Asia Central


Conozcamos Asia

Noticias 

Todos los Títulos

Home 

Regiones y Países de Asia

JAPÓN  

 CHINA 

Taiwan  

VIETNAM

Timor Oriental

Corea

Asia Central

Organismos Regionales

_________________________

NOTICIAS

1.- COREA DENUNCIA ASESINATO DE REHEN EN AFGANISTAN. 26-7-2007.

 

2.- GOBIERNO DE SEUL RECHAZA OPERACIONES MILITARES EN CRISIS DE REHENES EN AFGANISTAN   1.8-2007.

 

3.- AFGANISTAN: LOS TALIBAN DEBEN LIBERAR INMEDIATAMENTE A LOS REHENES- 1-8-2007

 

Leer textos completos

_________________________

 

 

 

Kirguistán, país clave para las superpotencias

Por Clifford J. Levy

Kirguistán, una nación montañosa en Asia Central que durante mucho tiempo ha sido una contendiente por el título de la  menos conocida de la ex república soviética , de pronto se ha convertido en una propiedad de primera.

 

Kirguistán. único país con bases militares de EE.UU y Rusas

Su inesperada aparición en el escenario internacional dice mucho sobre cómo la guerra en el vecino Afganistán, la lucha por la influencia política en la ex Unión Soviética y la competencia por controlar las abundantes reservas de gas y petróleo de Asia Central están dando nueva forma a las prioridades de los titanes económicos y militares del mundo.

 Kirguistán es el único país en el mundo que alberga bases militares por separado para Estados Unidos y Rusia, y ambas potencias importantes están resueltas a mantener o incrementar su presencia.

 Eso explica, en parte, por qué ninguna de las dos ha condenado públicamente las tácticas de mano dura de Kurmanbek Bakiyev, presidente de Kirguistán, quien fácilmente ganó otro período a mediados de julio, en unas elecciones que sus oponentes dijeron fueron manipuladas.

Presidente  Kurmanbek Bakiyev

E.UU. cree necesario tener una base militar de un tamaño considerable en Asia Central para respaldar la misión de la OTAN en Afganistán, particularmente ahora que las rutas de suministro a través de Pakistán son peligrosas. Las instalaciones estadounidenses, en las afueras de la capital kirguisa, están repletas de aviones que fácilmente llegan a los cielos afganos para reabastecer de combustible en el aire a los aviones de caza.

 Avión cisterna de EE.UU en el Centro de Tránsito de Manas

Esos aviones han despertado una profunda inquietud en el Kremlin, que trató de persuadir a Bakiyev (infructuosamente, a final de cuentas) de expulsar a los estadounidenses. Asia Central es el actual patio trasero y el antiguo territorio de  Moscú, y el Kremlin manifiesta una tendencia a sentirse con derecho a todo allí, sin mencionar su deseo de dominar los recursos naturales.

 Al mismo tiempo, los rusos parecen divididos con respecto a la empresa estadounidense en Afganistán. Entienden que el fracaso podría amenazar incluso a Rusia, que ha afrontado al exterminio islámico en su extremo sur, así que han permitido que bienes militares estadounidenses fluyan vía Rusia. El Kremlin también puede identificarse con la difícil situación estadounidense, gracias a los recuerdos de la participación soviética en Afganistán. Sin embargo, el Kremlin teme que EE.UU. esté en proceso de echar raíces perdurables en Asia Central.

 Guardias en una plaza de Bishkek

El papel de Rusia en las ex repúblicas soviéticas ha sido una fuente constante de fricción entre los dos bandos. Recientemente, el vicepresidente Joseph R. Biden Jr. visitó Ucrania y Georgia y reprendió a Rusia por su “concepto de siglo XIX de las esferas de influencia”.

 El otro jugador importante en Asia Central es China, que también ve con recelo la propagación del fundamentalismo musulmán. Las preocupaciones chinas fueron recalcadas, en las últimas semanas, por la insurrección de los uigur, grupo étnico musulmán, en la región china que limita con Asia Central.

 Los chinos no tienen una base en Kirguistán, aunque abundan los rumores de que están en la búsqueda de una.  

