22/4/16 " Veneno en medio del campo "

        Mientras aún escuchamos las terribles derivaciones del magnicidio del fin de semana pasado en Costa Salguero, cuando vidas jóvenes fueron cercenadas de sus familias, por el consumo  del nefasto veneno  y  otras luchan por sobrevivir después de la fatal intoxicación,  y cuando en nuestras calles también somos diariamente aturdidos por el bombardeo de hechos de inseguridad relacionados con ese proyecto de muerte, venía presurosa a mi mente la conocida parábola de Mateo 13:

        "Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
        Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.

        Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña.

        El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?    El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

        Conocida es la explicación que el mismo Señor Jesucristo brinda ante el pedido de sus discípulos:
        Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo.

        Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre.

        El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.

        De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo.

         Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.

        El real peligro de esa maleza radica en que suele ser parasitada por un hongo  que produce una toxina que se acumula en el grano. Es por ello que no es recomendable consumir dicho grano o harinas mixtas en las que se encuentre harina de cizaña.
        Pero, ¿ se detuvo en los detalles... ? 
        - ¿ Quién la sembró ? 
     Así es: el diablo y sus hijos ni  más, ni menos.
         ¿ Cuándo ? 

        Sí, "mientras dormían"   Una pregunta se impone, (si me permite hacer una aplicación a nuestra realidad)

¿Quiénes se quedaron dormidos mientras el enemigo sembraba el mortal tóxico en nuestra sociedad...?  

       Desde hace 26 años en nuestro Instituto se siembra "La buena semilla de la Palabra", en los corazones de los jóvenes. ¡ No nos desalentemos en esta noble tarea!!!! De la cizaña... se encargará el Señor a su tiempo. Mientras tanto, queridos:"resistamos firmes en la fe" (1ra.Pe. 5:9)



Con real afecto en Cristo, e intercediendo al Señor por nuestro querido país:

M.J.P. 

"Prosigo a la meta al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" Fil. 3:14

Comments