Propietarios del sitio

  • ISPI nº 4045 EVANGÉLICO
  • Eduardo Selle
  • Miguel Pereyra

06/12/11 ¿Has creído o... sigues en deuda?


La consultora Ernst&Young advierte del riesgo de quiebra en Canal 9 ... | http://www.elconfidencial....

 “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre,  dijo:  Consumado es.  Y habiendo inclinado la cabeza,  entregó el espíritu”. Juan 19:30 

 ¿Cómo están estimados amigos/gas del ISPI EVANGÉLICO?

            Estamos entrando en  época de exámenes finales, definiciones, conclución de ciclos,  y etapas, pero también de balances que demostrarán el estado financiero de una empresa en un instante determinado.

            Es interesante que Jesús compara explícitamente el pecado con la contracción de deudas y el juicio con la contabilidad de las deudas. (Mateo 18:23-25; Lucas 7:43).

            En el Padre Nuestro, Jesús nos enseña a pedir a Dios que perdone nuestras "deudas" (Mateo 6:12). Pero lo más asombroso es que en el momento más profundo de la historia, al final de su vía crucis, y en referencia a la obra que ha realizado en pago por nuestros pecados, Jesús expresa las palabras " consumado es" (Juan 19:30). La palabra griega registrada originalmente por los Evangelios es tetelestai, que literalmente significa "pagada en su totalidad".

            Es significativo saber que en la Palestina del primer siglo este término se utilizaba para decir que una deuda se había pagado en su totalidad y, por lo tanto, quedaba "perdonada". Los arquéologos han descubierto en papiros, recibos de pago de impuestos con la palabra tetelestai escrita en ellos, significando "pagado por completo".

             Al dar Jesús su último aliento en la cruz, declaró que la deuda de pecado había sido cancelada, satisfecha por completo. No se requiere nada más.

             Con esta idea de pecado en la mente, podemos recurrir a las leyes modernas para ver si es justo que Jesús haya pagado en lugar de nosotros. La ley acepta el concepto de aval.

Es muy común que las personas soliciten un préstamo para comprar una casa; pero si el crédito de la persona es malo, el prestamista no tiene forma de saber si el deudor podrá pagar. De hecho, dado el mal crédito del solicitante, el prestamista tiene la seguridad de que el pago del préstamo quedaría sin cubrir. ¿Solución? Un aval.

Un aval con crédito confiable asegura al prestamista que él personalmente pagará la deuda si el deudor falla. El prestamista queda conforme porque el aval no es como el deudor, pues aquél sí tiene buen crédito. Si el aval tuviera tan mal crédito como el deudor, el prestamista no tendría garantía de recuperar su dinero por ninguna de las dos vías.

Con un aval así dispuesto a pagar la deuda, se otorga el crédito. Muchas veces, el deudor falla, pero en lugar de llevar a cabo un embargo o un desalojo, el prestamista busca al aval para exigir el pago. El aval paga, la deuda es perdonada y la casa del deudor se salva.

  Esto sucede todos los días y no lo consideramos injusto porque el aval asume voluntariamente la responsabilidad de la deuda; no es injusto hacer responsable al aval. De hecho, no sólo consideramos justo este tipo de transacción, sino que lo fomentamos para que quienes no puedan obtener el favor de los prestamistas puedan hacerlo, aunque no lo merezcan.


Expresa la Palabra de Dios:

 

Pero él nos ama mucho y nos declara inocentes sin pedirnos nada a cambio. Por medio de Jesús nos ha librado del castigo que merecían nuestros pecados. Rom 3:24 (BLS)

 

 

Dios hoy te invita :

 

Venid luego,  dice Jehová,  y estemos a cuenta:  si vuestros pecados fueren como la grana,  como la nieve serán emblanquecidos;  si fueren rojos como el carmesí,  vendrán a ser como blanca lana. Isaías 1:18 

 

En este enlace podrás encontrar un video con una hermosísima canción, te conmoverá.


http://www.youtube.com/watch?v=MY-KHFQ1icM


Querido amigo/ga: ¿Has creído, o… sigues en deuda?

               Afectusa y cordialmente.

Miguel José Pereyra
"Prosigo a la meta,  al premio
del supremo llamamiento de Dios
 en Cristo Jesús".
 Filipenses 3:14


Comments