Fuente: The New York Times / Clarín, 1/8/2009

  Leer texto completo 

 

Dos enfoques  de Asia Central

 

                                                       Por: Horacio Taro Seno Díaz

 

El Asia Central está constituida por los siguientes países:

-República de Kazajstán: Capital: Astana; Área (Km2) 2.77.300; Población: 15.233.244 hab. (2006).

-República de Uzbekistán: Capital: Tashkent (f.s.X); Área (Km2) 447.400; Población 27.307.134 hab. (2006).

-República de Tayikistán: Capital: Dushanbe; Área: (Km2) 143.100; Población: 7.320.815 hab. (2006).

-República de Kirguistán: Capital: Bishkek (antes Frunze) (f. 1878); Área: (Km2) 198.500 ; Población: 5.213.898 hab. (2006).

-República de Turkmenistán: Capital: Asjabad; Área (Km2) 488.100 Población: 5.042.920 hab. (2006).   

Cuando las cinco repúblicas centroasiáticas surgieron de las cenizas de la Unión Soviética en 1991, heredaron grandes problemas que habrían puesto a prueba la resistencia de cualquier Gobierno y sus ciudadanos, y no digamos de las cinco países que nunca antes habían sido estados independientes.

 

Hace once años se organizó un congreso para discutir algunos de estos problemas y ver qué se podía hacer al respecto. El congreso de la CEI de mayo de 1996 sobre refugiados y migración centró su atención en un número de importantes asuntos originados por la implosión de una enorme y –según se vio- efímera  superpotencia.

 

Dichos problemas abarcaban desde catástrofes medioambientales, como la disminución del mar de Aral –que afecta directamente a tres de los países-, hasta el complejo legado de la política de Stalin de deportar a millones de personas, entre ellas a ocho etnias completas, desde el Oeste de la URSS a Asia Central y Siberia.

 

El congreso puso al descubierto también la enorme escalada de movimientos involuntarios de personas en la región de la CEI -más de 9 millones en total entre 1989 y comienzos de 1996-, la mayoría de las cuales tenían como origen o destino y concurrían en el interior de Asia Central. Todo ello sobre un telón de fondo de crisis económica.

 

Un estado, Tayikistán, no pudo soportar las tensiones y se precipitó hacia una feroz y destructiva guerra civil que desplazó a unas 700.000 personas. Diez años después algunos estados han experimentado mejoras en particular la economía de Kazajstán, que se ha visto transformada por una política económica relativamente liberal y por el valor en alza y una mayor accesibilidad de sus enormes reservas de petróleo.

 

Pese a su extrema pobreza, Tayikistán ha mejorado infinitamente desde la devastación de principios de los 90. El 30 de junio de 2006 se decidió retirar a los tayikos que habían huido del país, debido a la guerra civil de 1992, el estatuto de refugiado, tras haberles aplicado el ACNUR la denominada “cláusula de cesación”. Esta se utiliza únicamente cuando las circunstancias por las cuales se concede el estatuto de refugiado han dejado de existir y es un claro indicio de que se han producido mejoras sustanciales.

 

Pero a pesar de que Tayikistán sigue luchando por salir adelante, una nueva sombra se proyecta actualmente sobre el corazón de Asia Central. Uzbekistán es el único de los cinco estados de la región que comparte fronteras con los demás. Rico en gas y recursos minerales, sede de las legendarias ciudades de Bujará y Samarcanda, y, debido a su situación, en primera línea de salida para convertirse en el motor comercial de la región. Uzbekistán podría rivalizar con Kazajstán en el frente económico.

 

En lugar de ello, desde la matanza de cientos de civiles el 13 de mayo de 2005 en la ciudad oriental de Andizan. Uzbekistán se ha cerrado cada vez más sobre sí misma, en un aparente intento de volver atrás. En ese proceso ha renunciado a muchos de los países y organizaciones que han trabajado por promover los derechos civiles y humanos y el desarrollo económico en toda la región.

