

Heinemann (1989) encontró que las personas con padres alcohólicos tienen un riesgo mayor de convertirse en alcohólico. Planteo que la predisposición al alcoholismo depende en una parte de la vulnerabilidad genética de ciertos órganos que pueden sufrir la degeneración patológica después de un período prolongado de uso indebido de etilo. Además, los estudios han relacionado el alcoholismo con trastornos psiquiátricos. 

Según Darkers (2010) otro factor de riesgo claro de abuso y dependencia de alcohol es la edad de la primera vez que prueban el alcohol, también se estableció que la cuestión de la dependencia del alcohol es más común en la adolescencia tardía y la adultez temprana, sino que sugirió que para evitar la prevalencia de la dependencia mediante la reducción de la edad del permiso para consumir alcohol. 

Diferentes estudios muestran que a pesar de tener una historia familiar de alcoholismo, la falta de control de los padres, conflictos familiares graves y recurrentes, y las malas relaciones entre padres e hijos son los principales contribuyen al abuso de alcohol en adolescentes. Los niños con trastornos de conducta, socialización deficiente e ineficaz habilidades de afrontamiento, así como los que tienen poca conexión con los padres, u otros miembros de la familia o la escuela pueden tener un mayor riesgo de abuso de alcohol y / o dependencia. Incluyen bajos niveles de supervisión de los padres y de comunicación, conflictos familiares, la disciplina parental inconsistente o grave, y un historial familiar de abuso de alcohol o drogas (Estévez, 2010). 

Los factores individuales de riesgo son los problemas en el manejo de los impulsos, inestabilidad emocional, comportamientos en busca de emociones, y de percibir el riesgo de usar el alcohol. Los factores de riesgo para el alcoholismo en adolescentes difieren un poco entre los 14 - a 16 años de edad y 16 - a 18  años de edad, en el que el 16 - a 18 años de edad tienden a ser menos propensos a beber en exceso cuando tienen una relación cercana con sus padres. Algunos estudios indican que hasta un 25% de los hijos de padres alcohólicos desarrollaran el abuso o dependencia del alcohol también otros factores de riesgo incluyen el crecer con padres que son dependientes del alcohol, que tienen la coexistencia trastorno psicológicos o que usan el alcohol enfrentar el estrés. Los problemas familiares como la violencia o el tener varios parientes cercanos que son dependientes del alcohol también son factor de riesgo (Estevez, 2010). 

Los factores de protección son las características del individuo, situación o contexto en el que inhibe el uso y mantenimiento del consumo de alcohol. Los factores de protección son una estructura familiar estable con un buen sistema de apoyo, una buena comunicación entre los miembros y la participación en actividades extracurriculares, como un deporte, también el tener fuertes creencias religiosas y promover la resiliencia en los niños y adolescentes (Clavijo, 2010).


En el artículo “Risk and Protective Factors Associated With Trajectories of Depressed Mood From Adolescencet or Early Adulthood.” se encontraron algunos de los factores de riesgo y protección asociados con la depresión en adolescentes y adultos jóvenes. Los datos para este análisis fueron tomados del Estudio Nacional longitudinal de la Salud de los Adolescentes, basado en una encuesta para examinar una amplia gama de actitudes relacionadas con la salud y los comportamientos de los adolescentes estadounidenses que estaban entre los grados 7mo y 12vo entre septiembre de 1994 y abril de 1995. Los individuos fueron seleccionados a partir del número de estudiantes matriculados y seleccionados por regiones geográficas donde nacieron, sector de vivienda, el tipo de colegio (público, privado) y características étnicas.

En los resultados finales de esta investigación se determinó que, el grupo sin ánimo deprimido (se calcula que el 28,7% de la población) siguió una trayectoria cuadrática que muestra un ligero aumento en la adolescencia media. La representación del grupo de bajo estado de ánimo depresivo muestra el grupo más numeroso en la muestra (se calcula que 59,4% de la población). El grupo con elevado estado de ánimo deprimido (se estima que 9,5% de la población) siguió una trayectoria de este estado de ánimo depresivo relativamente alto de la adolescencia temprana a la adolescencia media, seguido de un descenso constante en el tiempo. En los resultados finales, se estima que en 2,4% de la población, los niveles de depresión en edad adulta temprana cambian.

Los participantes que provenían de hogares con dos padres, que reportaron una mayor conexión con los padres, compañeros, o el colegio, y que tenía una autoestima más alta o mayor nivel socio-económico eran menos propensos a ser clasificados en el grupo de bajo estado de ánimo depresivo. Los participantes que eran del sexo femenino, negros o afroamericanos, hispanos, de las islas del Pacífico o asiático-americano, o que reportaron niveles más altos de la conducta infractora o uso de sustancia psicoactivas, eran más propensos a ser clasificados en el grupo de alto estado de ánimo depresivo.

Como se muestra en este artículo el consumo de alcohol además de otros factores, son elementos que se relacionarían directamente con la depresión y que depende de las redes de apoyo, el contexto y los valores que el individuo incorpora servirán como reforzadores o factores de protección dentro de esta problemática.


Comments