Actividad reciente del sitio

2.2.3. Espacio Urbano y Rural


El Espacio Urbano, como el Espacio Rural, en Putaendo, guardan estrecha relación con el sistema de propiedad y tenencia de tierras, el cual tiene su origen en el periodo de la Colonia y se extiende hasta nuestros días. En un primer principio, a inicios de la Colonia, se lleva a cabo a través de las "concesiones de mercedes de tierras" y de las "encomiendas" (la primera tiene que ver con las haciendas, fuesen éstas "de pan llevar" o riego, o "de pan coger" o secano; la segunda se refiere al tributo que deben pagar los indígenas en cuanto súbditos del rey, ya sea en dinero, especies o trabajo personal). Luego, se hablará de grandes y pequeñas propiedades (e incluso una mediana propiedad). En ambos casos, y desde el punto de vista de estructura agraria, la relación del hombre con la tierra es la propiedad (Baraona et. al., 1961)


Reparto de tierras

Al producirse la Conquista de Chile en el siglo XVI, las tierras pasan a convertirse en propiedad del rey de España. En 1549, con la "Pacificación de Aconcagua", Pedro de Valdivia le entrega a los indios del valle de Putaendo en encomienda a don Gonzalo de Los Ríos, quien los traslada a sus tierras en La Ligua. Las tierras del valle de Putaendo quedan virtualmente desocupadas.

Entre 1570 y 1650 los gobernadores entregan 10.850 cuadras como "Mercedes de tierras" a doce de los primeros españoles, sin embargo, hasta mediados del siglo XVII, nadie se instaló permanentemente en el valle. Sólo desde 1650 surgieron cuatro grandes estancias: Lo Vicuña, El Tártaro, San José de Piguchén y Bellavista. Dichas haciendas estuvieron activas por 250 años y fueron el motor que impulsó el desarrollo del valle de Putaendo.

"Las haciendas fueron transformándose en los mayores centros productivos y laborales y en un constante factor de modernización de las faenas agropecuarias. Mejoraron los caminos para sacar la producción y después hicieron necesarias las ferrovías, primero hasta San Felipe y luego hasta Putaendo en 1914. Las casas coloniales de las haciendas, propiedades pertenecientes a miembros de la aristocracia santiaguina, fueron escenario de intensa actividad social" (Texto extraído del museo del Centro Cultural de Putaendo).

Las haciendas también tuvieron una importancia fundamental en el proceso de evangelización de los indígenas. La labor de los antiguos doctrineros y misioneros era continuada en las haciendas por las capillas, vice-parroquias y parroquias. Se destacan la capilla de la hacienda El Tártaro (1749, 1764), la Capilla El Rosario de la hacienda El Asiento (1862) y la Capilla Santo Domingo de Rinconada da Silva (1810).

La instalación de estas haciendas, sumado al auge de la minería gracias a los descubrimientos de los minerales de Las Coimas y El Asiento, impulsaron el crecimiento de la población y el asentamiento de nuevos poblados durante los siglos XVIII y XIX.

Como podemos apreciar, Putaendo pasa de ser un solo gran fundo a dividirse primero en cuatro haciendas, y luego en siete haciendas principales. Estas haciendas pasan a dar forma a las distintas localidades que conforman la Comuna de Putaendo. La agrupación de dichas localidades queda estipulada en el ordenamiento del territorio en distritos censales, por algunas décadas de ocho distritos y hoy en día de siete distritos:

1. Putaendo
2. Rinconada de Silva
3. Las Coimas
4. Quebrada de Herrera
5. El Manzano
6. Piguchén 
7. Lo Vicuña

De estas siete localidades, sólo Putaendo puede considerarse como área urbana; el resto son áreas rurales (Véase: Espacio Político-Administrativo)




Ordenación del suelo

La ocupación del suelo del valle se realiza a través de dos lógicas. Una es la lógica del poblamiento de "calle larga", de acuerdo al cual la población va asentandose a los lados de los antiguos caminos del valle, y allí desarrolla cierto nivel de concentración urbana. La otra lógica es la del poblamiento desde las rinconadas hacia los pedregales, es decir, desde los terrenos más fáciles de manejar y regar hacia los más complejos.
Dicha ocupación tiene relación con la estratificación social, ya que la clase más acomodada posee las tierras más fáciles de manejar y regar, mientras que los hombres sin tierra son impulsados a ocupar los pedregales, que son utilizados mayormente como potreros (Baraona et. al., 1961)