 

Y una vez más –por primera vez desde que el acuerdo de paz gestionada por la ONU dio oficialmente por finalizada la guerra civil tayiko –los refugiados vuelven a cruzar la frontera desde el estado de Asia Central a otro. Hasta el momento se trata de un pequeño número, pero sigue habiendo grandes tensiones y quienes desean la paz para esta diversa, poco conocida e increíblemente bella región siguen los acontecimientos de cerca con atenta preocupación.

 

(Fuente: Revista “Refugiados” Nº 131–2006-UNHCR,ACNUR– La Agencia de la ONU para los Refugiados)   

 

 

Se avecina una crisis por el liderazgo en Turkmenistán

 

Saparmurat Niyazov dictador de Turkmenistán falleció el 21 de diciembre de 2006 a los 66 años tras un paro cardíaco. Gobernó el país durante más de dos décadas, impuso un increíble culto a su personalidad y controló las vastas reservas energéticas del país, principalmente gasíferas.

Aliado incondicional de Rusia, su muerte deja un vacío de poder que podría desestabilizar a esta región volátil y estratégica de especial interés para Rusia, Europa, China y EE.UU.

 

Posee una zona de gas y petróleo cuya superficie es estimada casi como la de una vez y media la provincia de Buenos Aires. Ubicada al lado del Mar Caspio, se trata de una de las zonas más ricas en gas en todo el planeta. Y allí, fueron numerosos grupos extranjeros, como Gazprom, de Rusia, Texaco, de EE.UU., British Gas, del Reino Unido, o Bridas, del argentino Carlos Bulgheroni.

El Consejo de Seguridad Estatal de Turkmenistán nombró al viceprimer ministro Kurbanguli Berdymukhamedov como presidente interino, pese a que la Constitución requiere que el presidente del Parlamento, Overzgeldy Atayev, asuma como jefe de Estado.

El Consejo dijo que la Procuraduría General ha iniciado una investigación penal de Atayev, haciéndolo inelegible para ocupar el cargo de presidente. La medida podría generar una lucha por la sucesión.     

 

(Fuente: Clarín  viernes 22 de diciembre de 2006, pág. 54)

Petróleo y gas, el "Gran juego" en Asia Central

 

Asia Central fue escenario del "Gran juego" que practicaron Rusia y Gran Bretaña en el siglo XIX. Ahora, vuelve a ser el terreno de una disputa aún más grande en la que participan no sólo los antiguos contrincantes sino Estados Unidos, China, India y las otras grandes potencias europeas.

En el centro de la disputa están las inmensas reservas petroleras y gasíferas de la región. Y para obtener ventaja en "el juego" las potencias aumentan su presencia militar en todo centroasia. En el aeropuerto de Dushambé, capital de Tajikistán, se puede ver una escuadrilla de modernos bombarderos franceses. No muy lejos de ahí, los ingenieros indios reconstruyen una enorme pista soviética. Los rusos mantienen aun en ese valle rodeado por las míticas montañas del Panshir una unidad de 10.000 soldados. En la vecina Kirgyzstán, sobrevuelan los KC-135 estadounidenses, los Sukhoi-27 rusos de la base cercana de Kant, y los bombarderos chinos.

Y las repúblicas "stán" (todos sus nombres tienen esa terminación) reciben presiones de todos lados. Kazajstán debe decidir si continúa  sacando su petróleo por la red de oleoductos rusa o si se conecta con la nueva línea Baku-Ceyhan, recientemnte construida con el apoyo de EE.UU.. China compró una de las petroleras más grandes de ese país y construyó un oleoducto de 2.000 kilómetros para transportar el fluido a Beijing.

Claro que la región es un polvorín donde no para de crecer el radicalismo islámico. En particular en el valle de Fergana que cruza las fronteras de Uzbekistán, Tajikistán y Kirgyzstán. Allí es poderoso el movimiento de Hizb ut-Tahrir, que forma parte de Al Qaeda.

Pero las potencias cuando necesitan de algo o alguien, no tienen reparos. Y para continuar recibiendo gas y petróleo al tiempo que mantienen a raya al radicalismo islámico, siguen apoyando los regímenes autoritarios de la zona, desde el tadyico, Imomah Rakhmon, hasta el brutal kazako, Nursultan Nazarbayey.

 

(Fuente: Clarín el domingo 1 de abril de 2007, (pág. 29)