Marco Teórico

Marco Teórico

La comprensión lectora y la lectura en sí es un problema que vemos a diario en nuestras aulas  y en nuestra sociedad, muchas veces nosotros los docentes dedicamos poco tiempo a la lectura y le damos más importancia  a las habilidades perceptivas y motrices de nuestros alumnos y alumnas.

Existen diferentes metodologías que apuntan a como estimular la comprensión lectora en los niños en etapa escolar.

 La importancia de las interacciones adulto/niño en el desarrollo del lenguaje.

 María soledad Villegas, plantea que el ser humano es un ser social y el lenguaje ayuda a establecer y mantener relaciones con otros. El lenguaje es un método exclusivamente humano, no instintivo de comunicar. El niño desde que nace está sumido en un mundo de habla, de gestos, de sonidos mensajes escritos, es así como la interacción se convierte en el vínculo fundamental para la transmisión dinámica del conocimiento cultural e histórico, esto supone establecer que; para que exista una interacción es esencial al menos dos personas que intercambien información, e implica también algún grado de reciprocidad y bi direccionalidad entre esos participantes. Lo mencionado anteriormente nos lleva a reflexionar la importancia  que tiene el medio donde está inserto el menor, desde el nacimiento son los padres o adultos más cercanos que tienen el rol fundamental en la estimulación del lenguaje, luego el Jardín o colegio, donde el educador debe estar preparado para estimular el lenguaje en sus diversas formas. En la actualidad hay variados recursos de diferente índole que se pueden utilizar para estimular la lectura temprana en los niños y niñas, antiguamente no se contaba con los recursos necesarios para incentivar la comprensión lectora, los padres quienes son  los principales educadores, eran analfabetos, y muchos de estos niños y niñas no asistían a un establecimiento educacional produciéndose un estancamiento en el mundo letrado de estos menores, y eso a su vez ha dejado en nuestra sociedad una huella muy marcada donde estos niños y niñas han sido etiquetados como personas no lectores y con una muy baja comprensión lectora, lo que ha producido una preocupación en nuestra sociedad moderna.

Existen variadas alternativas que nos podrían ayudar a  mejora la comprensión lectora en nuestros educandos.

 

La alfabetización no es un lujo ni una obligación es un derecho.

 La Dra. Ferreiro[1], plantea que la alfabetización no es un lujo ni una obligación, sino un derecho de niños y niñas que serán hombres y mujeres libres (al menos eso es lo que deseamos), ciudadanos y ciudadanas de un mundo donde las diferencias lingüísticas y culturales sean consideradas como una riqueza y no como un derecho.  Las distintas lenguas y los distintos sistemas de escritura son parte de nuestro patrimonio cultural.  La diversidad cultural es tan importante como la bio-diversidad: si la destruimos,  no seremos capaces  de recrearla.

Quizás sea posible que las voluntades se junten ; que los objetos incompletos producidos por los editores encuentren a los lectores en potencia que son también productores de textos tanto como productores de sentido); que los maestros de primaria recuperen, junto con sus alumnos, la capacidad de reír, llorar o sorprenderse cuando leen; que nadie tenga miedo a las nuevas tecnologías pero tampoco espere de ellas efectos mágicos; que nos comprometamos con los futuras  lectores para que la utopía democrática parezca menos inalcanzable.

Los niños- todos los niños, se los aseguro, están dispuestos a la aventura del aprendizaje inteligente. Están hartos de ser tratados como infra-dotados en miniatura. Son lo que son y tienen derecho a ser lo que son: seres cambiantes por naturaleza, porque aprender  y cambiar es su modo de ser en el mundo.

 

El sentido de la lectura en  la escuela: propósitos didácticos y propósitos del  alumno.

 Delia Lerner dice que en la escuela, la lectura es ante todo un objeto de enseñanza. Para que se constituya también en un objeto de aprendizaje, es necesario que tenga sentido desde el punto de vista del alumno, lo cual significa entre otras cosas que  debe cumplir una función para la realización  de un propósito que él  conoce y valora. Para que la  lectura como objeto de enseñanza no se aparte demasiado de la práctica social que se quiere comunicar.

