Construcción de la flauta

                                                                                                                                                                    Por    Dante Darío Alberro.

Para fabricar el cuerpo de la flauta, trabajaremos por sistema de planchas, y por modelado en el caso del silbato. Es necesario darle un tiempo de oreado a la arcilla para poder trabajar con precisión y evitar además deformaciones en el cuerpo de la flauta.




Estiramos una plancha de arcilla de unos 3 mm. de espesor, y la cortamos en un rectángulo de 30 por 15 cm. Si es necesario la alisamos con una sierrita. Al mismo tiempo vamos haciendo el silbato, de forma semejante al de una ocarina.




El silbato va a ir pegado a la parte más ancha del cuerpo de la flauta, por lo que es necesario tomar en cuenta la medida de esa unión: mejor que sea un poco holgado para no tener que agregar arcilla.




Se aplana un borde de uno de los lados largos de la plancha, de manera de facilitar la unión al cerrar el cuerpo de la ocarina sobre el molde.    Esta unión debe quedar muy firme, por eso el estado de la arcilla es importante: ni tan blanda que no nos permita quitar el cuerpo de la flauta del molde, ni tan rígida que no se pueda doblar sin agrietarse. Apoyar la plancha sobre una hoja de diario facilita el secado.




Se enrolla la plancha con cuidado sobre el molde, humedeciéndola un poco si es necesario. Antes de terminar de cerrarla, se aplica una pincelada liviana de barbotina sobre el borde para facilitar la unión.




Se termina de cerrar la plancha, y con una sierrita se quita el excedente. Es preferible hacer el corte un poco holgado para evitar tener que hacer agregados en la unión. 



 

Se aprieta la unión humedeciéndola un poco y haciendo una buena presión con los dedos.




Con una sierrita se quita el excedente y luego se alisa la superficie exterior emparejándola.





El cuerpo de la flauta se corta a 24 cm. de largo: con esta medida estaríamos logrando una escala de do, similar a la de la ocarina. El extremo más chico se cierra y en él se abre un agujero para la salida del aire, de 5 mm, no más. La herramienta ideal para hacer las perforaciones es una varilla de paraguas: se hace girar y se va sacando de a poco con ella la arcilla. Deja menos rebabas, que es lo que nos interesa evitar.
A partir de este momento comenzamos la preparación del silbato, parte fundamental de la flauta. A veces una fracción de milímetro hace la diferencia entre sacar un buen sonido, o uno muy pobre… o peor aún, el silencio!




El silbato previamente modelado se pega de manera provisoria, y se comienza a abrir la ventanita para tallar el bisel. El palito de helado nos sirve de guía para determinar el ancho.




Se talla el bisel de manera prolija desde un principio; y retirando el palito se va probando el sonido de la flauta. La unión del silbato y el cuerpo de la flauta aún no se hace de forma definitiva, por si fuera necesario corregir el plano del bisel o quitar rebabas del interior del tubo del instrumento.

Hasta acá vimos la construcción del cuerpo de la flauta. Como no queremos cansar a los lectores, dejaremos para un tercer apunte la afinación, ya que el proceso requiere de mucho cuidado. Hasta la próxima!


...............................................................................................................................