La comuna presenta dos características muy marcadas y perpetuadas en el tiempo. Una es la fuerte fragmentación predial donde casi no existen predios que superen las 50 hectáreas y muy pocos que superen las 20 (INE, 1965 y 1997). El 90% de las explotaciones tiene superficies cuyos tamaños varían entre 0,5 y 10 ha; el sector Alto del Valle todavía está constituido, principalmente, por parceleros de la reforma agraria (Echenique, 1996). En dicho proceso se dividieron las antiguas haciendas de El Tártaro y Lo Vicuña, ubicadas en la ladera poniente del Río Putaendo, en 153 parcelas y, la hacienda San José de Piguchén, que está en el lado oriente de dicho río, en 69 parcelas (Schneider, 2001)

La otra característica que singulariza el sector rural de la comuna es la
propiedad de la tierra, la que está mayoritariamente concentrada en personas jurídicas privadas. Específicamente, de las 146.882,1 ha que componen el total de las explotaciones con tierra de la comuna, un 41% pertenece a sociedades anónimas y de responsabilidad limitada; un 55%, a otras sociedades con contrato legal, que pueden ser órdenes religiosas o escuelas técnicas y un 3,3% a productores individuales (VI Censo Nacional  Agropecuario, 1997).
(Schneider, 2001
)




Planificación Urbana

Chile posee un sistema de planificación que favorece el desarrollo de las áreas urbanos en desmedro de los espacios rurales, además de acentuar el centralismo en la toma de decisiones (Schneider, 2001)

Dentro de los Instrumentos Normativos que poseen las comunas para su Planificación están el Plan Regulador, el Plan Seccional y el Límite Urbano. Además de estos existen los Instrumentos Indicativos, que no tienen fuerza de ley como los anteriores pero son atractivos económica y socialmente, como el Plan de Desarrollo Comunal o PLADECO, del cual para el caso de Putaendo se desprende el Plan de Desarrollo Comunal sector Agropecuario y el Plan de Desarrollo Integral del Riego del Valle de Putaendo.

En la Comuna de Putaendo, el Plan Regulador está en consulta, y el vigente es el del año 1984. Éste incluye el Límite Urbano, el cual fija las fronteras exactas de la comuna, siendo el documento vigente aquel que fue publicado en el Diario Oficial el 10 de diciembre de 1980. En el caso de Putaendo no existe un Plan Seccional, ya que la normativa sobre los usos del suelo urbano son tratados por el Plan Regulador. La comuna ha sido declarada Monumento Nacional el año 2002, por tanto obedece a la normativa especial de "zona típica" del Consejo de Monumentos.

El Plan de Desarrollo Comunal o PLADECO es aún un borrador, una propuesta sin formalizar, un diagnóstico en espera de aprobación. Dice relación con la imagen objetivo-visión de la comuna, incluyendo proyectos de mejoramiento así como los plazos a cumplir.

Putaendo cuenta con dos herramientas adicionales, especialmente diseñadas para el ámbito rural. El

Plan de Desarrollo Comunal del Sector Agropecuario fue diseñado por el municipio en conjunto con el SAG, el INDAP, los agricultores y otros organismos afines, y aspira a integrar al sector más pobre de la población al plan de desarrollo de la comuna. El Plan de Desarrollo Integral del Riego del Valle de Putaendo fue gestado en el “Seminario de Desarrollo Integral del Riego del Valle de Putaendo”. Fue una iniciativa conjunta del municipio, de la Asociación Gremial de Productores Agrícolas del Valle de Putaendo, ADEPU, y de la Junta de Vigilancia del Río Putando. Apunta a la urgencia de la construcción de un embalse de regulación en el sector Alto del Valle, al mejoramiento de la conducción de agua tanto intra como extrapredial y a la necesidad de financiamiento para la construcción de pozos.


Sin embago, en la práctica, PLADECO atiende las propuestas de ambos planes de desarrollo: las actividades frutícola y agrícola, la construcción del embalse, aplicación de nuevas tecnologías, la canalización de las aguas de regadío. Aunque se han logrado avances, aún falta mejorar aspectos como el sector extra-predial, para poder aplicar proyectos en proceso como el del Embalse Chacrillas. 

















Expansión del área Urbana


El área urbana de la Comuna de Putaendo corresponde a la ciudad de Putaendo; es importante no confundir a la Comuna (ni al valle) con dicho núcleo urbano. La Comuna de Putaendo es una comuna rural, y su única área urbana es esta ciudad de Putaendo, de la cual hablaremos a continuación. 

Al observar el Plan Regulador Comunal de Putaendo podemos apreciar la dirección hacia donde crece el centro urbano de la comuna. Descrita como "Zona H-2" y situada alrededor del núcleo histórico urbano o "Zona H-1", esta área puede ser dividida en dos para su mejor análisis: el área de desarrollo urbano hacia el norte y el área de desarrollo urbano hacia el sur-oriente.

El área de desarrollo urbano hacia el norte cuenta con las siguientes poblaciones: Población El Molino, Población Santa Rita y Villa Los Jazmines.