En consecuencia, cada situación de lectura responderá a un doble propósito: por una parte, enseñar a aprender algo acerca de la práctica social de la lectura (propósito cuya utilidad, desde el punto de vista del alumno, es mediata) por otra parte, cumplir con un objeto que tenga sentidos desde la perspectiva actual del alumno.

Se trata entonces de poner en escena ese tipo particular de situaciones didácticas, propician el encuentro de los alumnos con un  problema que deben resolver por sí mismo, porque

funcionan de tal modo que el maestro –aunque interviene de diversas maneras para orientar el aprendizaje – no explicita lo que sabe.

En el caso de la lectura  (y  la escritura), los proyectos de interpretación- producción organizados para cumplir una finalidad específica-vinculada en general a la elaboración de un producto tangible, proyectos que son ya clásicas en Didácticas de la lengua escrita parecen cumplir con las condiciones necesarias para darle sentido a la lectura.

Los proyectos deben dirigirse hacia el logro de alguno de los propósitos sociales de la lectura.

Diferentes modalidades de  lectura pueden utilizarse, en distintas situaciones, frente a un mismo tipo de texto: un mismo material informativo-científico puede ser leído para obtener una información global, para buscar un dato específico o para profundizar un aspecto determinado del tema sobre el que se está escribiendo; un artículo periodístico puede ser leído en un momento simplemente por placer y ser utilizado en otro momento como objeto de reflexión.

El esfuerzo por introducir el tiempo didáctico con el objeto de enseñanza y aprendizaje de un modo que permita superar la fragmentación del conocimiento no se limita al tratamiento de la lectura-que ha sido el eje de este artículo, sino que abarca la totalidad del trabajo didáctico en lengua escrita.

Lectura y escritura se interrelacionan permanentemente: leer  “para escribir” resulta imprescindible cuando se desarrollan proyectos de productos de textos, ya que éstos requieren siempre un intenso trabajo de lectura para profundizar el conocimiento de los contenidos sobre los que se está escribiendo y de las características del género en cuestión; recíprocamente, en el marco de muchas de las situaciones didácticas que se plantean, la escritura se constituye en un instrumento que está al servicio de la lectura, ya sea porque es necesario tomar notas para recordar los aspectos fundamentales de lo que se está leyendo o porque la comprensión del texto requiere que el lector elabore resúmenes o cuadros que lo ayuden a reestructurar la información provista por el texto.

 

Acerca del control: evaluar la lectura y enseñar a leer.

 

La evaluación es una necesidad legítima de la institución escolar, es el instrumento que permite determinar en qué medida la enseñanza ha logrado su objetivo, en qué medida fue posible hacer llegar a los alumnos el mensaje que el docente se propuso comunicarles.  La evaluación del aprendizaje es imprescindible porque provee información sobre el funcionamiento de las situaciones didácticas y permite entonces, reorientar la enseñanza, hacer los ajustes necesarios para avanzar hacia el cumplimiento de los propósitos planteados.

Poner en primer plano el propósito de formar lectores competentes nos llevará, en cambio, a promover la lectura de libros completos aunque no podamos controlar con exactitud todo lo que los alumnos han aprendido al leerlos; enfatizar ese propósito nos conducirá además a proponer en algunos casos que cada alumno o grupo de alumnos lea un texto diferente, con el objeto de favorecer la formación de criterios de selección y de dar lugar a las situaciones de relato mutuo o de recomendación que son típicas del comportamiento lector, aunque esto implique correr el riesgo de no poder corregir todos los eventuales errores de interpretación; privilegiar los objetivos de enseñanza nos llevará asimismo, a dar un lugar silenciosa aunque resulten de más difícil control que las actividades de lectura en voz alta.

 

 

¿Qué es la lectura?

Cuando se lee se da, en forma oral, un significado de las palabras impresas.

Leer es dar significado a los textos impresos. La lectura es un aprendizaje básico esencial en la escuela, sin embargo, a muchos niños y niñas de inteligencia normal les cuesta aprender a leer. Por lo tanto, no se puede decir que un niño que no aprende tiene necesariamente inteligencia baja.

