La cueva de La Peña, en San Román de Candamo (Asturias), es un referente entre las cavidades con Arte paleolítico de la Región Cantábrica, destacada entre las 17 cavidades de la Cornisa Cantábrica declarada patriminio de la Humanidad por la UNESCO (2008). Su descubrimiento científico se produce en el verano de 1914, aunque era conocida anteriormente en la comarca. Eduardo Hernández Pacheco (1872-1965), dio a conocer las pinturas y grabados de la cueva de La Peña ese mismo año, en un breve informe publicado en el Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural (Hernández Pacheco y Carandell, 1914) y será él quien asuma el estudio de la cavidad, realizado entre 1915-1917 con la colaboración de J. Cabré y el dibujante F. Benítez Mellado.

El descubrimiento de la Peña de Candamo en 1914 supuso un hito en la historia de las investigaciones de las sociedades paleolíticas a través de las representaciones artísticas . Cien años después de su descubrimiento, mucho se ha avanzado en el estudio y el conocimiento del arte rupestre paleolítico. El presente Congreso Internacional de Arte Paleolítico, conmemora el centenario de este descubrimiento pionero con el objetivo de presentar a la comunidad científica, para su discusión y debate, los resultados de las principales líneas de investigación que actualmente desarrollan equipos de especialistas de Europa y Estados Unidos. Los debates del Congreso, en torno a las Ponencias y Comunicaciones presentadas por especialistas en los diversos campos de estudio, se centrarán en torno a tres grandes ámbitos temáticos:

I. Avances en la investigación. Nuevos descubrimientos, nuevas tecnologías de estudio.

II. Cronología y reestructuración de la secuencia artística paleolítica.

III. Arte parietal y ocupación humana.