Por qué y cuándo acudir ...

Saber cuándo, por qué y a quién pedir ayuda nunca resulta fácil. Afortunadamente la figura del psicólogo va siendo cada vez más familiar para nosotros y acudir al psicólogo se va haciendo menos extraño.

La necesidad de acudir al psicólogo puede venir dada por el padecimiento de algún trastorno o enfermedad psíquica o para poder afrontar determinados aspectos de nuestra vida que nos impiden llevar un ritmo de vida „normal“.

Las señales de advertencia pueden ser físicas (dolores de cabeza, problemas gastrointestinales, alteraciones del sueño o de la alimentación, etc.) o psíquicas (pensamientos reiterativos, falta de confianza, temores ….).

En ocasiones se tiene la idea errónea de que acudir al psicólogo implica automáticamente la necesidad de tomar algún tipo de medicación y no en todos los casos es esto necesario. Por el contrario en los casos en que un psiquiatra ha prescrito ya una medicación, sí suele implicar una terapia psicológica de apoyo.

               Una pregunta que en ocasiones nos cuesta responder es, cuándo?. A menudo dejamos pasar
            el tiempo con la esperanza de que la situación mejore por si sola, y de hecho hay
               momentos en los que parece que “las cosas” han mejorado, pero poco después descubrimos
               que no, que siguen ahí.