Cuando a un niño/a le cuesta aprender a leer, a pesar de tener inteligencia normal, las causas pueden ser ambientales, orgánicas o psicológicas. Las causas de las dificultades de aprendizaje son muchas.

Una de las causas más corrientes del fracaso escolar es que el niño/a no haya recibido la estimulación suficiente para su desarrollo cognitivo y emocional. Un niño con muchos hermanos y cuyos padres son analfabetos, tiene más posibilidades de fracasar en la escuela por falta de estimulación.

Hay diversas funciones psicológicas que se relacionan con la lectura que deben estar suficientemente desarrolladas para que al niño/a le resulte fácil el aprendizaje de la lectura, siendo el lenguaje una de las más importantes. Un niño/a que al entrar a primero básico no habla bien, probablemente le será más difícil aprender a leer.

Para que el niño/a adquiera el gusto por la lectura, el aprendizaje debe resultar agradable y exitoso. Si el aprendizaje le resulta difícil o es castigado durante el aprendizaje, tendrá una actitud de rechazo frente a la lectura[2].

 

El proceso lector  ha sido analizado a partir de los diferentes aspectos que están involucrados en el acto lector[3]

 

¿Qué es la lectura?.

La lectura es un “acto visual”.

Para leer, el niño y la niña deben ver claramente las letras y las palabras. Desde el punto de vista visual, la lectura implica:

-Movimientos de ojo de izquierda a derecha.

-Pausas o fijaciones que duran una fracción de segundo.

-Número de palabras que el lector va a leer en cada pausa o fijación, llamado “rango de reconocimiento”.

-Movimiento de los ojos desde el final de una línea al comienzo de la línea siguiente llamado “barrido de retorno”.

-Movimiento de los ojos hacia atrás para dar una nueva mirada a alguna palabra que no fue bien leída o comprendida, llamado “regresión”.


Una buena lectura se caracteriza por:

Amplio rango de reconocimiento.

Pocas fijaciones por línea.

Reducido número de regresiones.

Es importante detectar los defectos de la visión, pues constituyen uno de los factores que incide en el aprendizaje  de la lectura.

 

La lectura es un “acto auditivo”.

Uno de los requisitos para que el niño o la niña puedan leer bien es que escuchen bien; como también que puedan discriminar las diferencias y semejanzas entre los distintos sonidos de las palabras.

Las dificultades en la discriminación auditiva afectan principalmente al comienzo del aprendizaje lector, cuando éste se apoya básicamente en la clave fónica”.

 

La lectura es un “acto perceptivo”.

Desde este punto de vista, la lectura implica reconocer la palabra impresa y atribuirle significado sobre la base de la experiencia previa del lector. Es importante destacar que para el niño o la niña sean lectores eficientes. Es muy importante destacar que para el  niño/a sean unos lectores eficientes, es necesario que frente a cada palabra tengan un número suficiente de significados que le permitan solucionar el más adecuado al contexto a que pertenece la palabra. Por eso el profesor/a permanentemente debe ampliar y profundizar el vocabulario de sus alumnos/as.

Existen diversos tipos de claves perceptivas empleadas por el lector para  el reconocimiento de palabras:

a).-Reconocimiento de palabras basado sólo en un marco de referencia. Por ejemplo, una persona analfabeta puede reconocer y  “leer” signos y letreros por su forma, color y características, como, señales del transito, slogan publicitario, etiquetas, etc.

b).-Reconocimiento de palabras por un rasgo distintivo de las letras. La palabra “gato” es fácilmente reconocible por la colita de la letra “g”.

C.-Reconocimiento de palabras tales como caballo, pelota, a diferencia de palabras tales como mano, marino que suelen presentar dificultades, especialmente en los lectores incipientes.

d).-Reconocimiento de palabras sobre la base de la primera parte de ellas y de la mitad superior de las letras. Reconocimiento de palabras por el contexto. (La estructura de la oración o contexto permite anticipar la aparición de ciertas palabras que completan el sentido lo cual se produce principalmente sobre la base de las experiencias que tenga el lector tanto auditivas como la lectura de oraciones similares).

e).-Reconocimiento de familias de palabras a partir de la palabra primitiva. Por ejemplo si el niño/a reconocen la palabra cantar, reconocerán más fácilmente cantando, cantaban, etc. Apoyándose en el contexto.

f).-Reconocimiento de palabras a partir de raíces y afijos (prefijos y sufijos).

