OCTUBRE 2008 Nº5


 

 

DESTACAMOS RECIENTES PUBLICACIONES DE ACHNU

El libro “DERECHOS Y COMPROMISO” es el resultado de la intervención con niños, niñas y jóvenes en siete proyectos desarrollados en los últimos cuatro años por la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas, ACHNU, en las Regiones Metropolitana y Octava. La publicación entrega un modelo de sistematización que apunta a mejorar el trabajo de las instituciones del Estado y de la sociedad civil que se mueven en el ámbito de la intervención social. 

“HABILIDADES PARA LA VIDA” , por su parte, es un completo manual de capacitación en competencias socio-laborales juveniles, implementada en siete generaciones de participantes del programa CONECTATE-Chile.

Ver más >>

 

  • En acto de lanzamiento del libro “Derechos y Compromiso”

REALZAN APORTE DE ACHNU A POLÍTICAS PÚBLICAS EN FAVOR DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES


Cuatro panelistas comentaron el libro “Derechos y Compromiso”, recientemente publicado por ACHNU. El senador Juan Pablo Letelier, valoró el “tremendo aporte” de nuestra institución. Egidio Crotti, representante de UNICEF en Chile afirmó: “En el mundo moderno, uno de los elementos mas importantes de empoderamiento es el conocimiento, y creo que eso ya es un mérito muy importante del libro”.

A su vez, Fanny Pollarolo, Jefa del Departamento de Responsabilidad Penal
Juvenil del SENAME
señaló: “Un libro como éste propone que recojamos la experiencia desde una mirada crítica y la compartamos en un diálogo efectivo”. Y Jorge Martinez, a cargo de Estudios de ese organismo, añadió: “Valoramos y consideramos un aporte la constatación de que la implementación de políticas publicas siempre se materializa en el espacio cotidiano de la población”.

Finalmente, Juan Eduardo Faúndez, director del Instituto Nacional dela Juventud, INJUV, dijo: “Organizaciones como la de ustedes colaboran con fuerza para instalar el concepto de derechos de los jóvenes”. 

 Ver más >>

 

TRES PROYECTOS DE ACHNU GANAN LICITACIÓN DEL SENAME

Los proyectos ganadores, que comprenden una extensión de  tres años y se implementarán en distintas comunas de la Región Metropolitana son: el Centro de Defensa de Niños Maltratados CEDENIM;  el Programa de Intervención Breve, PIB Colina, y el de Niños en Situación de Calle NISICA. CEDENIM llevará adelante la representación jurídica para niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos. El PIB Colina tendrá a su cargo programas de protección especializada y  NISICA,  de prevención focalizada.

 Simultáneamente, CEDENIM reabrió, a partir del mes de septiembre en curso, la recepción de derivaciones desde el mismo SENAME y otros organismos,  para la intervención jurídico-social. 

Ver más>>

Buenas prácticas en la construcción de una Red Social de Infancia

Escribe: Marcela Muñoz Vergara Coordinadora Oficina de Protección de Derechos de la Infancia 

(OPD) San Pedro de la Paz
VIII Región

“Toda comunidad supone la existencia de diversos actores del ámbito público y privado, que despliegan acciones en pro de garantizar condiciones de vida que favorecen el bienestar colectivo. Estas redes pueden establecerse de manera informal, o bien sobre la base de una organización establecida y responsable frente a una problemática determinada, es decir, de carácter formal.

De otra parte, la promoción y protección de los derechos de niños y niñas es una responsabilidad de todos y todas quienes son parte de una comunidad, y en el caso de las instituciones del Estado y del sector privado, es una obligación legal y moral. 

En este escenario, surge la pregunta de cómo lograr que la sociedad civil, el Estado e instituciones de carácter privado, consigan instaurar vínculos que, sobre la base de objetivos comunes y experticias complementarias, generen confianza, se establezcan sobre la base de la libertad e igualdad de sus participantes, y exista compromiso real, más allá de las buenas intenciones.

Desde la experiencia adquirida en el trabajo desarrollado por la OPD de San Pedro de la Paz, hemos identificado algunas condiciones básicas que se deben propiciar para lograr el objetivo de generar una Red Social de Infancia, con las características antes mencionadas. Dentro de ellas, destacan: 

1) La generación de objetivos claros, comunes, y establecidos de común acuerdo, porque representan el desafío que todos se han propuesto, incluso desde distintos ámbitos de trabajo. De esta forma, el compromiso adquirido traspasa a las personas y logra ser incorporado a la planificación del trabajo de cada institución, organización o sector, a la vez que genera una segunda condición relevante: 2) la posibilidad que otorga la red de optimizar los recursos humanos y económicos (siempre escasos) para el desarrollo de diversas intervenciones sociales. 

Una Red de Infancia debe recoger las propuestas de todos sus miembros y ser un espacio catalizador de las acciones que desde la política pública se han definido, la mayoría de las veces de manera focalizada y sectorizada. En términos simples, se trata de construir un espacio de sinergia de los esfuerzos emprendidos de forma individual por sus miembros o representantes; ello implica a la vez que la red sea un ámbito democrático, que no es propiedad de nadie y a la vez de todos en su conjunto, donde el liderazgo se comparte y sus participantes definen el modo de hacer. Así también se favorece la sostenibilidad de las acciones propuestas.

3) De esta forma, aparece una tercera condición, en relación con el planteamiento de metas visibles y a corto plazo, no obstante existan metas y desafíos a largo plazo. Lo anterior, tendiente a favorecer la motivación de quienes forman parte de la red.

4) Por último, se debe mencionar como estrategia para el fortalecimiento y sostenibilidad de la Red Social de Infancia, la oportunidad que ofrece a sus participantes de desarrollo profesional y personal, favoreciendo su percepción de competencia y autoeficacia respecto a las tareas encomendadas.
Lo que aquí se ha expuesto no pretende eximir de su responsabilidad a quienes deben diseñar e implementar las políticas públicas. Pero enfatizamos en la promoción de una cultura del trabajo en red desde todos los ámbitos, salvaguardando que la participación de los actores convocados no esté condicionada por las exigencias y horarios provenientes de las instituciones, organizaciones o agrupaciones de las cuales provienen”.