Nuestra historia

Teresa Gallifa: Un SÍ valiente a la vida
 
Defender la vida fue un día la vocación, el ideal, el sueño, que dio a luz la Obra de la Venerable Madre Teresa Gallifa y Palmarola (20-VI-1850 / 17-III-1907). Teresa fue una hija ejemplar, una esposa modelo, una madre abnegada, una viuda valerosa y una religiosa enamorada de su Señor crucificado.
Teresa Gallifa

En una Cataluña de gran tradición católica su madre le enseña a seguir los caminos de Dios y a ser una cristiana que va madurando en el transcurso de la vida. La oración a sus diecisiete años es valiente y constante: "Dios mío, por tu Pasión, dame a conocer lo que quieres de mí. Yo no quiero hacer más que tu voluntad.".

Es apasionante en su vida, la historia de las llamadas que Dios hace a Teresa y cómo ésta va respondiendo con generosidad en todas las situaciones. A los diecinueve años ve claro, con la ayuda de su madre, un sacerdote y la oración personal, que su camino y misión es el matrimonio. Y se casa con el joven Manuel Benito Codolosa. Y tienen siete hijos.

Su hogar es una escuela de prudencia, ternura, paciencia y oración. Con su constancia, Teresa consigue que su esposo cambie su difícil carácter y llegue a ser un hombre bueno y bondadoso. Dios la somete a pruebas que culminan con la pobreza, la enfermedad y la muerte. Uno tras otro pierde a cinco de sus hijos a muy corta edad, pero, para alegría de Teresa, habiendo recibido el Bautismo. Más tarde, tras atender a una familia víctima del tifus, enferma y contagia a su esposo, quien tras una larga convalecencia no logra recuperar la salud plenamente y la deja viuda a los treinta y dos años, con dos hijos pequeños.

Sigue