 

La lectura es “un proceso de comunicación”.

En el acto de leer se produce una comunicación activa entre el autor y el lector, quien interpreta el mensaje y elabora una respuesta que implica evaluación y crítica de ese mensaje.

 

La lectura es “una etapa en el desarrollo del lenguaje”.

La lectura es parte integral del desarrollo del lenguaje. Depende en gran medida del desarrollo de destrezas de lenguaje tales como hablar y escuchar. También está estrechamente ligada a la escritura. Todas constituyen aspectos integrantes del sistema de lenguaje. La estimulación de destrezas de lenguaje tales como desarrollo de vocabulario, fluidez de la expresión oral permite una mejor preparación para la lectura.

 

La lectura es “un proceso de pensamiento”.

 

Al leer se ponen en juego las más altas funciones intelectuales tales como la habilidad para relacionar hechos o ideas: generalizar, sintetizar, sacar conclusiones, comparar, evaluar y emitir un juicio crítico frente al mensaje recibido.

Halen Robinson describe  la lectura como proceso de pensamiento de la siguiente manera, al leer el lector utiliza:

-La percepción: implica el reconocimiento de la palabra escrita y su correspondiente significado.

-La  comprensión: consiste en la captación de las ideas y del significado implícito del texto.

-La reacción: Corresponde a las manifestaciones que ocurren en el lector a medida que lee; emisión de juicios, conclusiones, respuestas emocionales, etc.

-La asimilación: implica la combinación de la propia experiencia del lector con la información recibida y la utilización de lo asimilado en su actuación en la vida.

 

Etapas en la enseñanza-aprendizaje de la lectura.

 

La lectura se va desarrollando a través de un proceso secuenciado, en el cual podemos distinguir etapas que no tiene límites rígidos, observándose incluso su superposición entre ellas.

 

1ª Etapa: preparación para la lectura o aprestamiento: Esta etapa se apoya fundamentalmente en la maduración y el aprendizaje, es decir, en la cantidad y calidad de experiencias que el niño/a ha adquirido previamente a su ingreso a la escuela y las que ésta le proporcionará a fin de prepararlo mejor para enfrentar las exigencias del aprendizaje lector. Esta etapa corresponde al último período de la educación preescolar y primer año de educación básica.

 

2ª Etapa: lectura inicial: Constituye propiamente el punto de partida del aprendizaje de la lectura. También se denomina “etapa de decodificación” comprende el aprendizaje de una variedad de destrezas específicas que tienen como objetivo lograr que el niño/a establezca la relación entre los códigos visual y auditivo, y el significado de las palabras. Este programa de lectura de los cursos 1º y 2º año de educación básica.

 

3ª Etapa: Desarrollo en las destrezas de lectura: En esta etapa, se afianzan las destrezas de lectura ya aprendidas, se enfatiza la comprensión del material escrito y se estimula el interés del niño/a por la lectura. Esta etapa comprende los programas de lectura de los cursos tercero y cuarto.

 

4ª Etapa: Lectura amplia: En esta etapa se amplía el campo lector del niño/a, se perfeccionan las destrezas de reconocimiento de palabras y las habilidades comprensivas. La lectura silenciosa ocupa un papel importante, se enfatiza la lectura de diferentes temáticas y se acentúan los hábitos de la lectura como recreación. Esta etapa comprende los programas de quinto a octavo año de educación básica.

 

5ª Etapa: De refinamiento de la lectura: En esta etapa, el desarrollo de la lectura alcanza su máxima expresión. Es utilizada principalmente en la función informativa y recreativa, la actividad de leer está estrechamente relacionada con las necesidades e intereses de la persona. Esta etapa abarca desde la enseñanza media en adelante.