Dentro del área de desarrollo urbano hacia el sur-oriente se añaden a la histórica Población San Antonio donde otrora llegara el ferrocarril, la Población Javiera Carrera y la Población Ejército Libertador.

Respecto a la zona que hemos llamado núcleo urbano histórico, esto es, la zona H-1, debemos señalar que allí se encuentra, además de las cuadras del centro de la ciudad, la población San Antonio, la más antigua del Putaendo urbano, una zona de gran importancia histórica, sobre todo porque allí estaba la estación de trenes de Putaendo, en el edificio que actualmente es conocido como el Jardín Infantil "El Trencito". 





El área rural: las haciendas

A través de la historia de Putaendo es posible observar que el hombre se ha relacionado con la tierra a través de la propiedad. Existen en el valle fundos y áreas de pequeña propiedad. Los fundos o latifundios corresponden, históricamente han estado ubicados en la parte alta del Río Putaendo, en la parte superior del valle, aprovechando así las "primeras aguas"; en tanto, la pequeña propiedad o minifundios estarían en una posición de marginalidad (arrinconamiento, aislamiento) en relación a los recursos de regadío. Esta situación evidencia la estrecha relación entre la tenencia de la tierra y las desigualdades de la estructura social del valle (Baraona et. al., 1961)

Las principales características de este fenómeno son las siguientes: la existencia de predios no contiguos ("marco de fragmentación"), un esquema de interrelaciones marcado por una serie de instituciones intermedias y la tenencia no absoluta de la tierra, y el que los ingresos de la gente sean directamente proporcionales a la cantidad de tierra que poseen.

La actividad económica predominante en el valle de Putaendo es la agricultura. Atendiendo a los ingresos, la relación del hombre con la tierra es más bien residencial, antes que de trabajo agrícola, el cual es sólo uno de los múltiples trabajos que realiza, bajo una lógica de "multiempleo" (Baraona et. al., 1961). La actividad más importante es, claro está, la agricultura, pero también el comercio aglutina gran cantidad de la fuerza de trabajo, como también los servicios (costrucción, hospital, etc.)

Hoy en día es posible observar tres tipos de propiedades. La lógica de latifundio y minifundio habría desaparecido con la Reforma Agraria de la década del 60, y habría dado paso a una lógica de pequeña, mediana y gran propiedad agrícola. Muchas veces, la gran propiedad ha sido producto de la unión de varias parcelas contiguas, es decir, de pequeñas y medianas propiedades.

Podríamos hablar incluso de un cuarto tipo de tierra, la de los crianceros caprinos, sobre todo en los sectores de Las Minillas y El Manzano aunque comunes a todo el valle, los que en realidad no poseen la tierra en la que realizan la actividad ganadera, pero se valen de ella para llevar a cabo tal actividad económica.

Las antiguas propiedades han dado paso a pequeños asentamientos rurales, poblados por gente que sigue trabajando la tierra, ya no bajo una lógica de inquilinaje ni encomienda, sino en actividades frecuentemente estacionales de siembra y cosecha a lo largo del valle.




 
Fin Sub-Unidad 3: Espacio Urbano y Rural





Bibliografía


- Heloisa Schenider (2001)
, "Municipio y fomento productivo. Comunas de Canela y Putaendo", Santiago de Chile: Instituto Interamericano de Cooperación para la agricultura (IICA) - Agencia de Cooperación de IICA en Chile.

- Rafael Baraona et. al. (1961), "Valle de Putaendo. Estudio de estructura agraria". Santiago de Chile: Instituto de Geografía - Universidad de Chile.





Mapa esquematico: Las Haciendas del valle de Putaendo

Norte


Sur

Ilustraciones extraídas del Museo del Centro Cultural del Putaendo en noviembre de 2008






Mapa: Distritos Censales














Imagen: "Rinconada"




Imagen: "Potreros
"























Tabla: Instrumentos de Planificación en Putaendo

Instrumentos Normativos
(con fuerza de ley)
Instrumentos Indicativos
(sin fuerza de ley)
- Plan Regulador (1984)
- Plan Seccional (NE)
- Límite Urbano (1980)
 - PLADECO:
    -Plan de Desarrollo             Comunal sector                 Agropecuario
    - Plan de Desarrollo             Integral del Riego del         Valle de Putaendo



Plan Regulador Comunal de Putaendo

 




Plano: Putaendo Urbano





Vista aérea: Putaendo Urbano








Imagen: "Desarrollo Urbano hacia el norte de Putaendo"


Imagen: "Desarrollo urbano hacia el sur-oriente de Putaendo"

















La Propiedad en el Valle de Putaendo a través de dos ejemplos:




Comments