INDIA
 

En el corazón de la India palpitan la enseñanzas de Gandhi. Para leer sobre este tema abra la siguiente presentación: 

Gandhi....pps

***************************

 India apuesta a la diplomacia empresaria

Por Jim Yardley 

Lahore, Pakistán

 DURANTE SEIS DECADAS, pasando por tres guerras y un impasse nuclear, los diplomáticos intentaron pero no pudieron mejorar las relaciones entre Pakistán e India. Ahora, ese intento corre por cuenta del sector privado. El comercio se ha convertido en la apertura más prometedora en la diplomacia de los últimos tiempos, en tanto el progreso sigue estancado en cuestiones ásperas como el terrorismo, los derechos sobre el agua y el estatuto de Cachemira.

 En febrero, se llevó a cabo por primera vez en Pakistán una feria comercial india, una prueba más del rol cada vez mayor del sector privado en la política exterior de ese país. Los líderes indios, ansiosos por tener impacto mayor en los asuntos globales, aspiran ahora a una banca permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ampliado. Sin embargo, el Servicio Exterior indio, pese a estar formado por funcionarios de primera, tiene poco personal como para proveer una presencia global integral

 Por eso, el gobierno suele confiar en el sector privado para que actúe como intermediario en el exterior. Los dos grupos empresarios principales de la India –CI (la Confederación de la industria India) y FICI (la Federación de Cámaras de Comercio e Industria de India)- cuentan con oficinas en el mundo entero y auspician diálogos diplomáticos informales entre India y países como Japón, China, Singapur y Estados Unidos.

 La economía y el comercio son vistos como los principales motores de las relaciones internacionales, algo nuevo en el sur de Asia, dijo Rajiv Kumar, secretario general de la FICI.

 Como la pujante economía india requiere más insumos, los dirigentes empresariales están al frente de una fuerte campaña en busca de los recursos naturales de África y Sudamérica. El año pasado, el primer ministro Manmohan Singh visitó Africa promoviendo ayuda en un viaje alentado por el sector privado indio que compite con China por recursos del continente africano. Son lugares importantes para India pero el Estado indio no tiene recursos para mantener una presencia fundamental”, dijo Ashley J. Tellis, un ex diplomático estadounidense que prestó servicio en India”. La actividad empresaria pasó a ser el sustituto de facto de la participación diplomática india”.

 India, un país de 1.200 millones de habitantes, tiene alrededor de 800 diplomáticos que prestan serviciasen 162 misiones y puestos alrededor del mundo. (Estados Unidos tiene un cuerpo de diplomáticos formado por más de 11.000 personas.

 Hasta el pequeño Singapur tiene 847 funcionarios en el servicio exterior.)

 Se está implementando un programa de expansión y contratación, pero el proceso es lento. “La presencia de las corporaciones indias, públicas y privadas, contribuye a ampliar nuestra presencia”, dijo un alto funcionario indio.

 En 2008 Kumar visitó Lahore. El entonces líder de un grupo de investigación indio se reunió con integrantes de investigación paquistaní para discutir la relación entre sus países. A los pocos días, terroristas adiestrados en Pakistán atacaron Mumbai, causando 163 muertos. Toda probabilidad de avance diplomático quedó malograda.

 En 2010, Kumar se había incorporado a la FICI, con un programa de acción destinado a aumentar la influencia del grupo y crear un mercado del sudeste asiático interconectado. Comenzó viajando a Bangladesh, Sri Lanka y Nepal, donde fue recibido por los líderes.

Durante más de una década, el otro grupo empresarial de alto nivel en India, la CII ha actuado como uno de los interlocutores más influyentes de la política exterior india, contribuyendo a facilitar lazos más estrechos con Japón, Singapur y Estados Unidos.

 En 2001, la CII se asoció con al Aspen Institute de EE.UU. para auspiciar una reunión entre líderes del “pensamiento” estadounidense e indio en la ciudad indis de Udapur.

 Después de décadas de una relación helada, los 160nimos de Estados Unidos e India volvieron a templarse, sobre todo después de una visita de Bill Clinton a India. Ninguno de los países sabía, sin embargo, cómo avanzar.