 

°La importancia de la lectura.

Mabel Condemarín[4] plantea  que la importancia de la lectura está claramente reconocida en la educación básica, en el primer año la mayor parte escolar es empleado en enseñar a leer, también hay evidencias que fracaso en aprender a leer o leer con fluidez, constituye junto con el retardo mental, la Causa más común en repetición de curso, fobia escolar, y deserción escolar, es decir la eficiencia en la lectura se relaciona estrechamente con el buen rendimiento escolar y con el desarrollo de la autoestima que todo esto conlleva:

 

-El lector rápido, preciso, posee un instrumento invaluable para penetrar en el amplio conocimiento.

-El buen lector tiene mejor ortografía.

-La lectura constituye un proceso activo.

-El buen lector cuenta con un medio de comunicación donde puede ejercer su libertad.

 

El aprendizaje de la lectura

 

Danilo Sánchez[5] comenta que el aprendizaje de la lectura es un proceso articulatorio y mental al proceso de captación de la imagen y el sonido, integración que debe funcionar natural y perfectamente en la captación del sentido de un mensaje transmitido en el código de la escritura, de allí que sea cierto decir que no se enseña a leer sino que se aprende a leer.

Los factores más importantes en la comprensión de la lectura son el lector y el texto y se necesita: concentración, técnicas de estudio y creatividad.

 


Relación entre las habilidades cognitivas en Kinder que predicen el éxito en el aprendizaje lector[6]

                                           Catts (1991) al comparar niños con retardos del lenguaje y del habla en Kinder y en primero básico, encontró que la habilidad  para nombrar objetos con rapidez  y la conciencia fonológica eran determinantes de las diferencias en lectura en primer año.

 

Weseling y Reitsma (2001) mostraron que las diferencias individuales en kinder en el vocabulario, en la repetición de pseudo palabras y en conciencia fonológica son factores importantes para predecir el desarrollo de las habilidades lectoras.

 

Scanlon y Vellutino (1996) encontraron que las habilidades en kinder para conocer el nombre de las letras y el procesamiento fonológico, fueron los mejores preeditores de la lectura en el primer año.

 

Lonigan, Burgess, Anthony y Barker (1998) los resultados de numerosas investigaciones convergen en que los niños que tienen mejores habilidades para manipular sílabas o fonemas aprenden a leer más rápido, independientemente del CI, del vocabulario y del nivel socioeconómico.

 

Bradley y Bryant (1983) otras investigaciones también muestran que la habilidad para "categorizar sonidos", es decir, poder reconocer semejanzas y diferencias en las rimas y en el inicio de las palabras, cuando son entrenadas en el Jardín Infantil, tienen como efecto un buen rendimiento lector en básica.

 

Dr. Luis Bravo Valdivieso  “La relación pedagógica entre la educación pre-escolar y la básica”. Es importante resaltar que el aprendizaje de la lectura es un proceso cultural y no natural. No deriva directamente de capacidades innatas que puedan ser activadas por el solo contacto con un ambiente letrado. Es un proceso bastante más complejo donde las habilidades y destrezas de orden cognitivo y neuropsicológico de los alumnos necesitan ser activadas por métodos pedagógicos adecuados.

 

Dr. Luis Bravo Valdivieso  “La relación pedagógica entre la educación pre-escolar y la básica”. Otro nivel más complejo, de procesos cognitivos, que comprende la alfabetización emergente, está formado, principalmente, por la conciencia fonológica y por la conciencia semántica. Ellas juegan un papel crítico en el aprendizaje lector inicial, pues activan los procesos cognitivos necesarios para decodificar y para reconocer el significado de las palabras escritas. La conciencia fonológica es como el "motor de arranque" de la decodificación. La conciencia semántica lo es de la comprensión.

Frente al desarrollo de la conciencia fonológica en los niños de forma lúdica y didáctica podemos ayudarlos a avanzar en su aprendizaje teniendo en cuenta la diversidad de formas y ritmos que pueden tener ellos.

Para lograr un proceso lector exitoso, debemos tomar conciencia como educadoras de la importancia de trabajar estos procesos cognitivos para poder obtener buenos lectores.

 

 

Actividades preparatorias para la lectura.[7]

°ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO:

-Adquisición del esquema corporal: Juegos que le permitan situarse en relación al medio (dentro-fuera-encima-abajo).

-Juegos de armar puzles, parear objetos, juegos del intruso, el que no pertenece. Usando siempre material concreto, loterías, cartas, dominó.

ºORGANIZACIÓN DELTIEMPO:

-Reconstrucción de historias de algún paseo, viaje etc.

-Celebración de festividades, cumpleaños, receta de cocina, hablar de los conceptos durante, antes, después.

-Elaboración de calendario (la sucesión de los meses y estaciones del año es inaccesible para los preescolares).

-Uso de relojes de arena: (concepto de rápido y lento).

-Imágenes secuenciadas.

-Relatar historias, cambiar finales.

ºDESARROLLO DE LA PERCEPCIÓN:

-Actividades musicales.

-Juegos auditivos, repetir palabras raras, difíciles insólitas, haciendo hincapié en la articulación.

-Juego de atención o memoria visual, jugar al escondite.

-Juegos de errores. Encontrar 7 errores en una figura

 

                                             ºDESARROLLO DE LA FUNCION SIMBOLICA

 

-Signos distintivos para cada niño (dibujo y luego el nombre)

-Elaboración y recodificación de recetas, planos recorridos de juegos.

-Asociar signos con símbolo (luz roja, detenerse)

-Clarificar al niño que hay un mensaje que se escribe y otros que se dicen oralmente

-Dibujar escenas de su vida diarias

-Dibujar historias cuento relatos.

 

ACTIVIDAD PARA EL INICIO DE LA LECTURA Y ESCRITURA:

 

-Introducir poco a poco formas y tamaños de papel con el fin de ir adaptando su postura

y movimiento

-Trabajar en actividades de escritura con harina, arena, agua, pintura  con esponjas brochas tizas, etc.

-Trabajar orientación espacial: arriba, abajo, derecha, izquierda, adelante, atrás, lejos, cerca, dentro fuera.

-Hacer un paisaje con elementos escondidos o dar elementos recortados por los niños y que los escondan según instrucciones dadas de orientación espacial

-Imitar sonidos interesantes.

-Ejercitar el aparato fono articulatorio.

-Hacer tomar conciencia de las posibilidades que tiene la voz, jugar con la lengua pronunciando algunas letras y hacerlo significativo.

-Confeccionar recetas de cocinas, cuento, textos, utilizando figuras

-Hacer reportajes fotográficos con fotos de ellos mismos, escribiendo el nombre de las personas del lugar

-Hacer catálogos con juguetes; con dibujos animados, personajes de su interés, de animales, escribiendo nombres

-Recortar palabras de igual sonido inicial y terminal

-Jugar a la bolsa mágica con letras de lija

-Marcar el pulso con algún instrumento, sílabas de palabras

-Confeccionar letras de diferentes tamaños y tipos

-Copiar letras con palos de helados

-Parear letras iguales

-Pintar letras diferentes

-Hacer collage con letras recortadas de diarios y revista

-Subrayar letras en un diario o revista

-Escribir cartas con sus propios códigos o algún familiar elegidos por los niños, llevarlo al correo

-Trabajar con mapas, enciclopedia, diccionarios, guías de teléfono.



[1] www.biblioteca.unp.edu.ar

[2] Neva Milicic Müller, Enseñando a leer, 1994

[3] Apuntes Universidad Academia humanismo Cristiano

[4] Mabel Condemarín (2000 Apuntes de Literatura, Universidad Nacional Andrés Bello).

 

[5] danilo sánchez (enseñanza y afianzamiento de la lectura. niveles de comprensión lectora. . apuntes de literatura, universidad nacional andrés bello, 2000)

[6] programa de lenguaje de colegios Pumahue-Manquecura-2006

 

[7] Marcela Guajardo (2000). Apuntes de Literatura, Universidad Nacional Andrés Bello).

 

Comments