“Empezamos hablando sobre defensa, sobre energía”, recordó Tarun Das, ex responsable de la CII. “Después sobre VIHSida. El diálogo era: ¿Qué más podemos hacer? ¿Cómo podemos crear confianza entre ambos países?. Tras de 50 años, sólo había desconfianza.”

 Desde entonces, la C.I.I. ha auspiciado otros 14 diálogos indio-estadounidenses. Los países son actualmente socios estratégicos. En este momento India compra equipos a los militares estadounidenses y participa en ejercicios conjuntos con Estados Unidos.

 El concepto más importante que nació de la reunión inicial entre los países fue el de la cooperación en el área de energía nuclear, que culminó con el fundamental Acuerdo Nuclear Civil Estados Unidos-India.

En 2008, cuando el Congreso de  los Estados Unidos amenazó con rechazar la medida, el gobierno de India obtuvo un fuerte apoyo de cabildeo del sector  privado indio, entre los cuales había indio-estadounidenses que prosperaron en EE.UU. y desarrollaron uno de los grupos de presión más influyentes en Washington.

 Ashok Malik, un periodista que colaboró en la redacción de un análisis académico de la diplomacia del sector privado en India, comentó que la influencia del mundo empresario indio es evidente más allá de la relación diferente con Estados Unidos.

 Vínculos económicos para jugar un mayor papel global.

 En 2005, el presidente Hugo Chávez fue acogido con una gran recepción en Nueva Delhi cuando izquierdistas indios formaban parte del gobierno de coalición, el el presidente de India salteó a Venezuela en un viaje a Sudamérica, visitando en cambio Chile y Argentina, donde las corporaciones indias tenían intereses empresariales.

 Malik dijo que los diplomáticos indios se forman ahora para analizar el desarrollo empresarial como parte más destacada de su trabajo. “Antes, el comercio estaba por debajo de la política pública”, dijo Malik.. “Ahora hablan de acuerdos individuales”    

 El mundo empresario también pasó a ser un canal fundamental para profundizar el impacto de India en el Este de Asia, el patio trasero de China.

 Singapur, Japón, Taiwán y Australia acrecentaron sus lazos comerciales, en parte como estrategia para acercarse más a India a nivel diplomático y posiblemente para impulsar un contrapeso para China. Y la CII está auspiciando calladamente un diálogo directo con China.

 “Tratamos de ver si es posible crear una relación de confianza con China”, dijo Das el año pasado.

 Desde 2011 hay en marcha una cuidadosa reconciliación entre India y Pakistán. La visita de Anand Sharma, el ministro de comercio indio, a la exposición comercial de febrero representó un gesto significativo: fue la primera vez que un ministro de comercio indio hizo una visita oficial a Pakistán.

 “Yo lo veo como un acto simbólico, una vacuna contra los grupos derechistas que se oponen a India”, dijo Kumar refiriéndose a la feria comercial y a la visita de Sharma.

 Dos semanas después del viaje comercial indio, Pakistán anunció un cambio en las reglas q      ue ampliaría considerablemente el número de productos importados desde India –negocios y victoria diplomática.

 Pakistán es casi indudablemente el reto más difícil para India en política exterior, pero persisten muchos otros desafíos. El legado de la no alineación que dejó la guerra fría todavía ejerce un fuerte atractivo en India. Muchos izquierdistas dicen que el gobierno está acercando demasiado al país a Estados Unidos. Grupos hindúes de derecha desconfían de cualquier interacción co Pakistán. Y otros señalan que el sector corporativo protege sus propios intereses. Para Tellis, la respuesta  incierta de India a la Primavera Árabe se debió en parte a que el sector privado del país –con acuerdos en el Golfo Pérsico- era reacio a aceptar el camino político.

 Kumar cree que el progreso es posible porque la clase media de ambos países quiere concentrarse en el crecimiento económico.

 Malik coincide con él. “El crecimiento ha vuelto a la clase mesia india menos tolerante a la improvisación, la anarquía y la guerra”, dijo.

 “Sigue preocupada por el terrorismo. Pero no quiere guerras. Tiene otras cosas que hacer”.

 Fuente: The New York Times, sábado 7 de abril de 2012, (págs. 1 y 4)

      ****************